Resistencia nicaragüense convoca a llenar las calles nuevamente

Movilización masiva el próximo miércoles 17, para exigir justicia para las víctimas de la represión de Nicaragua, en medio de la crisis que ha dejado cientos de muertos, desaparecidos y detenidos.
La Unidad apeló a la Constitución para anunciar la protesta del 17, pero también se basó en el acuerdo suscrito por el gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el 29 de marzo, en el que el Estado se comprometió a respetar las leyes de Nicaragua en lo referente a la libertad de expresión.
La Unidad también solicitó “a la comunidad internacional estar alerta a esta movilización, como prueba para evaluar la voluntad del régimen de honrar sus compromisos”.



Oposición de Nicaragua convoca movilización masiva para exigir justicia

Desde abril de 2018 se vive una crisis en Nicaragua que ha dejado 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales per
Luis Marroquín/El Diario de Hoy | 4/13/2019, 5:44 p.m.
Oposición de Nicaragua convoca movilización masiva para exigir justicia
NICARAGUA. Marcha de este miércoles 30 de mayo por las Madres de Abril | EFE/JORGE TORRES
1
La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco convocó el viernes 12 de abril a una movilización masiva el próximo miércoles 17, para exigir justicia para las víctimas de la represión de Nicaragua, en medio de la crisis que ha dejado cientos de muertos, desaparecidos y detenidos.

“Convocamos a una movilización cívica y pacífica para exigir justicia para las víctimas del régimen, la liberación inmediata de todos los presos y presas políticas, y el restablecimiento pleno de la democracia”, indicó la Unidad en un comunicado.

La convocatoria se hizo a pesar de que la Policía Nacional prohíbe las protestas en contra del gobierno del mandatario Daniel Ortega, una medida criticada por diversos sectores, ya que va contra la Constitución nicaragüense.

La Unidad apeló a la Constitución para anunciar la protesta del 17, pero también se basó en el acuerdo suscrito por el gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el 29 de marzo, en el que el Estado se comprometió a respetar las leyes de Nicaragua en lo referente a la libertad de expresión.

“Ahora no habrá excusa para que la Policía Nacional, supeditada al régimen Ortega Murillo, niegue nuevamente el ejercicio de nuestro derecho a la libre movilización y violen una vez más los acuerdos suscritos en la mesa de negociación”, indicaron los organizadores.

La Unidad también solicitó “a la comunidad internacional estar alerta a esta movilización, como prueba para evaluar la voluntad del régimen de honrar sus compromisos”.

Los opositores recordaron que hasta ahora el gobierno de Ortega no ha cumplido con ninguno de los compromisos para respetar los derechos humanos y las leyes de Nicaragua.

Sobre la posibilidad de que la Policía reitere su prohibición, los miembros de la Unidad afirmaron que ya han notificado a las autoridades policiales con todos los requisitos que esta podría pedir, pese a que la ley no exige permiso previo para ninguna manifestación.

Acerca de si la Policía vuelve a atacar a los manifestantes para evitar la protesta, el miembro de la Unidad, Guillermo Incer, dijo que las autoridades no tienen excusas para atentar nuevamente en contra de los derechos constitucionales y, de hacerlo, quedaría al descubierto que no tienen voluntad política para solucionar la crisis en tiempos en que la comunidad internacional amenaza con sanciones.

“Debemos salir a manifestarnos, porque un pueblo en las calles es un dictador derrotado”, resaltó la Unidad.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis que ha dejado 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, y el Ejecutivo reconoce 199.

Adicionalmente se cuentan entre 779 y 809 presos políticos, casi el doble de los que reconoce el gobierno, que los identifica como “terroristas”, “golpistas” o “delincuentes comunes”.

La CIDH ha responsabilizado al gobierno de Nicaragua por crímenes de lesa humanidad.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) tiene en proceso la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse suspendería a Nicaragua del organismo continental.