Autor: “Fabricio Lorusso”

Bolsonaro dixit

Como se esperaba, el domingo 7 de octubre salió ganador de la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas, con el 46% de los sufragios y un 16% más que su principal adversario, Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores, el inquietante antidemócrata y ex militar Jair Messias Bolsonaro, alias “Trumpinho”. O sea pequeño Trump, debido a la semejanza ideológico-degenerativa del personaje con el presidente gringo.


Después de la izquierda de la izquierda, nace en Italia la izquierda de la izquierda de la izquierda

El autor, simpatizante del zapatismo mexicano, encandilado con el nacimiento de esta nueva fuerza izquierdista italiana, “Poder al Pueblo” llega a compararla con la dinámica de Marichuy, pero se cae al hoyo estrepitosamente cuando la compara con los engendros de Syriza en Grecia y de Podemos en España, que son lo mismo que el Frente Amplio en Chile y las viejas izquierdas hoy amansadas y domesticadas, son lo que se dice “el relevo de la esperanza, pero sólo de la esperanza”, que siempre se colocan por delante del protagonismo social que viene desde abajo por todas partes para intentar traerlo de vuelta a las instituciones (con lo que le hacen francamente el juego al sistema) porque “ahora si que son los buenos de verdad”. Y pensar que todavía queda gente que se traga esas ruedas de carreta.


El tablero de Siria y la esperanza del federalismo democrático curdo.

En Kobane y la provincia de Rojava, respectivamente la ciudad y la región símbolos del éxito curdo en generar seguridad y lucha contra el fascismo-fundamentalismo islamista del EI, es donde se juega un partido muy importante para el futuro de Siria y se está construyendo una alternativa viable, no contrapuesta a un futuro estado sirio unitario, pero sí favorable a una democracia efectiva y un federalismo respetuoso de las diversidades que hay en la región.