:: La Otra Economía y energía alternativa

Tras la desttucción del Estado Islámico, la reconstrucción de Raqqa liberada alcanza ya a 81 panaderías

Raqqa necesita 150 toneladas de harina al día, y en este momento se muelen unas 35 toneladas diarias. El resto de la harina se trae a la ciudad desde otros molinos del Norte de Siria.


Raqqa liberada: patrones se han ido y reconstrucción reabre fábrica de hierro reciclando edificios destruidos

La fábrica volvió a abrir justo cuando era necesario. Porque nos enfrentamos a una realidad en la que todas las fábricas han sido saqueadas o destruidas, o los propietarios de las fábricas han emigrado de la ciudad. El sector de la construcción está teniendo ahora una nueva oportunidad de desarrollo


Producir alimentos reproducir comunidad II

Segunda y última parte de este material fundamental para discutir y aplicar políticas públicas alimentarias no estatales, tomando distancia del estado y del mercado como ejes de la alimentación, lo que es un absurdo.


Argentina, crisis económica y pobreza: el regreso del trueque

Pantalones por arroz o “remeras” por azúcar. Un pack de leche en polvo, más cereales, puré en caja o hierba mate a cambio de un par de zapatillas. Todo eso y mucho más es lo que se permuta por estos días en las ferias de trueque en Argentina. Una práctica que día a día recobra fuerza, en medio de los problemas económicos que impactan a los transandinos, tal como ocurrió durante la crisis de 2001.
“Antes iba poco porque estábamos más o menos bien, incluso lo hacía para husmear por si encontraba cosas lindas, pero ahora que estamos necesitados voy mucho más seguido”, cuenta a La Tercera Romina Mansilla, dueña de casa de 37 años y residente de Guernica, en la zona sur de Buenos Aires. “Está mal el país, aunque no quieran reconocerlo los que gobiernan, y esto no va a mejorar.


Venezuela y la resistencia contra el Arco Minero del Orinoco. Extractivismo y post-extractivismo

El caso de Venezuela se refiere al nivel más alto alcanzado de lucha emancipatoria con Chávez, los límites que establece el estatismo como vía ya fracasada de cambio civilizatorio y el derrumbe encabezado por el madurismo, en la misma línea regresiva que el orteguismo en Nicaragua. Pero la batalla entre proyectos obsoletos dirigidos por la visión binaria y maniquea de derecha-izquierda no se refiere sólo a la la lucha de ideas y de la toma del poder, que ya está para el museo, sino que va más allá alcanzando temas como políticas públicas no estatales, autogobiernos y tecnologías en favor o en contra de la vida y la naturaleza.
Una sociedad post-extractivista es realizable cuando los ciudadanos entran en conciencia con una resistencia activa. Para citar un ejemplo, la puesta en marcha de una autonomía rebelde en los territorios zapatistas de Chiapas (México) es una de las más notables “utopías reales” en creación y recreación permanente de las últimas décadas, es una aventura singular por su carácter post-extractivista y post-capitalista. No hay una sola alternativa al extractivismo, no hay una sola alternativa a la minería y al petróleo. Hay que buscar, abrir caminos y empujar transiciones hacia un futuro fundamentado en la defensa y la realización plena de los derechos humanos y los de la Naturaleza.


Las empresas recuperadas: autogestión obrera en Argentina y América Latina

Una de las mejores compilaciones que conocemos sobre el tema, excelente material de estudio. Entendiendo que la dinámica emancipatoria hoy día ya no es más la toma del poder, sino la construcción de formas comunitarias autónomas del buen vivir y los autogobiernos del protagonismo de la potencia social, entendemos que las empresas ya no pasan al estado ni a los trabajadores, sino a las comunidades y autogobiernos de los territorios donde ellas se encuentran, entendiendo que los trabajadores de las diferentes empresas de ese territorio o localidad, forman parte de los modos del autogobierno local.


Las empresas recuperadas: autogestión obrera en Argentina y América Latina II

Segunda parte del libro profusamente documentado y con textos de varios autores


Las empresas recuperadas: autogestión obrera en Argentina y América Latina III

Tercera y última parte del documentado trabajo de Ruggeri


Uruguay: Emprendimientos autogestionarios tienden a reproducir las relaciones de género dominantes

La Haine    03.Sep.18

Las experiencias que vienen del sindicalismo son mayoritarios los hombres.
Las experiencias cooperativas y del mundo libertario, con casi iguales, salvo cooperativas de vivienda, donde la mayoría de los titulares son hombres.
Las experiencias de economía solidaria tienen mayoría de mujeres, salvo las empresas recuperadas, donde los hombres son gran mayoría.


Los drusos, bajo presión en Siria e Israel

Dispersos en varios países de la región, los drusos constituyen uno de los principales grupos minoritarios de Medio Oriente. Estos días se enfrentan a crecientes desafíos.


Argentina: Nace Quilombo 27, experiencia asociativa de varios colectivos para hacer frente conjunto al ajuste

La apuesta es de instituciones sociales, políticas y culturales rosarinas, entre ellas, la cooperativa Mercado Solidario, el colectivo cultural La Otra Casa Rosario-Red de solidaridad con Chiapas, y el grupo de capoeira Terreiro Mandinga de Angola.


Una nueva economía desde la naturaleza con derechos

América Latina está llena de contradicciones y contrastes. En ocasiones, los países con gobiernos conservadores sorprenden positivamente, mientras que -con frecuencia- los países con gobiernos progresistas defraudan. Ese es el caso de los Derechos de la Naturaleza.


Colombia: Como nos fue en la Marcha de la Comida

De como la caravana de productos alimenticios salió de los cultivos sanos en las fincas recuperadas del Cauca para llegar a barrios periféricos de Cali.
Tenemos que unir lo que el capitalismo a la fuerza quiere mantener separado.


Plata no hay, plátano sí hay: Caravana de alimentos de la Marcha de la Comida, llegó de las tierras recuperadas por indígenas a la periferia de Cali

Los indígenas nasa del proceso de Liberación de la Madre Tierra han llevado a los barrios más empobrecidos de Cali toneladas de comida cultivada en las fincas arrancadas a la caña a sus terratenientes.
La noche en que la caravana arribó con su fiesta y alegría hasta el Distrito de Aguablanca un pelotón de policías motorizados escoltó a las chivas y desvió el tráfico para impedir atascos. Varios de los participantes descubrieron que uno de los policías que iba en las motos era el mismo teniente del ESMAD que había comandado los violentos operativos de desalojo contra ellos en la hacienda La Emperatriz. Una vez las chivas llegaron a su destino en la Casa Cultural El Chontaduro, mientras los indígenas repartían plátanos y yucas entre la población que se agolpaba a montones a su alrededor, uno tomó un racimo, caminó derecho hasta donde aguardaban los policías y dijo al teniente. “Este plátano viene de La Emperatriz, tómelo, no nos reprima más”. El uniformado se puso pálido y quedó sin palabras. Al final nada más atinó a decir: “Yo sólo recibo órdenes, discúlpenme”.


Ecoaldeas, laboratorios para la transformación social

A nosotros nos gustan mucho las ecoaldeas y las redes de ecoaldeas, pero consideramos que no cambian el mundo, creemos que falta que cada ecoaldea conforme una red de vida y economía directa en cada lugar donde está inserta, para que se expanda y libere regiones de las relaciones capitalistas.


Panadería libertaria autogestionada se declara ecológica y social

El País    25.Ene.18

Para ellos La conquista del pan trata de unir por un lado la voluntad de hacer pan de calidad y respetuoso con el medio ambiente y el deseo de dar una dimensión social a un proyecto que normalmente se limita a ser sólo una «tienda de pan». Su panadería tiene tarifas de crisis, porque se dijeron que habría personas que no contarían con los medios para poder comprar el pan de calidad al precio ordinario de venta al público. Una baguette que cuesta 1 € se rebaja a 75 céntimos cuando el cliente solicita que se le aplique la tarifa social. No solicitan comprobante o justificante de nada. Simplemente confían en la palabra del cliente.
Ricos y pobres, por lo tanto, no pagan lo mismo. Y es más, los pobres pueden agenciarse algunos productos totalmente gratis porque la panadería dispone de baguettes suspendidas. Es decir, ofrecen al cliente la posibilidad de comprar 2 panes y llevarse sólo uno. El otro queda en la panadería a la espera que alguien, sin recursos económicos, lo solicite. El café, que han bautizado como zapatista, es por el contrario gratis para todo el mundo sin excepciones. Y todo el producto invendido al final del día es distribuido entre los vecinos con menos recursos.


Un loco visionario o una odisea sustentable

La idea de Pangal es cambiarse a más tardar en mayo y tiene un plan diseñado para que la casa sea completamente autosuficiente. “Si queda la embarrada, quiero ser cien por ciento sustentable e independiente”.
El lector no puede dejar pasar la idea de “si queda la embarrada”, que refleja conciencia del nivel de destrucción al que están llevando el planeta. Podemos imaginar la cantidad de alimentos que se podría producir en los cerros de Valparaíso y la utilización y reciclaje de recursos, en caso de esa “embarrada”, que pueden ser incendios enormes, terremotos o diferentes manifestaciones de la crisis económica y climática.
La familia Astorga es conocida por su lucha para proteger el Cajón del Maipo. A mediados de los 90 se convirtieron en uno de los protagonistas de la “guerra del gaseoducto” y en los últimos años han sido parte del movimiento que se opone al proyecto hidroeléctrico Alto Maipo.


Ecuador: Bono asistencialista o bono productivo. Potenciación de la economía comunitaria.

Entre bonos y salarios mínimos.
De tumbo en tumbo, ¿una política sin rumbo?


Comunidades indígenas y campesinas de Perú inician proceso de construcción de red propia de economía

Para fortalecer, promover y asegurar el sostenimiento de las actividades económicas desarrolladas por los pueblos indígenas andinos y amazónicos, representantes de las organizaciones nacionales como AIDESEP, CCP, CNA, CONAP, ONAMIAP, FEMUCARINAP y UNCA se reunieron el pasado 29 y 30 de noviembre, para construir de manera participativa un plan de economía indígena desde la cosmovisión y experiencia de las comunidades.


Cortaron la luz y el barrio completo optó por energía alternativa

Sábado, 3 de junio. Más de 10.000 personas avanzan bajo la lluvia en una de las manifestaciones más concurridas que Vitoria-Gazteiz recuerda. Entre las naves industriales de Uritiasolo y los campos que rodean la ciudad asoma una antigua barriada fruto del desarrollismo franquista de finales de los 50 y construida para alojar a los miles de jornaleros que emigraron a la capital vasca.
Tras más de cuatro horas la manifestación entra en Errekaleor (río seco en euskera). Diez personas encaramadas a los tejados encienden, una a una, bengalas rojas. “Bienvenidas y gracias” parecen decir… El silencio de la manifestación se rompe al grito de ”Errekaleor, bizirik!” (Errekaleor, vivo, vive).
Se trata de la experiencia de autogestión más grande del Estado español,