Autor: “Carlos Taibo”

¿Qué es ser anarquista y libertario hoy?

¿Qué diferencias pueden existir entre libertarios, anarquistas, consejistas, autónomos, situacionistas…?
En muchos casos, las diferencias son anecdóticas. Prefiero prestar atención a la distinción que vinculo con los adjetivos “anarquista” y “libertario”. Si el primero remite, mal que bien, a una adhesión a determinados principios y conductas, el segundo bien puede dar cuenta de la condición de muchas personas que, espontáneamente, practican esos principios y desarrollan esas conductas sin necesidad de autoatribuirse la condición de anarquistas. Creo que en los países del Sur hay interesantísimos ejemplos de experiencias vinculadas con prácticas libertarias como las que se revelan, y son dos ejemplos entre muchos, en Chiapas y en Rojava.


El legado del movimiento de Indignados del 15-M

Tengo en mente al respecto, cómo no, la proliferación de espacios autónomos que, autogestionados, desmercantilizados y, ojalá, despatriarcalizados, se ha registrado entre nosotras. Intuyo que el balance postrero de lo que ha supuesto el 15-M dependerá en buena medida de la deriva de esos espacios y de la impronta que dejen en la articulación de un movimiento de contestación general del capital y del Estado.


Por qué hay que construir espacios autónomos. Sobre el poder y las supuestas vías para tomarlo.

En las apuestas de la izquierda tradicional no haya nada que huela a autogestión, y sí se aprecie el olor, en cambio, de jerarquías, delegaciones y reproducciones cabales del mundo