Autor: “R. Aída Hernández Castillo”

Mujeres indígenas: violencias y resistencias

En los días recientes las noticias sobre dos mujeres indígenas luchadoras sociales han circulado ampliamente en las redes sociales. Por un lado, el asesinato de la activista purépecha Guadalupe Campanur y, por otro, la gira de María de Jesús Patricio, médica tradicional náhuatl, vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), quien recorre el país moviendo conciencias en torno a la violencia y el despojo que imponen la minería y otros megaproyectos. Una con su muerte y la otra con su vida nos recuerdan que la acumulación por desposesión ha encontrado en México una resistencia activa en la que las mujeres indígenas están jugando un papel fundamental.


Recuperar la dignidad

En México estamos viviendo un fenómeno insólito en la historia política del país: una mujer indígena en representación de un Concejo Indígena de Gobierno se ha lanzado a buscar su candidatura independiente para la Presidencia de la República. En un país racista y machista, donde la partidocracia tiene acaparados los espacios e imaginarios políticos, su candidatura viene a desestabilizar las prácticas y discursos del poder en torno a la nación y la ciudadanía.
Ante la corrupción de los partidos políticos y la complicidad con la violencia y la impunidad que afecta a nuestro país, las candidaturas independientes están siendo una opción para la sociedad civil que busca otras formas de entender y ejercer el poder.
Como mujer, como feminista y como ciudadana mexicana, me siento interpelada por este llamado de Marichuy, que me da una esperanza en estos tiempos sombríos. Recuperar la dignidad es atrevernos a imaginar otros caminos y otros futuros posibles