Irlanda del Norte: Independentistas irlandeses obtienen mayoría y nombran alcalde en Belfast, capital del territorio ocupado por Inglaterra

Los medios no publican sobre la victoria independentista en Irlanda del Norte.
Tendrá que ser desde los territorios liberados por los kurdos en oriente medio que ha salido a la luz la nueva mayoría independentista en Belfast.



Irlanda, la nueva frontera
La Unión Europea ha llevado paz y bienestar a Dublín, pero el Brexit ha reavivado el riesgo de una nueva división de la isla

El País
Dublín 25 ABR 2019 - 16:16

Cuando en 1989 cayó el Muro de Berlín, pensamos que ya no había barreras en Europa, pero era una impresión errónea. Durante todo este tiempo siguió existiendo un muro que divide en dos una ciudad europea: el de Belfast, que separa el barrio católico, republicano e independentista, del barrio protestante, monárquico y unionista, es decir, fiel a Londres. Aún hoy, para pasar de un lado a otro, hay que cruzar unas pesadas puertas de acero que se abren todos los días al amanecer y se cierran al anochecer.

Los graffitis de colores que decoran el muro de Belfast son un recordatorio de los Troubles (líos o problemas), como se denomina a las tres décadas de guerra civil que provocaron 3.500 muertos y decenas de miles de heridos. Afortunadamente, estos dibujos que hablan de atentados, venganzas y represiones, ahora son solo una atracción turística, y las agencias de viajes llevan a comitivas de turistas a fotografiarlos. “El muro es una advertencia que nos recuerda un pasado al que de ningún modo queremos volver”, dice un ciudadano de Oxford que ha ido a verlo con su mujer y su hija. “Recuerda al muro de Berlín”, le responde un turista italiano. “Provoca una gran tristeza”.

Hace un siglo, tres cuartas parte de Irlanda obtuvieron la independencia de Reino Unido tras una sangrienta guerra de liberación, dejando a Londres una parte de la isla, los condados septentrionales: Irlanda del Norte. Hoy viven en la República de Irlanda cinco millones de habitantes, y otros dos millones en la Irlanda del Norte británica. Tienen en común una larga miseria: a lo largo del tiempo, 10 millones de personas emigraron, en su mayoría hacia Estados Unidos, desde la Isla Esmeralda, apodo que debe a sus prados verdes regados por la lluvia.

El puente sin controles en la localidad de Pettigo, de un lado territorio de Irlanda del Norte y del otro de la República de Irlanda.
El puente sin controles en la localidad de Pettigo, de un lado territorio de Irlanda del Norte y del otro de la República de Irlanda. ALESSANDRO ALLOCCA
Durante 30 años, Irlanda ha sido una isla en guerra. Hasta la paz del Viernes Santo de 1998, la frontera entre las dos Irlandas estaba rígidamente militarizada: 500 kilómetros de alambrada, torreones de guardia y puestos de control. Con la paz, la frontera se volvió invisible. Solo nos damos cuenta de que hemos dejado Irlanda del Norte para entrar en Irlanda por los carteles de las carreteras, que primero, en el lado británico, indican la velocidad en millas, y luego, en el irlandés, en kilómetros.

Pettigo, un pueblo de 470 habitantes a dos horas de Belfast, es el único centro urbano de la isla por donde pasa la frontera. Muchos de los actuales residentes han tenido un padre, un tío, o un hermano asesinado en los enfrentamientos entre los independentistas del Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés) y los unionistas fieles a la corona británica. Pero ahora, el puentencillo de piedra sobre el río que marca la frontera se puede cruzar tranquilamente. En el extremo norte del puente está Irlanda del Norte, y, por lo tanto, Reino Unido. En el extremo sur, Irlanda. No se observan diferencias porque en ambos lados del puente nos encontramos en la Europa unida.

Detalle del muro que separa a los sectores católico y protestante en la ciudad de Belfast.
Detalle del muro que separa a los sectores católico y protestante en la ciudad de Belfast. ALESSANDRO ALLOCCA
En el estudio de su casa de Dublín, Catherine Dunne asiente: “Para mí lo más importante que ha hecho la Unión Europea por Irlanda ha sido apoyar por todos los medios el proceso de paz”, afirma la autora de In the beginning (En el principio). “Mi padre y toda su familia proceden de Irlanda del Norte, y cuando era pequeña íbamos a verlos desde Dublín, pero durante la época de los Troubles no se podía. En los últimos años, la frontera se ha convertido en un problema menor. Es menos visible. Y es fácil olvidar que la isla está dividida”. La salida de Reino Unido de la UE podría volver a crear la frontera entre las dos Irlandas, encender de nuevo el conflicto y poner en peligro los progresos de las dos últimas décadas.

Una economía mejor para la isla
La antigua tierra de emigrantes es hoy el cuartel general europeo de los gigantes de la revolución digital: Google, Facebook, Amazon. Ryanair, la compañía de vuelos de bajo coste que ha revolucionado los viajes y la forma de vida del continente, es el símbolo de la nueva Irlanda. “Desde el punto de vista económico, la Unión Europea ha tenido una importancia fundamental para Irlanda”, explica Martina Lawless, economista del Instituto de Investigación Económica y Social, que se asoma al nuevo barrio de rascacielos surgido en los muelles del puerto. “Cuando, en 1972, Irlanda entró en la Unión Europea, tenía una renta per cápita equivalente al 60% de la media de la Unión”, prosigue la economista. “Hoy Irlanda tiene una renta per cápita equivalente al 140% de la media europea. Somos un puente entre el Atlántico y Europa. Y la Unión Europea —institución que ha financiado este reportaje— ha sido fundamental para el proceso de paz. La unión aduanera y el mercado común han conseguido que desaparezcan los controles fronterizos en toda la isla, ayudando a la integración”.

SOMOS UN PUENTE ENTRE EL ATLÁNTICO Y EUROPA. Y LA UNIÓN EUROPEA HA SIDO FUNDAMENTAL PARA EL PROCESO DE PAZ
- MARTINA LAWLESS, ECONOMISTA DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL -

Los habitantes de Dublín parecen estar de acuerdo. “¿Que qué pienso de la Unión Europea? Que es algo bueno; tiene sus defectos, pero aquí, en Irlanda, estamos encantados de formar parte de ella”, responde un anciano. “Adoro la Europa Unida”, asegura, entusiasmada, una joven. Es pelirroja y tiene los ojos verdes, el típico aspecto irlandés.

Con una serie de referendos, el país más católico de Europa ha aprobado el derecho al aborto, el divorcio y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Su primer ministro, Leo Varadkar, es hijo de un inmigrante indio. Cien años después de la publicación de Ulises, el libro que hizo de un día en Dublín la historia de la humanidad, un Joyce redivivo no reconocería la ciudad. Hace mil años esta pequeña y orgullosa nación salvó a la civilización europea cuando sus monjes copiaron a mano los manuscritos que corrían el riesgo de desaparecer en los siglos oscuros de la Edad Media. La Unión Europa le ha devuelto el favor, llevando a Irlanda paz y prosperidad. Pero todo esto podría cambiar si, por culpa del Brexit, el puentecillo de Pettigo se convierte en la nueva frontera de la Unión Europea.
—————————————–

Los proeuropeos, grandes vencedores en las elecciones locales inglesas

Agencias
03/05/2019
El proeuropeo Partido Liberaldemócrata se ha alzado como gran triunfador en las elecciones locales inglesas celebradas este jueves, lo que pone de manifiesto el hastío de los británicos con el brexit. Paula Baena Velasco (Efe) / Londres

Los liberaldemócratas habían ganado, con los votos escrutados en 236 de los 248 ayuntamientos en juego, 647 escaños, sumando 1.272 concejales del total de 8.425 asientos que se repartían en los comicios celebrados el miércoles y la mayoría en 10 consistorios, sus mejores resultados en los últimos 25 años.

“Lo hemos hecho enormemente bien en todo el país. Los votantes han enviado un claro mensaje de que ya no confían en los conservadores, pero tampoco quieren premiar al laborismo” por el “gran problema actual: el brexit”, afirmó el líder liberaldemócráta, Vincent Cable.

Por su parte, el Partido de los Verdes, también proeuropeo, ganó 183 escaños hasta situarse en 244, con el mismo porcentaje de votos escrutado, mientras que candidatos independientes obtuvieron 581 escaños más que en 2015 hasta 989.

Estas formaciones fueron las principales beneficiarias de la debacle del Partido Conservador, que perdió 1.240 asientos de los 4.901 que consiguió hace cuatro años, además del control de 41 ayuntamientos, una estrepitosa caída que la primera ministra y líder de los torys, Theresa May, calificó este viernes como “un momento difícil”.

“Este es un momento difícil para nuestro partido y los resultados de estas elecciones son un reflejo de ello”, manifestó May, quien añadió que su formación tiene el “privilegio” de gobernar el país en “un momento trascendental” y ante una responsabilidad “histórica”, en referencia al proceso de ruptura con la Unión Europea (UE).

Los otros dos partidos que salieron peor parados de esta cita electoral fueron los laboristas de Jeremy Corbyn, que perdieron 76 concejales y la mayoría parlamentaria en 5 ayuntamientos, situándose en un total de 1.944, y los eurófobos del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), que se dejaron 141 asientos y tan solo sumaron 30 ediles.

El líder laborista afirmó que su agrupación quiere “hacerlo mejor”, al tiempo que avanzó que el partido continuará trabajando para llevar al Parlamento un nuevo acuerdo del brexit que consiga “unir a la gente”.

Según la BBC, si estos resultados se extrapolaran al total del Reino Unido -ayer no se votó ni en Gales ni en Escocia y tampoco en la capital británica- conservadores y laboristas se encontrarían empatados con un 28% de votos cada uno, mientras que los liberaldemócratas obtendrían el apoyo del 19% y los independientes del 25%.

Sin embargo, estos resultados no podrían considerarse un preludio de las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar a finales de mayo, puesto que dos de los principales partidos británicos que concurrirán a esa cita, el Partido del Brexit y Change UK, no se presentaron a estas elecciones locales.

El Reino Unido tendrá que participar en esas elecciones si para el día 23 de mayo no ha logrado que el Parlamento apruebe el acuerdo del brexit, algo que parece difícil después de que los diputados lo hayan rechazado ya en tres ocasiones y por el escaso margen de tiempo que queda.

Por otra parte, en Irlanda del Norte, donde también se celebraron elecciones ayer para elegir a los 462 miembros que componen los once consejos regionales, la campaña estuvo marcada también por el brexit y por el reciente asesinato de la periodista Lyra McKee, de 29 años, a manos de la banda terrorista Nuevo IRA, un grupo disidente del inactivo IRA.

El recuento de votos comenzó hoy, pero el sistema electoral norirlandés, de transferencia de voto, ralentiza el proceso y las primeras preferencias se conocerán a lo largo de este jornada, mientras que el resultado definitivo podría anunciarse este sábado por la noche.

A diferencia de Inglaterra, los observadores prevén que el brexit no pasará factura a las dos grandes formaciones regionales, el Partido Democrático Unionista (DUP) y el nacionalista Sinn Féin, lo que les afianzaría como los principales representantes de sus respectivas comunidades, la protestante y la católica.

El ultraconservador DUP, socio de May y partidario del brexit, aspira a aumentar los 130 asientos que logró en 2014, 25 más que el antiguo brazo político del ya inactivo IRA, el Sinn Féin, que lideró el rechazo de la mayoría del electorado norirlandés a ese divorcio en el referéndum de 2016.

Las dos formaciones quieren salir reforzadas de estos comicios para abordar desde una posición de fuerza la nueva ronda de conversaciones multipartitas convocada por Londres y Dublín para restaurar el Gobierno de Belfast de poder compartido, que permanece suspendido desde enero de 2017.

—————————————

John Finucane del Sinn Féin, nominado a alcalde de Belfast
El concejal Ciaran Beattie, líder del Sinn Féin en el Consejo de Belfast, declara que el partido nominará a John Finucane para ser el próximo Ad Mhéara de Belfast.

ANF BELFAST
jueves, 16 may 2019, 09:55

El concejal Beattie ha dicho: “Sinn Féin nominará al concejal John Finucane para la posición de Ard Mhéara el próximo año”.

“John Finucane, recientemente elegido en el Consejo de Belfast, es un valiente defensor de los derechos humanos y la justicia social y garantizará que los derechos de todos se promuevan y respeten”.

Hablando sobre la nominación, Finucane ha dicho:

“Me siento honrado de haber sido seleccionado por el Sinn Féin para ser nominado Ard Mhéara de Belfast.

Estoy agradecido a quienes me han elegido a mí y a mis colegas de partido que me han nominado para esta posición.

Si salgo elegido, seguiré el legado de Deirdre Hargey y pondré los derechos humanos y la justicia social en el corazón de mi mandato, defendiendo los derechos de todos”.

Pat Finucane, el padre de John Finucane, fue asesinado de un disparo con 39 años de edad ante su mujer y sus tres hijos en 1989.

El Sinn Féin vuelve a tener el mayor número de concejales en la ciudad tras las recientes elecciones del gobierno local.