Readecuaciones geopolíticas del imperio del capital

El capital globalizado siempre opera en función de la acumulación y no de los estados que compiten entre si para el acceso a las materias primas, inversiones y consumidores. Cada estado está amarrado o asociado al capital y no puede escapar de la maraña, pues depende de esos procesos de acumulación para recibir su tajada



Readecuaciones geopolíticas del imperio del capital

El capital globalizado siempre opera en función de la acumulación y no de los estados que compiten entre si para el acceso a las materias primas, inversiones y consumidores. Cada estado está amarrado o asociado al capital y no puede escapar de la maraña, pues depende de esos procesos de acumulación para recibir su tajada, por ejemplo la voracidad china por ensanchar sus procesos extractivos en diferentes países, se encuentra con la necesidad de los gobiernos de asegurar ingresos, ya que las inversiones externas y los impuestos o royalties que les pasan con cuentagotas, también enmarcadas en la maraña global, son la parte determinante de los presupuestos nacionales.

Esa relación de los estados y gobiernos con la red global económica productiva, extractiva y circulante, se ha ido resintiendo en los últimos años y varios de ellos han modificado sus relaciones específicas con el mercado mundial o políticas de alianzas, como el Brexit que nos dice que el Reino Unido necesita soltarse del mercado común europeo y se ha autonomizado, o como Trump quiere deshacer el Tratado del Pacífico y levanta una serie de medidas nacionalistas que refuerza ideológicamente con la decisión del muro en la frontera con México, por instalar inicialmente en la reflexión estas dos formas bastante acentuadas de reacomodos que repercuten en otros lugares, en tanto los chinos y los rusos salen en veloz carrera hacia adelante para intentar contrarrestar esas medidas, como el viaje del presidente chino o la fuerte ofensiva rusa en las guerras del oriente medio y su reciente manifestación de interés para invertir en la máquina destructiva del arco minero del Orinoco de Venezuela, medida que los venezolanos impulsan debido al quiebre de la matriz petrolera y su modo de ajustarse a las reconversiones que se están dando por todos lados, donde los gobiernos no están asegurando “sus” empresas, ninguno de ellos, sino asegurando el ingreso que cada estado extraerá de los flujos de commodities, mercancías, seguros, préstamos, transportes, inversiones y giros bancarios, de allí que no tiene sentido hablar de imperialismo yanqui o chino, puesto que el capital globalizado en forma de imperio va obligando a los estados y gobiernos a seguirle el paso para recibir las migajas que va soltando el actual proceso de acumulación.

Ello explica que después de tantos años los gobiernos de Irak, Siria y Libia, de improviso todos están consiguiendo avances en su lucha contra el estado islámico, cercando y aniquilando sus posiciones por medio también del recrudecimiento de los bombardeos rusos y yanquis. Eso no ha sido “avances” de esas guerras, sino cambio de actitudes y necesidades geopolíticas, pues esos mismos avances podrían haber sucedido años atrás.

Levantemos la moneda y mirémosla del otro lado, el lado de los pueblos y su incidencia en estas modificaciones. Es muy sintomático que a los días del triunfo de Trump, las autoridades hayan detenido el ducto que movilizó miles y miles de sectores honestos, comunidades, afros, estudiantes, ecologistas, etc. de ese país. Saque usted sus propias conclusiones. Había que cortar ese veneno social rápidamente desde arriba, y nos referimos al veneno que representa para los gobiernos y el proceso de acumulación el notable avance en todas partes de la autonomía comunitaria y los autogobiernos de localidades, que aparecen como callampas aportillando y obstaculizando el proceso de entrar tranquilamente a los territorios a clavar las garras extractivas.

En oriente medio la autonomía kurda presentó la propuesta de que el confederalismo democrático fuese el nuevo modo de encontrarle salida a la crisis siria y han seguido avanzando por todos lados a pesar de los ataques turcos y que Estados Unidos declaró que no los dejaría entrar en las ciudades liberadas contra el Estado Islámico, aún apoyando los avances de la diversas fuerzas que confluyen en esa dirección, incluyendo a los propios kurdos, cosa que los analistas escondieron para mostrar la paradoja de kurdos apoyados por USA, claro, hay que entender que quienes dicen eso le tienen bronca y miedo a los kurdos, porque no van tras los estados ni los gobiernos y la política obliga a apoyar a los gobiernos de izquierda o los de derecha según el club que escoge el analista, y como los kurdos no se plantean la lucha por el poder central, hay que atacarlos al igual que atacar a los zapatistas o a la multiplicación de los autogobiernos en México.
Está claro que el crecimiento de la autonomía kurda no está en los planes del despojo de territorios para el extractivismo, planes que se agudizan en todas partes con la complicidad de todos los gobiernos, sean del color que sean, para darle comida a la insaciable hidra capitalista. En nuestro continente se presenta el mismo problema, en Chile los mapuche representan el mismo obstáculo, excepto los que andan quemando camiones o iglesias, pues esos actos pueden ser contenidos por la respuesta violenta del estado, sin embargo son los mapuche pacifistas los que han obtenido mayores logros en la contención de hidroeléctricas y en la producción de alimentos en territorios recuperados, en tanto los huincas que dirigen grupos de combate juegan a la guerra del viejo proceso de acumulación de fuerzas para el asalto al poder.
En Perú el gobierno no tiene claro aún como actuar contra los procesos de autogobierno comunitario que se extienden por las regiones amazónicas y amenazan con llegar a las regiones andinas, prpoblema que el “socialista” Correa en Ecuador resolvió con el simple expediente de atacar a las comunidades y militarizar las regiones destinadas al extractivismo, como en Venezuela donde el gobierno militarizó las regiones del arco minero.
Lo mismo sucede en Colombia, donde el proceso de autogobiernos comunitarios ha salido ya de las regiones indígenas y avanza a paso seguro por las comunidades afrodescendientes y campesinas, lo que llevó a negociar a las izquierdas y derechas en la firma de la “paz” por arriba mientras siguen las tropas y las empresas empujando y expulsando para el despojo territorial, proceso extractivista apoyado ciento por ciento por las Farc, que se opone terminantemente a la autonomía comunitaria y a los autogienros locales.
Para mala suerte del capital y los gobiernos, no se consiguió nada asesinando a la líder hondureña Berta Cáceres, pues acaba de finalizar el encuentro contra el extractivismo y las comunidadesa afilan estacas para avanzar en la resistencia desde las formas de vida comunitaria.
El capital necesita urgentemente penetrar los territorios, de modo que tendrá que acentuar la represión en todas partes mientras le dan migajas a las izquierdas para que no se sumen al cambio civilizatorio que viene desde abajo y sigan disputando cargos administrativos del estado para que ayuden a capitalizarlo.
El año que viene de 2017 será pródigo en nuevos y originales procesos de readecuaciones para aplastar las resistencias, despojar y apropiarse de los territorios con la mano del gato estatal dirigido por no importa quien, eso se lo dejan a los militantes y activistas de izquierda y de derecha que batallan entre si haciendo creer a la población que por ahí vendrá el cambio, mientras entre los marginados de la tierra se extiende la idea y la práctica de construir otro mundo con sus propias manos.

Jaime Yovanovic (Profesor J)
https://www.facebook.com/YovanovicProfeJ
http://clajadep.lahaine.org
unlibre@gmail.com

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google