Sobre la encíclica papal

Francisco se fue a vivir en comunidad con familias campesinas, artesanas y objetores de conciencia. No era un ecologista individualista. Si el papa quiere convencernos, que se vaya a vivir al campo o ayude a instalar comunidades barriales con formas de vida compartida en la cotidianeidad. Bueno, No vamos a pedir peras al olmo



Sobre la encíclica papal

Por Jaime Yovanovic Prieto (Profesor J)

Después de leer la encíclica y encontrar allí los mismos planteamienbtosa de siempre, actualizados para la defensa del estado, del poder y el capital y argumentados para expandir la ideología católica entre los ecologistas, la juventud y las comunidades indígenas, que progresivamenbte se van distanciando de los valores y prácticas ideológicas en genberal, tanto partidos, iglesias e instituciones, podemos agregar a lo escrito por nosotros enteriormente los siguientes análisis:

Las formas de vida cotidiana compartida, es decir la re-humanización del ser y su regreso a las formas de vida comunitaria, brillan por su ausencia, con lo que se refuerza el humanismo individualista religioso de que cada fragmento del ser común es un ser humano pleno y por lo tanto pleno de derechos hhumanos individuales y “sociales”. Las comunidades indígenas son considertadas sujetos antropológicos y sociales, que deben ser integrados al diálogo con el poder cuando se trate de mega proyectos extractivistas que afecten su hábitat y su vida misma, en tanto los poderes deben abrirse a ese diálogo y sensibilizarse hacia el respeto de la naturaleza y esas agupaciones de indígenas. El kmismo tratamiento que desde encíclicas anteriores se destinaba a “los pobres”, que no sólo obtuvo resultado ninguno, sino que ayudó a la mansedumbre de los marginados y a la espertanza de que los poderosos escuchen la “palabra de dios”, cosa que nunca hacen ni harán, por lo que tampoco lo harán ahora, por lo que todo queda en un universo etéreo de valores que deben orientar los comportamientos humanos, al más puro estilo de la teoría pura de los valores del agnosticismo kantiano con lo cual la burguesía renana consiguió que los católicos y luteranos del resto de los feudos que formarían Alemania, se transformaran en buenos capitalistas sin requerir las acciones de fuerza de los “revolucionarios “ franceses, cuyo principal enemigo no era la monarquía ni la oligarquía, sino el común, las formas de vida comunales del campesinado.

Es muy lindo y esotérico llamar a las plantas y animales nuestros “hermanos”, pero ello esconde la separación de lo esencial, que no existe el medio ambiente ni la naturaleza como elementos objetivos fuera de la subjetividad humana que “vive” en ellos y con ellos o que tienen el mismo origen, puesto que no tenemos el mismo origen, sino que somos el mismo ser y cuando pensamos, es la naturaleza, el mundo, el cosmos, que piensa con uno de sus componentes o partes: la humana. La desnaturalización de lo humano tiene inicio con la ruptura y domesticación de la naturaleza mediante la agricultura y la ganadería, en los precisos momentos en que va naciendo el patriarcado y el poder en el proceso de des-humanización que perdura hasta hoy y que la ideología religiosa patriarcal defiende con bellos discursos que atrapan algunas almas nobles que no alcanzan a ver los problemas y causas de fond.

El capital, como relación de continuidad del patriarcado no es orientado por la ciencia y la tecnología, ni por quienes hacen ciencia y tecnología, que en su totalidad es utilizada por el poder para la dominación, el control, la cohesión institucional, la destrucción y la muerte, ya que si no la aplican, les gana el competidor y la caida permanenbte de la tasa de ganancia, que les obliga a penetrar las selvas, montañas, mares y bosques destruyendo todo a su paso y que es justamente eso lo que hay que cambiar reconstruyendo lo humano en un proceso de re-humanización comunitaria, la comunización del mundo de la vida cotidiana, no los valores que conducirán de mejor forma las actuales relaciones, que no permiten la introducción de nuevos valores -he ahí el gran engaño ideológico de las iglersias y los partidos- sino que los reproducen, pues de otra manera tendrían que retirarse haciendo mutis por el foro, lo que no está en ninguna parte de esta nueva enciclopedia, digo encíclica papal.

El papa rescata y defiende el trabajo como eje de la vida social, exactamente en los términos en que lo proponían y defendían las ideologías protestantes y masónicas de la edad media como mecanismo de acceso al dinero con el cual adquirir bienes o servicios que provienen de la propiedad privada de otros, y que era rechazado contundente por los católicos y los papas de la época, que insistían en la servidumbre feudal oligárquica, pero que posteriormente modifican y asumen como defensa valórico-ideológica de las relaciones de compra y venta de la fuerza de trabajo, con lo que tenemos allí un elemento ultra conservados camuflado astutamente en medio del verde deslumbrante de su texto.

El capitalismo verde es hoy día la imagen y el discurso de sectores importantes del capital destructivo moderno, como la propaganda de la Shell o Exon, toda pindata de verde con maravillosas imágenes naturales mientras la extracción de hidrocarburos destruye a la madre tierra y las comunidades adyacentes, o como Evo Morales, el rey de la “defensa de la madre tierra” que informó en estos días que expulsará a las ONGs que se opongan al extractividsno en combinación con comunidades indígenas. Por erllo fue electo este Papa, uno de los más fascistas de todos los cardenales, que había entregado curas obrertos a la dictadura argentina y era porbadamente un hombre del poder.

Su discurso no aporta nada, salvo mostrar una imagen de bonachón, que muchos ecologistas encontrarán que sirve a sus fines, en especial porque puede ayudar a sensibilizar a los popderosos para que corten el chorro destructivo, lo que no va a ocurrir, por lo tanto está destinado a hacer creer a la gente que marchando, juntando firmas o protestando podrán algún día convencer gobiernos, lo que ya Evo morales, uno de los más “progresistas” a nivel mundial, demostró que no va a ceder un pelo y digo que la carretera brasileña por territorios indígenas pasará si o si.

Es evidente que el protagonismo indígena o comunitario para el papa, pasan solamente por el diálogo, y no por la inciativa ni la autodeterminación. Dios no lo quiera! Así como es evidente que el autoritarismo y verticalidad de los gobiernos no puede ni debe ser tocado por el mundo de la vida autónomo y comunitario que poodría ser el inicio de una nueva sociedad: la comunización de la vida.

Los papas, aunque se vistan de seda, serán anti-común hasta el fin, los aneriores anti-comunistas y el actual anti-comunización. El mismo perro con diferente collar, esperemos que los ecologistas y la gente honesta no se dejen influenciar por este discurso de defenda del poder disfrazaso de mil colores que más bien parecen voladores de luces.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google