Bolivia: el conflicto social de Camiri

La ciudad que fue capital del petróleo boliviano enfrenta una profunda crisis social y política. Un movimiento cívico reclama la renuncia del alcalde de Camiri, Franz Valdez, y de siete concejales acusados por mala administración y de supuestos actos de corrupción. La demanda llevó a fuertes medidas de presión que incluyeron el bloqueo de la carretera que une Santa Cruz con Yacuiba y la salida hacia la República Argentina. Las protestas llegaron a graves hechos de violencia que terminaron con una urbe asfixiada por un conflicto que parece lejos de resolverse.



Conflicto social en Camiri
http://www.eldeber.com.bo/opinion/Conflicto-social-en-Camiri–20170615-0028.html

La ciudad que fue capital del petróleo boliviano enfrenta una profunda crisis social y política. Un movimiento cívico reclama la renuncia del alcalde de Camiri, Franz Valdez, y de siete concejales acusados por mala administración y de supuestos actos de corrupción. La demanda llevó a fuertes medidas de presión que incluyeron el bloqueo de la carretera que une Santa Cruz con Yacuiba y la salida hacia la República Argentina. Las protestas llegaron a graves hechos de violencia que terminaron con una urbe asfixiada por un conflicto que parece lejos de resolverse.

La situación más crítica, como siempre, se la cargan los pobladores, que enfrentan el desabastecimiento de productos y una tensión social que dificulta las normales actividades productivas de esa pujante ciudad del sur del país. Los servicios de recojo de basura, las clases de los estudiantes y el comercio local están colapsados por más de tres semanas de conflicto. Llama la atención la tesitura del Gobierno nacional que, rápidamente, descalificó la movilización camireña por considerarla política y conspirativa, lo que ha llevado a una feroz represión policial con decenas de heridos y gran cantidad de detenidos.

Camiri enfrenta el drama de las ciudades intermedias del país donde se han destinado gran cantidad de recursos producto del boom económico por la venta de hidrocarburos, pero con pobres resultados para el desarrollo de sus poblaciones. Las pocas obras no se corresponden con la ingente cantidad de dinero que han recibido poblaciones como Camiri, Villa Montes, Caraparí y Yacuiba, en el rico Chaco boliviano. La situación se ha complicado, ahora, porque los recursos se han reducido sensiblemente por la baja en los precios internacionales del petróleo. Si hay o no componentes políticos detrás de la protesta es un asunto que debe ser indagado, pero está claro que miles de camireños estuvieron en las calles en un cabildo histórico que mostró el grado de legitimidad que tiene la protesta por la falta de atención de las autoridades locales, departamentales y nacionales.

El defensor del pueblo, David Tezanos, ha planteado la necesidad de avanzar hacia un revocatorio de las autoridades cuestionadas a fin de destrabar el conflicto. El proceso no es sencillo y requiere el cumplimiento de plazos y de la recolección de firmas de los demandantes. Pareciera que el único camino, como siempre, es el diálogo propuesto e impulsado por la Iglesia católica. Ojalá las partes atiendan el llamado y abran una instancia de negociación por el bien de Camiri y de su gente.

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google