Una banda de ska-rock que ha crecido con el aliento zapatista: Panteón Rococó

Cuando la banda mexicana de ska-rock Panteón Rococó se presenta en la ciudad de Hamburgo, es para sus fans como un reencuentro con viejos amigos. El grupo ha estado fuertemente ligado al país germano desde hace 18 años.
La mitad de la filosofía de la banda creció por el movimiento zapatista -Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)-



Panteón Rococó derriba muros en su gira europea

Cuando la banda mexicana de ska-rock Panteón Rococó se presenta en la ciudad de Hamburgo, es para sus fans como un reencuentro con viejos amigos. El grupo ha estado fuertemente ligado al país germano desde hace 18 años.

Los miembros del grupo se sienten muy unidos a la ciudad hamburguesa, en la cual vivieron una temporada corta en sus inicios. Algunos barrios alternativos de la ciudad, como Schanzenviertel, Altona o St. Pauli con todo y su equipo de fútbol de la segunda liga, son parte de la familia Rococó. Así mismo el centro cultural “Fabrik”, que cada presentación los recibe con los brazos abiertos, se ha convertido en su segunda casa. Fue ahí donde en entrevista exclusiva para Deutsche Welle Paco Barajas, Darío Espinosa y Missael Oseguera, tres de los nueve integrantes de la banda mexicana, hablaron sobre las sorpresas de su gira “NO WALL TOUR” por Europa.

El saxofonista del grupo, Missael Oseguera, mencionó que dentro de las novedades de la gira está el “set list” que tienen para Europa: se trata de las 25 canciones más votadas vía online por sus seguidores de todo el mundo, mismas que están presentando en esta ocasión en 11 ciudades de Alemania y Suiza, del 13 al 24 de julio.

“Los alemanes son vibrantes”

La banda tuvo un excelente inicio de gira el día 13 de julio en la “Fabrik” de Hamburgo, donde los músicos hicieron cimbrar las paredes de la vieja fábrica de máquinas, al entonar sus melodías, tocar sus instrumentos, pero sobre todo al hacer vibrar a sus seguidores que cantaron y bailaron eufóricos el clásico slam o pogo. Eso es lo que caracteriza a Panteón Rococó en sus conciertos en Alemania, la banda siempre busca el acercamiento y la conexión con su gente. De ahí que no faltara el “stage diving” del vocalista de la banda, Dr. Shenka, el guitarrista Gorri, el saxofonista Missael Oseguera y el trombonista Paco Barajas.

“Yo creo que, para el grueso de la población mexicana, Alemania sigue siendo un país muy lejano que todavía no se entiende y se ve como frío y calculador. Pero no es ni frío ni calculador, los alemanes son vibrantes igual que nosotros”, dijo Missael Oseguera.

El trombonista Paco Barajas recomendó a su público latinoamericano combatir los estereotipos: “Tenemos ese estereotipo, que creo está desde la Segunda Guerra Mundial, del alemán como una persona muy trabajadora, muy eficiente, muy inteligente, pero siempre una persona fría, siempre un poco como robots. Le diríamos a los latinos que traten de conocer a la sociedad alemana.”

“Tenemos que derribar muros”

El mensaje que trae la agrupación esta ocasión en su gira artística 2017 es la de acercamiento entre las culturas y personas con diferentes tendencias religiosas, inclinaciones sexuales, con diferencias de género y culturales. El trombonista Paco Barajas aclaró que el título de su gira “NO WALL TOUR” no tiene nada que ver con la situación actual entre el presidente de Estados Unidos y el vecino México, sino más bien es un mensaje general al mundo entero para exhortar a derribar muros: “No es un mensaje para Donald Trump, el muro ya estaba ahí desde antes, es ridículo ese tipo de discursos en un tiempo donde ya pasaron muchos muros y ya se vio que no se consigue nada haciendo muros, sino sólo haciendo puentes. No es importante sólo ese muro, sino en general los muros de la ignorancia, la segregación, el racismo”.

Por su parte, el bajista de la banda, Darío Espinosa, comentó que ellos quieren construir puentes a través de su música: “También nos han preguntado si (el título de la gira) tiene que ver con el muro de Berlín, pero no. Lo que tenemos que hacer es derribar los muros y construir puentes”.

“La importancia del respeto la aprendimos en Alemania”

De los 23 años que llevan juntos como banda musical, 18 de ellos han estado íntimamente ligados a Alemania, y, según comentan, el contacto con esta cultura los ha forjado en su vida privada y profesional, ya que el primer encuentro los marcó y cada visita es siempre un aprendizaje nuevo. Por ello todos los integrantes consideran que tienen mucho que agradecer a su público y a sus amigos alemanes.

“La mitad de la filosofía de la banda creció por el movimiento zapatista -Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)- y la otra mitad por estar viniendo a Alemania tanto, aquí aprendimos muchísimas cosas acerca del respeto, por ejemplo, hacia las mujeres, las personas con otras preferencias sexuales diferentes a las nuestras, eso que está ahora tan en boga en México… Vinimos a prender que el respeto es la base de todo. Ese puente es el que vinimos a aprender y nos lo tendieron por primera vez los organizadores del “Fusion Festival”, que son los primeros que nos trajeron a Alemania, a Hamburgo”, señaló el trombonista Barajas.

La banda confesó que mucho de lo que hacen durante el año, lo hacen pensando en Alemania y en lo que han aprendido de la cultura. Según el bajista de la agrupación, Darío Espinosa, “definitivamente la carrera de Panteón no sería la misma sin Alemania, y sobre todo sin el barrio de St. Pauli, el Fusion Fest, Hamburgo, Berlín y otras ciudades que nos reciben muy bien. Realmente es una parte importante en estos 23 años que lleva la banda y esperemos poder seguir viniendo más años. Ojalá que la gente alemana sepa que los llevamos siempre, siempre en la mente, también a la hora de trabajar.”

El punto culminante de su concierto en Hamburgo fue la canción “La carencia”, donde el público se fusionó con los integrantes de Panteón Rococó al subir al escenario, para empaparse de la energía de sus artistas. Los fans acapararon el lugar y los músicos casi desaparecieron de la vista sin que ello impidiera que la fiesta continuara.

Tras el concierto, los integrantes bajaron del escenario para convivir con su público, firmar autógrafos, tomarse fotos y conversar.

Se cerró el telón, los instrumentos callaron, las conversaciones se agotaron, la gente se fue a casa con una sonrisa en la cara y cargada de ideas de lucha e igualdad, con energía y buena vibra, misma que deberán cuidar todo el año hasta el próximo encuentro con la banda.

Autora: Nancy Bravo (VT)

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google