Autor: “Movimiento No Tav Valle de Susa, Italia ”

Italia: Contra el Tren de Alta Velocidad TAV el Festival de Alta Felicidad

Las características de las diferentes ediciones del FAF (normalmente repartidas en tres días) son: el respeto por el medio ambiente, a través de elecciones ecológicas lo más sostenibles posible (prohibido el uso del coche, se proponen vasos, cubiertos y platos reciclables, incentivos para el aprovechamiento, reciclaje y uso de agua potable), posibilidad de acampada libre en los prados de Venaus (previo acuerdo con los propietarios del terreno) acceso in situ a puestos de comida y vino autogestionados por el movimiento No Tav, espacios libres para iniciativas culturales y recreativas, muchas también dirigidas a los niños, organización de itinerarios para descubrir las bellezas paisajísticas locales.


En prisión por hablar por megáfono: el 6 de mayo Dana Lauriola recuperó la libertad

Tras siete meses en prisión y un año de arresto domiciliario en el que no pudo reunirse con nadie a quien la policía pudiera identificar como «perteneciente al Movimiento No Tav», Dana está por fin en libertad, pero su caso sigue siendo un peligroso precedente de represión de los movimientos sociales al atacar de hecho la posibilidad de hablar y expresar la disidencia.


El lugar de la mujer está en la revolución

En Valsusa, la gente se moviliza desde hace casi treinta años para impedir la construcción de una línea férrea de alta velocidad. Una comunidad, la valsusiana, que con la lucha de los años ha logrado crear un movimiento de masas y que a la vez ha sido transformada por él.
“La participación de las mujeres del movimiento No Tav es evidente, ciertamente no tengo que decirlo, aunque solo sea por la lista de heridos, detenidos, denunciados. Es un protagonismo muy concreto, real, que ha emergido con fuerza a lo largo de los años. Si tenemos mujeres heridas, detenidas, haciendo barricadas es porque las mujeres están en todas partes en esta lucha, además de estar en las cocinas


La cura está en la tierra: la lucha en el estacionamiento de camiones de San Didero

Hacer frente a la crisis pandémica ha supuesto para muchas y muchos resistentes cuestionar la forma en que la humanidad vive: el extractivismo desenfrenado, la devastación del medio ambiente, el despilfarro de recursos, los efectos de la crisis climática producida por la contaminación, las desigualdades sociales y económicas, la explotación, y como ha hecho muchas veces el movimiento No Tav, esta vez también han optado por oponerse a todo ello directamente con su propio cuerpo, uniendo fuerzas y compartiendo sus conocimientos.