Autor: “Gustavo Esteva”

Usos del miedo

Muchas y muchos, abajo, nos preparamos para lo peor, aunque sigamos esperando lo mejor. Combatiremos el aislamiento y la individualización. Sabemos que sólo de la mano de otras y otros podremos enfrentar el desastre, pero nos enlazaremos con imaginación y sin amontonamientos. Confiaremos en el flamante liderazgo femenino, que llegó en buen momento. No se unirán individuos homogéneos en torno a banderas deshilachadas y vacías. Será el tejido fuerte de los nosotros forjados en el lazo cotidiano, en pequeños grupos de amigas y amigos o en el seno de barrios o comunidades; habrán nacido apenas ayer… o hace siglos. Buscaremos lo que no haga daño al planeta ni al tejido social. Regresaremos al presente, a construirlo con ánimo renovado.


Renacer

Hoy amaneció otro mundo, distinto al que teníamos. Necesitamos aquilatar lo que significa. Y ­disfrutarlo.
No debemos adelantar vísperas. Llevará mucho tiempo desmontar el aparato patriarcal, empezando por sacarlo de cabezas y corazones de hombres y mujeres que por miles de años fuimos formateados con ese diseño. Pero podemos celebrar sin reservas el cambio que ya ocurrió y no tiene precedente. El desafío radical y masivo a la normalización patriarcal hará imposible restablecerla


Entre la ilusión y el coraje

Esperanza:
Brian Snyder acaba de quedarse ciego. Una enfermedad genética degenerativa lo privó de la vista de que gozaba hasta hace poco; y fue entonces, dice él, cuando empezó a ver. Ni él, que tiene 40 años, ni su esposa, que sufre una grave crisis de salud, tienen seguro médico ni ingresos para pagarlo. Reaccionó de inmediato al artículo de Hedges. Una carta en Facebook describe su dramática situación y aclara de inmediato que no escribe para que le manden dinero. “Es una exigencia a mí mismo para conseguir la fuerza y el coraje necesarios para dejar de participar en este sistema económico de mierda y comenzar la organización para construir un mundo en que cada quien obtenga amor, comida, techo y sanación, porque eso es lo ético y moral como seres humanos con capacidad de actuar con empatía y amor”.
Brian pide que lo contacten quienes vivan en su municipio y quieran organizarse para el cambio a escala local. “No hablo de salir a protestar a la calle, mientras la gente toca el claxon, y luego seguir con lo cotidiano. Hablo de ocupar en forma no violenta las corporaciones y evitar que operen, creando simultáneamente una comunidad autónoma y flexible que no dependa de esas corporaciones para sobrevivir.”


México: El frente de batalla

Es hora de reconocer que el modo de producción capitalista se convirtió en modo de despojo, que lleva el de siempre a niveles sin precedentes. Ha entrado, además, en un frenesí destructivo. Creó una nueva clase social, la de los desechables, los que no tienen ni tendrán utilidad alguna para el capital. Los desechables están siendo desechados. Luchan por la supervivencia.
Se trata de una guerra. Estamos en uno de los bandos. Vemos en el otro al gobierno actual, asociado con quienes nos siguen despojando y asesinando.


Voces

He estado oyendo voces. Algunas son meros murmullos. Otras llegan a gritos. Y hay también escándalo, algarabía.
Las que vienen de arriba están llenas de confusión. Cuando no están cargadas de ignorancia o desinformación, expresan cinismo o mala fe.


Tiempos de revuelta II

Muchas revueltas de abajo son retorno al presente. No se cuelgan de alguna tierra prometida o de cierta doctrina e ideología que haga del presente un porvenir siempre pospuesto. Construyen hoy, desde la autonomía, otra forma de vivir que se enfrente valientemente a la incertidumbre radical que define la coyuntura. Saben vivir con ella; muchas y muchos vivieron siempre así.


México: frente al abismo

No podemos anticipar el grado de violencia que estará dispuesto a emplear el gobierno ante la resistencia que enfrenta y se convierte en obstáculo creciente a sus proyectos. El recuento de la violencia que se ha estado ejerciendo contra defensores de territorios y derechos en todo el país es síntoma peligroso de una actitud que resulta por lo menos amenazante.
Poco a poco se debilitan las esperanzas. Se comprueba que el gobierno mexicano sigue plenamente al servicio del capital y sus sucesores. Aunque modera algunos de sus excesos más disparatados y llega a limitar ciertos abusos destructivos insoportables, tiene un compromiso evidente con el capitalismo. Lejos de darse cuenta de lo que ocurre con ese régimen en el mundo entero, atribuye los problemas cada vez más evidentes que nos ha creado el capitalismo a una dosis insuficiente de esa medicina. Quiere más.


Escapar del horror

La esperanza no viene de gobiernos y empresas, sino de la sociedad y de las personas que comienzan a despertar


Tiempos de revuelta

Hay quienes buscan cambios dentro del sistema dominante: sustituir funcionarios, modificar leyes, restructurar instituciones…
Abajo prevalece otra actitud. “¡La calle para siempre!”, dicen en Colombia. Se concentran en consejos y asambleas, aunque de paso ganen algunas alcaldías y se enfrenten a la policía. Han perdido toda confianza en el régimen político. No creen que sustituir funcionarios o partidos o reformar leyes o instituciones puedan remediar lo que ocurre. Probaron ya ese camino


Resistir la prepotencia y el pánico

Arde el planeta, no sólo el Amazonas o California. Arden la rabia y el hartazgo.
América Latina es sólo la punta del proverbial iceberg. Su ebullición es más visible, pero no es la única y ni siquiera la principal. La prolongada acumulación de iniquidades, la compulsión destructiva, la arrogancia, cinismo y prepotencia de las élites y en muchos casos el mero instinto de supervivencia mantienen una inmensa ola de rebelión en el mundo entero.


Nostalgia peligrosa

Cunde por el país una ola de nostalgia que parece peligrosa. Muy diversos sectores, de todo el espectro ideológico, están tomando posición respecto a la “presidencia imperial”, que fue rasgo central del régimen político mexicano a lo largo del siglo XX.


¿Viva el maíz?

Celebrar el maíz nativo no es ejercicio folclórico, como a veces se le ve. No es mero respeto a nuestros ancestros. Es asunto de supervivencia.


México: Hora de cambiar

Los pueblos contra los que se dirige el amestizamiento colonial y opresor siguen decididos a defender lo que son y lo que tienen.


Silencio por Francisco Toledo, el gran artista mexicano fallecido

Estará, seguramente, escandalizado y hasta molesto. Ha pasado en estos días lo contrario de lo que quería. Sentía aversión profunda a todas las formas de la exhibición y rehuía con rigor los reflectores. Los padecía ansiosamente cuando no quedaba otro remedio y tenía que exponerse a ellos como parte de una función que debía cumplir. Ahora no hay forma de que se los pueda quitar de encima.
La cara triste que tenía, que nunca pudo abandonar, reflejaba con claridad las muchas muertes que había vivido.


Digna rabia tierna

Las marchas de mujeres contra la violencia de género de la semana pasada suscitaron muy diversas reacciones, muchas negativas y otras ambiguas. Debemos ponerlas en perspectiva y tratar de imaginar su horizonte.


México: maniobra de distracción

Llega en estos días a su fin la primera fase del amplio espectáculo que se montó en torno a los derechos de los pueblos originarios. Pero no está claro para quién se organizó.
Por lo que se tiene a la vista, en consecuencia, no es exagerado sostener que el interlocutor real de todo el espectáculo es el capital, las corporaciones privadas. Se trata de que sepan que el nuevo gobierno sigue dispuesto a poner a su disposición tierras y territorios que los pueblos están decididos a defender. Tendrán ahora esos pueblos nuevos obstáculos legales en su lucha.


La pobreza de la pobreza

Primero los pobres es el lema más popular del nuevo gobierno. Refleja una posición ética y política muy apreciada y reconocida, especialmente valiosa en circunstancias como las actuales. Hasta el director general interino del FMI, la fábrica de pobres que el propio Presidente denunció, acaba de subrayar la importancia de corregir el rumbo del capitalismo.


Desencuentros

Fantasía, cosa de risa, dijo el Presidente cuando La Jornada le preguntó por sobrevuelos rasantes en tierras zapatistas. Están mintiendo, reaccionó, cuando se le informó que los había documentado el Centro Fray Bartolomé de Las Casas. Al comentarle que no acostumbra hacerlo argumentó que a veces la ideología obnubila.


Caminos de verdad

Un indígena añú de Venezuela, acotó en talleres y conversatorios un camino que se aparta por igual de Maduro y de Guaidó. Lo caminan desde abajo pueblos originarios y muchas otras personas que están haciendo emerger un nuevo nosotros, desde abajo. No forman partidos ni movimientos sociales. Son expresión de lo que Zibechi llama sociedades en movimiento.


M?xico: La otra corrupci?n

Bajo la aparente bendici?n de transferencias financieras a los pobres, se fomenta esa otra corrupci?n, de efectos particularmente perversos. Se inserta a los despojados en un consumismo insensato que los hunde a?n m?s en la condici?n atroz en que se encuentran, ahora dependientes de un subsidio estatal que puede desaparecer en cualquier momento. En vez de atender el fondo del asunto, el despojo de todo lo que tienen, territorios lo mismo que derechos, en vez de aliarse con los despojados para fortalecer su defensa y su construcci?n de una vida digna, un gobierno que se pretende de izquierda se al?a con los despojadores y les garantiza su operaci?n.