Autor: “Jorge Zabalza”

Los mercenarios de Uruguay

La clase dominante, que no se ensucia las manos trabajando, tampoco quiere ensuciarlas con la violencia institucional y paga mercenarios para que repriman en su nombre.
En memoria de Raúl Sendic (1925-16 de marzo-2021).


Es hora de producir símbolos de resistencia, después vendrán la acción ideológica y el sembrar semillas revolucionarias

Muy buena entrevista al ex guerrillero tupamaro, sólo que los estatistas de Resumen Latinamericano no le hacen las preguntas obvias, como lo que piensa de Maduro y Venezuela, o lo que piensa de los zapatistas mexicanos.


La insurgencia no necesita del aparato del estado ni un ejército profesional.

Zabalza, un viejo Tupamaro sumamente lúcido y activo colaborador de formas de autoorganización social, evade con elegancia y buen tono las preguntas del grupo chileno que pretende arrogarse la representación de la Primera Línea denominándose “Editorial Primera Línea Revolucionaria” adoptando (¿?) las banderas del plataformismo y del comunismo libertario, homenajeando a uno de los principales causantes de la división del MIR chileno (no por casualidad, obviamente) y divulgados internacionalmente por el grupo estalinista de “Resumen Latinoamericano” (Tampoco es casualidad que se encuentren y trabajen juntos los defensores del estado y de las dictaduras de Nicaragua y Venezuela). Publicamos aquí las conclusiones del libro y forma de acceder para verlo completo. Abrimos la discusión y nos ponemos a disposición para el intercambio franco de ideas y posturas, entendiendo que no nos interesa que una postura derrote intelectualmente a la otra, sino las prácticas reales de construcción del cambio civilizatorio. Y toda nuestra admiración y cariño a Zabalza, que no conserva la memoria y el calor de los recuerdos para usufructuar de ellos, sino para seguir combatiendo de acuerdo a los tiempos. Un Maestro.


Ocupar tierras por necesidad y sin ánimo de delito, no es crimen

El fiscal Diego Pérez no tiene dudas. Enceguecido, acusa por asociación para delinquir desechando el contenido social de los hechos. ¡Transmuta un movimiento social en organización delictiva! Asume la misión sagrada de defender la dictadura del capital sobre los más jodidos e indefensos asalariados. Un ejercicio desmedido de poder que, en su filosofía, encierra las bases del terrorismo de Estado.
Vivimos en patrias diferente, señor fiscal, la suya es la de los especuladores inmobiliarios protegidos por el Estado de Derecho, la nuestra es la patria de los trabajadores y trabajadoras que viven en el Estado de Necesidad.


Primera línea

A buen entendedor pocas palabras.
Los miembros de partidos que luchan por el poder entenderán este artículo de una forma, los militantes, activistas y organizaciones autónomas de otra:
“Los pueblos han aprendido a organizar directamente su contra violencia, a no delegar su responsabilidad política en aparatos que terminan sufriendo las mismas las enfermedades que todos los que monopolizan la política y el uso de las armas. Sin embargo, en el incendio también será esencial una primera línea, la de los militantes organizados, los que, bajo el aguacero del triunfalismo burgués, han sabido mantener encendidas las brasas de la insurgencia y del poder popular. En todo caso, será una rebelión inteligente, con la militancia tomando forma de masas y las masas haciéndose militantes, la insurrección de una retaguardia indistinguible de la vanguardia, todas y todos iguales.”


Uruguay: Hojas de ruta

Mientras siga contando con fieles administradores, fueren del partido que sea, el capital continuará expropiando al trabajo.
Los parlamentarios y dirigentes del progresismo aborrecen las historias de protesta y resistencia en los espacios abiertos, allí donde pueden crecer las mismas ideas transformadoras que están floreciendo en la Alameda de Santiago y en El Alto de La Paz. Es de prever que el “regresismo” pondrá en juego su mucha influencia sobre las organizaciones populares para evitar que la lucha política se traslade a las plazas y avenidas del Uruguay.
Lo determinante será la opción que haga el movimiento masivo de los sectores populares: deberá decidir entre respaldar fielmente a los predicadores del electoralismo o dar batalla en las plazas y avenidas, pacíficamente, pero con mucha decisión y firmeza.
La injusticia y la violencia siempre vienen de arriba.


Uruguay: El progresista Frente Amplio mantuvo la paz social del capitalismo como la Concertación en Chile, pero la Toma de Santa Catalina anticipa futuras rebeldías populares

Los “irrecuperables” de siempre, los descreídos de las falsas opciones y de los falsos ídolos, percibimos la dignidad desafiante en la toma espontánea de los terrenos en Santa Catalina. Indican el cansancio que provoca la insatisfacción de las necesidades populares, el sentido de justicia social que reservan los pueblos en sus corazones y su capacidad para tomar decisiones autónomas y organizarse por sí mismos. En nuestra perspectiva insurgente, la iniciativa individual que se volvió alud colectivo permite adivinar la existencia de un imaginario que anticipa futuras rebeldías populares.


Uruguay: Mujica hoy es uno de los operadores mayores del capitalismo

Mujica es el símbolo del tipo que renunció a su pasado, que lo fantaseó, lo transformó en un relato épico y con eso hizo el caudal electoral que le permite hoy ser uno de los operadores mayores del capitalismo que hay en Uruguay.


El error de nuestras guerrillas de los años 60: priorizar por el aparato

El ex dirigente tupamaro de Uruguay hace una detallada reflexión sobre la época y los medios de comunicación se concentran en su crítica a Mujica, lo que siendo efectivo no es el meollo de sus reflexiones.
La diferencia puede verse con claridad en el ejército zapatista EZLN de México, que en vez de concentrarse en el partido y en el aparato militar para luchar por el poder, invirtió sus esfuerzos en la autonomía comunitaria para efectuar los cambios hasta llegar hoy día a las decenas y decenas de autogobiernos locales construidos desde abajo por la población.
También esa diferencia puede verse en la guerrilla del PKK kurdo, que junto a la autodefensa contra la dictadura turca y el Estado Islámico, destinó sus medios a la construcción de del confederalismo democrático, es decir, a la nueva sociedad, sin quedarse en la desgastante lucha por el poder del estado.


América Latina: sigue desmoronándose el progresismo y los pueblos asumen por sí y ante sí la conducción de la lucha contra el capitalismo

La conducción del progresismo ha demostrado su incapacidad para tomar la iniciativa en la lucha por la liberación de la mujer o por la defensa del aire, el agua y la tierra. No pueden hacerse cargo de la agenda de derechos porque quieren medrar en el espacio que les permite la clase dominante, sin salirse de los políticamente correcto. No quieren transformar la sociedad, revolucionarla. Nunca van a llamar a conquistar en la calle lo que se perdió en las urnas.
Ya pasó en Ecuador y Chile, en Bolivia y Colombia. Sus pueblos mestizos debieron asumir, por sí y ante sí, la conducción de la lucha con el capitalismo.