Choque de trenes en México: El nuevo gobierno extractivista de López Obrador versus organizaciones y protestas sociales reivindicando el legado de Emiliano Zapata

Familiares de Emiliano Zapata no aceptan invitación del presidente y lo dejan hablando solo.
Siguen llegando caravanas de diferentes lugares para apoyar la defensa comunitaria contra los megaproyectos.
El presidentes realiza acto en Cuernavaca, pues ya no puede ir a a los lugares programados, que se están llenando de campesinos e indígenas contrarios al extractivismo.



AMLO frente al zapatismo // Protestas en Morelos // Resistencias más al sur // Éric Flores y el PES

Julio Hernández López
La Jornada

No llega Andrés Manuel López Obrador al centenario del asesinato de Emiliano Zapata en concordancia con los movimientos sociales de resistencia que, bajo el recuerdo del revolucionario sureño, hoy se oponen a los diversos planes desarrollistas del político tabasqueño que ha incluido al héroe campesino entre su catálogo de ejemplos históricos.

En Morelos hay un activo rechazo a las políticas obradoristas referidas al proyecto integral de desarrollo que incluye la puesta en funcionamiento de una termoeléctrica a la que pobladores de la región se oponen desde hace años, contando inicialmente esta lucha de resistencia con el respaldo expreso de López Obrador, lo cual cambió diametralmente con Andrés Manuel ya en la Presidencia de la República.

En el saldo del pulso que sostienen el gobierno federal y los pueblos en defensa de la tierra y del agua de Morelos ha de anotarse el asesinato de Samir Flores Soberanes, quien era integrante del Consejo Nacional Indígena, miembro de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos y comunicador en la comunitaria Radio Amiltzinko. A Samir lo ejecutaron de manera significativa unos días antes de que se realizara en la región un tramposo ejercicio participativo organizado por el gobierno federal para tratar de suplir la realización de una consulta ciudadana con efectos legales y pulcritud operativa.

El asesinato de Samir sucedió el 20 de febrero pasado. Más allá de los vaivenes declarativos y judiciales acostumbrados en este tipo de acontecimientos criminales, no se ha avanzado en el señalamiento y castigo de los responsables intelectuales de este crimen en el que es imposible no considerar la probabilidad de móviles políticos.

Avances, en todo caso, ha tenido el partido del que es jefe nacional el mismo personaje que es superdelegado del gobierno federal en Morelos, Hugo Éric Flores (con quien tuvo una fuerte discusión pública Samir, a unas horas de su ejecución, quien además de manejar los programas federales en la entidad organiza el proceso de recuperación de registro de lo que ahora se llamará Partido Encuentro Solidario, luego que el Poder Judicial electoral no le concedió la restitución llana del organismo original, el Partido Encuentro Social, el verdaderamente conservador y reaccionario organismo aliado al obradorismo.

En otras partes del sur, y no sólo en Chiapas, se organiza también la resistencia ante los planes de desarrollo que desde la visión empresarial y para satisfacer y compensar a los grandes capitales nacionales se han anunciado con un sentido impositivo que no se ha detenido ante la falta de dictámenes de viabilidad ambiental y de consultas auténticas, legales, confiables, a los pueblos originarios y las comunidades que serían alcanzadas por proyectos como el Tren Maya, el corredor transístmico y las siembras maderables.

El presidente López Obrador aseguró ayer que el mandatario Gustavo Díaz Ordaz ordenó la matanza sucedida en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968. Es la primera vez en que un ocupante de la Presidencia de México señala sin ambages tal responsabilidad histórica que muchos mexicanos también consideran así. Habrá de verse si además del plano discursivo hay algún hallazgo histórico extra que avale el seco señalamiento andresino.

Tales palabras fueron pronunciadas en el contexto de la visita al país de la alta comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien ha sido movida de un escenario a otro y llevada de firma en firma de documentos que buscan validar diversas políticas y planes del obradorismo, entre otros el relacionado con la búsqueda de la verdad histórica del caso Ayotzinapa y el correspondiente a la capacitación civil de los integrantes de la Guardia Nacional Militar (GNM). ¡Hasta mañana!
—————————————————

El legado de Zapata sigue en disputa en México, 100 años después de su muerte

Redacción El Diario de la República
10 de Abril de 2019

Zapata murió en Chinameca, estado de Morelos (centro), en una emboscada tramada por rivales políticos cercanos al gobierno. Foto: Internet.

Fue uno de los líderes más célebres de la Revolución Mexicana y precursor de la reforma agraria.

Cien años después de su muerte, el legado de Emiliano Zapata, el revolucionario mexicano que peleó por los campesinos indígenas desposeídos, es disputado por un gobierno que dice reivindicarlo pese al rechazo rotundo de sus más radicales herederos, protagonistas de un levantamiento hace 25 años.

El asesinato del llamado “Caudillo del Sur”, cuyo centenario se cumple este miércoles, es una conmemoración que el mandatario izquierdista Andrés Manuel López Obrador extendió todo este año al tratarse de una figura histórica a la que cuenta entre los pilares ideológicos de su llamada “Cuarta Transformación”, con la que propone un cambio radical de las instituciones y la política mexicanas.

Pero el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que se alzó en armas en el sureño estado de Chiapas en enero de 1994 -cuando el país celebraba el inicio de su vital tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá-, discrepa y acusa a López Obrador de ser un presidente “tramposo” que busca “destruir” a los pueblos originarios.

“Hay ahí digamos un pleito por la figura y por los símbolos de Zapata entre López Obrador y (su partido) Morena por un lado y de los zapatistas del EZLN, sin duda”, dice el analista José Antonio Crespo.

Zapata, uno de los líderes más célebres de la Revolución Mexicana y precursor de la reforma agraria, murió en Chinameca, estado de Morelos (centro), en una emboscada tramada por rivales políticos cercanos al gobierno, partidarios del viejo sistema latifundista.

Cien años después, sigue siendo un personaje divisorio.

En enero, el EZLN advirtió que se opondrá a los “proyectos de destrucción” del actual gobierno como la creación de una Guardia Nacional, aprobada ya por el Congreso, o la construcción de un tren de pasajeros en el sur del país, que cruzará por Chiapas, bastión del movimiento.

Los zapatistas siempre han tenido marcadas diferencias con López Obrador. En 2006, la primera vez que “AMLO” fue candidato a la presidencia, el subcomandante Marcos, por años vocero del EZLN, llamó abiertamente a no votar por él.

Herencia revolucionaria

Para Crespo, el uso político de la historia y de sus principales personajes y símbolos ha sido siempre una marca registrada de López Obrador, aunque es un fenómeno usual en todos los países.

“Sí creo que tiene la idea y el propósito de hacer una transformación social, inspirada en los principios de la revolución”, dice el analista.

“Pero por lo mismo también creo que él se concibe como un revolucionario y por lo tanto justifica, aunque no lo diga, la centralización del poder político”, advierte Crespo.

Opositores a AMLO argumentan que las promesa de un “cambio de régimen” oculta la intención de instaurar un régimen autoritario, que cope espacios de poder y atente contra la autonomía de las instituciones.

Felipe Ávila, historiador especializado en las revoluciones de México, considera en cambio a la Cuarta Transformación una oportunidad de “aterrizar” los ideales y aspiraciones de Zapata “de construir un México más justo, equitativo, democrático, libre”.

“La gente con la que se comprometió Zapata, por la que luchó, siguen siendo -sus herederos- una población que carece de muchísimas cosas. En los sectores rurales, campesinos y, sobre todo, indígenas es donde todavía prevalecen los mayores índices de marginación y pobreza” del país, afirma Ávila.

AFP/NA
—————-

Preparan manifestaciones en Chinameca, Morelos, por visita de AMLO

https://mvsnoticias.com/noticias/estados/preparan-manifestaciones-en-chinameca-morelos-por-visita-de-amlo
9/Abr/19 23:10

Poblado de Chinameca, Morelos, lugar tradicional donde se conmemora a Emiliano Zapata, cumple el centésimo aniversario luctuoso - Especial En la protesta se espera la presencia de amigos y familiares del opositor a la Termoeléctrica que fue asesinado en febrero pasado, Samir Flores. Escucha la nota: Por: Edmundo Salgado, corresponsal de MVS Noticias en Morelos. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no acudirá al poblado de Chinameca, Morelos, para conmemorar el centésimo aniversario luctuoso de Emiliano Zapata, ya que el evento oficial se realizará en el centro de Cuernavaca en medio de un fuerte dispositivo de seguridad. La tarde de este martes, se confirmó que el presidente estará en punto de las 13:00 horas de este miércoles en la Plaza de Armas de la capital morelense, donde se colocaron vallas alrededor del lugar, además de que el acceso será restringido. Mientras tanto, en el poblado de Chinameca, lugar donde fue asesinado “el Caudillo del Sur”, no habrá presencia de autoridades federales y estatales, ya que en este lugar se concentrarán organizaciones campesinas e integrantes del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra. Además, amigos y familiares del opositor a la Termoeléctrica que fue asesinado en febrero pasado, Samir Flores, quienes protestarán en contra del presidente y su política pública que atenta contra el campo y el cuidado del medio ambiente.
———————————————

“No comulgamos con el gobierno federal”: familiares de Emiliano Zapata desechan invitación de AMLO
Para la conmemoración de los 100 años de la muerte del Caudillo del Sur, la familia de Emiliano Zapata dejará plantado a López Obrador por no haber cancelado aún la termoeléctrica en Morelos

Infobae
9 de abril de 2019

La ceremonia para conmemorar los 100 años del asesinato de Emiliano Zapata no contará con descendientes del Caudillo del Sur. Familiares del revolucionario mexicano desestimaron la invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador al evento, toda vez que el mandatario incumplió su promesa de frenar la construcción de una termoeléctrica en el estado de Morelos.

Es así que para la conmemoración a celebrarse este miércoles 10 de abril, la familia de Emiliano Zapata dejará plantado a AMLO, luego de que en su última reunión el pasado 10 de febrero, se confirmara su presencia.

“Se hicieron varios compromisos que no se han cumplido ni se cumplirán; no tenemos por qué rendirle pleitesía a unas personas que no cumplen lo que dicen”, dijo Jorge Zapata, nieto del revolucionario a Radio Fórmula.

López Obrador presentó durante su encuentro con el nieto de Zapata la “Propuesta del gobierno federal Planta Termoeléctrica en Huexca”, que consistiría en una consulta pública en los estados de Morelos, Tlaxcala y Puebla para determinar el futuro de dicha planta que ha generado rechazo de una parte de la población.

Fue así que el descendiente del revolucionario criticó que AMLO prometiera en campaña paralizar la construcción de la termoeléctrica en el céntrico estado de Morelos, tierra de Zapata, pero ha pospuesto dicha cancelación durante su mandato.

“Es una incongruencia decir una cosa y hacer otra”, reprochó Jorge Zapata, quien dijo que para la familia del revolucionario “los campesinos son lo más importante”.

En vez de acudir al acto oficialista López Obrador, celebrarán en paralelo una misa luctuosa frente a la tumba de Zapata, situada en Cuautla, Morelos. Además, en los siguientes días realizarán actos culturales en varios municipios de este céntrico estado colindante con la capital mexicana.

“Definitivamente no comulgamos con el gobierno federal”, sentenció Jorge Zapata, quien insinuó a López Obrador que “si quiere venir, que venga y si no, nos da igual”.

Nacido el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco (Morelos), Zapata fue general y caudillo del Ejército del Sur en la Revolución Mexicana, que arrancó en 1910 y derrocó la dictadura de Porfirio Díaz.

Zapata fue el caudillo más célebre de la Revolución, puesto que dio al movimiento revolucionario un fuerte contenido social al encabezar una lucha por la propiedad de las tierras y los derechos de los campesinos.

El Caudillo del Sur murió el 10 de abril de 1919 acribillado en una emboscada por fuerzas gubernamentales en una hacienda de Morelos.

Durante décadas, la imagen de Zapata ha sido reivindicada tanto por los Gobiernos mexicanos como por los movimientos sociales, incluido el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), levantado en armas en 1994.