Autor: “Carlos Taibo”

El legado del movimiento de Indignados del 15-M

Tengo en mente al respecto, cómo no, la proliferación de espacios autónomos que, autogestionados, desmercantilizados y, ojalá, despatriarcalizados, se ha registrado entre nosotras. Intuyo que el balance postrero de lo que ha supuesto el 15-M dependerá en buena medida de la deriva de esos espacios y de la impronta que dejen en la articulación de un movimiento de contestación general del capital y del Estado.


Por qué hay que construir espacios autónomos. Sobre el poder y las supuestas vías para tomarlo.

En las apuestas de la izquierda tradicional no haya nada que huela a autogestión, y sí se aprecie el olor, en cambio, de jerarquías, delegaciones y reproducciones cabales del mundo