Autor: “Cemil Bayik”

La esperada entrevista a Cemil Bayik, uno de los máximos dirigentes del confederalismo democrático kurdo

Tanto el marxismo como el anarquismo han realizado importantes contribuciones para la creación de este nuevo sustrato ideológico que, sin embargo, va mucho más allá de ambos y aspira a corregir algunas de sus carencias. Se critica, por ejemplo, la orientación estatalista del socialismo soviético porque se parte de la base de que los viejos “estado-nación” son incompatibles con la verdadera democracia. Aunque algunos de los hallazgos del anarquismo en relación a su crítica de los estados nos resultan de franca utilidad, hemos llegado a la conclusión de que el anarquismo tampoco ofrece una verdadera alternativa al modelo que critica


Entrevista al dirigente de Kongra Gel, que agrupa las organizaciones kurdas del confederalismo democrático

Tanto el marxismo como el anarquismo han realizado importantes contribuciones para la creación de este nuevo sustrato ideológico que, sin embargo, va mucho más allá de ambos y aspira a corregir algunas de sus carencias. Se critica, por ejemplo, la orientación estatalista del socialismo soviético porque se parte de la base de que los viejos “estado-nación” son incompatibles con la verdadera democracia. Aunque algunos de los hallazgos del anarquismo en relación a su crítica de los estados nos resultan de franca utilidad, hemos llegado a la conclusión de que el anarquismo tampoco ofrece una verdadera alternativa al modelo que critica. Y lo mismo cabe decir respecto a las aportaciones de Marx y Engels; es cierto que la lucha de clases es una de las variables relevantes que hay que considerar en la defensa de la sociedad, pero entendemos que el marxismo dejó a un lado otras cuestiones de importancia como la ecología o la liberación de las mujeres. En resumen, hemos reformulado el socialismo de acuerdo a un ideario de elaboración propia al que llamamos “paradigma de la sociedad de las mujeres libres, democrática y ecologista”.


Entrevista al líder de Kongra Gel, que agrupa las organizaciones kurdas del confederalismo democrático

Tanto el marxismo como el anarquismo han realizado importantes contribuciones para la creación de este nuevo sustrato ideológico que, sin embargo, va mucho más allá de ambos y aspira a corregir algunas de sus carencias. Se critica, por ejemplo, la orientación estatalista del socialismo soviético porque se parte de la base de que los viejos “estado-nación” son incompatibles con la verdadera democracia. Aunque algunos de los hallazgos del anarquismo en relación a su crítica de los estados nos resultan de franca utilidad, hemos llegado a la conclusión de que el anarquismo tampoco ofrece una verdadera alternativa al modelo que critica. Y lo mismo cabe decir respecto a las aportaciones de Marx y Engels; es cierto que la lucha de clases es una de las variables relevantes que hay que considerar en la defensa de la sociedad, pero entendemos que el marxismo dejó a un lado otras cuestiones de importancia como la ecología o la liberación de las mujeres. En resumen, hemos reformulado el socialismo de acuerdo a un ideario de elaboración propia al que llamamos “paradigma de la sociedad de las mujeres libres, democrática y ecologista”. Como verá, nuestro ideario se beneficia de muchos de los hallazgos intelectuales realizados por marxistas, anarquistas, verdes o feministas, pero posee, al mismo tiempo, notables diferencias con todos ellos.


Entrevista al líder de Kongra Gel, que agrupa a todas las organizaciones kurdas del confederalismo democrático

Tanto el marxismo como el anarquismo han realizado importantes contribuciones para la creación de este nuevo sustrato ideológico que, sin embargo, va mucho más allá de ambos y aspira a corregir algunas de sus carencias. Se critica, por ejemplo, la orientación estatalista del socialismo soviético porque se parte de la base de que los viejos “estado-nación” son incompatibles con la verdadera democracia. Aunque algunos de los hallazgos del anarquismo en relación a su crítica de los estados nos resultan de franca utilidad, hemos llegado a la conclusión de que el anarquismo tampoco ofrece una verdadera alternativa al modelo que critica. Y lo mismo cabe decir respecto a las aportaciones de Marx y Engels; es cierto que la lucha de clases es una de las variables relevantes que hay que considerar en la defensa de la sociedad, pero entendemos que el marxismo dejó a un lado otras cuestiones de importancia como la ecología o la liberación de las mujeres. En resumen, hemos reformulado el socialismo de acuerdo a un ideario de elaboración propia al que llamamos “paradigma de la sociedad de las mujeres libres, democrática y ecologista”. Como verá, nuestro ideario se beneficia de muchos de los hallazgos intelectuales realizados por marxistas, anarquistas, verdes o feministas, pero posee, al mismo tiempo, notables diferencias con todos ellos.