Invitaciones a repensar los cuidados desde la economía feminista, el ecofeminismo y el Buen Vivir

Toda pedagogía es política, por acción o por omisión,



Nora Silva
Título: Invitaciones a repensar los cuidados desde la economía femisnista, el ecofeminismo y el Buen Vivir

Edita: Fundación InteRed
Coordinación técnica de la publicación: Iratxe Palacín Garay
Autora: Nora Silva Leis

Agradecimientos: son muchas las personas que han participado en este trabajo y queremos agradecérselo a cada una de ellas desde la certeza de que esta obra es el resultado de sus aportaciones, inquietudes y compromiso: Macarena Arrieta, Guillermo
Aguado, Jorge A. Correa y Josune Urrutia Asua.
Revisión: Guillermo Aguado de la Obra
Ilustración de portada, diseño y maquetación: Josune Urrutia Asua
Fecha: Abril de 2018
ISBN: 978-84-946423-5-7
Esta publicación ha sido realizada con el apoyo financiero de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo y la Diputación Foral de Bizkaia. El contenido de dicha publicación es responsabilidad exclusiva de la Fundación InteRed y no refleja necesariamente
la opinión de la AVCD o de la DFB.

6 Invitaciones a repensar los cuidados desde la economía feminista,
el ecofeminismo y el Buen Vivir
7 Introducción
9 La Pedagogía de los cuidados como base para la prevención de
las violencias machistas
17 La Pedagogía de los cuidados y la economía feminista
27 La Pedagogía de los cuidados y el Ecofeminismo
40 La Pedagogía de los cuidados y el Buen Vivir
50 Bibliografía y referencias de interés
6
Invitaciones a
repensar los
cuidados desde
la economía
feminista,
el ecofeminismo
y el Buen Vivir.
Toda pedagogía es política, por acción o por omisión.
Almudena García
Nora Silva Leis
Trabajadora Social y Socióloga, ha realizado el máster en estudios feministas
y de género. Trabajó en InteRed como técnica de educación para la transformación social durante 5 años dentro de los proyectos “Actúa con cuidados, transforma la realidad fase I y II”, donde gestionó los diferentes talleres
metodológicos de transformación social, tanto en formación formal como no
formal.
7
TIntroducción
De poco sirve intentar construir una realidad igualitaria si no creemos que haya
desigualdad. Buscamos una realidad más cooperativa, aunque seguimos realizando pruebas de conocimiento individual en los centros educativos. Creemos
que son importantes los espacios de juego, y sin embargo arrinconamos a peques en una esquina o delimitamos el tiempo. Algo está fallando, ¿no creéis?
¿Qué estamos haciendo mal? ¿En qué momento nos hemos confundido?
¿Creéis que habrá que cambiar algo? ¿Tendremos que hacerlo de otra manera?
O ¿está todo correcto?
Como mencionábamos en el módulo: Semillas para una Pedagogía de los cuidados, en este documento no daremos “soluciones” para convertir el entorno
educativo en un espacio de Cuidados. El motivo principal es el no disponer de
una única forma de crear un espacio de Cuidados: hay muy buenas prácticas
en marcha que nos pueden acompañar en el proceso, aunque debemos recordar que no hay soluciones mágicas ni rápidas para hacerlos. Todo ello requiere
de vuestra implicación en el cambio, porque partiendo de una misma, desde
nosotras mismas, el cambio podrá ser real.
Cuando nos hayamos reconocido en la propuesta, aparecerán como por arte
de magia incoherencias en nuestros quehaceres. Miles de incoherencias, es
parte del proceso, ¡que no cunda el pánico! Todo es como tiene que ser y ese
el camino, el primer paso para la transformación, para lograr una coherencia
mayor en los espacios que habitamos.
Una vez que empecemos a reconocernos en las propuestas, a creer realmente
en ellas, a hacer un primer cambio en nosotras mismas, por y desde dentro;
nos daremos cuenta de las muchas contradicciones que realizamos, muchas
veces por no replantearnos cada acción que hacemos. Así es cómo nos lo
enseñaron a hacer, a tener que dar respuesta a “los objetivos” que tenemos
marcados. En muchas ocasiones nos enfrentamos a la tensión de tener que
dar respuesta a programaciones u objetivos legislativos mientras que estamos
cambiando. Y esto provoca parar y desviar nuestra atención. No pasa nada. No
deberíamos olvidar el porqué y para qué habíamos empezado a transformar,
porque ello nos permitirá seguir caminando.
No es cuestión de fustigarnos. No siempre vamos a saber cómo hacerlo, ni
mucho menos qué hacer. Por eso es importante aprender de otras experien-
8
cias, poder vernos reflejadas en otras compañeras que, como nosotras1
, van
caminando hacia la transformación. Todas nosotras somos perfectas tal como
somos, y este proceso que estamos vivenciando, el de la transformación hacia un pensamiento-acción de cuidados, es un proceso de reconstrucción de
nuestro pensamiento-corazón, y de nuestro entorno. Nadie dijo que el cambio
se hiciera de un día para otro, y si lo hubiera dicho le animaríamos a que hiciera
ese cambio.
Al hilo de la tensión que sufrimos al querer reconocernos, o al proceso de
cambio que sufrimos al querer identificarnos con una u otra teoría en la que
creemos, Marianne Franke nos traslada su visión de cómo afrontarlo con este
texto en su libro “Eres uno de nosotros” (2012):
Uno debe tener paciencia
frente a todo lo no resuelto en su corazón
Debe tratar de amar las preguntas mismas
como a aposentos cerrados
y como libros escritos
en un idioma muy extraño
Si uno vive las preguntas,
tal vez, en un lejano día,
poco a poco,
sin advertirlo,
llegue a penetrar en la respuesta.
El cambio, la transformación, debería de ser completa (currículo, programación, espacios, actitudes, relaciones) y sería muy interesante que esta fuera de
raíz y de una vez. Aunque no siempre es posible que sea así. En ocasiones, para
que el cambio llegue, tenemos que ir dando pasos. Pequeños pasitos, diríamos
nosotras, que nos permitan ir caminando hacia ese cambio de clave, ese cambio de paradigma tan necesario.
Para encontrarnos con dicho cambio, es necesario saber de dónde partimos,
cuáles son las propuestas teóricas que nos acompañan en el camino. Y cómo
reconociéndonos en esas propuestas podemos acercarnos cada vez más a un
espacio de Cuidados, a una Pedagogía de los cuidados.
1 Algo os chirria, ¿verdad? Y os preguntareis, ¿por qué me siguen hablando en femenino? Primero
de todo porque nos dirigimos a ti, persona; y segundo porque desobedecemos las normas gramaticales, con la pretensión de visibilizar a las mujeres y al hecho de que sigu00en discriminadas en
nuestra sociedad.
9
La Pedagogía de los cuidados como base para
la prevención de las violencias machistas
Muchas veces sentimos miedo de conceptos que no tenemos muy claros, pero
que la sociedad por una razón u otra ha negativizado. Uno de ellos ha sido el
concepto de Feminismo, así que primero de todo, permitidnos compartir lo
que este significa:
El Feminismo es el discurso y práctica política que se basa en el principio
de equidad. Se cimienta en la idea de justicia y reivindica que mujeres y
hombres son iguales en derechos y libertades.
¿Era eso lo que realmente creíais que era el Feminismo? Ahora el significado no
parece tan descabellado, ¿cierto? ¿Cómo puede ser que la sociedad haya querido ocultar y haya despreciado esta lucha?
Lo que pretende el feminismo es la toma de conciencia de las mujeres, como
grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, y explotación de las
que han sido y son objeto en el seno del patriarcado2. Invita a la acción para la
liberación del patriarcado, con todas las transformaciones de la sociedad que
esta requiere; para la elevación de su categoría inferior y la adquisición de los
mismos derechos que poseen y han poseído siempre los hombres; y para la
eliminación de los micromachismos y opresiones que sufren las mujeres día a
día. No busca la equiparación al hombre. Busca ser reconocidas, no oprimidas, ser libres.
Antes de seguir, dadnos la oportunidad de aclarar otras dos ideas más, que
aún hoy se sigue disfrazando para que no la comprendamos.
El machismo no es lo mismo que el Feminismo, es más, no es ni lo contrario.
El machismo se basa en la creencia de que los hombres son superiores a las
mujeres. Por el contrario, el Feminismo se basa en la teoría de la igualdad.
Aún hoy en día, nos encontramos con miles de prejuicios e informaciones incorrectas respecto al Feminismo. Seguramente, habremos escuchado y repetido miles de veces algún prejuicio, frase hecha o tópico machista sin darnos
cuenta.
“Tenía que ser mujer la que conducía”.
“Que lo haga él, que tiene más fuerza”.
2 Esta definición está en: http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1308
10
“Los hombres son racionales y las mujeres más emocionales”.
“Él es un Don Juan, ella una desvergonzada”.
“Estás algo nerviosa, ¿estás en tus días?”.
“Peleas como una mujer”.
“Ella lo estaba buscando, mira cómo iba vestida”.
Suenan muy obvios, ¿cierto? Tanto, que hasta molestan. Y suponemos que
todas estaremos de acuerdo en que son tópicos erróneos, pero tópicos que
hemos escuchado y seguramente alguna vez repetido.
La última idea que nos gustaría aclarar es el de las dicotomías en la concepción del género. El género es la definición cultural de las conductas que se
consideran apropiadas a los sexos en una sociedad. Es decir, las conductas
que “debe tener” para “ser” un hombre y las conductas que “debe tener” para
poder “ser” una mujer.
Para que nos podamos entender, pongamos un ejemplo: el hombre “debe ser” valiente; mientras que la mujer “debe ser”
miedosa. El hombre “debe ser” fuerte,
mientras que la mujer “debe ser” débil.
Estos “deben ser” entre hombres y mujeres son antagónicos entre sí. Es decir,
valiente es lo contrario a miedosa, fuerte
es lo contrario a débil.
Además, culturalmente se valoran más los
rasgos masculinos que los femeninos. Es
decir, está mejor visto ser valiente frente
a ser miedosa, mejor valorado ser duro
que ser tierno.
Actividad:
Dibuja en un papel dos perfiles diferentes. Uno de una mujer y otro de un
hombre. Y escribe o dibuja lo que les “hace ser” hombres y mujeres. Actitudes, conductas, etc. Una vez realizado, tacha los rasgos que no sean
biológicos. ¿Con qué nos encontramos? ¿Qué nos diferencia?
Femenino Masculino
Naturaleza Cultura
Ternura Dureza
Cuerpo Mente
Emoción Razón
Dependencia Autonomía
Privado Público
Reproducción Producción
11
De esta forma, nos generan dos identidades (o roles) de género opuestas entre sí, y se valoran las características de uno y desvalorizan las del otro.
Así, en el caso de los cuidados, las mujeres “deben de ser” quienes cuiden,
mientras que los hombres “deben de ser” los cuidados. En los trabajos, los
hombres serían quienes harían los trabajos productivos (que generan un bien
material) y las mujeres los reproductivos (los trabajos de sostenibilidad de la
vida, los cuidados).
Desde la Pedagogía de los cuidados, consideramos que debemos entender estas dicotomías de género y cómo nos afectan en nuestro día a día, para poder
superarlas y poder ser más allá de lo que “debemos ser”.
Puede ser que no notemos nada. Y que debamos releer las noticias para averiguar dónde está “lo machista” de la frase. No pasa nada, llevamos muchos
años en los que nos han hecho creer que todas las mujeres y todos los hombres somos diferentes. Hasta tal punto que incluso los hombres son mejores
que las mujeres y por tanto discriminarnos, minusvalorarnos o invisibilizarnos
ya es algo que no siempre lo percibimos.
Actividad:
¿Qué os hacen sentir las siguientes noticias?
“Los padres del asesino del Salobral: “Ha sido por una locura de amor””.
“Rivas, el hombre que convirtió en oro las rabietas de Carolina”1
.
Actividad:
¿Qué te hacen sentir estos videos? ¿Te sientes reflejada en algún momento?
¿Te ha pasado?
“Querido papá, algún día me llamarán puta”.
“De verdad no te ha pasado”.
1 Diario AS, publicado en Facebook el 19/08/2016
12
¿No os ha pasado que habéis tenido que demostrar más por el mero hecho de
ser mujeres?, ¿que han predicho que sois más fuertes por el mero hecho de ser
hombres? o ¿qué han cuestionado vuestra orientación sexual por realizar una
actividad que no entra en los cánones de feminidad o masculinidad impuestos?
Todo esto es obra del género.
Es importante que sepamos que no es nada personal todo aquello que nos
hace “deber ser”. No tiene nada que ver con ninguna de nosotras en particular.
Desde hace mucho tiempo, la sociedad ha creado un sistema socio-político
donde tanto el género masculino como la heterosexualidad tendrían superioridad sobre otros géneros y otras orientaciones sexuales. Así pues, las mujeres serían discriminadas por el mero hecho de ser mujeres, así como otros
colectivos como el de personas LGBTI. A toda esta estructura socio-política la
reconocemos como Heteropatriarcado.
Sin darnos cuenta, todo este pensamiento de género ha marcado nuestra forma de ser y estar en el mundo. Desde pequeñas nos han dicho cómo tenemos
que jugar, con quién tenemos que jugar, etc.
Al fortalecer esa construcción de género hemos creado una sociedad machista. Por desgracia, probablemente todas las personas hemos sufrido a lo largo
de nuestra vida alguna violencia machista, y todas seguramente hemos percibido alguna discriminación en torno al género. Aún hoy hay políticas, actitudes, violencias, imágenes, etc., machistas que imperan con total impunidad en
nuestra sociedad.
Buenas prácticas de acción:
“Educación con perspectiva de género”.
Zaldupe, Ondarruako Eskola Publikoa.
13
En lo que va de año3, 904 mujeres en el Estado español han sido asesinadas,
solo por ser mujeres. Hoy en día, en el Estado español, las mujeres cobran un
23,25%5 menos que los hombres en el mismo puesto de trabajo. Hoy en día,
las mujeres que realizan tareas domésticas y de cuidado de personas dependientes, lo hacen durante 4 horas y 29 minutos diarios, frente a 2 horas y 32
minutos diarios que dedican los hombres a las mismas tareas6. Hoy en día, aún
quedan tres países (Brunei, Emiratos Árabes Unidos y el Vaticano) en los que
el sufragio o voto femenino está negado o condicionado.
Pero toda esta situación no la provoca únicamente el patriarcado, sino que
además se retroalimenta del capitalismo. El capitalismo utiliza el orden social
establecido por el patriarcado para mantener estas situaciones de explotación
y exclusión social de las mujeres, generando nuevas formas de discriminación
y violencias.
¿Reconocéis alguna situación de desigualdad en el espacio educativo en el que
estáis? ¿Hacéis diferencias de algún tipo entre chicos y chicas: respecto a cómo
les observáis, cómo valoráis su conducta, qué esperáis de ellos o ellas, o cómo
les animáis a gestionar su agresividad o su comunicación, sus cambios corporales, mensajes referentes a su sexualidad o relaciones,…?
¿Todo esto que tiene que ver con la Pedagogía de los cuidados? Todo.
Históricamente, han sido las mujeres las que han realizado las labores de cuidados, siendo tareas invisibilizadas por el capitalismo heteropatriarcal por realizarlas las mujeres, y no remunerándolas para satisfacer las necesidades de
trabajadores productivos en el mercado.
3 Noviembre de 2017.
4 El dato de mujeres asesinadas por el machismo es muy controversial. Hay fuentes que contabilizan las violencias machistas dentro del ámbito familiar, otras que también contabilizan feminicidios infantiles, de familiares por conexión, etc. Además este dato queda totalmente desactualizado a partir del día 20 de noviembre de 2017.
Para obtener el dato que el Ministerio maneja podéis revisar el documento “Por una sociedad libre
de conflictos de género”
En este documento, sin embargo utilizamos la fuente de este documento “Feminicidio.net”
5 Publicación de febrero 2017 “La brecha salarial en las Comunidades Autónomas”.
6 INE, Encuesta de uso de tiempo. Empleo del tiempo, conciliación trabajo y familia (actualizado el 2
de agosto de 2017)
14
Es decir, la Pedagogía de los cuidados que proponemos utiliza las gafas moradas7 que nos permiten ver la realidad con la categoría de género, e identificar
y desafiar las miles de violencias explicitas y encubiertas que sufrimos cada
día, hombres y mujeres. Así tenemos la capacidad de transformarnos y desencajar o darle la vuelta a esta tortilla, llamada sociedad, en pro de una igualdad
real y efectiva. Y es que, ¿cómo puede ser que aún hoy, en pleno siglo XXI, no
vivamos en una sociedad donde la igualdad entre mujeres y hombres sea real
y efectiva?
El género dictamina cómo ser y comportarse, cómo ser hombre y cómo ser
mujer. Y desmontarlo nos permitirá ser más libres y reales, no sentirnos en la
obligación de ser como “deberíamos de ser”, sino ser como queramos ser.
Desmontar el género en la Pedagogía de los cuidados nos permitiría:
1. No caer en el esencialismo de considerar a las mujeres biológicamente más
cercanas a los trabajos de cuidados. Ni a los hombres más afines a los trabajos productivos.
2. Ser conscientes de que tanto hombres como mujeres somos grupos muy
heterogéneos, con diferentes experiencias, deseos y contextos. ¿Acaso no
os habéis sentido alguna vez más afín a alguien del sexo opuesto?
3. Visibilizar y revalorizar tanto a las mujeres como a las labores que realizan.
4. Responsabilizar a los hombres de los cuidados, posibilitando así ser más
afectivos.
Romper con esas dicotomías de género mujer/hombre; racional/emocional;
público/privado; que nos hacen “tener que ser de una sola forma” nos permitiría generar nuevas formas de sentir y estar en el mundo. Nuevas identidades
más afines a lo que realmente sentimos y queremos ser. Nos permitiría ser libres de poner nuestra vida en el centro. Asimismo, de ser cuidadas y de cuidar
libremente sin imposiciones de género.
7 Las gafas moradas son una metáfora que utiliza Gemma Lienas en el libro “El diario violeta de
Carlota” (2013) donde habla de una “nueva manera de mirar el mundo para darse cuenta de las
situaciones injustas, de desventaja, de menosprecio, etc., hacia la mujer. Esta nueva mirada se
consigue cuestionando los valores androcéntricos, es decir, valores que se dan por buenos vistos
desde los ojos masculinos”.
15
¿Cómo lo podemos llevar a cabo?
Podemos comenzar por interesándonos en lo que reflexionan y proponen
teorías y prácticas alternativas, como pueden ser las feministas. Prestando
atención a los saberes compartidos, investigando y leyendo. Para quienes
empecemos el camino, recordad que no nos debemos de juzgar en exceso,
porque este solo es el inicio. Y empezar por nosotras mismas es importante. No vamos a cambiar el mundo, si nosotras mismas no generamos el
cambio.
He aquí algunas propuestas para saber por dónde empezar:
• Podemos ir desmontando los roles de género con nuestra actitud. Los
roles de género son culturales, y por tanto transformables. Ir más allá
de lo que nos dicen “debemos de ser”, permitir y apoyar esos cambios
fronterizos, nos ayudará a empoderarnos ante los cambios en los roles
de género. Aunque es un proceso duro, dado que nos identificamos con
él, poder estar abiertas al cambio nos permitirá distanciarnos de ellos,
y abrir nuevas realidades más allá del género.
• Hay muchas mujeres luchadoras, rebeldes que nos inspiran cada día.
Leerlas y compartirlas nos permite visibilizar la labor de las mujeres
en la historia y en el presente. Podemos empezar por “Mujeres” de Isabel Ruiz Ruiz ; Los cuentos de Pandora Mirabilia. Género y comunicación;
“1325 mujeres tejiendo la paz” sobre el papel de las mujeres en la construcción de la paz mediante historias de vida; o con el Trivial Feminista
”Feminismos Reunidos”.
• Hacer un reconocimiento interno, donde podamos analizar qué es lo
que del género nos oprime en nuestro día a día, qué es lo que no nos
gusta, los que nos hace sentirnos inferiores o nos debilita. Reflexionar
sobre cómo queremos ser, y cómo somos, es un paso muy importante.
Complicado, sin embargo. Nos podemos apoyar en grupos de mujeres,
o en grupos de hombres que se están cuestionando los roles de género. Apoyarnos y no hacer este camino a solas es importante. Compartir
saber, sentimientos, corazones es esencial para no sentirnos solas ante
el cambio.
• Escucharnos, sentirnos y compartir. Que nuestra forma de estar, hablar,
etc., pueda ser fuente de inspiración. Utilizar un lenguaje inclusivo, en el
que todas las personas nos sintamos reflejadas, es importante. Podría-
16
mos empezar por enseñar a cuestionar el lenguaje.
• La maternidad/paternidad es una opción, no una obligación. No deberíamos definir a las personas únicamente por ser madres o padres.
Tampoco deberíamos construirlo como un objetivo en la vida de las
niñas y niños. Si se opta por ello, fantástico. Si no se opta, también.
• Recordemos que los hombres tienen la misma capacidad de cuidar que
las mujeres. Salvo amamantar y parir, lo pueden hacer todo. Enseñar
que los cuidados son responsabilidad de la comunidad, de hombres y
mujeres, es importante. La corresponsabilidad, responsabilidad compartida de los cuidados, es esencial. La corresponsabilidad no es ayudar, es asumir el reparto equitativo de las responsabilidades. Podemos
realizar un chequeo de nuestra corresponsabilidad, a la vez que reflexionamos sobre nuestras actitudes diarias: “Guía de corresponsabilidad
para hombres” gizardatz.es
• Construir nuestro ser como queramos y sintamos es importante. La
diferencia debería ser universal, por ello es importante que podamos
enseñar a aceptarla. No deberíamos de hablar más bajito cuando queremos gritar, y tampoco deberíamos de sentirnos obligadas a hablar
cuando no queremos. Ante todo, debemos cuidarnos.
• Recordemos que hay otras formas de educar, de acompañar y de guiar.
Investiguemos buenas prácticas. Podemos empezar por la Coeducación, por la Buenas Prácticas en Euskal Herria o en Latinoamérica.
VER ENLACE
17
La Pedagogía de los cuidados y la economía
feminista
Se puede crear música, pintura y escultura abstracta,
pero en casa, un amor y un poema no pueden ser abstractos.
Gloria Fuertes
¿Qué son para ti los trabajos de cuidados? ¿Cuidar es un trabajo, un empleo, una
vocación? ¿A ti te cuidan o eres de las que no necesitan cuidados? ¿Manejas
el concepto de huella ecológica? ¿Y el de huella de cuidados? ¿Qué tiene que
ver cuidar con los roles de género? ¿Formas parte de alguna Cadena Global de
Cuidados? ¿Has oído hablar del iceberg de la economía? ¿Cuidar está remunerado? ¿Genera empleo? ¿Cuidar mueve la economía?
Estas son algunas de las preguntas que desde InteRed nos hacemos en cada
formación sobre Pedagogía de los cuidados. Y para entender de dónde
salen todas estas preguntas, tenemos que entender por qué bebemos de la
Economía Feminista.
Cuando pensamos en economía, pensamos en números y en finanzas, ¿cierto?
La economía de un país, el PIB, el IVA, los intereses, la bolsa, las transferencias,
etc. Algo que a la mayoría nos parece un mundo. Pero seguramente todas
podemos hablar de la economía doméstica, ¿cierto? Es más cercana. Es más
comprensible.
El objetivo de la economía clásica (la llamaremos así) ha sido el de estudiar la
“correcta” distribución de los recursos escasos para satisfacer las necesidades
del ser humano. La economía se ha centrado en los mercados. Solo en los
mercados y en todo aquello productivo (que genera dinero). El centro de la
economía, por tanto, son los mercados que generan riqueza monetaria.
¿Qué pasa, sin embargo, con todo lo demás que no genera dinero? ¿Hay algo
más fuera del mercado que no se analiza? ¿Solo se analiza el trabajo productivo
(empleo)? ¿Qué pasa con el trabajo reproductivo? ¿Solo cuenta a las personas
que tienen un empleo? ¿Y la vida de las demás? ¿No se contabilizan los trabajos
que no son remunerados? ¿No son acaso trabajos?
Todo esto se lo ha replanteado la economía feminista, llegando a proponer
otra forma de ver y entender la economía que no es solo la interpretación de
18
los mercados. Podemos, de manera resumida, decir que la economía feminista
es la economía para la vida y no para el mercado. Es decir, intenta comprender la sociedad centralizando la vida, teniendo en cuenta tanto el trabajo
productivo como el reproductivo.
Nuestro sistema educativo se ha comportado parecido a la economía, y en
este sentido podríamos decir que está mal diseñado y obsoleto. Nos han demostrado constantemente que el objetivo es la memorización y estandarización,
aunque con el cambio hacia el sistema educativo de competencias de los últimos años ha aumentado el foco de la enseñanza: de únicamente estar en
la memorización, ha pasado a integrar también los contenidos. Aun así, en el
modelo educativo actual persiste la practicidad productiva. Es decir, aprender a producir, ya sean conocimientos memorizados, respuestas de examen o
proyectos. Deberes y más deberes. Exámenes que no valoran la creatividad y
la curiosidad. Se mercantiliza la educación en función de las necesidades del
mercado. De esta forma, todo lo que queda fuera del currículo8 educativo no
es estimado.
La educación, y por ende el modelo educativo, debería generar CUidadanía.
Es nuestra propuesta desde la Pedagogía de los cuidados: una CUidadanía
entendida como forma de organización y lucha cuidadosa, en la que podamos
participar en la toma de decisiones que nos afectan. Si el objetivo es buscar
metas que beneficien a nuestros colectivos, deberíamos definir metas colectivas, y para ello hace falta tener espacios de encuentro, de debate, de análisis,
de empoderamiento.
8 El currículo educativo, según el Ministerio de Educación, es la regulación de los elementos que
determinan los procesos de enseñanza y aprendizaje para cada una de las enseñanzas. Los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa, las competencias, los contenidos, la metodología
didáctica, los estándares de aprendizaje evaluables y los criterios de evaluación.
https://www.mecd.gob.es/educacion/mc/lomce/el-curriculo.html
Recurso para seguir investigando:
La economía feminista - Cristina Carrasco
Economía feminista, poner la vida en el centro
19
Así, deberíamos buscar formas de cuidado colectivo. Antiguamente, el espacio
para el encuentro y la participación ciudadana era la plaza pública –el ágora–.
En nuestros días, las plazas se han convertido en espacios para la actividad
comercial, el mensaje publicitario y el tráfico. Sin embargo, la nueva ciudadanía
empoderada tiene la intención de tomar las plazas y convertirlas en espacios
de asamblea, de transformación social y de puesta en común, espacio dónde
tejer redes y concebir otros modelos de vida más cuidadosos.
La CUidadanía, por tanto, es entendida como forma de reconocernos los sujetos poniendo los cuidados en el centro. Esto supone una ruptura con la noción
de ciudadanía como manera de reconocer a los sujetos en sociedades que
ponen a los mercados capitalistas en el epicentro.
Las economistas feministas utilizan una metáfora para explicar cómo la
economía clásica centraliza el mercado en su intención de estudiar la sociedad.
Hablan de un trabajador “champiñón”. Este trabajador aparece directamente
todos los días, como si fuera un champiñón, en el puesto de trabajo. Como si
no hubiera requerido ni de una educación para saber realizar su puesto, ni de
un cuidado cuando era neonato o cuando estaba enfermo. No ha requerido de
alimentarse, ni de dormir. Ni requerirá de un acompañamiento en su muerte.
Este trabajador es como una máquina que todos los días despierta en su puesto, olvidando, invisibilizando y desprestigiando, por tanto, toda esa parte de
la vida esencial para la subsistencia a la que llamamos trabajos reproductivos.
Cartel de See Red Women’s Workshop (1975),
El capitalismo también depende del trabajo doméstico.
20
La economía feminista centra su atención, y sus propuestas, en esos trabajos reproductivos. Estos trabajos son el conjunto de atenciones y cuidados
necesarios para el sostenimiento de la vida y la supervivencia humana: alimentación, alimentación, cuidados físicos y sanitarios, educación, formación,
relaciones sociales, apoyo afectivo y psicológico, mantenimiento de los espacios y bienes domésticos.
Actividad:
En la hoja que acabas de dibujar, diferencia con dos colores los trabajos o
actividades que mayoritariamente realizan las mujeres de los que mayoritariamente realizan los hombres. ¿Cuál es el color mayoritario en la hoja?
Al analizar la sociedad con estas nuevas categorías (género), lo que se consigue es visibilizar y revalorizar los trabajos domésticos y de cuidados. Además,
se cuestiona el concepto de trabajo, dado que ya no lo asocia solo al empleo,
sino también a los trabajos no remunerados.
Desde esta perspectiva, la Pedagogía de los cuidados apuesta por la persona
y su desarrollo. Por la creatividad y el aprendizaje vivencial y significativo, por
trabajar la educación emocional, la personalización y la atención a las necesidades individuales. No vincula el crecimiento a la obtención de un empleo, sino
al desarrollo humano. Acuerda no priorizar la memorización por encima del
raciocinio, generando pensamiento autónomo y crítico. Aunque sin olvidar que
la memoria es indispensable para la democracia, para la justicia social histórica
y para el desarrollo evolutivo. Y especialmente la memoria de las mujeres y de
los grupos minoritarios.
Actividad:
Pinta un champiñón y dibuja a su alrededor todas las cosas que han sido
necesarias en tu vida para que pudieras “aparecer” como champiñón en tu
trabajo: estudios, vivienda, dinero, alimentación, etc.
Te quedarás corta, así que utiliza varias hojas.
21
Recurso para seguir investigando:
Video. “Ser madre es un plus” sobre las habilidades que se ejercen realizando
tareas de cuidados.
Video. “Entrevista para el trabajo más difícil del mundo”.
Recurso para seguir investigando:
Entrevista Cadena Ser- Entregan 100.000 firmas para reivindicar los derechos
de las trabajadoras del hogar.
Ilustración de Patricio Ortiz (2014), El trabajo doméstico y el Convenio 189
(Explicado con peras y manzanas) en www.elchamuco.com.mx
La economía feminista analiza el papel fundamental de las mujeres en la sustentabilidad de la economía mundial, las cuales, históricamente han realizado
todas estas tareas de reproducción. Trabajos, estos, que han sido ocultados, y
que cuando han sido mercantilizados se han explotado.
22
Buenas prácticas de acción:
REAS. Red de redes de economía alternativa y solidaria.
“Manada Gori-Gori” Grupo de crianza compartida.
“Encuentro de Escuelas de Economía Feminista en Euskal Herria”. Mundu Bat.
Mesoamericanas en resistencia
Actividad:
Lee el siguiente artículo “Porque sin nosotras no se mueve el mundo” e investiga sobre quiénes son Territorio Doméstico y cuáles son los derechos
de las trabajadoras del hogar.
Puedes empezar por aquí: Informe de Emakunde: “La discriminación múltiple de las mujeres inmigrantes trabajadoras en servicios domésticos y de
cuidados en la Comunidad Autónoma Vasca”
Campaña: Día del Padre Igualitario de la Plataforma por Permisos
Iguales e Intransferibles de nacimiento y adopción – PPiiNA
(www.igualeseintransferibles.org)
Reconocer la labor de las mujeres en la historia y luchar por su participación
real y efectiva en la sociedad es esencial para crear un mundo justo; conseguir
sus derechos como iguales es fundamental; y empezar a educar en igualdad
desde muy peques mediante acciones no discriminatorias, primordial.
23
Recurso para seguir investigando:
“Sostenibilidad de la vida. Aportaciones desde la economía solidaria, feminista y ecológica.”
De la misma forma, se debe analizar y reivindicar la División Sexual del Trabajo.
¿Conoces algún caso en el que por el mismo trabajo se haya cobrado diferente? ¿Ramas en las que la mayoría sean mujeres u hombres? ¿Conoces algún
caso en que la mayoría sean mujeres, pero que en los cargos directivos de la
propia empresa o institución estén los hombres?
No deberíamos valorar los trabajos en función de quién lo ejerza mayoritariamente, hombres o mujeres. Ni deberíamos valorar más los trabajos masculinizados frente a los trabajos feminizados. No es más importante el trabajo de
una persona ingeniera, que el trabajo de un/a enfermero/a. Valoremos que
el trabajo de cuidados, el trabajo voluntario, también es un trabajo digno de
ser respetado. Un trabajo remunerado no da la felicidad, lo cierto es que no
la garantiza. Ni debe ser el fin de nuestros objetivos vitales. Al menos, no deberíamos de educar como si lograrlo nos garantizase la felicidad, porque es
deshonesto.
La economía feminista nos propone políticas públicas universales que no dependan del trabajo, que ayuden a resolver la situación de desigualdad. Debemos de insistir en la corresponsabilidad en los cuidados de las administraciones e instituciones. El cuidado de la vida no es solo tarea de las mujeres,
sino también de los hombres, de las administraciones, de las empresas. De la
sociedad en su conjunto. Solicitar políticas públicas que faciliten el cuidado es
esencial. El derecho al cuidado es lo que proponemos desde la Pedagogía de
los cuidados.
Derecho al cuidado como un derecho universal y no particular. El cuidado es
concebido, actualmente, como una responsabilidad primaria de las familias
que debe resolverse en el ámbito privado. Sin embargo, hoy en día nos encontramos con que las familias de clase media contratan a personas extranjeras
(mayoritariamente mujeres) para que les provean de esos cuidados. De esta
forma, el derecho al cuidado queda relegado a una minoría que lo puede pagar. Desde la Pedagogía de los cuidados, cuando nos referimos al derecho
Actividad:
Cumplimenta la siguiente tabla con las acciones que has realizado un día
de esta semana, por ejemplo, el viernes, separando en dos columnas las
tareas remuneradas y no remuneradas. Por cada actividad que realices,
tienes que poner cuánto tiempo has destinado a realizarlas. Te ayudamos
con unos ejemplos:
Trabajo no
remunerado
Horas Trabajo
remunerado
Horas
Poner la lavadora Empleo
Ayudar con los
deberes al hijo/
hija
Cocinar
Cuidar del padre
Trabajar en la
huerta
Voluntariado en
la asociación de
barrio
Salir con las
amigas
Hacer la compra
de la semana
Tras rellenar la tabla responde a estas dos preguntas:
¿Cuántas horas has dedicado en total al trabajo no remunerado (voluntariado, de cuidados…)?
¿Y cuántas al trabajo remunerado (empleo)?
Reflexiona sobre el resultado. Puedes hacerlo junto con otra persona con
la que convivas, comparar los resultados y comentarlos.
24
25
al cuidado, nos referimos a la necesidad de promover el derecho al cuidado
como el derecho a la vida misma.
Defender la vida en un sistema tal, supone posibilitar la vida en sus tres dimensiones –física, psíquica y social– y por lo tanto en la posibilidad del reconocimiento de la dignidad de cada ser humano, la cual debe constituirse como un
derecho y un deber de todo ser humano. Así, todos los seres humanos, mujeres
y hombres, tienen derecho a ser cuidados y a cuidar, no solo para satisfacer las
necesidades primarias de alimento, protección y aprendizaje social, sino “para
entender quién soy yo y qué cosas son importantes para mí” (Vázquez, 2010).
Desde esta visión, creemos que tiene que ser el Estado quien, mediante políticas públicas, ayude y garantice que esa realidad sea posible.
Trabajar por la igualdad es reconocer y valorar los trabajos de cuidados. Reconocer que históricamente los han realizado las mujeres y luchar por la corresponsabilidad de los demás agentes sociales.
Desde la Pedagogía de los cuidados se propone una educación integral de
las personas mediante un aprendizaje vivencial, creativo, diverso y con mucha
mayor flexibilidad. También con una mayor autonomía para el profesorado o
educador/a; y una mejor educación emocional de las personas profesionales
para entender que cada individuo tiene su propio ritmo, su propio proceso de
aprendizaje.
Todo ello se puede lograr con mayor inversión en medios materiales y humanos, y con una preparación continua para educadoras/acompañantes en relaciones, habilidades sociales, sensibilidad global social y ambiental, capacidad
de gestión doméstica, etc.
Buenas prácticas de acción:
Unos bonitos ejemplos que nos hacen ver que es posible un cambio son los
proyectos educativos de Amara Berri.
O los de educación lenta o pedagogía del caracol donde se respetan los
ritmos del alumnado. Ver vídeo: “Luces y sombras sobre la educación transformadora”
26
¿Cómo lo podemos llevar a cabo?
Las personas no brotamos mágicamente de la tierra, no salimos de los repollos1
. Más
bien nacemos del vientre de mujeres y somos cuidadas y alimentadas en la niñez,
socializadas en las familias y grupos comunitarios. En realidad, todas las personas
somos interdependientes a lo largo de la vida. Esa relación de interdependencia
debería derivar en la reciprocidad, en empezar a pensar en “la otra persona” como
en “nosotras mismas”, dado que somos un conjunto de un todo. El nuevo sistema
económico debe basarse en la equidad de género, el respeto de los derechos humanos y la aceptación de la naturaleza como partícipe dentro de nuestra sociedad.
Una lectura que nos puede acompañar es la “Revolución de los Cuidados para ti y
para mí”:
Cuestiones que nos hacen repensar y nos dan pistas de por dónde empezar:
• ¿Puedes aportar trabajo voluntario en algún lugar de tu entorno? ¿Puedes
acompañar a tu alumnado a conocer realidades de necesidad?
• ¿Hay en tu entorno personas que trabajan en tareas de cuidados? ¿En qué
condiciones? ¿Quién cuida y protege sus derechos? ¿Puedes hacer algo al respecto?
• ¿Cómo valoras el trabajo que hacen las mujeres? ¿Qué te pasa cuando tienes
que hacerlo? ¿Cómo se les puede devolver su dignidad? Podemos empezar por
nombrarlo: es un trabajo. ¿Cuánto tiempo ocupa? ¿Qué habilidades requiere?
• ¿Qué relación hay entre la Pedagogía de los cuidados y la prevención de la
violencia machista? ¿Crees que es suficiente? Investiga sobre otras pedagogías
alternativas.
• ¿A qué grupos perteneces? ¿En qué espacios o actividades colectivas participas? ¿Crees que son importantes? ¿Qué relaciones son importantes para ti?
¿Qué te aportan? ¿A quién acudes cuando te sientes vulnerable?
• ¿Qué pasaría si tuvieras que irte a vivir a un lugar donde no conoces a nadie?
¿Cómo te sentirías? ¿Qué personas de tu entorno están en esa situación?
• Las personas con las que trabajas (alumnas, compañeras…), ¿tienen grupos o
relaciones variadas? ¿Cómo les afecta esto? ¿Crees que la pertenencia a estos
grupos fortalece o debilita a las personas?
1  “El hada de las coles” de Alice Guy (1896). Cuento tradicional francés.
27
La Pedagogía de los cuidados y el
Ecofeminismo
–¡Niños, hoy aprenderemos a programar!
Es importante para prosperar en el futuro.
–Profe, después de eso, ¿podríamos aprender cómo sobrevivir en una
civilización amenazada por el colapso del ecosistema, el aumento del nivel
del mar y la consiguiente agitación geopolítica, los conflictos armados, la
creciente polarización de las orientaciones ideológicas y el apetito insaciable
de la humanidad por los recursos?
Nitrozac & Snaggy
Hoy podemos saber que la compra de nuestro teléfono móvil contribuye a la
continuidad de la explotación de trabajo infantil en la República Democrática
del Congo; que para la producción de galletas elaboradas con aceite de palma
se han tenido que talar cientos de hectáreas en América del Sur; que para tener
unos pantalones vaqueros baratos es inevitable continuar con la explotación
de las mujeres en las maquilas de la India. Aunque estos son solo algunos
ejemplos de las muchas problemáticas existentes que hay en el mundo, no
siempre las conocemos o no siempre las queremos conocer.
Cita de Emilie Henry Gauvrey
Recurso para seguir investigando:
“La crisis de refugiados contada para niños/as” ACNUR.
28
Vivimos en un mundo global donde nuestras acciones tienen consecuencias.
No siempre en nuestro entorno cercano, sino en la mayoría de los casos
lejos de donde vivimos. Hablamos del efecto mariposa: lo que muchas
veces desconocemos es hasta dónde llegan las consecuencias, tanto en la
naturaleza como en las personas, de la adquisición de un producto. Nunca
nos replanteamos cómo es que ha llegado ese producto al supermercado. Y
es normal: nunca nadie nos dijo que esto es algo que podemos preguntar e
investigar.
Desde la Pedagogía de los cuidados apostamos por una educación que
genere una ciudadanía crítica y global. El término ciudadanía hace referencia
a sujetos de derechos, con criterios de análisis crítico y constructivo; personas
empoderadas, que entienden la solidaridad como corresponsabilidad. Esto
exige de todas y todos una conciencia planetaria con la que promover la
vida y la sostenibilidad de la misma se convierta en un objetivo colectivo.
La ciudadanía global implica el empoderamiento y la inclusión de todas las
personas para una verdadera participación en la promoción de la justicia y la
lucha contra la pobreza.
Así, desde la Pedagogía de los cuidados, pretendemos generar consciencia
de la situación en la que viven las personas, además de perspectiva crítica.
Para ello, es necesario generar espacios donde puedan reflexionar y generar
pensamiento propio.
Desde hace décadas transformamos la naturaleza en un bien negociable
y en un objeto de especulación financiera. En muchos territorios, hoy nos
encontramos con que los recursos naturales se han convertido simplemente
en activos financieros para las empresas multinacionales. Además de con una
mayor tendencia a “externalizar” las tareas de los cuidados.
Recurso para seguir investigando:
35 charlas TED sobre educación que todo docente curioso debería conocer
Educación para el Desarrollo y Ciudadanía Global (EpDCG). Guía para su integración en currículum educativo
29
Como mencionábamos en el primer apartado de este documento, todas estas
acciones en las que no priorizamos el bienestar de la naturaleza nos han
llevado a estar ante una crisis ecológica nunca vista hasta ahora. Y debido a no
priorizar el bienestar colectivo, preocupándonos más por tareas productivas y
menos por la reproductivas, llegamos a una crisis de Cuidados. Ante tal crisis,
desde muchos movimientos sociales se han generado propuestas teóricas y
prácticas que han llevado a repensar nuestras acciones.
El ecofeminismo nació como punto de encuentro entre las preocupaciones
y reivindicaciones del feminismo y el ecologismo. La unión de las dos
perspectivas críticas generó un campo de enorme riqueza. Dada la multiplicidad
de conjunciones que se dan entre estos dos movimientos, podemos afirmar
que no existe un único ecofeminismo, sino varias corrientes ecofeministas.
Cada territorio asumió algunas ideas del ecofeminismo y las anexó a sus
pensamientos, generando así diferencias entre ellas mismas.
De izquierda a derecha, de arriba abajo: 1.- Formacion agraria. Titichachi, Bolivia. InteRed
2.- Pesca. Bicol – Sorsogon, Filipinas. InteRed 3.- La tierra no se vende se defiende
30
Sin embargo, todas ellas señalan similares razones para ese encuentro. Todas se
conjugan en la búsqueda de un horizonte para la ecojusticia, la sostenibilidad
ambiental, la igualdad real entre mujeres y hombres, el desarrollo humano
y la empatía y el respeto hacia la Naturaleza; haciendo una crítica radical
al actual modelo de “desarrollo”. Una bonita propuesta educativa es la
pedagogía Bosque-Escuela, donde la vinculación con la naturaleza es esencial
y convivir con ella ayuda a comprender su ciclo de vida. En la Pedagogía de
los cuidados entendemos que la relación con la naturaleza la tenemos que
repensar y mejorar, y para ello es importante prestar atención a cómo nuestras
actuaciones diarias pueden dañarla, así como implementar pequeñas acciones
que lleven a la defensa y el cuidado medioambiental. La tierra no es un bien
que poseemos, es un bien que compartimos con los demás seres vivos. Un
bien del que dependemos y cuyo cuidado es responsabilidad nuestra.
Buenas prácticas de acción:
Red nacional de mujeres en defensa de la madre tierra.
Markina-Xemeingo Eskola Publikoa.
Red de patios inclusivos y sostenibles.
Actividad:
Escucha esta entrevista a Yayo Herrero López y reflexiona entorno a ella
VER ENLACE
Busca los productos que tienes en el armario de la cocina e investiga sobre
su procedencia.
Proyecto basado en el libro “La vuelta al mundo de un forro de polar rojo”.
31
Las reivindicaciones que se han llevado a cabo desde el ecofeminismo tienen
mucho que ver con la trayectoria que han ido tomando. Estando emparentada
con la Ecología Política, ha denunciado el desigual reparto de costes-beneficios
con respecto a los recursos naturales; contribuyendo a que esta desigualdad
sea visible. Por ejemplo, el coste que puede generar la extracción de celulosa
para generar papel y la comparativa con los beneficios que tiene. En muchas
ocasiones, este coste medioambiental triplica los beneficios que tiene.
Desde la vertiente ecofeminista más espiritual se ha llamado la atención sobre
cómo la destrucción del medio natural ha afectado negativamente a muchas
mujeres, mostrando las diversas batallas que estas han protagonizado. Es
importante conocer sus luchas y como mediante las reivindicaciones sociales
han conseguido cambiar políticas, acciones, etc. Hacernos conscientes de los
logros conseguidos por el activismo genera un pensamiento positivo (una
creencia de que sí se puede cambiar) frente al miedo al cambio. Es importante
generar un pensamiento de posibilidad y positivismo frente a políticas
destructivas o injusticias. Esta es una forma de estar en el mundo, consciente
y activa.
Desde la línea más constructivista se han mostrado los efectos negativos de
las industrias químicas y las sociedades consumidoras y productoras, todo
ello consecuencia de las relaciones de poder, de clase social y raza. Entender
que todo tiene un porqué es importante. No son solo acciones puntuales o
intereses individuales, es toda una estructura social que acompaña para que
esas actuaciones sean valoradas y permitidas. Con nuestras pequeñas acciones
diarias, reivindicando las injusticias, podemos transformar esa estructura
de poder; generar formas de actuar y relacionarnos más democráticas y
horizontales; y crear espacios de participación igualitarios.
Recurso para seguir investigando:
“Actúa con cuidados, transforma la realidad” InteRed.
“La Cesta de Caperucita Roja” Zentzuz kontsumitu.
32
¿Pero por qué se unieron ecologismo y feminismo? ¿Por qué encajan tan bien?
Todos los ecofeminismo comparten la visión de que la subordinación de las
mujeres a los hombres y la explotación de la naturaleza son dos caras de la
misma moneda y responden a una lógica común: la lógica de la dominación
y del desprecio a la vida. El capitalismo patriarcal ha manejado todo tipo de
estrategias para someter a ambas y relegarlas al terreno de lo invisible. Por ello
las diferentes corrientes ecofeministas buscan una profunda transformación
en los modos en que las personas nos relacionamos entre nosotras y con la
naturaleza, sustituyendo las formas de opresión, imposición y apropiación por
fórmulas de cooperación, reciprocidad, compasión y ayuda mutua (Herrero,
Cembranos & Pascual, citadas en InteRed, 2018).
La teoría de la dominación nos explica cómo se puso al ser humano (no
casualmente ese ser humano era blanco, varón y heterosexual) en el centro del
planeta, de la vida. Supeditando a sus necesidades al resto de los seres vivos
y al mundo. Como medida estándar de entendimiento para todas las cosas
se colocó a este hombre. Y así se construyó el sistema de Dominación que
denominamos antropocentrismo.
Recurso para seguir investigando:
Unidad Didáctica. “La soberanía alimentaria en el mundo”.
Imagen basada en la Teoría U de Otto C. Scharmer y Katrin Käufer
EGO ECO
33
Los animales estaban para atender a los hombres; la naturaleza, estaba
para producir para los hombres; la extracción de recursos limitados no era
un problema; y las mujeres, por supuesto, estaban para servir a los hombres,
incluso siendo más proactivas en el cuidado de los hombres que los propios
hombres. Las mujeres fueron objeto y no sujetos de la sociedad. Todo estaba
supeditado a los hombres. Todo.
El enfoque de considerarnos parte de la naturaleza y no dueña de ella está en
la base de la Pedagogía de los cuidados. Nosotras solo somos “cuidadoras”
de la naturaleza y no poseedoras de ella. Cambiar esa forma de entender la
sociedad de “EGO” a “ECO”, transformará también nuestras acciones diarias.
No podemos considerar un mundo en igualdad si los demás seres vivos
(humanos y no humanos) son “los otros”, “los inferiores”. Todo ser vivo tiene
derecho a vivir en paz, y podemos ser quienes lo procuremos. Con este matiz,
la educación para la paz y la no-violencia nos acompaña en la construcción de
un mundo más igualitario y justo desde la Pedagogía de los cuidados.
Actividad:
Elige un juego competitivo que conozcas bien, pero que sea sencillo, con
pocas reglas (pilla-pilla, por ejemplo, y si estáis en grupo, uno más complicado), e intenta convertirlo en cooperativo. ¡Ánimo!
Un ejemplo: El juego de las sillas musicales.
Versión competitiva: el juego consiste en colocar sillas y que las personas
participantes se pongan alrededor de ellas (habrá una silla menos que participantes). Quien dirige el juego tiene que conectar la música, momento en
el que todas las personas participantes empiezan a dar vueltas alrededor
de las sillas. Cuando se apaga la música, todo el mundo tiene que sentarse
encima de alguna silla (sólo puede sentarse una persona por silla). Quien se
quede sin silla, queda eliminada del juego. Se quita una silla y se continúa
el juego. Así hasta que solo quede una persona, que será la ganadora del
juego.
Versión cooperativa: se inicia de la misma forma, pero en este caso cuando
pare la música se tienen que subir todos encima de las sillas y no puede
quedar ninguna persona con los pies en el suelo. Es decir, tienen que lograr
34
La forma EGO de entender la sociedad se apoya, además, en el pensamiento
dual. En ese pensamiento de pares opuestos y jerárquicos, de las dicotomías
de género presentadas en este documento en las que además uno de los
pares (el primero) se percibe como inferior al otro (el segundo). Por ejemplo:
mujer frente a hombre; naturaleza frente a razón; privado frente a público;
reproducción frente producción.
Si nos dividimos constantemente en grupos que aparentemente son “más
afines”, nunca conoceremos otras formas de identidad o de pertenencia. Si
siempre nos dividen en mujeres y hombres, consideraremos que yo por ser
mujer, soy más afín a otra mujer que a otro hombre. Y perderé así, en muchas
ocasiones, la posibilidad de relacionarme con otras realidades. Generar
espacios donde las divisiones sean al azar, donde no siempre nos relacionemos
con las mismas personas, enriquecerá nuestra visión del mundo y nos hará más
respetuosas con “las otras”.
entre todas las personas que no quede nadie tocando el suelo. ¿Cómo lo
harán? ¿Queréis probar? Con cada parón de música se sigue quitando una
silla, y el juego se acaba cuando es imposible que suban todos en las sillas
que quedan. ¿Quién gana? Todas las personas participantes.
¿Se puede cambiar cualquier juego? ¿Por qué es divertido competir? ¿Por
qué cooperar? Investiga sobre los juegos cooperativos. Podéis empezar
por “Tiempo entre paréntesis. El juego cooperativo como herramienta de
transformación”.
Recurso:
El cuento “Lucha ama a Libertad” está inspirado en la experiencia del colectivo
feminista boliviano Mujeres Creando. En él, la protagonista, Lucha, se empodera al conocer e incorporarse al colectivo. La historia aborda una situación
de violencia de género dentro de la pareja en la que la protagonista consigue superar su relación de maltrato gracias al apoyo colectivo y familiar y al
trabajo creativo. El relato está acompañado de la canción “Querernos bien”.
35
Querernos bien
(BSO Cuento Lucha ama a Libertad)
Es que no ves que me gusta que me hables,
que me escuches
que a mí me gusta entenderte
y compartir lo que queramos vivir
Sin olvidar que uno más uno son tres
tú y yo y lo que hagamos juntos después
Tu vida de la mano de la mía,
ninguna va encima
nuestros sueños no contaminan, no
Vamos a querernos bien, muy bien
vamos a querernos bien
Alégrate por mis alegrías
también las comparto con mis amigas
Yo, celebraré tus fiestas
tus penas sentiré como mías
Pero no, no, no nos gritemos
si no estamos a gusto mejor hablemos
Si, sí, quiéreme como soy
mírame, caminando voy
Escríbelo en la pared,
estamos juntos porque estamos bien
Porque somos libres para escoger
con quién queremos permanecer
No estás solo tú en mi vida
36
La suma de la teoría de la dominación y la dualidad establece una serie de raíces
comunes entre el sometimiento de las mujeres en los sistemas patriarcales, y el
sometimiento de la naturaleza en nuestro modelo de pensamiento occidental.
De esta manera, encaja perfectamente el pensamiento ecológico y feminista.
Tanto el planeta como los seres vivos que viven en él son igual de importantes
que nosotros, los seres humanos. Esto supone que tenemos que conocer y
defender la vida en todas sus virtudes.
En los entornos más rurales, es mucho más fácil el contacto con otros seres
vivos que no sean los humanos. Por ello, realizar actividades en entornos
naturales es importante para conocer la diversidad que hay. Puede ser en el
bosque, pero también en las huertas o en la playa. En el caso de las ciudades,
lo más cercano serían los parques.
eso es lo mejor, que no te dé fatiga
Piénsalo, cuándo más felices estemos,
mucho más cariño nos daremos
Pero no, no, no nos gritemos
si no estamos a gusto mejor hablemos
si, sí, quiéreme como soy
mírame, caminando voy
vamos a querernos bien, muy bien
vamos a querernos bien (bis)
37
Actividad:
Desde la visión ecofeminista, ¿cómo se ve lo que está pasando con los incendios en Galicia en contraste con la lógica que los provoca? Hay un tipo
de vivencia del medio rural que está generando destrucción y miedo.
Análisis:
1. Describir la secuencia de ideas que ha desembocado en los incendios.
¿Quién los ha planeado, cómo, para qué? ¿Cómo ha sido la ejecución?
¿Qué consecuencias ha tenido?
2. Expresar, dando espacio a los sentimientos y emociones, lo que nos
provoca este análisis, sin entrar a juzgar el valor o pertinencia de las
ideas originarias.
3. Plantear una secuencia de ideas diferente, desde una visión ecofeminista. ¿Qué otras prioridades aparecen? ¿Cómo se puede responder a la
situación? ¿Qué podemos hacer desde nuestro lugar de trabajo?
Lo que plantea el ecofeminismo en su crítica es que las sociedades occidentales,
a partir de su modelo cultural y del nacimiento del sistema económico
capitalista, han construido una forma de ver la vida que sistemáticamente ha
declarado la guerra a los cuerpos y a los territorios. Es un sistema de vida que
le ha declarado la guerra a la misma vida.
Para generar propuestas viables y sostenibles, el ecofeminismo propone
analizar cuáles son las bases materiales que realmente hacen sostener “la vida”.
Primero de todo, se da cuenta que somos seres totalmente ecodependientes.
Es decir, ninguna de las actividades que realizamos podríamos hacerla sin que
muchos de los recursos que utilizamos para ello hayan salido de la naturaleza.
Pensad, por favor, en algún bien que tengáis que no haya salido de la naturaleza.
¿Se os ocurre alguno? ¿Podríais alimentaros durante una comida únicamente
con productos no procedentes de la tierra? ¿Cuáles serían?
En segundo lugar, analiza cómo además de ser seres ecodependientes, somos
también seres radicalmente interdependientes. En efecto, solo necesitamos
detenernos un momento para darnos cuenta de que es imposible pensar la vida
38
del ser humano sin la ayuda de otro ser humano. ¿Cuál fue la última vez que
necesitaste de la ayuda de otra persona? ¿Cuándo la última vez que ayudaste
a otra? ¿Tienes en tu casa a algún familiar que necesite de tus cuidados? ¿Cuál
fue la última vez que acompañaste a una amiga?
Trabajar por el desarrollo sostenible significa visualizar las tres áreas de nuestro
mundo –la Social, la Económica y la Medioambiental– y generar un espacio
común vivible y equitativo con prácticas éticas viables.
El ecofeminismo pretende eliminar la violencia, el etnocentrismo y el sexismo,
entre otras injusticias. Además, pretende reivindicar la primacía de valores
considerados hasta ahora como femeninos, pero que en realidad son valores
humanos, los valores de cuidados. En esta línea, busca atender a las demandas
de la ecojusticia, del llamado ecologismo de los/las pobres, sumándose
a las voces que denuncian el mal desarrollo y sumándose al Buen Vivir y al
Decrecimiento.
En este contexto, existen ciertos grupos y movimientos que están tratando
de solucionar la crisis desde otra perspectiva. Son propuestas que se alejan
del modelo de desarrollo actual. Las comunidades intencionales representan
un sistema alternativo que propone experiencias comunitarias a pequeña
escala, intentando construir la sostenibilidad a nivel local en armonía con la
naturaleza. Un aspecto sumamente importante para estas comunidades es el
de la igualdad entre los humanos y otras formas de vida; de manera tal que los
humanos no procuren dominar a la naturaleza, sino que más bien, encuentren
su lugar en ella. Son comunidades de personas residentes diseñadas para tener
un grado alto de cooperación. Los miembros de una comunidad intencional
tienen una visión social, política o espiritual en común y siguen el mismo tipo
de vida alternativo compartiendo responsabilidades y recursos. Una de las
buenas prácticas en este sentido son las cooperativas de vivienda.
La importancia del ecofeminismo en la Pedagogía de los cuidados radica
en que apuesta por la construcción de un futuro sostenible, compartiendo
saberes y experiencias, conociendo otros modelos históricos, políticos, éticos,
económicos y culturales que resultan mejores para un futuro mejor. La escucha
es esencial en todo este proceso y propuesta: la capacidad de escucharse a una
misma, escuchar a la otra persona y la expectación de ser escuchada y cuidada
es la base de la verdadera comunicación, una comunicación no violenta.
39
El ecofeminismo trata de extrapolar la ética del cuidado, que siempre ha sido
entendida como femenina, al cuidado del medioambiente y de las relaciones
entre las personas. Relaciones en las que deben de participar tanto mujeres
como hombres para llegar a conseguir una igualdad y un equilibrio, dado que
el cuidado de la naturaleza es responsabilidad de todas las personas. Tanto las
mujeres como los hombres son necesarios para lograr el pleno desarrollo de
nuestras vidas y el desarrollo colectivo. Por ello, prestar especial atención al
cuidado de los espacios es esencial, pues el ambiente debe ser concebido como
un lenguaje más, que influye en la formación del pensamiento y relaciones.
El ecofeminismo nos abre la mirada a valorar el mundo no humano y la relación
que tenemos con él. Aportando, así, una mirada muy valiosa en la Pedagogía
de los cuidados.
¿Cómo lo podemos llevar a cabo?
Para construir un esquema caracterizado por la sostenibilidad y el cuidado, es necesario extender la ética y la racionalidad del cuidado a todas las relaciones sociales
y económicas, incluidas las relaciones humanas con la naturaleza.
Unas propuestas para saber por dónde empezar serían:
• La coeducación, como una de las propuestas que más incide en la enseñanza
para la igualdad real y efectiva de las mujeres y hombres. Para seguir investigando podéis empezar por aquí: Guía de Coeducación. Síntesis sobre la Educación para la Igualdad de oportunidades ente hombres y mujeres.
• La educación para la paz y para la no-violencia, esenciales para transformar
nuestras relaciones hacia la igualdad. Cuidar tu entorno más cercano, y a las
personas más cercanas. Investigar sobre otras formas de relacionarnos y otras
formas de transformación de los conflictos. Saber gestionarnos también es
cuidarnos y cuidarles. VER Guía de Coeducación. Síntesis sobre la Educación para
la Igualdad de oportunidades ente hombres y mujeres.
• Acercarse a los huertos urbanos, o atreverse a poner un pequeño huerto en
tu balcón. Producir el propio alimento nos hará comprender las temporadas
de los vegetales y su proceso de maduración. ¿Creéis que es posible poner un
mini-huerto en vuestro espacio de trabajo o voluntariado? ¿Qué tal si cultivamos juntas y aprendemos del cuidado de las plantas?
• Consumir con sentido, sabiendo los efectos que tiene en las personas y en la
naturaleza lo que compras (SARETUZ) Consumir ecológico (EHNE) o de comercio
justo (COMERCIO JUSTO), garantizará que tanto los derechos de las personas
40
La Pedagogía de los cuidados y el Buen Vivir
Si quieres libertad educa con libertad,
si crees en la solidaridad y en la cooperación
educa con solidaridad y cooperación
y si luchas por una sociedad igualitaria educa en igualdad.
Nora Silva
El Buen Vivir nace tanto como crítica, como movimiento de resistencia
contra la centralidad del mercado en las sociedades. Esta centralidad de
los mercados (capitalismo) pone en riesgo la sostenibilidad de la vida en el
planeta; causa calentamiento global, contaminación, degradación de los
ecosistemas, desequilibrio ambiental, agotamiento de los recursos, pérdida
de la biodiversidad, etc.; y denigra la capacidad regeneradora del planeta.
Pero no solo es la naturaleza la que queda perjudicada. También lo social y la
comunidad son igualmente dañados.
El capitalismo distribuye la riqueza desigualmente, asignándola a unos pocos;
promueve una mayor individualización y competencia, y genera una mayor
trabajadoras y los de la tierra estén cubiertos. ¿Crees que tiene alguna consecuencia la alimentación que tenemos para los más peques? ¿Crees que en
tu entorno habría posibilidad de poder generar una alimentación más local,
ecológica o justa?
• Comprar localmente, conocer a las personas que viven cerca de nosotras y
apoyarlas en lo que podamos. ¿Hay algún espacio en la comunidad en la que
puedes apoyar? ¿Crees que alguien de tu comunidad necesita ayuda?
• Acercarnos al campo, a la tierra; conocer el entorno y saber si está bien cuidado. Investigar sobre el ciclo del agua, las estaciones, etc.
• Las 5 ERRES: Reutilizar, Reducir, Reparar, Reciclar y Regular. En este orden.
Darle una segunda oportunidad a los bienes materiales que tenemos. Intentar
evitar todo aquello que sea de un solo uso. ¿Lo cumplís? ¿Creéis que son factibles las 5 ERRES en vuestro entorno educativo? ¿Cómo? ¿Se te ocurre alguna
erre más para añadir? ¿Recuperar? ¿Alguna más?
• Analizar los problemas medioambientales que hay, y cómo con nuestras acciones diarias podemos mejorarlos: plantar árboles, utilizar el transporte público, la bicicleta, etc., ¿se os ocurre alguno más?
41
desigualdad social; mercantiliza las relaciones sociales, crea pobreza, injusticia,
guerras, etc. Así, gran parte de la población queda privada de los derechos
fundamentales para que el engranaje del mercado capitalista pueda seguir
funcionando.
En Europa hemos sido unas privilegiadas, pues dentro de ese engranaje
teníamos una posición favorecida. Esto no nos debe generar ninguna ansiedad,
pero es importante saber qué posición tenemos, qué función realizamos para
poder construir alternativas más reales.
Hemos sido meras consumidoras de mercancías y bienes, “impulsadas” por las
modas y por las “necesidades” que nos generan.
Recurso para seguir investigando:
Unidades Didácticas sobre consumismo. “10 talleres diferentes sobre consumo crítico y responsable”. El Salmón contra corriente
Tener las últimas zapatillas de moda, la televisión de plasma, el último videojuego,
etc., parece llenar un vacío de felicidad en nuestras vidas. Sin embargo, esa
necesidad de posesión de algo material es meticulosamente construida para
que no seamos conscientes de lo que genera a nuestras espaldas.
Pero para que algunas regiones hayamos tenido la suerte de ser ricas, otros
territorios han tenido que ser empobrecidos: el Sur. Como bien explica Víctor
Quilaqueo (2018), el sur entendido como una metáfora de todos y todas
aquellas que históricamente han sido sometidas a condiciones de explotación.
Un concepto de carácter global. No el sur geográfico, sino un Sur Global. Es
el caso de América Latina, donde mayormente se han sentido los efectos
perniciosos de la concentración de los mercados, la falta de opciones para
el desarrollo pleno de la vida y el retroceso de garantías sociales. Y también
donde más se han desarrollado resistencias y luchas en defensa de la tierra o
contra la explotación del agua, la contaminación, la extracción del petróleo, la
deforestación, la agro-industria, los agro-químicos, etc. Reconocer el activismo
de este Sur tan invisibilizado, conocer sus experiencias y sus luchas, nos ayuda
a romper con ese pensamiento Norte-Sur.
42
Aprender que las luchas son dignas, que son uno de los mecanismos para el logro
de mejoras sociales, que tenemos voz y voto, es esencial para empoderarnos en
la CUidadanía que proponemos desde la Pedagogía de los cuidados. Generar
una ciudadanía global con pensamiento crítico, una CUidadanía política que
posibilite tener las herramientas necesarias para levantarnos cuando nuestros
derechos hayan sido vulnerados, es fundamental.
Actividad:
Lee el siguiente manifiesto. Ahora crea tu propio manifiesto: siguiendo
la misma estructura y manteniendo las palabras subrayadas, complétalo.
¿Qué propones en tu vida para el cambio? ¿Qué consideras prioritario?
¿Qué propuestas hay que mañana mismo se puedan cumplir? ¿Por dónde
podemos empezar?
¿Crees que se puede generar un manifiesto en tu ámbito educativo? ¿Crees
que hay políticas que están dañando la educación?
Propuesta: Manifiesto por una educación pública, gratuita y de calidad.
I CUMBRE DE MUJERES INDIGENAS y IV CUMBRE CONTINENTAL DE PUEBLOS INDIGENAS.
Provenientes de las comunidades y pueblos indígenas de esta parte del
ABYA YALA denominado Perú, nos encontramos las mujeres indígenas planificando nuestra participación en los procesos más trascendentales para los
movimientos sociales que se desarrollará en el lago sagrado del Titicaca en
Puno - Perú como es la I CUMBRE DE MUJERES INDIGENAS y IV CUMBRE
CONTINENTAL DE PUEBLOS INDIGENAS.
Unidas las mujeres indígenas andinas-amazónicas, estamos construyendo en
forma conjunta nuestra propia agenda para participar en forma protagónica
y con las propuestas que se viene trabajando orientada a defender la vida,
a nuestra PACHAMAMA y YACUMAMA; frente a la política neoliberal, que
está llevando a la destrucción del planeta, cuyas consecuencias ya nos afectan con la escasez de agua dulce por la contaminación de las actividades
extractivistas, los alimentos transgénicos, los monocultivos que destruyen
nuestra biodiversidad, y por ello desconocemos la firma del TLC con EEUU
y rechazamos el TLC CAN-UE.
Que las políticas estatales en esta etapa, en la que el neoliberalismo está en
crisis, arrastrando tras de sí a las economías dependientes de sus recetas y
43
carentes de autonomía y soberanía, proponemos el cambio de modelo hacia la construcción y consolidación de los ESTADOS PLURINACIONALES, la
economía solidaria y complementaria, la revisión y auditoría independiente
de la deuda externa, la defensa de la naturaleza y el proceso biótico natural
y la diversidad biológica.
Planteamos como prioritario la defensa de nuestros TERRITORIOS Y RECURSOS NATURALES, y reafirmamos que en ella se asienta nuestra vida,
cultura, desarrollamos nuestra economía, manejamos nuestra alimentación,
salud y generamos nuestras nuevas especies vegetales no solo para beneficio intra-comunal sino también para la humanidad. Proponemos plasmar
nuestros acuerdos de desconocer al gobierno de Alan García, participar
activamente en el proceso de desobediencia y levantamiento de los pueblos
frente a las políticas que nos afectan.
En ese contexto nos preparamos y sabremos responder a los retos que
nos conduce este proceso, en la que las mujeres indígenas participaremos
activamente con nuestras propuestas desde la I CUMBRE DE MUJERES INDIGENAS con actos ancestrales desde el Lago Sagrado de TITICACA en
Puno-PERU, y con nuestras conclusiones con las hermanas del Continente, trasladaremos nuestras propuesta a la IV CUMBRE CONTINENTAL DE
PUEBLOS INDIGENAS.
Saludamos y alentamos a las hermanas del Continente, que vienen desarrollando similares procesos en cada una de sus comunidades, pueblos y naciones al interior de sus países; que prosigan este proceso, que garanticen
la mayor participación de mujeres y se evite debates que pueden debilitar
nuestras fuerzas como el tema de peticiones de sedes en otros países.
Convocamos a los movimientos sociales no indígenas, organizaciones de
mujeres, defensores de derechos humanos, a participar en el proceso. A que
las organizaciones solidarias del mundo expresen su apoyo para garantizar
la participación efectiva de las mujeres indígenas en los espacios de la I
CUMBRE DE MUJERES INDIGENAS, IV CUMBRE CONTINENTAL DE PUEBLOS INDIGENAS y la del II ENCUENTRO DE NIÑEZ Y JUVENTUD.
Lima cuna del curaca Taulichusco, 28 de febrero del 2009.
POR LOS DERECHOS DE LAS MUJERES INDIGENAS…… POR TERRITORIOS
LIBRE DE TRANSNACIONALES, POR LA VIDA, EL AGUA LIBRE DE CONTAMINACION
44
Así, desde las resistencias de este Sur Global se han ido construyendo agendas
comunes que apuestan por cambios estructurales basados en poner la vida
en el centro. La Pedagogía de los cuidados, por tanto, tiene mucho que ver
con esta mirada Sur, con el Buen Vivir.
El Buen Vivir nace de la recuperación de la memoria de las comunidades
andinas indígenas y campesinas, como propuesta y espacio de planteamiento
de alternativas a los efectos del capitalismo, tanto en las relaciones sociales
como en el medioambiente.
Recurso para seguir investigando:
Video. Alberto Acosta: Sumak Kawsay.
Video. Diálogos del Buen Vivir con José Mújica.
El Buen Vivir pretende desplazar la instrumentalización de la naturaleza, los
cuerpos, saberes y cuidados en beneficio de un futuro posible y cuyo centro
no sea otra cosa que la vida misma. Propone vivir “la vida plena” o vivir “la vida
en plenitud”, lo que se interpreta como el sueño colectivo de “ser feliz en la
diferencia” (De Souza, 2013).
Recurso para seguir investigando:
Colores en el viento - Ana Torroja
Te crees señor de todo territorio
la Tierra solo quiere poseer
más toda roca, planta o criatura
viva está, tiene alma es un ser
Tú crees que igual a ti, es todo el mundo
y hablas como un gran conocedor
más sigue las pisadas de un extraño
y mil sorpresas hallarás alrededor
45
Escuchaste
aullar los lobos a la luna azul
o has visto a un lince sonreír
o unirte a la voz de la montañas
y colores en el viento descubrir
y colores en el viento descubrir
Corramos por veredas en el bosque
probemos de sus frutos el sabor
descubre que riqueza te rodea
sin pensar un instante en su valor.
Hermanos son el río y la lluvia
amigos somos todos, como ves
vivimos muy feliz estando unidos
en un ciclo fraternal que eterno es
Escuchaste
aullar los lobos a la luna azul
o has visto a un lince sonreír
o unirte a la voz de la montañas
y colores en el viento descubrir
y colores en el viento descubrir
Cuan alto el árbol será
si lo cortas hoy, nunca se sabrá
y no oirás aullar los lobos a la luna azul
sea blanca o morena nuestra piel
Todos tenemos que cantar con las montañas
y colores en el viento descubrir
si no entiendes que hay aquí, solo es tierra para ti
sin colores en el viento descubrir
46
Vivir Bien o Buen Vivir, por tanto, es la vida en plenitud. Es saber vivir en
armonía y equilibrio con los ciclos de la Madre Tierra, del cosmos, de la vida
y de la historia. En equilibrio con toda forma de existencia. Ese justamente es
el camino y el horizonte de la comunidad, entendida por el Buen Vivir. Implica
primero saber vivir y luego convivir. No se puede Vivir Bien si las demás
personas viven mal, o si se daña a la Madre Naturaleza. Vivir Bien significa
comprender que el deterioro de una especie es el deterioro del conjunto. Así,
la percepción de pertenecer a un todo, de ser todo, es esencial en la visión del
Buen Vivir. Por tanto, el cuidado de nosotras mismas y del conjunto, del todo,
de la comunidad y de la naturaleza, es esencial en el Buen Vivir: el cuidado de
los otros es el cuidado de una misma.
El Buen Vivir considera que todo es parte de la comunidad y la comunidad se
entiende como una unidad más allá de lo social. La naturaleza muestra que
todo está vinculado. Es decir, todo en la vida se expresa en una reciprocidad
dinámica permanente. Así, la educación que se propone desde el Buen Vivir
está muy vinculada a una educación para el cuidado.
El Buen Vivir trata de construir una “nueva forma de convivencia ciudadana,
en diversidad y armonía con la naturaleza, para alcanzar el buen vivir, el sumak
kawsay”, (Constitución Política del Ecuador, 2008). El Buen Vivir es mucho
más que el estado de bienestar y que el desarrollo convencional, ya que su
logro implicaría la construcción de una sociedad nueva donde, por su puesto,
la educación jugaría un papel fundamental para conseguirlo. Esta educación
Actividad:
¿Cuáles serían para ti los requisitos indispensables como ejercicios cotidianos para vivir en plenitud? ¿Qué consideras que es vivir bien? ¿Qué sería
indispensable en tu día para poder vivir bien?
Tras tomarte un tiempo para pensar en ello, investiga sobre los 13 principios
del Buen Vivir.
¿Crees que tiene algo que ver con la Pedagogía de los cuidados? ¿Crees
que podrías llevarlo a cabo en tu día a día? ¿Y en tu ámbito laboral/voluntariado? ¿Cómo?
47
que se propone desde el Buen Vivir está basada en el enfoque y principios
comunitarios.
Esto significa salir de la lógica individual antropocéntrica (el EGO nombrado
anteriormente) para entrar en una lógica natural comunitaria (ECO) y pasar
de una enseñanza y evaluación individuales a una enseñanza y valoración
comunitarias; del proceso de desintegración del ser humano con la naturaleza
a la conciencia integrada con la naturaleza; de una enseñanza orientada
a obtener solo fuerza de trabajo a una enseñanza que permita desarrollar
nuestras capacidades; de la teoría dirigida a la razón para solo entender a una
enseñanza práctica para comprender con sabiduría; de una enseñanza que
alienta el espíritu de competencia a una enseñanza-aprendizaje cooperativo
para que todos los seres vivos vivamos bien y en plenitud.
Potenciar el
desarrollo de
las capacidades
ciudadanas
a través de
la práctica
cotidiana de
valores.
Propiciar y
fortalecer
espacios e
instancias de
participación,
organización y
representación
de los actores
del Sistema
Nacional de
Educación. Que
contribuyen a la
implementación
de una
democracia
deliberativa.
Promover
una cultura
de diálogo
y consulta
permanentes
entre los actores
del Sistema
Nacional de
Educación
y hacia las
autoridades
educativas, en
sus diferentes
niveles de la
administración
pública.
Procurar que los
establecimientos
educativos
se conviertan
en lugares
idóneos para
el aprendizaje
de los
conocimientos,
habilidades
y actitudes
necesarios,
para ejercer
una ciudadanía
crítica en
una sociedad
democrática,
solidaria e
internacional.
Vincular
decididamente
a los
establecimientos
educativos con
las comunidades
que los
circundan.
Autora de la ilustración: Beatriz Aurora, Fuente contenido de la tabla: la web ¿Qué es el
Buen Vivir? del Ministerio de Educación de la República del Ecuador
48
La educación tendrá como centro el sujeto que aprende, y funcionará de
manera flexible y dinámica, incluyente, eficaz y eficiente. Integrará una visión
intercultural acorde a la diversidad geográfica, cultural y lingüística del país,
y al respeto a los derechos de las comunidades, pueblos y nacionalidades. Y
aportara al logro de una “sociedad democrática, equitativa, inclusiva, pacífica,
promotora de la interculturalidad, tolerante con la diversidad, y respetuosa de
la naturaleza” (Ministerio de Educación de Ecuador, 2010).
Desde la Pedagogía de los cuidados apostamos por una educación que consiga
un óptimo desarrollo de las capacidades de comunicación y de las habilidades
relacionales e instrumentales; del acceso razonable al pensamiento productivo;
de la adquisición del sentido social y ético; del gusto por la innovación y la
creatividad; y de la curiosidad que lleva al descubrimiento, para todos los seres
humanos, sin distinción ni jerarquía. Una educación para una sociedad del Buen
Vivir, de la equidad y del respeto a la diversidad.
Para ello, se requieren otras políticas públicas en educación que propicien
vincular, de manera creativa, las diversas formas de conocimiento más allá de
las fronteras culturales. Y también que apuesten por otras pedagogías que
envuelvan prácticas de des-aprender lo impuesto y asumido y de volver a
reconstruir el ser tanto a nivel teórico como artístico y de acción política.
Buenas prácticas de acción:
Comunidades de Vida. La experiencia de los talleres de crecimiento personal de EPRODEP con niñez, adolescencia y juventud en Guatemala (Ventura,
2018).
Revista Comunidades de aprendizaje. Escuela.
CIP Sansomendi. Vitoria-Gasteiz. Centro educativo basado en comunidades
de aprendizaje.
Sistematización de una experiencia de cuidados en la Escuela Pública de
Lekeitio.
49
¿Cómo lo podemos llevar a cabo?
• Una educación para el Buen Vivir y para la consecuente práctica de la
interculturalidad requiere, de manera indispensable, repensar en otras
opciones y prácticas pedagógicas, reconocer los caminos recorridos,
valorar y aprender de las experiencias existentes en educación, y apostar por otras alternativas pedagógicas.
• La educación es responsabilidad de todo ser humano, también responsabilidad de cada educando. De ahí la necesidad de generar una conciencia política, de educar en un pensamiento crítico e imaginativo. Por
ello, es necesario promover en el aula un ambiente de justicia y cuidado, de resolución de dilemas morales y de Cuidadanía, participación en
la sociedad. “Centros de educación transformadora. Rasgos propuestas
para avanzar”
• La educación debería ser permanente. La educación no se inicia ni termina en las aulas, es permanente: la vida es dinámica, por lo tanto también la enseñanza y el aprendizaje lo son. Permanentemente vamos
aprendiendo y enseñando, no podemos decir un día que ya no queda nada que aprender o que ya lo sabemos todo. Nunca dejamos de
aprender y por ello es vital proyectar la educación fuera de las aulas,
valorarla y defenderla.
• El cuidado por las relaciones del círculo más cercano. Es importante
comprender que todo está integrado e interrelacionado, que la vida es
un tejido y en él todos los seres vivos tenemos un lugar. En ese sentido,
los/las estudiantes no son entes aislados, sino seres integrados que son
parte esencial de la comunidad. La enseñanza y aprendizaje comunitario nos devolverá la sensibilidad con los seres humanos y la vida, y
la responsabilidad respecto a todo lo que nos rodea. No solamente el
equipo docente es el actor principal de la educación, sino toda la comunidad, entendiendo que la educación inicial empieza en la familia.
¿Crees que se podría meter a la comunidad en el proceso de aprendizaje? ¿Y en tu ámbito educativo? ¿Cómo crees que se podría hacer?
¿La propuesta de Aprendizaje y servicio crees que puede funcionar?
Consulta esta web: http://www.jolasetaekin.org
50
Se requiere, en suma, de alternativas pedagógicas vinculadas a la educación
comunitaria, a la pertinencia social, cultural, lingüística, y a la autonomía docente
y escolar, de la práctica de la interculturalidad. Se requiere de esperanza,
de utopía, del sueño de un mundo mejor, de respeto a las diferencias, de
transformación de la realidad, de libertad, de emancipación…
51
Bibliografía y referencias de interés
Ética de los Cuidados (visión feminista)
Comins, I. (2009). Filosofía del cuidar: Una propuesta coeducativa para la paz.
Barcelona, España: Editorial Icaria.
Verónica, G. What´s my work when I don´t work? TEDx Bariloche. Recuperado
de: VER ENLACE
Pérez, A. (2007). Cadenas Globales de Cuidado. Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación de las Naciones Unidas para la Promoción de la
Mujer (INSTRAW). Recuperado de: VER ENLACE
Vázquez, V. Escámez, J. y García, R. (2012). Educación para el cuidado. Hacia
una nueva pedagogía. Valencia, España: Editorial Brief.
Publicaciones de InteRed:
Muévete por una educación en igualdad, 2008.
EPD con perspectiva de género: una apuesta local para el compromiso global,
2009.
Educación para el Desarrollo y la Ciudadanía Global. Guía para su integración en
centros educativos, 2011.
Los pinceles de Artemisia. Experiencias de formación para la equidad de género, 2011.
Jugar y Actuar. Nuestras armas para la Paz, 2012.
Pistas para un modelo de vida sostenible, 2012.
La revolución de los cuidados, 2012.
La revolución de los cuidados. Tácticas y estrategias, 2014.
Universo de emociones. Experiencias de Arteterapia y Cuidados para la Movilización Social, 2014.
Recorre tu laberinto. Manual de género y autoestima, 2014.
La revolución de los cuidados para ti y para mi, 2016.
52
La Herencia. Un cómic para actuar con cuidados. Y la Guía didáctica “La Herencia”, 2016.
Actúa con cuidados, transforma la realidad. Sistematizando una experiencia lúdica de cuidados en la Escuela Pública de Lekeitio, 2017.
Ludopedagogía: Jugar para conocer, conocer para transformar. Colectivo TresPies, 2017.
Otras publicaciones
Cerviño, M.J. y Calzón, J. (2004). El misterio del chocolate en la nevera. Serie
Cuadernos de Educación no Sexista Nº 15. Murcia, España: Instituto de la Mujer
Economía Feminista
Amorós, C. (1985). Hacia una crítica de la razón patriarcal. Barcelona, España;
Editorial Anthropos.
Carrasco, C. (2003). Mujeres y economía. Nuevas perspectivas para viejos y
nuevos problemas. Barcelona, España: Editorial Icara.
D´Alessandro, M. (2016). Economía feminista. Cómo construir una sociedad
igualitaria (sin perder el glamour). Buenos Aires, Argentina: Editorial Sudamericana.
Del Río, S. (1999). Cuidar de l@s demás: un problema ético. Nodo 50. Recuperado de: VER ENLACE
Esquivel, V. (2012). La economía feminista desde América Latina. Una hoja de
ruta sobre los debates actuales en la región. ONU Mujeres. Recuperado de: VER
ENLACE
Federici, S. (2010). Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria. Madrid, España; Editorial Traficantes de sueños.
Federici, S. (2013). Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción
y luchas feministas. Madrid, España: Editorial Traficantes de sueños.
Grupo de estudios feministas y cambio social (2000). La domesticación del
trabajo. Trabajos, afectos y vida cotidiana. Jornadas “Feminismo ES-y SERÁ”.
Jornadas llevadas a cabo en Córdoba. Recuperado de: VER ENLACE
53
Larrañaga, I., Arregi, B. y Arpal, J. (2004). El trabajo reproductivo o doméstico.
Gaceta Sanitaria. Vol.18 no.4. Barcelona, España. Recuperado de: VER ENLACE
León, M. (coord.) (2003). Mujeres y trabajo: Cambios impostergables. Recuperado de: VER ENLACE
ONU Mujeres (2016). Why we care about care? A collection of essays on Care
Economy. Recuperado de: VER ENLACE
Pérez Orozco, Amaia. (2014). Subversión feminista de la economía. Aportes
para un debate sobre el conflicto capital-vida. Editorial Traficantes de sueños.
Vázquez, V. (2010). La perspectiva de la ética del cuidado: una forma diferente
de hacer educación. Valencia, España: Universidad de Valencia.Recuperado de:
VER ENLACE
Ecofeminismo
Bel, M.A. (1999). Ecofeminismo: un reencuentro con la naturaleza. Editorial
Agapea.
D´Alisa, G., Demaria, F. y Kalls, G. (2015). Decrecimiento. Vocabulario para una
nueva era. Barcelona, España: Editorial Icaria.
Herrero, Y. (2015). Apuntes introductorios sobre el Ecofeminismo. Boletín de
recursos de información. Centro de Documentación Hegoa. Nº 43, junio 2015.
Herrero, Y. (2013). Miradas ecofeministas para transitar a un mundo más justo
y sostenible. Revista de economía crítica. Nº 16. Pp. 278-307. Recuperado de:
VER ENLACE
Löwy, M. (2012). Ecosocialismo: La alternativa radical a la catástrofe ecológica
capitalista. Madrid, España: Editorial Biblioteca nueva.
Mello, M. (2000). Feminismo y ecología. Editorial Siglo XXI.
Mies, M. y Shiva, V. (1997). Ecofeminismo: Teoría, crítica y perspectivas. Barcelona, España: Editorial Icaria.
Mies, M. y Shiva, V. (1998). La praxis el ecofeminismo: Biotecnología, consumo y
reproducción. Barcelona, España: Editorial Icaria.
Mies, M. y Shiva, V. (2016). Ecofeminismo. Barcelona, España: Editorial Icaria.
54
Puleo, A. (2011). Ecofeminismo. Para otro mundo posible. Madrid, España: Ediciones Cátedra.
Puleo, A. (2015). Ecología y genero en dialogo interdisciplinar. Madrid, España:
Editorial Plaza y Valdés.
Shiva, V. (1995). Abrazar la vida: Mujer, ecología y desarrollo. Madrid, España:
Editorial Horas y horas.
Shiva, V. (2001). Biopiratería: El saqueo de la naturaleza y el conocimiento. Barcelona, España: Editorial Icaria.
Shiva, V. (2003). Cosecha robada: El secuestro del suministro mundial de alimentos. Barcelona, España: Editorial Paidós Ibérica.
Suárez-Navaz, L. y Hernández, R.A. (2008). Descolonizando el feminismo: Teorías y prácticas desde los márgenes. Madrid, España: Editorial Cátedra.
Warren, K. (2003). Filosofías ecofeministas. Barcelona, España: Editorial Icaria.
Buen Vivir
Aguado, G., Cabeza, M. y Castillo, J. (2016). Enseñanzas del Buen Vivir para
construir una pedagogía del cuidado. Revista internacional sobre investigación
en educación global y para el desarrollo. Nº 10. Septiembre 2016. Pp. 71-80. Recuperado de: VER ENLACE
Asamblea Intermedia De Bartolina Sisa a Mélida Amaya Montes y Monseñor
Romero (2010). La Educación Popular en la lucha por el Buen Vivir. El Salvador.
Recuperado de: VER ENLACE
Asamblea Nacional de la República de Ecuador (2008). Constitución de la República de Ecuador. Recuperado de: VER ENLACE
Cabnal, L. (2010). Acercamiento a la construcción del pensamiento epistémico
de las mujeres indígenas feministas comunitarias de Abya Yala; ACSUR-Las
Segovia; en Feminismos diversos: el feminismo comunitario. Pp. 10-25. Recuperado de: VER ENLACE
Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas - CAOI (2010). Buen Vivir/Vivir Bien. Filosofía, políticas, estrategias y experiencias regionales andinas.
Perú. Recuperado de: VER ENLACE
55
De Souza, J. (2013). La pedagogía de la felicidad en una educación para la vida.
El paradigma del buen vivir/vivir bien y la construcción pedagógica del día después del desarrollo. En Walsh, C. (Ed.), Pedagogías decoloniales. Prácticas insurgentes de resistir, (re)existir y (re)vivir. Quito, Ecuador: Ediciones Abya-Yala.
Ibáñez, A. (2016). Un acercamiento al “Buen Vivir”. Revista internacional sobre
investigación en educación global y para el desarrollo, 10, pp. 211-224. Recuperado de: VER ENLACE
Itzamná, O. (2014). El Buen Vivir no es desarrollo, ni el desarrollo es sostenible.
Biodiversidad en América Latina y el Caribe. Revista Rebelión. Recuperado de:
VER ENLACE
León, I. (coord.) (2010). Sumak Kawsay / Buen Vivir y cambios civilizatorios.
FEDAEPS. Quito, Ecuador.
Mejía, M.R. (2012). Las búsquedas del pensamiento propio desde el buen vivir-vivir bien y la educación popular. Urgencias de la educación latinoamericana.
Programa Ondas Colciencias. Recuperado de: VER ENLACE
Mujeres Amazónicas del Centro Sur, Movilización por la Vida (2013). Declaratoria del Kawsay-Sacha Tierra Viviente de los territorios de las naciones originarias
del Centro-Sur Amazónica. Puyo-Pastaza, Amazonía del Ecuador. Recuperado
de: VER ENLACE
Oviedo, A. (2013). Revolución educativa o recolonización posmoderna. En Varios Autores, El correismo al desnudo (p. 246). Quito, Ecuador. Recuperado de:
VER ENLACE
Quilaqueo, V. (2018). Buen Vivir y Pedagogía de los cuidados. En Pedagogía de
los cuidados. Aportes para su construcción. Bilbao, España: InteRed.
Sánchez, S.P. (s.f.) Aprender en la Sabiduría y el Buen Vivir: La propuesta de la
Universidad Amawtay Wasi del Ecuador. Recuperado de: VER ENLACE
Varios Autores (2012). Educación y Buen Vivir: Reflexiones sobre su construcción; Contrato Social por la Educación. Quito, Ecuador. Recuperado de: VER
ENLACE
56
Referencias del texto
Franke-Grisch, M. (2012). Eres uno de nosotros. Alma Lepik.
Lienas, G. (2013). El diario violeta de Carlota. Editorial Planeta.
Herrero, Y. y Pascual, M. (2010). Ecofeminismo, una propuesta para repensar el
presente y construir el futuro. Publicado en Boletín ECOS. nº 10 (CIP-Ecosocial)
de enero-marzo 2010. Recuperado de: VER ENLACE
Herrero, Y., Cembranos, F. y Pascual, M. (Coords.) (2011). La centralidad de los
cuidados, las mujeres y la sostenibilidad. En Ecologistas en Acción, Cambiar las
gafas para mirar el mundo: una nueva cultura de la sostenibilidad (pp. 181-201).
Madrid, España: Libros en Acción.
Ministerio de Educación del Ecuador (2010). Introducción a la Actualización
Curricular de la Educación General Básica. Programa de formación continua del
magisterio fiscal. Recuperado de: VER ENLACE
Ventura, D. (2018). Comunidades de Vida. La experiencia de los talleres de
crecimiento personal de EPRODEP con niñez, adolescencia y juventud en Guatemala. En Pedagogía de los cuidados. Aportes para su construcción. Bilbao,
España: InteRed.