Autor: “Iñaki Gil de San Vicente”

El pueblo-nación vasco, ETA y reformismos. Balance de 8 años de cambio de rumbo y perspectivas de futuro

Han transcurrido ya prácticamente ocho años desde el famoso cambio de rumbo de la Izquierda Abertzale, una de las referencias de lucha para construir una patria socialista en el corazón de la vieja Europa. En este tiempo solo podemos constatar que el viraje hacia el reformismo y la socialdemocracia ha sido definitivamente asentado.


En toda Europa se ve claramente un corte generacional, un agotamiento de los partidos tradicionales

Carlos Aznárez entrevista al gran pensador vasco Iñaki Gil de San Vicente, quien sorprende al entrevistador con una profunda crítica a los partidos europeos y vascos que no alcanzó a profundizar todo lo que podía, pues el estalinismo de Aznárez no ouso soportarlo y lo desvió hacia las Farc de Colombia, los gurús de Aznárez, que se llevó otra sorpresa y salió nuevamente del tema yendo a Nicaragua, donde esperaba férreo apoyo del entrevistado a Ortega, lo que no le funcionó, quedando finalmente una entrevista que dará mucho que pensar, pues el título de la entrevista ha resultado engañoso, pues el análisis de Gil de San Vicente consiguió ser muy amplio y muy oportuno.
Esta entrevista ha sido publicada muy certeramente por el portal alternativo La Haine.


Las cinco maravillas del Gaztetxe Maravillas (ocupación urbana)

Magnífico texto, al que incorporaríamos dos reflexiones:
Primero, la juventud en lucha es parte del conjunto social desorganizado, lo que imperceptiblemente reproduce el papel del partido como vanguardia y detonante. Creemos fundamental organizar primeramente las formas de vida y compromiso del común, para salir de un modo de vivir hacia la lucha y no sólo en base a la conciencia y la propaganda. La autoorganización debe provenir de esas formas protagonistas de impulso y protagonismo social desde el socialismo cotidiano.
Segundo. Esas formas compartidas del mundo de la vida dan nacimiento a las formas de autogobierno local, pues el uso de la muchachada para abrir caminos y generar conciencia, lleva a la población a la pasividad y al control desde arriba, es decir, del estado, como ha sucedido en Nicaragua.
Como en las fábricas ocupadas, éstas no son de esos trabajadores en el marco de la vieja autogestión funcional al capitalismo predominante. Tampoco basta decir que esos trabajadores actúan en nombre de la sociedad, lo que es papel de partido que lucha por el control estatal. La comunidad barrial y local debe asumir las formas de producción como parte del autogobierno comunal.


El común como trasfondo de las dinámicas vascas de liberación nacional

La base histórica no era otra que la pervivencia más o menos fuerte de costumbres societarias que nos remiten a la larga pugna entre formas de propiedad colectiva, comunal y comunista, y formas de propiedad privada e individualizada.


Hacia el estado vasco y la autogestión social generalizada

Práctica de masas que sepa administrar el Estado de forma barata y efectiva, antiburocrática y horizontal, preparando su ulterior autoextinción consciente