¿Cómo anda políticamente el Perú?

El 58% opina que los partidos políticos no representan los intereses de sus electores



¿Cómo anda políticamente el Perú?

Hugo Blanco
Editorial de la revista: Lucha Indígena N° 108.

Según Ipsos el gobernante del país tiene el 33% de aprobación. Según Gfk el 71% desaprueba la actividad del congreso y el 70% desaprueba la actividad del Poder Judicial. ¿Y en las perspectivas electorales del próximo año? El 58% opina que los partidos políticos no representan los intereses de sus electores.

Como dijimos los electores tienen que escoger entre 3 super-corruptos y un ciudadano de EEUU. El 31% se resigna a que vuelva el ladrón y asesino Alberto Fujimori. Sabemos que él está preso y que la candidata es su hija Keiko, pero también sabemos que ella lo indultará y desde su casa o desde el palacio de gobierno será él quien gobierne.

Hemos señalado que ella no protestó cuando su padre hizo torturar a su madre por haber denunciado la corrupción, Sabemos que entonces ocupó el sitio de “primera dama” y que ni entonces ni ahora denuncia los robos ni asesinatos cometidos por su padre, que pagó con el dinero robado la costosísima educación de ella y de sus hermanos en EEUU.

En la campaña probablemente prometa no indultarlo, pero también sabemos que en el Perú lo normal es no cumplir las promesas de campaña. Ollanta prometió en Cajamarca luchar por el agua contra el oro y en el gobierno se convirtió en sirviente de la empresa e hizo asesinar a defensores del agua.

En Islay dijo que era la población la que debía decidir y como gobernante ordena asesinar peruanos que quieren continuar trabajando la tierra. Lo que es delito imperdonable en el Perú es cumplir las promesas de campaña: Jaime de la Cruz cuando era candidato a alcalde de Dean Valdivia en Islay, prometió luchar contra la minería depredadora y defender el agua y la vida.

Como de alcalde cumplió esa promesa, el Jurado Nacional Electoral lo destituyó de su cargo por el delito de cumplir su promesa de campaña. Si el pueblo está asqueado del poder ejecutivo, del poder legislativo y del poder judicial, ¿Por qué no vota por la izquierda? Que yo sepa, se están preparando dos listas “de izquierda”, una de ella está alrededor de Yehude Simon, uno de los autores intelectuales de la masacre de nativos amazónicos en Bagua.

La otra, según me informan, lleva en sus filas al Apra no alanista. El Apra es corrupta por esencia, Alan García fue el discípulo predilecto de Haya de la Torre. Entre otras cosas citamos el gobierno de la convivencia entre el Apra y la oligarquía reaccionaria, o el pacto apro-odriista con el ex-dictador Odría, masacrador de apristas.

Esto no lo hizo Alan, lo hizo su maestro: Víctor Raúl Haya de la Torre. Probablemente por estas razones no figura “la izquierda” en las encuestas. ¿Quiere decir que el pueblo peruano no lucha políticamente? Los de abajo sí luchan, aunque le tengan asco a la palabra “política” que en el Perú se identifica con corrupción. Ahí tenemos a Máxima Acuña de Chaupe como símbolo de la resistencia antiminera de los defensores del agua en Cajamarca, tenemos a los 5 asesinados en esa lucha.

Son multitud de agricultores que impiden que funcione la mina Conga a pesar de los sobornos millonarios que reciben Ollanta Humala, los parlamentarios, los jefes del ejército y la policía, los tribunales, los medios de comunicación, etc.

Hace algunos meses la juventud peruana nos enseñó cómo se hace política de resistencia logrando que los parlamentarios que habían aprobado una ley de discriminación labor al contra la juventud, la derogaran. Los acuerdos de lucha se aprobaban democráticamente en las asambleas. Aceptaban el apoyo de partidos o gremios, pero no que los dirigieran, las dirigentes eran las asamblea de los sectores. Las poblaciones selváticas luchan valientemente contra la contaminación petrolera.

Ahora es la provincia de Islay, Arequipa, quien nos da clases de política. El 2013, al no querer dar tregua para las elecciones, el gobierno de Alan tuvo que rechazar el Estudio de Impacto Ambiental haciendo que se suspendiera el inicio de funcionamiento de la mina. En el combate de este año realizaron una prolongada huela en la que participaron los 4 alcaldes antimineros elegidos. Sabiendo que el gobierno utiliza las mesas de diálogo como mecedora, aceptaron ir a la mesa de diálogo, pero poniendo como condición que primero se discutiera el punto planteado por ellos y que luego estaban dispuestos a discutir lo que fuere. ¿Cuál era el punto planteado por ellos? “¡Que se vaya la mina Tía María!”.

Como la mecedora tenía como objetivo la aceptación de la mina, el gobierno no quiso realizarla. Frente a las agresiones policiales, organizaron los “espartambos” (el nombre del valle es Tambo) que hacían la resistencia con warak’as (hondas indígenas). Fueron asesinados defensores del agua. El gobierno suspendió las garantías por 60 días.

Entraba la policía a las casas a detener a quien quisiera, sin motivo alguno. Ahora culminaron esos 60 días pero continúa el ejército en la provincia de Islay. Así tenemos a los “defensores de la patria” defendiendo los intereses de una empresa transnacional contra el pueblo peruano por orden del gobierno “peruano”.

La heroica lucha de esta provincia ha despertado la solidaridad de Arequipa y de la población de otras regiones. No sabemos cómo concluirá esta lucha, pero aunque la resistencia popular en defensa del agua, de la vida, de la agricultura, contra la depredación de la naturaleza, sea aplastada; quedará su ejemplo de cómo llevar la lucha para la liberación del pueblo oprimido. Esa es la política que nos interesa aprender y expandir, no el engaño de cada 5 años en que “hemos de elegir a nuestros gobernantes votando por diferentes partidos.”

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google