Autor: “Eduardo Galeano”

Las venas abiertas de América Latina (Parte I)

Libro que acompañó la formación y luchas de miles y millones de latinoamericanos en el estruendoso choque entre el desarrollismo que orientó a los populismos y a las izquierdas reformistas de aquel entonces y las experiencias revolucionarias que se gestaron a partir de la ruptura conceptual e histórica de la revolución cubana y las propuestas de gestar otra economía y otra sociedad desde abajo del Che Guevara, contradicción que finalmente se resolvió por el reformismo tomando control del proceso cubano obligando con ello al Che a buscar nuevos horizontes, pero las experiencias revolucionarias fueron finalmente derrotadas por el capitalismo que consiguió hacer creer a los ex-revolucionarios que sería posible el cambio mediante el instrumento estado, donde fueron cayendo uno a uno los destacamentos rebeldes hasta que surge desde abajo en México la experiencia zapatista de autoorganización, protagonismo y autogobierno que se encuentra con las formas comunitarias de los pueblos originarios de todo el continente y a la cual adhiere plenamente el autor, Eduardo Galeano, que entra a formar parte del Ejércio Zapatista de Liberación Nacional.


Las venas abiertas de América Latina (Parte II)

Las venas abiertas de América Latina es un ensayo del escritor uruguayo Eduardo Galeano publicado en 1971 a la edad de 31 años. En esta obra, el autor opina sobre la historia de América Latina de modo global desde la Colonización europea de América hasta la América Latina contemporánea, argumentando con crónicas y narraciones el constante saqueo de los recursos naturales de la región por parte de los imperios coloniales, entre los siglos XVI y XIX, y los Estados imperialistas, el Reino Unido y los Estados Unidos principalmente, desde el siglo XIX en adelante. La obra recibió mención honorífica del Premio Casa de las Américas.
La publicación del libro (1971) coincide con una época plagada de enfrentamientos sociales, políticos e ideológicos en América Latina, en el contexto mundial de la Guerra Fría. Entonces, Galeano trabajaba como periodista, editando libros, y estaba empleado en el Departamento de Publicaciones de la Universidad de la República. Según Galeano, tardó “cuatro años de investigación y recolección de la información que necesitaba, y unas noventa noches en escribir el libro”.​
En 1973, poco después de la publicación, tuvo lugar el golpe de Estado en Uruguay, con la consiguiente instauración de una dictadura cívico-militar, la cual forzó a Galeano al exilio. Como resultado de la perspectiva de izquierda del libro, fue censurado durante los gobiernos militares de Chile (de Augusto Pinochet), Argentina (de Jorge Rafael Videla) y el mismo Uruguay. En todas estas dictaduras, en extremo violentas se hallaba la mano y el respaldo de uno de los imperios denunciados por Galeano: los Estados Unidos de América.
El autor aseguró que “No sería capaz de leerlo de nuevo. Caería desmayado” durante una entrevista en la Segunda Bienal del Libro en Brasilia en 2014. “Para mí, esa prosa de la izquierda tradicional es aburridísima. Mi físico no aguantaría. Sería ingresado al hospital”, dijo Galeano, en una rueda de prensa recogida por Agencia Brasil y el blog Socialista Morena.2
“No me arrepiento de haberlo escrito, pero es una etapa que, para mí, está superada”.​
Esta obra marcó la época en la que se escribió, causando honda huella en los sectores juveniles críticos. Numerosos intelectuales han llegado a considerar a este libro como La Biblia Latinoamericana.​
El libro fue extraordinariamente popular en América Latina después de su publicación, convirtiéndose en uno de los clásicos de la literatura política del continente. Las ediciones posteriores a 1997 llevan un prólogo de la célebre escritora chilena Isabel Allende. Fue censurado por las dictaduras militares de Uruguay, Argentina y Chile


Las venas abiertas de América Latina (Parte III y final)

La estructura contemporánea del despojo.
Un talismán vacío de poderes


El imperio del consumo

La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo.


Leo y comparto

Desde San Cristóbal de Las Casas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional dice lo suyo: “Es terrible y maravilloso que los pobres que aspiran a ser maestros se hayan convertido en los mejores profesores”