Poderoso caballero es don dinero: Obrador decide quebrar las comunidades campesinas ofreciendo jugosos precios

La Jornada    14.Abr.19    Campo

Evidentemente, puesto que va a contar con el plato de lentejas que le ofrece Trump cantando como dice el poeta: “Madre, yo al oro me humillo; él es mi amante y mi amado, pues de puro enamorado, de continuo anda amarillo; que pues doblón o sencillo, hace todo cuanto quiero, poderoso caballero es don, don, dododon, din, don es don dinero. “



Nota previa; concepto de ejido, la comunidad campesina y sus tierras comunes:

Ejido es un tipo de propiedad en la legislación mexicana, asociado principalmente a la Reforma agraria revolucionaria de inspiración zapatista, fue instaurado y proyectado por la Ley agraria de 1915 como un terreno colectivo, indiviso y sin posibilidad de venderse o heredarse. A lo largo del siglo XX, su legislación sufrió diversos cambios, de acuerdo a los proyectos económicos de los gobiernos en turno.
En las zonas que López Obrador quiere establecer sus megaproyectos abundan los ejidos junto a las comunidades indígenas, es decir allí está la base del movimiento zapatista actual y de la resistencia cuyo eje se extiende hacia otros estados del país asentándose en esas comunidades campesinas e indígenas y la autoorganización en las periferias de las ciudades.

El ejido en México tiene tres órganos: la Asamblea, el Comisariado Ejidal y el Consejo de Vigilancia.

La Asamblea Ejidal es el órgano supremo del ejido; en ella participan todos los ejidatarios sin mediación alguna, es una suerte de democracia directa. Ésta se reúne cada seis meses ordinariamente, pero puede ser convocada en cualquier época a pedido del Comisariado Ejidal o del Consejo de Vigilancia; por iniciativa propia o por pedido de al menos 20 ejidatarios o del 20% del total de los ejidatarios; también un órgano fuera de la estructura ejidataria puede convocarla; tal sería el caso cuando aquéllas rehusaran convocar a la Asamblea o no lo hicieren en un plazo de cinco días; entonces la Procuradoría Agraria podrá convocar a dicha asamblea ejidal.

El Comisariado Ejidal es un órgano ejecutivo, constituido por un Presidente, un Secretario y un Tesorero, cada uno con un suplente. Bajo su cargo está la ejecución de las determinaciones de la Asamblea, así como la representación del ejido para los efectos legales estipulados por la Ley Agraria, así como la administración de los bienes ejidales. Éste tendrá las facultades que tiene un Apoderado General para actos de administración, pleitos y cobranzas. Nótese que jamás de dominio, siendo éste un cuerpo colegiado; no debe confundirse con ningún tipo de comisario, sino que para sus funciones depende del consenso de sus tres miembros.

El Consejo de Vigilancia se constituye por un Presidente, un Primer Secretario y un Segundo Secretario, cada uno con su respectivo suplente. Este cuerpo auditor actuará escrutando las actuaciones del Comisariado, asegurándose de que se cumplan las leyes agrarias, así como las internas dadas por el ejido. Durarán en su cargo hasta tres años, y no podrán reelegirse por un periodo idéntico al que estuvieron bajo el carácter de propietario y, de no convocarse a elección, pasados los tres años, automáticamente aquellos que eran suplentes conviértense en propietarios; esto mismo vale para el Comisariado Ejidal.

————————————————————————-
La noticia:

El gobierno ofrece pago justo a ejidatarios por terrenos para la obra

Carolina Gómez Mena
Periódico La Jornada
Domingo 14 de abril de 2019, p. 3

Los precios que se pagarán a los ejidatarios por los terrenos para la construcción del Tren Maya serán justos, aseguró Plutarco García Jiménez, titular del Registro Agrario Nacional (RAN), quien especificó que incluso serán mayores a los de mercado.

El gobierno está manejando un esquema de compra de terrenos, en ningún caso expropiación, no se ha hablado de eso, y será a precio justo. El precio de mercado es la base, es un indicador, pero la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) está procurando pagar un poco más que el precio de mercado.

Señaló como ejemplo el caso de la ampliación del aeropuerto de Santa Lucía, donde se siguió todo un procedimiento de diagnóstico de la situación de la propiedad, de cuántos ejidos iban a estar involucrados. Una vez que se tuvo ese diagnóstico a nosotros nos pidieron toda la información catastral. Entonces, ubicados los propietarios, la Sedatu y el Indaabin [Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales] fueron a hablar con la gente para ponernos de acuerdo con el precio. El Indaabin investiga a cómo anda el metro cuadrado, y sobre esa base.

En entrevista, precisó que tanto en el Tren Maya como en el Aeropuerto de Santa Lucía va a haber programas de mejoramiento urbano, de creación de infraestructura, como carreteras y dotación de agua potable; diferentes servicios en beneficio de la gente, no sólo de las comunidades afectadas, sino de toda la región.

Reiteró que para el Tren Maya se prevén consultas que se aplicarán, ya sea por etnia o región, para ver si aprueban el proyecto.