¿Por qué desistió Maduro de tumbar el parlamento?

La ola de repudio universal no ha sido la causa, ya que se trata de decisiones políticas, por lo que analizaremos los diferentes motivos que influyen en el cambio de medida:



¿Por qué desistió Maduro de tumbar el parlamento?

La ola de repudio universal no ha sido la causa, ya que se trata de decisiones políticas, por lo que analizaremos los diferentes motivos que influyen en el cambio de medida:

Tal vez uno de los factores más importantes ha sido la elección presidencial en Ecuador, ya que de perder el oficialismo correista, el autoritarismo venezolano pierde un importante aliado que apoya cada chambonada del gobierno del Psuv, y en estos momentos de crisis económica, de retrocesos del progresismo, avance de las derechas, de endurecimiento en los países poderosos de occidente, necesidad de inversiones externas para condolidar el cambio del motor petrolero al minero y de consolidación de las dinámicas de abajo en todas partes, se hace necesario defender lo poco que tiene la izquierda y el progresismo en sus manos. La mayor parte de los analistas internacionales han señalado que el hecho influirá negativamente en el electorado ecuatoriano.

Otro factor importante es la declaración de la Fiscalía nacional venezolana, que sorpresivamente puso en cuestión la decisión del Tribunal Supremo de asumir la labor parlamentaria, siendo que ambas instancias responden a Maduro, por lo que se instala el riesgo de desligitamación y pugnas internas que sólo podrían detenerse con un nuevo golpe, esta vez contra la fiscala.

También puede interpretarse el golpe como una medida con la cual en su retroceso puede influir en la presión de las instituciones externas como la OEA y la ONU, que necesitan aparecer como influyendo en el gobierno venezolano sin afectar las potentes relaciones económicas que las empresas transnacionales están estableciendo para aprovechar el generoso regalo del Arco Minero del Orinoco, donde las principales empresas mineras del planeta hacen fila y se empujan para agarrar su parte y ya el gobierno ha asegurado que habrá para todos.

También puede tratarse de una medida extrema para presionar a la oposición que controla el parlamento sin ponerse de acuerdo entre los que desean sumarse a la propuesta del Arco Minero y los que desean seguir empujando hacia la desestabilización. Maduro convocó una reunión del consejo de defensa en la que debía estar también el parlamento, pero sus pugnas internas les impidieron asistir. Allí la fiscala puso sus argumentos, en tanto Maduro como presidente, miembro pleno del Consejo, se presentó solamente como mediador, para evitar ser tan explícito en el control que ejerce sobre el resto de las instituciones y camuflar su propio retroceso disfrazándolo de acuerdo del consejo que él estaba “mediando”.

En todo caso en lo personal me recuerda el tanquetazo con Allende, que no fue un ataque, sino un globo de ensayo. ¿Hasta donde va a llegar el autoritarismo de la izquierda venezolana? ¿O ya es hora de llamarlos por su nombre? Nacional-populismo.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google