Octubre en Valparaíso. Texto leído en la mani-fiesta-acción convocada por la Casa de Amistad Chilena Cubana y el Centro de Estudios Cinco de Octubre

11.Oct.05    Análisis y Noticias

Texto del Profesor J leído por él mismo en la Mani-fiesta-acción organizada por la casa de Amistad Chilena Cubana de Valparaíso y el Centro de Estudios Cinco de Octubre en la Asociación Mariano Valenzuela de Valparaíso el día 8 de octubre de 2005, en la que participaron varios cientos de personas en ambiente de alegría y combatividad:

Compañeros:

Un día 8 de octubre lejano y cercano caía en combate nuestro comandante, pero fue demasiado tarde, ya había sembrado la sonrisa.

Miles de manos cargadas de ternura levantaron a sus hijos desde la Pacha Mama y los entregaron al sol y sus miradas eran fusiles que hoy disparan ráfagas de resistencia.

Un 5 de octubre se alzó Miguel desde la vida a la eternidad, siguiendo los pasos de Guevara, disparando contra la muerte.

Estos dos guerrilleros tiernos, en acto de amor, de contacto de sus cuerpos con Abya Yala, la Pacha generosa, parieron dos hijos que se multiplicaron y van y vienen como hijos pródigos por todo el continente. Por eso Marcos dijo que en Lacandona Octubre también se llama Miguel y Hart sostiene que en Miguel despuntaba un líder de revolución.

De las diversas tribus herederas de la antorcha de la emancipación, dos de ellas han crecido y poco a poco el resto, la dispersión, el éxodo, la debacle, se suma a estas dos tendencias que se entrecruzan para hacer camino, ya que, como dice el poeta: caminante, no hay camino, se hace al andar.

Andemos, pues, que camine la palabra, que cada una de las dos corrientes emancipadoras tenga un buen desempeño y podamos colocar nuestros multicolores ladrillos diferentes en la construcción de la casa de todos: la sociedad sin clases.

Están los que se introducen en todas partes sembrando el cambio, se adentran en las instituciones y las socavan, eligen diputados, concejales y presidentes y dan la batalla dentro de los aparatos del poder.

Y están los que construyen por fuera de lo establecido.

Ambas tribus están claras de que se trata de acabar con el actual estado de cosas: unos avanzando por fases y etapas, los otros yendo directo al grano. Unos por la transición socialista, otros por la construcción ahora del comunismo. Unos por el estado, otros por la comuna. Unos por la democracia, otros por la democracia directa.

Venezuela nos enseña que es posible trabajar juntos: unos en la dirección del gobierno, otros por el protagonismo estratégico de las comunas. Unos por la administración de la cosa pública, otros por la autonomía del poder popular y el autogobierno local. Unos por el mando tradicional, o sea, hagan lo que digo porque es para ustedes, otros por el mandar obedeciendo.

En Venezuela es posible aprender de y superar los errores cometidos en nuestro suelo, donde teníamos el gobierno y nacía potente el poder popular. No alcanzamos a encontrarnos. El enemigo nos ganó el quien vive.

Venezuela, Venezuelita: que no te pase lo mismo. No te confíes en el control de las fuerzas armadas, control que era más sólido en la Unión Soviética.

Aquí, en las tierras del Wallmapu, de los changos, los diaguitas, aymaras y otros, nadie puede decir a los mapuche como se hace camino. No corresponde. Ellos mismos lo hacen. Y en el resto de los territorios controlados por el estado chileno faltan esos “ellos”, esos nosotros que preparemos el autogobierno local de las comunas libres.

Aquí podemos acceder a cargos en el estado, claro que si, pero sin el desarrollo de la autonomía de las localidades todo estará perdido.

Los zapatistas nos traen otras experiencias para meditar: la construcción y consolidación de redes sociales por abajo, redes que en la Quinta Región, en la Región Metropolitana y otras más, se extienden dando sus primeros pasos por casi todos los barrios, así como por todo el continente.

Ambas tribus se encuentran hoy entrelazándose en Bolivia. Evo Morales representa a la izquierda socialista. Su candidato a vicepresidente, Álvaro García Linera, recoge y sintetiza la experiencia de la autonomía social. Alianza inédita que podrá potenciar ambos factores en una dirección estratégica de avance y consolidación en las medidas gubernamentales y en la materialización del poder popular local protagonista y autónomo, sin que uno tenga que depender o subordinarse al otro. Ya no es necesario el partido único que articule y dirija los esfuerzos. El arte de la política se transfiere de las capacidades articuladoras, administrativas y dirigentes hacia el terreno de las relaciones de respeto, solidaridad y apoyo mutuo de sujetos que no pudieron encontrarse ni en la Comuna de París, ni en Rusia, ni en España, ni en Chile, ni en Nicaragua, ni en Portugal. De allí que posteriormente, a la larga o a la corta, se pagaron los costos que conocemos. La caída del Muro de Berlín fue también la caída y el fin de una forma de hacer política.

En Brasil se están pagando los costos de haber hecho depender todos los esfuerzos en una línea centralizada y vertical. Lula hace tiempo que ya no es un compañero, digámoslo con todas sus palabras. Muchos se han arrepentido y hoy emigran en masa hacia otro partido, tal vez para reeditar más de lo mismo, pues mientras los movimientos sigan subordinados a direcciones burocráticas no habrá aún el inicio de la construcción estratégica cuyo potencial hasta ahora se mantiene aherrojado a las formas tradicionales de entender y actuar la política.

La administración del capital hoy ya no puede conducirnos más al viejo estado de bienestar, pues la estructura y funcionamiento de la propiedad, la producción, el contrato, el trabajo, la circulación financiera y el mercado, es decir lo que nosotros queremos administrar en beneficio social, han asumido una forma que trasciende y sobrepasa los estados. Otra cosa sería arrojarnos a los brazos de los cantos de sirena de la humanización del capitalismo hasta tener con que sustituirlo, o sea, a la defensa de las relaciones capitalistas con el pretexto ya superado por la historia de que es posible utilizarlas en provecho de la población.

Sólo Cuba puede darse el lujo de administrar los recursos capitalistas para reorientarlos en salud, educación y otras medidas democráticas que nadie más quiere realizar por la dependencia al dios de la ganancia.

De esa forma todo el desarrollo tecnológico y comercial de Venezuela hacia los demás países debe adaptarse a la lógica empresarial so pena de ser arrollada pòr la competencia. Por ello hay que ser sagaces y extraer de esa experiencia las lecciones que permitan asegurar la derrota del capital a partir de las capacidades concretas de cada localidad para zafarse ahí mismo de las relaciones capitalistas en el mundo de la vida, en las relaciones con el vecindario, en la autogestión de recursos propios, en la autoorganización de los cesantes, las mujeres y la juventud, en la recuperación de tierras urbanas y rurales, en la ocupación de centros de trabajo para la cogestión apoyándose en la población organizada territorialmente, ya no sólo en las fuerzas laborales de cada fábrica o empresa, es decir, hablamos del socialismo cotidiano del Che, las relaciones solidarias y comunitarias que sólo pueden hacerse cuerpo a cuerpo, mirada a mirada y de la mano con los niños y ancianos, de espacios libertarios donde la emancipación pueda tocarse con la punta de los dedos y no solamente con medidas gubernamentales ni con propuestas de transiciones interminables o un mañana posible.

Estamos aquí los diversos, los hijos de la resistencia. Por ahora nos tienen en probetas de laboratorio lanzándonos a unos contra los otros en las universidades, en la pugna por la hegemonía o en las listas electorales, donde la lógica, la ideología y el argumento sustituyen los pasos de los mineros del salitre.

A pesar de todas esas diferencias racionalistas. A pesar de todos los esfuerzos del enemigo para separarnos y que nos peleemos entre nosotros, arriba en los cerros la gente no entiende ni acepta esas polémicas y aquí en la Mariano Valenzuela nos juntamos para cantar y bailar, para identificarnos y reconocernos.

Gracias, compañeros de la casa de Amistad Chilena Cubana. Gracias compañeros del Centro de Estudios Cinco de Octubre, por este momento de fraternidad, de mani-fiesta-acción.

Hagamos una cadena de mani-fiesta-acciones, que cada cerro y comunidad de la Quinta Región pueda contar con espacios propios y autónomos de convocatoria a la población que se organice a si misma para desarrollar programas locales de lucha, actividades que permitan que la gente salga de sus casas, del encierro, del miedo y se lance nuevamente a tejer la fraternidad y la solidaridad cotidiana.

Profesor J