Autor: “Marcelo Marchese”

Uruguay: seis mitos de la izquierda gobiernista acerca de los autoconvocados del campo

Como muestra un botón, he aquí el mito no. 6:
6- Los autoconvocados quieren desestabilizar al gobierno y son los blancos disfrazados de ovejas.
Respuesta: El partido de gobierno no necesita a nadie que lo desestabilice porque se desestabiliza solo. Alcanza con Ancap, con Sendic, con Alur, con Pluna, con la Regasificadora, con la Deuda Externa, con el Pato Celeste, con la educación, con la inseguridad, con los 4.000 millones con que se llenó la boca que invertiría UPM y que quedaron reducidos a casi la mitad y con el bochornoso acuerdo con la trasnacional el año pasado que nos lanzó a la categoría de colonia finlandesa.
Es obvio que los blancos quieren llevar toda esta agua de descontento hacia su molino. En su lugar, el Frente Amplio cocinaría el mismo pastel, pero sazonado con terribles discursos de barricada. Los autoconvocados han expresado, toda vez que se expidieron sobre el tema, que su reclamo va dirigido contra todo el sistema político y han recibido ataques tanto desde el gobierno, como desde algunas intendencias blancas.
Si uno piensa a priori que el gobierno es bueno y que el bien está triunfando en nuestra tierra, cualquier reclamo de quien fuere lo tomará como la encarnación del mal. Lo preocupante es que si uno adolece de esta condición psíquica, se convierte en una pieza fácilmente manipulable. Ahora, si los autoconvocados no son el cuco, es que son otra cosa y para saber lo que sí son los autoconvocados, vayamos a nuestra certeza.


Uruguay. Por primera vez un movimiento social cuestiona el modelo. Autoconvocados: la punta del iceberg

Los autoconvocados comparten una serie de características de los indignados: aparecen como de la nada dando un batacazo, actúan por fuera de los partidos políticos y organizaciones sociales tradicionales utilizando las redes sociales, expresan hartazgo ante el modelo imperante, surgen, en ocasiones, de las regiones menos politizadas o menos intelectualizadas, y crecen en forma arrolladora en tanto contagian.
El poder y la lucha por llegar a él, aleja sin distingos de colores a los gobernantes de la gente y sus necesidades.


Roberto Bolaño y su crítica a la izquierda

A veces uno se pregunta cómo la izquierda se ha transformado en esto, en una no izquierda