Autor: “Silvia Ribeiro”

Junto a la nueva ley de seguridad interior que militariza aún más a México, senado aprueba ley de saqueo de biodiversidad

El Senado aprobó también, como si fuera un mero detalle administrativo, la Ley General de Biodiversidad. Lejos de ello, es una ley que instaura una nueva plataforma para la privatización de la biodiversidad: legaliza la venta y patentamiento de conocimientos tradicionales indígenas y campesinos, además de la apropiación a manos de empresas trasnacionales de plantas medicinales, semillas, insectos, microbios y otros elementos de la biodiversidad englobados en el término recursos genéticos. Como si fuera poco, la ley permite que mineras, petroleras y otros emprendimientos altamente contaminantes se instalen en áreas naturales protegidas.


Política partidaria, transgénicos y comunidades

En el tema de transgénicos en América Latina, los gobiernos que más han avanzado su siembra son los de Lula da Silva en Brasil, Kirchner en Argentina y José “Pepe” Mujica en Uruguay. En el caso de Brasil, la fuerte resistencia campesina y ambientalista a los transgénicos logró parar su siembra legal hasta que Lula impuso como ministro de agricultura a Roberto Rodrigues, que era entonces el presidente de la Asociación Brasilera de Agronegocios, el candidato de Monsanto.


El negocio del cambio climático y la geoingeniería

En 2015, el Acuerdo de París sobre cambio climático acordó limitar el aumento de la temperatura a muy por debajo de 2 ºC, pero no fijó la obligación de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), medida crucial por que éstas son las que causan el cambio climático. Por tanto, los países principalmente responsables de las emisiones de GEI, siguen sin considerar medidas reales que ataquen las causas y permitan una solución de largo plazo. En su lugar empujan soluciones falsas, como mercados de carbono y medidas tecnológicas como la geoingeniería: la manipulación tecnológica y a gran escala del clima para manejar los síntomas del cambio climático.


El sueño de la razón: Las y los que sostienen la vida

Uno de los mayores mitos del sistema dominante es que para alimentar a la mayoría de la población, necesitamos agricultura industrial, con altos niveles de tecnificación, maquinarias, agroquímicos, semillas “mejoradas” y monocultivos. Y que para que la comida llegue a todas partes, necesitamos además sistemas industriales de almacenaje, distribución, transporte, empaquetamiento, venta a gran escala.


Lo que nos ocultan sobre nuestra alimentación

En 2009, el grupo ETC publicó un informe que mostró que 70 por ciento de la población mundial se alimenta gracias a la producción de las redes campesinas y otros proveedores de alimento en pequeña escala. El dato provocó sorpresa y a veces negación, porque las trasnacionales que dominan la cadena alimentaria industrial se han encargado de hacernos creer que son imprescindibles y que sin ellas no se podría alimentar a la población, lo cual es totalmente falso.


Nos faltan los 43, Santiago Maldonado y miles más

La desaparición del joven Santiago Maldonado, que participaba en una protesta del pueblo mapuche en Chubut, y fue visto por última vez el 1 de agosto cuando fue detenido por la Gendarmería en medio de violenta represión, ha conmocionado a toda la Argentina y mucho más allá. Al igual que pasa con los 43 estudiantes de la Escuela Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, México, su desaparición forzada hace aparecer realidades que se pretendía ocultar.


El sueño de la razón. Ataque contra la ciencia digna

La experiencia que Verzeñassi coordina y comenzó en 2010 se llama “Campamentos Sanitarios”. Grupos de 90-150 médicos –a quiénes solo falta la práctica final para completar la carrera– se instalan por una semana en comunidades de menos de 10,000 habitantes, previo acuerdo con los municipios correspondientes, y deben entrevistar y entender las enfermedades y dolencias que sufren en la comunidad. Deben además, aprender a ver, escuchar, interpretar los datos y sus causas y devolver a la comunidad los resultados.


Caos climático, ¿verdad o consecuencia?

El 4 de noviembre entró en vigor el Acuerdo de París sobre cambio climático. Mirando los datos reales, los festejos por este “logro” parecen un teatro del absurdo.


Cuarta revolución industrial, tecnologías e impactos

Según los más ricos y poderosos del planeta, la cuarta revolución industrial ya está en marcha y es resultado de la convergencia de robótica, nanotecnología, biotecnología, tecnologías de información y comunicación, inteligencia artificial y otras.


Los transgénicos fracasan, los daños persisten

Los transgénicos fracasan pero las intenciones de las empresas siguen intactas; por eso las fusiones, las nuevas técnicas, las maniobras encubridoras, en pos de aumentar el control de agricultores y consumidores.


Nuevas trampas transgénicas y la emergencia de la ciencia digna

La industria biotecnológica hace ahora grandes esfuerzos para deslindar a los nuevos transgénicosde la resistencia social. Para empezar tratan de cambiarles el nombre


¿Comida o basura? La máquina de generar enfermedad

El sistema alimentario industrial, desde las semillas a los supermercados, es una máquina de enfermar a la gente y al planeta. Está vinculado a las principales enfermedades de la gente y de los animales de cría, es el mayor factor singular de cambio climático y uno de los principales causantes de factores de colapso ambiental global, como la contaminación química y la erosión de suelos, agua y biodiversidad, la disrupción de los ciclos del nitrógeno y del fósforo, vitales para la sobrevivencia de todos los seres vivos.


Ser maestro y defender la tierra, emprendimientos letales

Imagine usted si ambos van juntos. Compare con el artículo de Gloria Muñoz Ramírez, en este mismo espacio, sobre el movimiento nacional del magisterio


Vida artificial, ¿qué hay detrás?

La tenaz científica investigadora vuelve a la arena del debate científico-tecnológico tras haber recorrido el mundo su bien fundamentada denuncia del proceso fusión Monsanto-Syngenta. (Ver http://clajadep.lahaine.org/?p=17365 )


Canibalismo corporativo: lo que viene

La fusión entre Monsanto y Syngenta, dos de las más grandes y combatidas empresas de semillas transgénicas y agrotóxicos a nivel mundial, parecía una mala fantasía. Hoy es probable, y sólo una de las fusiones espectaculares que están ocurriendo. Aunque Syngenta rechazó por segunda vez a Monsanto –porque quiere más dinero–, otras dos gigantes, DuPont (dueña de Pioneer) y Dow Chemicals, acordaron fusionarse en diciembre 2015.