Autor: “Andrés Kogan Valderrama”

Una crítica desde los territorios al giro decolonial en América Latina

Aquellos gobiernos progresistas, a través de proyectos extractivos en el Arco Minero del Orinoco en Venezuela, en el Tipnis en Bolivia y el Yasuní en Ecuador por ejemplo, no fueron capaces de descolonizar nociones coloniales como desarrollo, progreso y una idea de crecimiento económico sin fin, que no ha hecho otra cosa que perpetuar a nuestros países a ser meros exportadores de Naturaleza, dentro de un sistema mundo capitalista, marcado por las relaciones desiguales históricas Norte-Sur por el llamado Consenso de los Commodites.


El giro ecoterritorial frente al extractivismo en América Latina

La colonización de Abya Yala puede verse como la culminación de un proceso iniciado a partir de 1492 en adelante, el cual marcará el inicio de la construcción de un nuevo sistema mundo de carácter colonial capitalista en donde Europa y, posteriormente, Estados Unidos serán su centro a nivel global. Es decir, será el momento en el cual la modernidad sentará sus bases en los distintos territorios colonizados a través de un nuevo dominio de poder de carácter extractivista, el cual se sostendrá a partir de la idea de raza.


Salud mental es vivir en comunidad

Desde el estallido social, ha aparecido transversalmente un fuerte proceso colaborativo entre comunidades, en donde valores y demandas como justicia, diversidad, sustentabilidad, buen vivir, educación no sexista, plurinacionalidad, dignidad, entre otras, han estado presentes para cuestionar la sociedad de mercado actual, basada en el endeudamiento individual, siendo los secundarios protagonistas de aquel proceso.


Hacia un ecosindicalismo en clave territorial

Un sindicalismo clásico, heredero de la revolución industrial y del movimiento obrero europeo, el cual se consolidó en los países occidentales durante el siglo XX, gracias a la reivindicación de derechos sociales y económicos de los trabajadores, sostenida por miradas de izquierda eurocéntricas, antropocéntricas y patriarcales, que si bien problematizaron los procesos de explotación y de acumulación capitalista, no fueron más allá de los límites de un proyecto moderno fundado en la conquista de millones de indígenas, mujeres y de la propia Madre Tierra.
Nosotros agregamos que el nuevo sujeto social ya no es el viejo sujeto político que lucha para alcanzar el poder del estado, de aquellos sindicatos dominados por los partidos, de ese modo la lucha sindical debe orientarse a la integración de los trabajadores a la comunidad que le rodea, que debe hacerse cargo de la producción y la economía local sobre la base de la autonomía comunitaria y el autogobierno territorial-comunal de los municipios autónomos coordinados horizontalmente con las comunidades de los pueblos originarios


Miradas críticas a los nuevos constitucionalismos suramericanos

No basta con redactar una constitución que contenga múltiples derechos como en Ecuador, Bolivia y Venezuela, si eso no va acompañado de cambiar las estructuras de poder mercantiles, coloniales y patriarcales del Estado mismo. Las constituciones podrán tener horizontes democráticos, comunitarios, interculturales, participativos, pero si no tiene mecanismos reales de intervención ciudadana para su ejecución, el fantasma del autoritarismo estatal está a la vuelta de la esquina.


Epistemologías nómadas ante los nuevos procesos migratorios socioclimáticos

Impulsar epistemologías nómadas, nos sirve para recalcar que todos finalmente somos migrantes, por lo que más que apelar por un cosmopolitismo derecha liberal individuocéntrico o una izquierda progresista internacionalista estadocéntrica, ambas desterritorizalizadas finalmente, lo que hay que hacer es rescatar y conectar variadas experiencias de lucha por de parte de distintas organizaciones que están construyendo mundos distintos (ecofeministas, agroecológicos, interculturales, queer, decoloniales, anticoloniales, comunitarios, antipsiquiátricos) los cuales más que una opción son una necesidad en el mundo actual y del futuro próximo que se asoma no muy alentador si seguimos haciendo más de lo mismo.


Eco-masculinidades alternativas al patriarcado extractivista

Se hace necesario generar eco-masculinidades alternativas que no solo cuestionen la violencia del género existente, sino también a un proceso patriarcal extractivista en curso. No por nada las principales defensoras de los territorios son en la actualidad mujeres y no hombres, muchas de ellas asesinadas, por lo que la despatriarcalización en estos tiempos más que una opción se vuelve una necesidad para preservar la vida entre todas y todos.


Hacia una relación posracionalista y sentipensante con la Tierra frente a la crisis civilizatoria actual

Tanto la derecha como buena parte de la izquierda sigan concibiendo a la Tierra de manera objetiva y como un ente a dominar. Es decir, desde las bases modernas impuestas desde el racionalismo de Rene Descartes, la física mecanicista de Isaak Newton y la Filosofía natural de Francis Bacon, quienes hasta el día hoy sigue siendo el soporte de las políticas de los estados coloniales conservadores y progresistas, como si no existiera otra forma de relacionarse con lo que han llamado antropocéntricamente como Naturaleza.


Que se levanten los territorios y ejerzan soberanía en toda Abya Yala frente al extractivismo

Dentro de un contexto actual de debilitamiento de los gobiernos llamados progresistas ante sus propias contradicciones internas, como de un peligroso auge de una nueva derecha neofascista, postliberal y abiertamente clasista, racista, sexista y que ve a la Amazonia como un nueva zona a reconquistar, como ha pasado con el triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil, se hace fundamental que se levanten los territorios de manera desmercantilizada, descolonizada, despatriarcalizada, desracionalizada y ejerzan soberanía mas allá de la dicotomías modernas como lo son neoliberalismo- progresismo o izquierda-derecha, las cuales si continúan profundizándose nos tendrán al borde del abismo planetario.