Miles de manifestantes en Brasil por nueva alza del transporte

Por quinta vez en este mes, estudiantes y profesores exigen la retirada del último incremento en el precio del billete de bus y metro. Las movilizaciones se están gestando en la periferia paulista, donde los problemas de movilidad son más graves.



Siguen las movilizaciones en Brasil
Miles de manifestantes marchan contra la subida del transporte público en São Paulo

Pablo Jiménez Arandia, São Paulo
30/01/15 · 11:51
Diagonal

Miles de personas salieron a las calles de São Paulo este jueves para protestar, por quinta vez en lo que va de año, contra la reciente subida del precio del transporte público, que ascendió hasta 3,50 Reales Brasileños [1,20€] ejecutada desde el día 5 de Enero. En una marcha que comenzó en la emblemática Avenida Paulista y que duró cerca de cuatro horas, la multitud reclamó al gobierno municipal –del Partido de los Trabajadores (PT)– y al del Estado –gobernado por el conservador PSDB– la bajada del precio de los billetes de bus y de metro y un cambio en las políticas de movilidad urbana en la gran metrópolis brasileña.

La manifestación estuvo integrada por una mayoría de jóvenes estudiantes (de escuelas e institutos), a los que se unieron un buen número de profesionales de la enseñanza del Estado de São Paulo, como Alan Marcel Costa, profesor de 28 años, quien vinculó las protestas a la paulatina precarización del sector educativo y a los graves problemas derivados de los altos precios del transporte (exclusión social, desigualdades, etc). También se pudieron ver pancartas con el lema “Agua sim”, en referencia a la crisis hídrica que está sufriendo la ciudad paulista y que amenaza con provocar severos cortes de agua durante las próximas semanas en todo el territorio.

Algunos de los lemas que más se escucharon durante la marcha fueron: “Eu vou catracar se a tarifa não baixar” [Yo me voy a colar, si la tarifa no baja], “3,50, ninguém aguenta!”, “Vem, vem, vem pra rua, a lutar contra a tarifa!” o “Tarifa zero quando, tarifa zero já…só vai mudar quando o pobo controlar”.

Aunque antes del evento y durante el mismo se pudieron observar banderas de algunos movimientos y partidos políticos minoritarios, el acto estuvo liderado por el Movimento Passe Livre (MPL), un colectivo con un recorrido de varios años y que cuenta con múltiples grupos tanto en la periferia de São Paulo, como en el resto del país. Su lucha por un transporte público gratuito –su objetivo es una tarifa cero– y de calidad fue el germen de las multitudinarias protestas que recorrieron el país en junio de 2013, semanas antes de la celebración de la Copa Confederaciones de fútbol.

Heudes Oliveira, estudiante de 17 años y miembro del MPL de Campo Limpo, un barrio popular paulista, argumentaba en los minutos previos al inicio de la marcha que el transporte público es “una necesidad básica” para los brasileños y brasileñas que deben recorrer grandes distancias hasta el trabajo o la escuela en los núcleos urbanos del país.

La manifestación, que se inició a las 17.30 frente al emblemático Museu de Arte de São Paulo (MASP) y que se detuvo durante un largo rato frente a la vivienda del alcalde de la ciudad –Fernando Haddad, del PT– terminó en el Parque Ibirapuera en torno a las 21.30 de la noche, sin ningún incidente entre la policía, que acompañó en todo momento la marcha, y los manifestantes. El MPL asegura que alrededor de 7.000 personas participaron en el acto, mientras que los cuerpos de seguridad difundieron, a través de su cuenta de Twitter, la cifra de 1.000 manifestantes cuando la marcha iba por la mitad de su recorrido.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google