Nuevo presidente: Estados Unidos y la manipulación interna

Muy astuta ha resultado la estrategia de los sectores dominantes en Estados Unidos, sumamente preocupados por el desarrollo en su interior de corrientes y prácticas barriales, sindicales y juveniles autónomas que le aserruchan el piso a la estructura y generan dinámicas desde abajo que entorpecen el libre juego empresarial. Había que generar condiciones para limpiar la casa



Nuevo presidente: Estados Unidos y la manipulación interna

Muy astuta ha resultado la estrategia de los sectores dominantes en Estados Unidos, sumamente preocupados por el desarrollo en su interior de corrientes y prácticas barriales, sindicales y juveniles autónomas que le aserruchan el piso a la estructura y generan dinámicas desde abajo que entorpecen el libre juego empresarial.
Había que generar condiciones para limpiar la casa, pues se ha multiplicado fuertemente la conciencia ecológica y ambiental en cientos de barrios y agrupaciones que erigen huertas y aún producción masiva de alimentos orgánicos en todos los estados en tanto cientos de voluntarios en todas partes y muchas iglesias locales han destinado esfuerzos a enseñar idiomas a los migrantes y hacer talleres de autosostenimiento, no sólo sembrando dignidad, sino también generando condiciones para el despliegue de la potencia creativa, así como la autodefensa cultural de tradiciones, artes y cultura de sus regiones, cosmovisiones y rescate folclórico, impidiendo la integración subordinada y evitando sin trazar una estrategia la masificación esclava, sino más bien a punta de corazón y relaciones fraternales y amorosas.
Por otra parte hay que sumar a ello el avance en conciencia y organización de los trabajadores migrantes en los campos del sur, que han creado en los últimos años una multiplicidad de sindicatos combativos autónomos que han multiplicado los actos y comportamientos solidarios, horizontales y aún de alta eficacia, ya que la escasa presencia de burocracias izquierdistas o ligadas a las mafias sindicales del establishment, no ha permitido la domesticación obsecuente.
También, alimentándose de ello y reforzádolo a su vez, hemos visto la sorpresiva emergencia del movimiento Occupy Wall Street, que con innúmeras acciones pacíficas lograron movilizar miles de personas en su mayoría jóvenes estudiantes con fuerte apoyo de importantes sectores académicos críticos, afros, ecologistas, migrantes, etc, y aún sindicalistas honestos que encontraron allí una buena oportunidad de desplegar iniciativas diversas.
No menos importante ha sido la respuesta afro a las sistemáticas agresiones y asesinatos policiales, que evidentemente aplicaban la estrategia de hacer reventar y explodir a los marginados, lo que no consiguieron, pues en muchos barrios se generaron brigadas y grupos de autodefensa que incorporaban familias y trabajaban relaciones horizontales solidarias.
También está la necesidad empresarial de instalar el gigantesco ducto que atravesará territorios sagrados indígenas y que resultó un tiro por la culata concitando las mayores dinámicas indígenas que se recuerden en muchos años y décadas.
Para no tratar a los lectores de tontos, dejaremos hasta aquí la lista enorme de gente pequeña haciendo cosas pequeñas en muchos lugares pequeños y que es cierto que su multiplicación puede cambiar el mundo. Pienso que es necesario mantenerse al tanto de esas dinámicas invisibilizadas por la prensa y aún por la izquierda que disputa los puestos del poder público asustada también por el despliegue de la potencia de los de abajo.
La estrategia dominante contempló en primer lugar agrupar a todos esos factores y actores de los nadie del mundo de la vida tras la precandidatura de Sanders, el “socialista” y muchos académicos progresistas que habían levantado cabeza junto a los estudiantes en las dinámicas Occupy, con los principales centros estudiantiles, tal como en Chile, agarraron papa y llenaron las campañas locales de este sociolisto para luego entregarlos en bandeja a Clinton, quedando en minoría, también como en Chile, los preocupados del despliegue de la potencia autónoma en los barrios. O sea, la izquierda jugó su papel: dividir el movimiento de abajo para subordinar la potencia social a la flauta de Hamelin de Sanders. Era impresionante ver como grupos y personas de las más variadas corrientes izquierdistas, invertían esfuerzos, tiempo y dinero en el altar del profeta Bernie.
Luego fue lo mismo: agrupar a todos estos rebeldes, irreverentes e izquierdistas con el resto de los demócratas y hacerlos chocar con el cuco, así todos vendrían a la fiesta y el cuco se saca la máscara y todos felices, salvo, claro, los de abajo, algunos de los cuales en diferentes partes, no han sido tragados-aniquilados por la estrategia de succión del poder y podrán seguir su lento pero seguro caminar de topo de la historia en pos de la emancipación sin disputar los resortes del poder, sino simplemente construyendo una realidad de muchos mundos en el mundo.
Se entiende ahora el rol de cuco del actual victorioso mandatario. No han triunfado las políticas duras, pues todo fue una pantalla para asustar a los niños, como los izquierdistas en Perú llamando a votar por el ultraderechista con la chiva de detener el fujimorismo que se apoderó del parlamento. En Chile el partido comunista quiere hacer algo parecido colocando a Cuevas “fuera” del partido para que reuna a todos los disidentes, atraiga a todos los contestatarios y luego en la segunda vuelta apoyar a Lagos o Guillier o quien sea de la Nueva Mayoría, los “demócratas” chiliensis. Obviamente ellos estarán en el bloque oficialista para tocar otros ministerios, consiguiendo dos pájaros de un tiro: domesticar a la crítica social tras Cuevas y su banda y ganar posiciones en el nuevo gobierno. Al final todos son astutos, salvo muchos de nosotros que aún sueñan con una nueva vanguardia.
Atención a los contendores. Honorable público, acomódense en las butacas para que siga la pelea en el ring entre el peludo luchador de la derecha y el atlético desafiante de la izquierda. Señores de la derecha, ni se preocupen, pues los izquierdistas igual tendrán que destruir la madre tierra para contar con plata para el clientelismo populista. Señores de la izquierda, tendrán butaca gratis si traen gente del pueblo a sentarse a mirar las llaves y golpes de los contendores que se agarran allá arriba patria o muerte. Un alto para que la señorita anunciadora desfile sus curvas y un aviso económico: riámonos todos juntos, izquierdistas y derechistas, de aquellos que andan armando huertitas por ahí (cartel de risas).
Telón (Los empresarios se soban las manos y felicitan al partido comunista que está sentado al rincón de la mesa del delicioso ágape del poder).

Notas tomadas al vuelo en medio de los gritos aterrorizados de las izquierdas anti-Trump que ya están echando las campanas al vuelo porque viene el lobo.
Jaime Yovanovic (Profesor J)
Universidad Libre, la desuniversidad
unlibre@gmail.com

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google