Autor: “Maristella Svampa”

¿Del “consenso de los commodities” al “consenso antiindígena”?

El no reconocimiento de la responsabilidad de la Gendarmería nacional en la desaparición forzada de Santiago Maldonado, y más aún, la negación sistemática del hecho, ocurrido en una solitaria ruta de la Patagonia argentina el pasado 1º de agosto, en el marco de una protesta en reclamo por la liberación del lonko (líder) mapuche Facundo Jones Huala, ha generado en el gobierno de Mauricio Macri una inesperada crisis política. Por un lado, la desaparición puso en el tapete no solo el endurecimiento del contexto represivo, sino también el desconocimiento y la indiferencia del actual gobierno respecto de los consensos forjados en la sociedad argentina en torno a los derechos humanos, luego de la experiencia del terrorismo de Estado y la desaparición forzada de miles de personas bajo la última dictadura.


Entrevista a Silvia Rivera Cusicanqui: La urgente necesidad de descolonizar la investigación social latinoamericana

La nueva ciencia social debería abandonar la camisa de fuerza de la sociedad, dejar de limitarse a cosas humanas, a relaciones y a conflictos sociales, y convertirse en una más de las ciencias de la vida.


Será posible el diálogo con la izquierda estatista que instaló el progresismo en alianza con el nacional-populismo?

No sabemos hasta dónde el giro conservador que hoy se opera en América Latina permitirá abrir una nueva conversación con aquellos otros colegas y activistas que hasta hace poco promovieron activamente a los progresismos realmente existentes, afirmando que ésta era ‘la única izquierda posible’. Si acaso ese diálogo fuera posible, la tarea que nos aguarda es sumamente compleja y difícil, pues se trata de pensar colectivamente una izquierda posprogresista, que conjugue a la vez justicia social y antipatriarcal, con justicia ecológica. Sin la intersección de esos tres ejes en un único horizonte, creo humilde y sinceramente que hay escasas posibilidades de reformular las izquierdas, en un sentido verdaderamente democrático, plural y emancipatorio.
Nota: Nosotros preguntamos si la izquierda debe avanzar con los estados o con los pueblos y hasta qué punto sirve a la izquierda la propuesta de Marta Harnecker de dirigir a los movimientos sociales contrariando su protagonismo autónomo. Pensamos que Svampa es delicada, pues se hace difícil dialogar con los que reprimen al pueblo y bloquean el protagonismo social por todos los medios posibles.


De 23 provincias argentinas, 14 firman con el gobierno el lesivo Acuerdo Federal Minero

Hace tiempo que la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), conformada por las grandes transnacionales del sector, viene realizando un poderoso lobby.
Este Acuerdo desconoce y pasa por encima de la normativa ambiental provincial y nacional, gestada en la última década al calor de las luchas socioambientales.


Bolivia: La tentación de perpetuarse en el poder no es democrática

El punto de quiebre del gobierno con su discurso se dio a partir del año 2010, con la represión que se produjo a indígenas del Tipnis, momento en que el gobierno del Movimiento Al Socialismo giro hacia la profundización de su política extractivista.


A mayor extractivismo, menor democracia

Hay como una cierta desconexión entre esas luchas que son locales, que afectan sobre todo a pequeñas y medianas localidadades, y los grandes centros urbanos que no viven cotidianamente la amenaza de la introducción de un mega emprendimiento


Termina la era de las promesas andinas

¿A qué se debe el corrimiento político en estos países, impensable unos pocos años atrás?


En Bolivia y Ecuador se abandonaron las promesas políticas de Buen Vivir y respeto a la naturaleza, así como cualquier discusión posible sobre escenarios de transición y salida del extractivismo

Preocupa el corrimiento político operado últimamente en aquellos países que suscitaron mayor expectativa política, como Ecuador, Venezuela y —lamento decirlo— Bolivia. No hablo de la Argentina, porque el gobierno de los Kirchner lejos está de haber suscitado dichas expectativas positivas


Cristina, el ‘maldesarrollo’ y el progresismo sudamericano

El “maldesarrollo” no tiene que ver solamente con modelos de producción sino también con modelos de consumo que prevalecen tanto en el Norte como en el Sur global, con lo cual estamos frente a un problema de fondo, de orden civilizatorio. Esto no significa desresponsabilizar a los gobiernos latinoamericanos, cuando vemos que éstos promueven activamente dichos modelos de maldesarrollo a través de políticas públicas y los presentan como la panacea


Venezuela: el dilema del populismo plebeyo

Profundizar el protagonismo popular, en una dinámica abierta y plural, o consolidar un populismo de clases privilegiadas, asentado en un núcleo dirigente, como en otros países latinoamericanos