Autor: “Gioconda Belli”

Carta abierta a los sandinistas partidarios de Daniel Ortega

Tenemos que entender que este callejón sin otra salida que la desgracia, la represión y la pobreza, solo favorece a los Ortega-Murillo, su familia y el pequeño grupo que, con ellos, se han enriquecido. Por eso, no les corresponde a ellos que son los menos, sino a todos nosotros, romper el estancamiento de esta situación que solo han contenido con las armas de paramilitares y policías. Sandinistas, danielistas, empleados del Estado, militares del Ejército, los nicaragüenses de uno y otro lado, tenemos que darnos cuenta de que somos nosotros los únicos que podemos resolver esta situación y salir de este círculo de violencia que ha sido la maldición de este país. La única vía de reconciliación no es otra campaña de propaganda y palabrería. Necesitamos un diálogo serio, maduro, donde la familia gobernante acepte escuchar y responder a los reclamos de la mayoría de Nicaragua y ponga sus cartas sobre la mesa. Para esto se requieren voces valientes en el FSLN, en el Estado, que se nieguen a ser cómplices del infortunio que se nos viene. Hay que exigir soluciones en vez de continuar cantando zequeda.


Ortega no me representa ni como nicaragüense ni como sandinista

La famosa escritora nicaragüense no escatima adjetivos para describir lo que está padeciendo su pueblo bajo el régimen de Daniel Ortega y su mujer y vicepresidenta, Rosario Murillo. Lo peor de todo, dice, es que fue su generación, la de los idealistas revolucionarios sandinistas que derrotaron al dictador Somoza, quienes los instalaron en el gobierno.


Evitar otra guerra en Nicaragua

“Me resisto a creer que tendremos que repetir la historia y armarnos para derrocar esta dictadura. No se lo merece Nicaragua. Hay que hacer hasta lo imposible por evitar otra guerra, excepto renunciar al derecho a la libertad”,


Con la represión de Ortega en Nicaragua animo a los que quieren cambios en América Latina a involucrarse en luchas comunitarias

Estoy muy desilusionada con lo que está diciendo la izquierda latinoamericana con relación a Nicaragua. ¿Porque es Daniel Ortega se puede matar a 400 personas y no me importa porque es de izquierda? Y no es cierto que sea de izquierda, Daniel Ortega dejó de ser de izquierda hace muchísimo tiempo, una vez en el poder se alió con los grandes capitales.

o más importante es que tenemos que creer en nosotros. Necesitamos una democracia más radical, que venga de abajo hacia arriba. Ha habido mucho cinismo, mucha desilusión, y eso a veces nos hace tener miedo o volvernos indiferentes, individualistas y no salir de nuestro pequeño mundo. Yo animo a todos los que quieren cambiar América Latina a que participemos más, a que nos involucremos en política, en luchas comunitarias


En Nicaragua los de antes nos tenemos que apartar para que los jóvenes hagan su propia revolución

Se han cumplido 39 años de la revolución sandinista y Gioconda Belli lo ha celebrado a su manera. La escritora nicaragüense (Managua, 1948) ha recordado en una columna del diario “El País” cómo lloraba de emoción cuando el 19 de julio de 1979 el movimiento contra la dictadura de Anastasio Somoza entró triunfante en las calles de la capital. Ella pertenecía entonces al Frente Sandinista de Liberación Nacional y le conmovía pensar en que muchos de sus seres queridos no verían aquella victoria popular por la que habían luchado.


La única revolución del siglo XX que ha supuesto un cambio ha sido la femenina

Parecía que el hecho de ser mujer y reconocer mi cuerpo me hacía a mí un animal raro, y yo he tratado de provocar a partir de eso. Me di cuenta de que había tocado un aspecto subversivo de la feminidad y empecé a hacerlo de una manera más preconcebida y un poco desafiante. Ahorita, con el #MeToo y las luchas contra el feminicidio, se está viendo el abuso en el cuerpo femenino, y cómo esa manera de relacionarse la sociedad con el cuerpo de la mujer y el hombre con el cuerpo de la mujer marcó toda una manera de existir. Hay que romper con esa noción de identidad que tenemos.


No me arrepiento de haber luchado contra Somoza y de ser sandinista, pero Ortega hoy es un dictador

No me arrepiento para nada de haber participado en la lucha contra la dictadura somocista. El sandinismo fue un ideal hermoso, fue una bandera bajo la cual nos cobijamos para tratar de hacer un país mejor, para derrocar a esa dictadura. Pero la bandera no era lo más importante, lo más importante era el objetivo. Y cuando esa bandera dejó de representar ese objetivo y se convirtió en un partido que se desvió totalmente de los ideales que teníamos, al punto de que ha engendrado una dictadura, otra dictadura en Nicaragua, para mí ese símbolo se ha pervertido, desgraciadamente.


En Nicaragua se puede producir un genocidio sin precedentes en América Latina

Gioconda Belli es una de las voces más importantes de la cultura de Nicaragua. Poeta y novelista, Belli es una sandinista histórica y ha pintado como nadie en sus relatos el desarrollo de los ideales revolucionarios de Nicaragua, especialmente desde el punto de vista de la mujer.


Nicaragua: El relevo

Nunca vuelvan a preguntarme si fue en vano la Revolución.
Hay relevo. Los de antes ya no somos necesarios.
Se hereda el ardor contra los tiranos.