Ver todos los artículos en Destacados

Crónicas del siglo 21 (Parte 57). Antes que la burocracia trajera al MST brasileño a dar “escuela de cuadros”: Campesinos venezolanos marchan por un estado que mande obedeciendo y un socialismo que se construya desde el poder popular

Nosotros, indigenas, campesinos y campesinas. Venimos de la montaña, de los ríos y las sabanas. Somos hijos e hijas de la tierra, de las aguas, de los montes. Venimos marchando desde muy lejos y queremos decirles porque llegamos hasta aquí y porque Luchamos. Venimos a dejarles nuestra palabra, venimos a proponerles, venimos a luchar y a soñar con ustedes.
MARCHAMOS por la REVOLUCION AGRARIA, porque la tierra sea para quien la trabaja. Contra el latifundio, porque LA GUERRA AL LATIFUNDIO que ha declarado nuestro Comandante, la están ahogando el REFORMISMO Y EL BUROCRATISMO. Nosotros los campesinos y campesinas humildes, no vemos que avancemos hacia una transformación de la propiedad de la tierra. Vemos que los programas de financiamiento, los créditos, la maquinaria se quedan en dueños de hatos y fincas que son los que siempre nos han explotado. Que una nueva elite de terrateniente puede surgir si esto no se corrige.


Crónicas del siglo 21 (Parte 56): Segunda parte de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

Ahora vamos a explicarles cómo es que vemos nosotros los zapatistas lo que pasa en el mundo. Pues vemos que el capitalismo es el que está más fuerte ahorita. El capitalismo es un sistema social, o sea una forma como en una sociedad están organizadas las cosas y las personas, y quien tiene y quien no tiene, y quien manda y quien obedece. En el capitalismo hay unos que tienen dinero o sea capital y fábricas y tiendas y campos y muchas cosas, y hay otros que no tienen nada sino que sólo tienen su fuerza y su conocimiento para trabajar; y en el capitalismo mandan los que tienen el dinero y las cosas, y obedecen los que nomás tienen su capacidad de trabajo.


Crónicas del siglo 21 (Parte 55): Análisis de la 1ª. Parte de la 6ª. Declaración de la Selva Lacandona del EZLN

Con mucha alegría, expectativa y entusiasmo anotamos algunas reflexiones sobre la Declaración tan esperada después de la Alerta Roja zapatista, con la idea de que no se trata sólo de una actitud del EZLN, sino de una invitación a que camine la palabra, hagámoslo, pues:


Crónicas del siglo21 (Parte 54): Entrevista a Óscar Olivera, vocero de la Coordinadora en Defensa del Agua y del Gas en Bolivia

La lucha del pueblo boliviano ha logrado detener el saqueo indiscriminado de sus recursos, sin embargo, tienen frente a ellos, en sus propias palabras, la tarea de dar un paso más, de pasar de una lucha de cerco y contención a la posibilidad de tejer las redes que permitan la apropiación social de algunos de sus recursos estratégicos, proyectando con esto la posibilidad de crear un clima favorable hacia un congreso constituyente en el que la gente pueda imponer su condiciones para hacer efectivo que el que mande, mande obedeciendo.


Venezuela: burocracia del gobierno de izquierda y burocracia de oposición de derecha llegan a acuerdos de “paz”

Mientras en los alrededores se desarrollaba una movilización docente en la que hubo amedrentamiento por parte de civiles armados, en la sede de la cancillería se instaló una Mesa de Diálogo Nacional entre el Gobierno y representantes de sectores de la oposición con “el fin de avanzar en el debate, y la negociación en diversos acuerdos de interés para el país”.


Nueva victoria del pueblo kurdo: más de medio millón de niños comienzan año escolar en el territorio liberado de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria

Tras un intenso verano de preparativos para tenerlo todo a punto más de medio millón de niños comenzarán un nuevo año escolar con una enseñanza científica, multilingüe y una perspectiva democrática.


Crónicas del siglo 21 (Parte 53). Bolivia y el fin de las alternativas reforma o revolución: Coordinadora del Agua y del Gas propone debatir ampliamente la necesidad de construir poco a poco nuestra propia capacidad de autogobierno

La disputa entre Solares y Morales sólo resultará en un debilitamiento de las organizaciones locales, uno por la insurrección, el otro por la institucionalidad, cada uno pensando en globo, cada uno imaginando que los cambios sociales sólo pueden hacerse si se captura el aparato del estado, la vieja disputa que la historia ha demostrado que no conduce a nada.
Acaba de llegar el último comunicado de la Coordinadora de Defensa del Agua y del Gas, en una de cuyas partes sustanciales dice: “hemos de abrir una amplia reflexión y debate en todos los barrios y comunidades de Cochabamba y del país, acerca de la necesidad de construir poco a poco nuestra propia capacidad de autogobierno”.


Crónicas del siglo 21 (Parte 52). Poder, contrapoder y no poder (5): Lo inmanejable del tiempo

Nuestro continente de Abbya Yala ha empezado a quebrar esas lógicas, tanto la de la continuidad del capital como de la necesidad de asaltar los estados para combatirlo. Desde abajo irrumpe por todas partes el fenómeno de la emancipación con autonomía, desde las multitudes que derriban gobiernos hasta la instalación de prácticas de autoorganización y relaciones internas de una nueva sociabilidad.
Los nuevos sujetos sociales que vienen desde todas partes no hacen mucho caso de estas discusiones, lo que es bueno. Ese sujeto es inmanejable, toma su propio tiempo, es autónomo.


Crónicas del siglo 21 (Parteb 51): La autonomía se expande contra las jerarquías, el capital y el estado

El método asambleario y la acción directa se va abriendo camino contra la verticalidad del gobierno de partidos y los viejos sindicatos. En los barrios y los cortes de ruta, en escuelas y hospitales, las universidades y los muelles. En las Asambleas de Quito y los Cabildos Abiertos del Alto en Bolivia. En Caleta Olivia y en el Conurbano Bonaerense de Argentina. Entre los blancos y negros, los indígenas y mestizos. En el estado y la actividad privada, los servicios y la industria. Con el obrero okupa y el vendedor ambulante, los artistas y las putas. En el campo y la ciudad, en astilleros y el transporte. Entre la juventud y los adultos, los desocupados y los ocupados. Entre los viejos y los chicos, los sexos y los géneros. Sean estudiantes y analfabetos, precarios y registrados. Donde nace la asamblea muere un poco el patrón y el estado. Cuando las asambleas decidan sobre el destino social de la vida se habrá terminado con el capitalismo.


Crónicas del siglo 21 (Parte 50). La izquerda burocrática y la nueva, la de arriba y la de abajo, la que se niega a si misma para superarla: La izquierda entre las cenizas y el fuego

Por la misma forma en que se expresa esta nueva forma del capital, la frontera entre lo social y lo político está siendo cada vez más imperceptible. Desde luego que los movimientos sociales se enfrentan a la indispensable necesidad de elaborar una alternativa política y lo hacen con las herramientas con las que cuentan, no con las que ya no existen. ¿Eso quiere decir que las organizaciones de izquierda ya no pueden ser útiles? Decir eso es una tontería. De lo que sí estamos convencidos es que el escenario cambió y que la voluntad de luchar en contra del capital debe pasar por aceptar que la forma en que se está expresando la rebeldía no es igual a la de antes. Que lo fundamental de la lucha de clases no es la segunda parte del binomio sino la primera. Y que es en la lucha donde se reorganizará el pensamiento y la práctica de izquierda. En ese sentido, no está por demás recordar la frase dicha hace muchos años por un viejo militante socialista francés, Jean Jaurés: “Hay que conservar del pasado no las cenizas, sino el fuego”. Parafraseándola, ahora diríamos: de la izquierda no nos interesan sus cenizas, sino su fuego. El fuego que le permitió luchar, el fuego de su militancia, el fuego de su intransigencia anticapitalista, el fuego de su convicción, el fuego de su voluntad.


Crónicas del siglo 21 (Parte 49). Poder, contrapoder y no poder (4): Poder social y poder político

Hacer política desde fuera del poder no es posible. Podemos decir mejor hacer política desde fuera del poder central o estatal, que tampoco son sinónimos. Para hacer política desde fuera del poder central o estatal, hay que considerar la configuración de otro poder, el contrapoder en este caso, o los contrapoderes, para ser más exactos. Y mejor aún: llegamos a la idea del no poder, que es el campo de la antipolítica o más bien de la no política.


El feminismo y los cambios en la economía

Esta rama de la economía crítica quita del centro a los mercados y pone el foco en la sostenibilidad de la vida.
Creo que lo más difícil del cambio, es el cambio de los varones.

“Uno de los rasgos más notorios de la evolución del mercado laboral en la Argentina de los últimos años es que las mujeres nos hemos incorporado al mercado laboral. No pasó con la misma velocidad e intensidad la incorporación de los hombres al cuidado”.
Yo que siempre trabajé con las políticas públicas y que siempre creí en la potencia transformadora del Estado, cada vez estoy más convencida de que la transformación perdurable viene desde abajo, de los territorios y de estas prácticas.


Cuando el dolor mío sea el suyo, entenderemos qué es paz

El 16 de septiembre del 2011, cuando truncaron los sueños de la niña, de mi hija, Maryi Vanessa Coicue Coicue, de tan sólo 11 años de edad, quien soñaba ser una lideresa indígena. Ella nació en la Vereda El Credo, Resguardo Indígena de Huellas Caloto, al norte del departamento del Cauca en Colombia.
El día en que ese artefacto explosivo cayó en nuestra vivienda, segándole la vida de manera inmediata a mi niña, se presentaban combates entre guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- FARC- EP y el Ejército Nacional de Colombia.


Resistencia popular de Nicaragua presenta propuesta de Nicaragua post Ortega

Una propuesta de “Nicaragua post Ortega” fue presentada este jueves por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, compuesta por los manifestantes “autoconvocados”, en un país que atraviesa su peor crisis sociopolítica en décadas.
La propuesta, basada en cuatro ejes y 20 planteamientos, busca ser el punto de partida para una consulta nacional sobre “la Nicaragua que queremos”, sin esperar la “caída” del presiente Daniel Ortega, a quien la oposición identifica como un dictador, explicó la dirigente de la Unidad, Violeta Granera, durante la presentación.


Del cuaderno de apuntes del Gato-Perro: Rumbo al Puy Ta Cuxlejaltic, el CompArte de Danza y el Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan

La insurgenta Erika: “Compañero Subcomandante Insurgente Moisés, avisan de la Junta que se chocaron el Guardián y la Guardiana, y que no se sabe quién los chocó una con el otro, que sea que la Guardiana lo chocó al Guardián y lo abolló la defensa”.
El SupMoy: “¿Dónde está el SupGaleano?”
La Erika: “Se salieron corriendo con el Gato-Perro. Yo creo que fueron ellos porque lo miré en su ojo que tienen delito”.
Y mientras tanto, en lo alto de la Ceiba…
El SupGaleano al Gato-Perro: “Te dije que primero pusieras en neutral. Ahora nomás falta que llueva y entonces sí”.
El Gato-Perro al SupGaleano: “Guau, miau, grrrr”.
Y empezó a llover, fuerte, como si las nubes le gritaran a la tierra:
¡Despierta!

Son las montañas del Sureste Mexicano, es Chiapas, es México, es Latinoamérica, es el mundo, es septiembre del 2019 y, sí, llueve.


Crónicas del siglo 21 (Parte 48). Bolivia: Los malabarismo cupulares y el fuego en la pradera

El problema no es la administración del poder, sino la construcción del contrapoder, por eso la realidad se impone: Gane Lula o pierda Lula, el trabajo continúa en la base. Gane la Bachelet o Piñera en Chile, el trabajo continúa siendo la autoorganización social. Gane Kirchner o quien sea, el trabajo sigue siendo la construcción de la autonomía en los MTDs, las asambleas, comunidades originarias y otras. Sale o permanece Gutiérrez, el trabajo sigue siendo la formación y consolidación de las comunidades y ahora las nacientes asambleas populares. Así, cualquiera sea el resultado provisional de los acontecimientos bolivianos, el problema está en si se consolidan o no las experiencias de construcción social, la autoorganización y la capacidad de resistir en los territorios. La autoorganización social se extiende como fuego en la pradera.
El resto es solamente malabarismo cupular.


Chile: La autodefensa del Cordón Industrial Cerrillos (1972-1973)

La violencia es negativa en todas sus versiones: estatal, partidaria o patriarcal. La autodefensa de partidos o colectivos de afinidad es vanguardismo, diferente es la autodefensa social y comunitaria, donde no se trata de defender a los afines o “al pueblo”, sino que el sujeto social se defiende a si mismo mientras construye la otra sociedad y debe resistir los embates del poder, que en Chile hubo que resistir la represión del gobierno de Allende contra el movimiento social y luego el golpe y la dictadura militar.


Crónicas del siglo 21 (Parte 47). Formas de vida y revolución de lo cotidiano

Lo se dijo el año 2005, sigue siendo válido el 2019:
Vivir hoy es sobrevivir, resistir.
Organizarse para la vida es resistencia, resistir al capital, resistir a la muerte.
Pero también es soñar. Y hacer de sueños realidades.


De la narrativa emancipatoria de los pueblos originarios del buen vivir a la del movimiento de mujeres

Hay que reflexionar sobre los avatares que ha tenido la categoría “desarrollo sustentable”. Si en los años ’80 y ‘90, surgió en el panorama internacional una cara muy positiva, muy disruptiva, de la mano de movimientos ecologistas, rápidamente esta noción fue apropiada por los grandes lobbys empresariales, por el establishment, y en ese sentido sufrió un problema de desgaste y de vaciamiento.
Si al principio del ciclo progresista, los pueblos originarios fueron los que elaboraron una nueva narrativa emancipatoria a través de las nociones de buen vivir, hoy en día son los movimientos de mujeres. Creo que es necesario promover una relación entre los feminismos más antipatriarcales de las ciudades, que denuncian los femicidios, la violencia de género, y que promueven nuevos derechos, con los feminismos populares que luchan en los territorios contra las grandes empresas extractivistas y sus alianzas con los gobiernos.


Crónicas del siglo 21 (Parte 46). Elecciones o insurrecciones: acerca de los conceptos de sujeto y de potencialidad revolucionaria

La distancia de una política respecto del Estado implica, no sólo independizarse de sus fuertes condicionamientos, sino también y sobre todo, la creación de organizaciones que no se constituyan en réplicas del mismo. Desde esta concepción, el cómo es un interrogante abierto cuya resolución requerirá de apuestas que se jueguen en opciones que no deben reeditar la praxis de las vanguardias cuyo objetivo era la toma del poder del Estado. O sea, generar trayectos emancipatorios supone asumir los riesgos implícitos en toda decisión ligada al nacimiento de nuevas alternativas. Y no se trata de un curso único sino de los múltiples ensayos que, con esa orientación, puedan ir gestando un espacio emancipatorio que potencie las luchas que se libran.