Autor: “Felipe Portales”

Chile: ¡Nos están engañando de nuevo!

Mark Twain decía con mucha razón: “Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados”. Desgraciadamente, esta frase podría sintetizar la historia de Chile de estos últimos treinta años.
Al menos, en el caso de 1989 la operación de “renuncia” pudo hacerse -¡y se mantiene!- en silencio y con el total desconocimiento de la ciudadanía. ¡Hoy se está haciendo con todo desparpajo!…


Chile: el quorum constitucional provocará más violencia

El autor hace un buen análisis del papel de la partidocracia en la nueva coinstitución, pero se queda en la conclusión de que ello va a generar más violencia, lo que es cierto, pero no es una conclusión, sino solamente un chorro de gasolina en la hoguera, pues no considera -o no quiere- tomar en cuenta a los vecinos que en diferentes regiones del país procuran recuperar la soberanía popular para no quedar presos de la nueva constitución y poder avanzar en el camino de aprender a administrar el barrio en comunidad para después administrar el municipio desde abajo con autonomía del estado y sus partidos.


Historia más reciente de Chile: un gigantesco autoengaño histórico

El autor demuestra que efectivamente el fin de la dictadura de Pinochet no fue más que el cambio de fachada del militarismo a la partidocracia que dio continuidad hasta hoy al neoliberalismo.


Votos del Frente Amplio son disidentes de la Nueva Mayoría, no aumentan los no votantes, que siguen siendo la mayoría de los ciudadanos

El mejor diagnóstico publicado hasta ahora y que arroja un balde de agua fría sobre la izquierda “renovada” del frenteamplismo, los nuevos mentirosos en Chile.
El muy buen resultado del Frente Amplio en Chile se debió a una conquista de votos concertacionistas y no a una representación de los que todavía no participan en el sistema: nada menos que la mayoría de los ciudadanos.