Autor: “Jaime Yovanovic (Profesor J)”

Crónicas del siglo 21 (Parte 32). Repercusiones en Chile de la oleada de rebeliones que tumbaron gobiernos

El capital parece haber optado por la línea de centro, esto es, el gobiernismo de la Concertación, aunque nunca abandona las otras posibilidades, ya que no necesita para nada a la izquierda reformista, bastándole con la socialdemocracia para mantener cierto orden, y sólo abrirá espacios para escuchar a los reformistas si éstos sirven para organizar población subordinada que ande hacia allí si se lo mandan, que se pare cuando se lo digan y camine hacia el otro lado si lo ordena la jefatura o comité central tal o cual. Una vez demostrando que pueden controlar un sector de población y que pueden por ello entrar a la mesa de los negociadores y depredadores de las estructuras administrativas sin afectarlas, se les abrirán las anchas alamedas.
El pequeño problema de las fórmulas tradicionales de la izquierda reformista es que en Chile la gente no se traga el cuento, no se inscriben en los registros electorales alrededor de dos millones y medio de personas y se abstienen, votan nulo o blanco alrededor de dos millones, por lo que es hacia allí que deben avanzar las estrategias y los blindados del reformismo destinados a ganar puntos para que los acepte el sistema. Y es justamente allí donde proliferan las corrientes miristas, anarquistas, rodriguistas, lautaristas, autónomas, etc. y por eso se hace necesario tender puentes hacia ellos como punta de entrada o efectivación del espacio donde sembrar y arrojar el anzuelo que producirá como resultado estratégico la adscripción de las masas al proyecto “socialista” de las vanguardias y tal.


Crónicas del siglo 21 (Parte 31). Año 2004. Una vos disonante en medio de las rebeliones, luchas por el poder y contra el poder: la asamblea, el sexo y el amor

El contexto de la dominación social no es posible abordarlo (y menos atacarlo) con la permisibilidad de un comportamiento de nuestros cuerpos acorde con las necesidades del poder. Cuando nuestros cuerpos y el contacto con los otros cuerpos funcione de manera liberadora, creadora, plena (o al menos discutiendo, criticando, superando, cayendo, levantándose, practicando, corrigiendo, en fin, hay que planteárselo, no dejarlo), podremos no sólo verificar que las nuevas relaciones sociales son superiores a las viejas, sino defenderlas.
Ello permitirá que cuando vayamos a la cama, podamos mirarnos profundamente a los ojos y explorar nuestros cuerpos con la yema de los dedos o con cualquiera de nuestras partes, aprendiendo a conocer las sensaciones del contacto afectivo, ya no sólo carnal en pos de la expansión de la libido para alcanzar el orgasmo, sino para ver y entrar en el corazón de la persona que tenemos al lado, reconocer a alguien ansioso de cariño más que de penetración, volver a ser los niños que juegan con otros, que se tocan investigando los misterios del cuerpo, hacernos cosquillas, reir y reir, volar y soñar. No más la cama como un restaurante al paso, no más la asamblea como espacio de competencia y de estrictas subjetividades. No más la cama como ejercicio de poder, no más la asamblea como ejercicio de poder. No más la cama como expresión de egoísmo, no más la asamblea como expresión de egoísmo. Veamos en la asamblea hacia donde van los pensamientos y los sentimientos de los otros. Veamos en la cama hacia donde van los pensamientos y los sentimientos de nuestra,o compañero,a.


Crónicas del siglo 21 (Parte XXXII). Año 2004: Mitos y realidades del “new deal” chavista en Venezuela

James Petras, el marxista estatista norteamericano, nos entrega su visión crítica de los mitos que circulan en torno al noliberalismo nacional-popular del chavismo:
“El objetivo de los líderes políticos chavistas son las próximas elecciones parlamentarias, no la creación de formas alternativas de gobernancia. La fácil proyección que realiza la izquierda de movilización popular en el periodo posterior al referéndum crea una mitología política que no puede reconocer las contradicciones internas del político proceso político de Venezuela.”


Crónicas del siglo 21 (Parte XXXI). Los electoralistas Lula, Kirchner y Evo Morales que fueron desarmando la rebelón popular para entregarla al capital

La locomotora Lula contra la resistencia 13.Ago.04
America Latina y la amenaza de la ‘integración regional’ 13.May.03
Análisis de coyuntura. 19 de mayo 2003
Reuniones de presidentes en Peru y de magnates en México. ¿Casualidad?
25.May.03
El fin de los gobiernos progresistas 15.Jun.03
Washington y el eje Lula-Bush 22.Jun.03
Lula en su laberinto 19.Jul.03
La trampa del Mercosur 10.Jul.04


Crónicas del siglo 21 (XXX). Análisis de Raúl Zibechi sobre las rebeliones de 2004: El otro mundo posible es el “adentro” de los movimientos

A menudo imaginamos, quizá inspirados por la propia lógica del sistema, que podemos alcanzar un mundo diferente al que padecemos caminando hacia un lugar, indefinido pero lejano, luego de agotadoras jornadas. Me propongo mostrar cómo el “otro mundo” germina, lentamente, en las relaciones que los sectores populares están tejiendo –por lo menos en América Latina- en el interior de los movimientos de resistencia al modelo hegemónico.


Crónicas del siglo 21 (XXIX). Argentina 2004: Los encuentros de las autonomías y el nuevo modo de hacer política

La ronda de pensamiento autónomo y enero autónomo, surgen de la experiencia de organizaciones que conciben la dimensión territorialista de la acción política, también en el terreno de las relaciones sociales. Los colectivos convocados a la ronda, en su mayoría son experiencias de construcción, sostenimiento y expansión de experiencias basadas en el insurgente deseo de transformar las relaciones sociales, como estrategia creativa para construir nuevos mundos sobre los desechos de lo que alguna vez fue una sociedad organizada estatalmente y que la intervención feroz del mercado ha transformado irreversiblemente.


Crónicas del siglo 21 (xxviii). Año 2004 y lo que hemos aprendido de los últimos 10 años de revuelta: ¿Hay que enfocar las luchas en el estado o mejor damos la espalda al estado e intentamos cambiar el mundo sin tomar el poder?

Hablar un lenguaje que los poderosos no entienden, cantar una canción que lastima sus oídos, vestirnos de colores que lastiman sus ojos, hacer con una lógica que transgrede su razón, mover con ritmos que no captan: esto es lo que hemos aprendido de Argentina, Bolivia, de los zapatistas y de los últimos diez años de revuelta en todo el mundo.


Crónicas del siglo 21 (XXVII). El quiebre de las rebeliones, la estrategia empresarial-imperialista, surgimiento de los activistas ligt estilo Evo Morales

Evo Morales, que quiere llegar al 2007 con todo en orden para ganar las elecciones, se ve obligado a cambiar de política todo el tiempo; primero fustigó a la huelga general convocada por la COB, pero esta semana declaró que si el gobierno no dialoga con los cocaleros “se reunirá un ampliado el próximos fin de semana para evaluar que medidas tomar”.


Crónicas del siglo 21 (Parte XXVI). Construcción y práctica cotidiana de la autonomía por barrios en la insurrección argentina: Reportaje a Neka Jara del MTD Solano

a autonomía no suplanta, no viene a reemplazar aquello que ha fracasado, los partidos tradicionales, los movimientos tradicionales, sino que es algo nuevo a construir.


Crónicas del siglo 21 (Parte XXV). Frente Amplio uruguayo ante la ola de protagonismo popular de comienzos del nuevo siglo, hace opción por la línea electoralista e institucional del progresismo

Las organizaciones uruguayas caen en la propuesta estatista del partido comunista de ese país, al igual que los partidos chilenos que conformaron su propio “frente amplio” para ser la izquierda del izquierdismo neoloiberal


Crónicas del siglo 21 (Parte XXIV). Siguen los debates de asambleas argentinas: choque con el MST brasileño ante la cuestión de la “toma del poder”

“Feliz idea la de juntar los talleres”, comenzó su intervención Lucio Salas Oroño de la Cooperativa La Asamblearia, en alusión a la fusión de los talleres “Economía Solidaria y Comercio Justo”, y “Genealogía de la Revuelta y Escrache Popular”. Y si el resultado de la fusión acaso redundó en una menor posibilidad de adentrarse y discutir los pormenores de las experiencias inicialmente convocadas, se ganó en cambio la posibilidad de un debate rico y más general sobre un tema peliagudo y no saldado para el conjunto de las experiencias autónomas: el de la relación con el poder.


Crónicas del siglo 21 (Parte XXIII): Notables discusiones y aprendizajes del encuentro de asambleas autónomas argentinas ante el llamado a elecciones y a la recohesión del estado

Las asambleas expresaron una demanda: que se vayan todos. En ningún momento se pensó en tomar el poder, instituirlo, sino destituirlo. El llamado a elecciones, entonces, desmovilizó. Abrió un horizonte que no estaba, porque la cultura del líder que resuelve todos los problemas es todavía fuerte. Cuesta hacer participar, hacer entender que la solución está en nuestras manos.
La preocupación por convocar a los vecinos termina llevando a hacer solo aquello que se supone que a la gente le gusta. Esto tiene que ver con una matriz lógica vieja, del militante sin partido, cuya preocupación principal es convocar a la gente.
Los partidos de izquierda tuvieron una influencia real y negativa y aplicaron esa lógica de aquello que no pueden cooptar lo destruyen.


Crónicas del siglo 21 (Parte XXII): El desarrollo de los espacios autónomos en Argentina tras la insurrección

El momento actual es el de la consolidación de los pequeños territorios, pero el proceso de creación de espacios o escalones superiores no puede esperar a que se consolide el escalón básico, o sea el comunal-barrial. Es un proceso simultáneo, aunque escasamente visible con la mirada formal o institucional. De alguna manera, el espacio generado por la Ronda y el Enero Autónomo es una suerte de escalón superior al barrial, que tendrá su propio y contradictorio ritmo de construcción. Desde esta perspectiva, fue un paso enorme, mucho más allá de la cantidad de personas o grupos que participaron. Ese espacio, o uno similar, potenciará el crecimiento de las experiencias locales; éstas necesitarán, cada vez más, un espacio de intercambio y comunicación para expandir su crecimiento. Unos y otros van naciendo del mismo modo: regados por la horizontalidad y la autonomía.


Crónicas del siglo 21 (Parte XXI). Comienza 2004:Sigue la notable insurrección bolviana, se unen movimientos y se separan los cocaleros de Evo Morales

Felipe Quispe y lider sindical de El Alto se suman a la convocatoria de huelga general de la COB y bloqueos de caminos. Evo Morales se niega e insiste en defender al gobierno neoliberal. Las presiones de Kirchner, Lula y Chavez sobre Evo Morales para sumarlo a los frentes populares para la estabilizacion del capitalismo regional no han conseguido doblegar a los sectores mas combativos del pueblo. Estos 20 dias que anteceden a la movilizacion seran una nueva demostracion de la pugna entre las burocracias negociadoras y las bases dispuestas a la lucha.


Crónicas del siglo 21 (Parte XX). Fin de la izquierda como vanguardia y ruptura del protagonismo social con la vieja política referenciada en el estado

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) forma parte de la generación de los nuevos movimientos sociales, pero es la expresión más acabada de la ruptura con las viejas formas de hacer política, referenciadas en el Estado. Estos movimientos representan una doble respuesta al agotamiento de los movimientos clásicos y a la restructuración del proceso de acumulación, con la que el capital respondió al desborde obrero y popular de los años 50 y 60.
La idea de ir forjando una nueva sociabilidad, nuevas relaciones entre las personas y el ambiente, en los espacios-islas que controlan los movimientos sociales, ya es patrimonio de amplias franjas de personas organizadas en los más diversos frentes.


Crónicas del siglo 21 (Parte XIX). Octubre de 2003: Cambio del escenario político de la rebelión social boliviana

En estos doce días, que se suceden desde el 8 al 19 de octubre del 2003, se produce la configuración de un nuevo escenario, relativo a la incorporación de las ciudades al conflicto social. Desde la declaratoria de paro indefinido por parte de las organizaciones vivas de la ciudad de El Alto, particularmente la Federación de Juntas Vecinales (FEJUVE), la Central Obrera Regional (COR) y la Federación de Trabajadores Gremiales, hasta las tonalidades concretas que adquieren los desenlaces de la coyuntura, que tienen que ver con la estructuración del nuevo gabinete, se suceden los eventos vertiginosamente, cambiando raudamente el carácter del escenario político, de acuerdo al tiempo social que emerge de las masas.


Crónicas del siglo 21 (Parte XVIII). Año 2003: Pacto con Arnoldo Alemán. Comienza el viraje de Ortega y el FSLN hacia la burocracia y la traición

“El FSLN ha rozado la línea de la traición a sus principios. Se ha acostumbrado a que todo es negociación y eso es un grave error. La libertad de los corruptos no es negociable y menos cuando eso se hace sin consultar a las bases del FSLN.
“Este nuevo pacto es personal entre Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, que ni consultó a la dirigencia. Y cuando se negocia entre dos, los beneficios no son buenos para todos. Por eso el FSLN debe volver a los orígenes y ser consecuente. Debe escuchar a la gente…por su bien y por el bien del país”.


Crónicas del siglo 21 (Parte XVII). Año 2003: Los impactos del zapatismo en América Latina

Traemos en esta oportunidad el análisis de Zibechi al respecto publicado a fines del año 2003


Crónicas del siglo 21 (Parte XV). De como los gobiernos progresistas hicieron cambios políticos superestructurales dejando intacta y reforzando la economía capitalista

Políticamente, el giro de la izquierda –o “marea rosa”– que comenzó en el cambio de milenio interrumpió los regímenes de ciudadanía elitista asociados con el anterior modelo neoliberal de desarrollo económico, pero les dieron profundidad y consolidaron los lazos con el extractivismo capitalista llegando en casos a desplegar represión contra los movimientos sociales, somo ocurrió con Allende en Chile, que reprimió al campesinado mapuche que pedía extensión de la reforma agraria propuesta y a los cordones industriales que exigían avances en la expropiación y control popular de empresas.


Crónicas del siglo 21 (Parte XV). Conflictos, sangre y esperanza: progresismos y movimientos populares en el torbellino de la lucha de clases latinoamericana

Si América Latina aparece a veces en el imaginario colectivo mundial como el continente de las revoluciones (y/o de las dictaduras), es porque Latinoamérica ha estado atravesada efectivamente, más allá de las imágenes románticas del “guerrillero heroico”, por profundos conflictos sociales en elsiglo XX y en el inicio del XXI