Delimitaciones imaginarias del poder

Lo imaginario no quiere decir que es ficticio, en el sentido de que no existe, sino, paradójicamente, llega a existir por materialización institucional. Este es el tema y este es el problema. Por ejemplo, la delimitación entre lo “lícito” y lo “ilícito” es una de estas diferenciaciones jurídicas, que delimitan, en la práctica, lo que se puede y lo que no se puede, por mecanismos institucionales impuestos. La prohibición y la aceptación se hacen reales por el ejercicio institucional, al exigir a los comportamientos determinadas conductas, al prohibir a los comportamientos otras conductas.



01.03.2017 23:49
Delimitaciones imaginarias del poder
http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/delimitaciones-imaginarias-del-poder/

Raúl Prada Alcoreza

Las delimitaciones imaginarias del poder son arbitrarias; empero, sostenidas por acuerdos institucionalizados. Daremos un ejemplo de lo que decimos, de una delimitación harto conocida, además, que forma parte de acuerdos de medida, científicamente decididos.

El meridiano de Greenwich, también conocido como meridiano cero, meridiano base o primer meridiano, es el meridiano a partir del cual se miden las longitudes. Se corresponde con la circunferencia imaginaria que une los polos y recibe su nombre por cruzar por la localidad inglesa de Greenwich, en concreto por su antiguo observatorio astronómico. El meridiano fue adoptado como referencia en una conferencia internacional celebrada en 1884 en Washington D. C., auspiciada por el presidente de los Estados Unidos, a la que asistieron delegados de 25 países. En dicha conferencia se adoptaron los siguientes acuerdos:

1. Es deseable adoptar un único meridiano de referencia que reemplace los numerosos existentes.

2. El meridiano que atraviesa el Real Observatorio de Greenwich será el meridiano inicial.

3. Las longitudes alrededor del globo al este y oeste se tomarán hasta los 180° desde el meridiano inicial.

4. Todos los países adoptarán el día universal.

5. El día universal comienza a medianoche (hora solar) en Greenwich y tendrá una duración de 24 horas (véase línea internacional de cambio de fecha).

6. Los días náuticos y astronómicos comenzarán también a medianoche.

7. Se promoverán todos los estudios técnicos para la regulación y difusión de la aplicación del Sistema Métrico Decimal a la división del tiempo y el espacio.

La segunda resolución se aprobó con la oposición de Santo Domingo - actualmente República Dominicana - y las abstenciones de Francia - cuyos mapas siguieron utilizando el meridiano de París durante algunas décadas más - y Brasil.

Un huso horario se extiende sobre 15 grados de longitud, porque 360 grados corresponden a 24 horas y 360/24 = 15.

La línea opuesta al meridiano de Greenwich, es decir, la semicircunferencia que completa una vuelta al Mundo, corresponde a la línea internacional de cambio de fecha, que atraviesa el océano Pacífico. Por razones prácticas – no tener varios husos horarios en algunos archipiélagos – se ha adaptado esta línea a la geografía - ya no es recta en la superficie del globo -, al igual que otras que limitan husos horarios, por lo que no coinciden con los meridianos[1].

Como se puede ver, se trata de decisiones acordadas institucionalmente y de alcance mundial o, en su caso, nacional, que permiten medir o delimitar espacios. Esto no solo por razones administrativas, sino con el objeto de orientarse mejor y operar de la mejor manera en el espacio planetario. Sin embargo, fuera de estos acuerdos institucionales, de carácter espacial y con objeto de medida y, además, operativos, hay acuerdos institucionales de carácter administrativo, que tienen por objeto delimitar jurídicamente lo permitido y lo prohibido. Esta delimitación o diferenciación no es exactamente espacial, sino, mas bien, legal. Lo que es aceptable y lo que no es aceptable por el poder.

Lo imaginario no quiere decir que es ficticio, en el sentido de que no existe, sino, paradójicamente, llega a existir por materialización institucional. Este es el tema y este es el problema. Por ejemplo, la delimitación entre lo “lícito” y lo “ilícito” es una de estas diferenciaciones jurídicas, que delimitan, en la práctica, lo que se puede y lo que no se puede, por mecanismos institucionales impuestos. La prohibición y la aceptación se hacen reales por el ejercicio institucional, al exigir a los comportamientos determinadas conductas, al prohibir a los comportamientos otras conductas.

Lo que se prohíbe y lo que se acepta no es en sí mismo algo prohibido por naturaleza, por así decirlo, sino que lo son por imposta intervención institucional. Que estas delimitaciones hayan ayudado a ordenar las relaciones sociales no está exactamente en discusión, sea así o no sea así. Lo que está en debate es que haya una prohibición o aceptación natural. Para seguir con el término, la naturaleza no se mueve por prohibiciones y aceptaciones jurídicas o leyes, sino por estructuras de composiciones y combinaciones, que definen condiciones circunstanciales o perdurables, dependiendo de la sincronía dinámica universal.

Las sociedades humanas parecen apostar por comportarse de acuerdo a estas delimitaciones imaginarias del poder. ¿Por qué lo hacen? ¿Por razones operativas? ¿Acaso estas delimitaciones mejoran sus funcionamientos? Revisando las historias sociales, más parece que complican y hasta obstruyen sus funcionamientos. ¿Entonces, lo hacen por agarrarse a una tabla de salvación, en pleno naufragio? ¿Buscar un orden, aunque sea improvisado, en el caos? Puede ser; pero, no parece ser una solución, por lo menos duradera; aunque pueda convencer en un lapso perentorio.

El problema no queda aquí, sino que se ahonda cuando se vuelve una costumbre. Con el tiempo, estas delimitaciones consolidan estratificaciones sociales; la estructura de estas estratificaciones tiende a mantenerse y perdurar; lo que las hace necesarias socialmente, mejor dicho, políticamente. Cuando esto ocurre, se vuelven un fin. Ya no se trata de delimitaciones operativas, sino de delimitaciones necesarias y obligatorias. Si no se cumplen, entonces, es menester la pena, el castigo, la condena, el destierro. El mundo creado por el poder ya no es un mundo real, en el sentido de natural, sino un mundo real, en el sentido de la invención institucional. El problema es que se acepte este mundo aunque no haga feliz a nadie.

Suponiendo, hipotéticamente, que no había de otra, en la historia de la humanidad, aunque siempre hay varias alternativas, incluso mejores, por qué insistir en estas delimitaciones, que parece que se han vuelto obstáculos para el buen desenvolvimiento de las sociedades, hasta, incluso, peligrosas. Desde la más suave interpelación, por ejemplo, preguntarse: ¿por qué no evaluar y ponderar estas delimitaciones, para ajustarlas adecuadamente, según las circunstancias y condiciones de la actualidad? Una interpelación más fuerte diría: ¿por qué no cambiarlas por delimitaciones más adecuadas, distintas y flexibles? Otra más fuerte diría: ¿Por qué no suspender estas delimitaciones y, más bien, optar por referentes móviles, según las circunstancias, condiciones, momentos, contextos y problemáticas? Parece que, en las sociedades humanas, hay un apego a lo que se tiene a mano, como dice el refrán popular, de lo malo conocido que de lo bueno por conocer.

Ante la crisis múltiple actual, la que podemos resumir como crisis ecológica y civilizatoria, no parece conveniente persistir en esta costumbre por lo malo conocido que por lo bueno por conocer. Esta parece, mas bien, una actitud inconveniente y hasta peligrosa. Parece preferible, recordar que nuestras reglas y delimitaciones son imaginarias; que posiblemente se han vuelto, con el tiempo, problemáticas. Por lo tanto, retomar nuestra capacidad de inventar, construyendo otros acuerdos, sean o no estos acuerdos de delimitación, que nos permita vivir bien. La pregunta es: ¿por qué no lo hacemos? ¿Instinto de muerte o tozudez? ¿O, si se quiere, fanatismo? Estas son preguntas a las que debemos responder si queremos darle una oportunidad a la humanidad de ser humana.

[1] Referencias: «Scientists explain why Greenwich Meridian line is in ‘wrong place’ - BBC News». BBC News. https://es.wikipedia.org/wiki/Meridiano_de_Greenwich.

Leer más: http://dinamicas-moleculares.webnode.es/news/delimitaciones-imaginarias-del-poder/

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google