:: Construcción desde abajo

Colombia: Dos meses de Paro Nacional han forjado un nuevo movimiento político diverso y juvenil

Los jóvenes urbanos, los movimientos campesinos e indígenas, entre otros, están demostrando que sus formas de asociatividad marcan la diferencia y se constituyen en alternativas reales para la satisfacción de los derechos y de la vida digna en varias regiones del país.
Los mercados populares, los espacios de análisis y lectura de la realidad en los plantones, los mecanismos y medios de comunicación que se han usado en el paro nacional, son semilleros de alternativas sociales y económicas que bien pueden multiplicarse si se sigue fortaleciendo la multiplicidad de movimientos sociales más allá de la homogenización, con la construcción de movimientos nacionales con liderazgos únicos.


Empezando el Congreso: El movimiento indígena ecuatoriano y la recuperación de la historia

Una de las características generales de la estrategia del movimiento indígena, tanto en perspectivas político-sociales y electorales es la que se puede definir como la “construcción del poder” antes que la toma del mismo. Esto, en términos prácticos se traduce en procesos relativamente largos de construcción del poder comunitario y procesos amplios de movilización y negociación; en la línea electoral no se prioriza la apuesta por ganar las presidenciales sino ampliar progresivamente el control de los gobiernos locales e ir acumulando fuerza y experiencia.


Pronunciamiento del encuentro de resistencias y rebeldías en Oaxaca

Presentes este 19 de junio, reafirmamos nuestro rechazo tajante ante el avance de los proyectos mineros en todo el estado de Oaxaca, sabiendo que son al menos 355 concesiones emitidas hasta este año 2021.


Colombia: ¿Qué nos queda del estallido social?

Se han expresado más o menos 4 tipos de respuestas, que son las mismas que en Chile:
La asistencialista burguesa
La asistencialista progresista
La insurreccional del tipo de “revolución proletaria-bolchevique”
La “autonómica”, que propone fortalecer los procesos de organización popular (“asambleas populares auto-convocadas”, cabildos indígenas, consejos comunitarios, etc.), hacia la construcción paciente y sistemática de “auto-gobiernos”.


Transiciones al sumaj qamaña/sumak kausay (el cambio civilizatorio del buen vivir de la autonomía comunitaria)

Las revoluciones no son ingeniería social del Estado, son acontecimientos creados por las multitudes sublevadas, por el proletariado, por los pueblos subyugados. Cuando la ingeniería social se instituye como maquinaria estatal, la potencia de la revolución es capturada por la racionalidad instrumental del Estado.
La vida plena no es para el futuro, no espera, se la tiene que efectuar en el presente, en el ahora y el aquí concretos. Sólo así pueden nacer los mundos alternativos.


Colombia: Un paro nacional con muchas enseñanzas

Surgen nuevos modelos de organización popular y social que están más allá de las viejos ordenamientos y jerarquías en el ámbito de un modelo de democracia plebeya, de carácter popular y naturaleza asamblearia que se piensa en torno a los problemas locales y estructurales, construye sus propios manifiestos y define sus agendas reivindicativas


Colombia: El antimonumento, puño-corazón

La comunidad Puerto Resistencia, en Cali, que lleva 50 días en lucha contra el mal gobierno de Iván Duque, inauguró esta semana una construcción de 12 metros de altura, que forma un brazo que se extiende hacia el cielo y culmina con un puño que sostiene un cartel con el lema “Resiste”. Una de las pintoras, Valentina, relató a los reporteros su imagen de la obra: “El monumento significa que empezamos desde abajo y vamos creciendo desde la noche, y arriba cuando termina el día, encontramos nuestra palabra ‘Resiste’”. Y agrega que “resistencia es victoria”.


Triunfo de Castillo en Perú evidencia importancia social y política de zonas rurales en países andinos

Es un hecho que el antagonismo que oponía obreros con empresarios ya ha sobrepasado esa relación que apoya el capitalismo de estado y se ha extendido en especial a donde opera el capital extractivista destruyendo la madre tierra y las formas comunitarias de vida que la defienden, como lo demuestra la ofensiva capitalista del gobierno progresista mexicano con los mega proyectos contra los territorios mayas y de otros pueblos, o el gobierno venezolano con el arco minero del Orinoco y el gobierno norteamericano con sus viaductos que atravesan territorios sagrados de las primeras naciones. La alianza de los sectores campesinos e indígenas con los barrios de las periferias de las ciudades es la base del cambio civilizatorio.


Ecuador ante la crisis de la derecha en el gobierno: o nuevo gobierno “progresista” o gobierno popular del movimiento indígena y movimientos sociales

En la trayectoria histórica reciente del Ecuador, el movimiento indígena ecuatoriano representa la organización social y política antisistema más importante y cuya referencia es fundamental tanto para el país como para la región. No se pueden entender las luchas antisistema y en contra del neoliberalismo y las serias derrotas infligidas al proyecto neoliberal sin referirse específicamente al movimiento indígena ecuatoriano y su organización CONAIE. Conjuntamente con los zapatistas de México son, sin duda alguna, el mascarón de proa de la resistencia social al neoliberalismo en América Latina.


México: Voces del Encuentro de Resistencias y Rebeldías realizado en la toma del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI)

Yasmín Carrillo, de los Valles Centrales de Oaxaca, narró que distintas comunidades del estado se organizaron contra un proyecto minero.
“Donde sólo había mentiras y engaños, hoy aquí florece la conciencia por el derecho a a la vivienda, a la educación, a la salud”, dijo Doña Fili, parte de la Asamblea General de los Pueblos, Barrios, Colonias y Pedregales de Coyoacán.
Claudia Centeno, integrante de la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco, denunció al actual gobierno de la Ciudad de México por la construcción ilegal del distribuidor vial del puente Periférico-Cuemanco.


Chile: Carta abierta del Referente Político Social (RPS) y de otras organizaciones populares a los/las integrantes de la Convención Constitucional

El salto al torniquete del metro realizado por estudiantes, significó un salto en nuestra conformación como pueblo. El recrudecimiento de la crisis en todos los recovecos institucionales se aceleró, y nos permitió organizarnos de otra manera y deliberar a partir de nuestra propia forma de ver la política, buscando maneras novedosas de viabilizar las reivindicaciones históricas y expresar el malestar contenido por años.


La fuerza política constructiva de la multitud rebelde hoy

Reivindicamos las multitudes como accionar impugnador y transformador masivo de los pueblos en lucha de calle primordialmente, no únicamente, sin ser masa de maniobra, sino singularidades cohesionadas por la empatía y la afectualidad como nuevas formas de relación social sustitutivas de las individualistas y competitivas, anunciadoras del nuevo tipo de sociedad que se desea.
De aquí la legitimidad del pueblo de insurgir multitudinariamente con rebeldía contra el estatismo y la representación exigiendo y proponiendo la democracia radical del autogobierno popular.


Recuperar el piso

El Estado-nación, como forma política del capitalismo, se creó sustituyendo creencias y convicciones basadas en tradiciones ancestrales y experiencias cotidianas con nuevas construcciones abstractas. Aunque hubo resistencia en todas partes, se logró crear, a menudo por la fuerza, a individuos homogéneos sin género –el ciudadano, el homo economicus– que quedaron subordinados a las nuevas estructuras.
Es difícil que fluya en la conciencia general la convicción de que se ha vuelto especialmente urgente construir modalidades de organización social y política que pongan en relación a los grupos, entramados y organizaciones, en barrios urbanos o en comunidades rurales.
Afortunadamente, al atreverse a abrir los ojos de esa manera se descubren por todas partes iniciativas a ras de tierra de quienes hace tiempo se dieron cuenta de esta perspectiva.


Fundamentos y formas de la constitución por arriba y de la constitución por abajo. Capítulo 2

Cómo se hace una constitución por arriba y cómo podemos meter la cuchara sin quedar presos ni subordinados al poder.


Colombia: Estallido social, potencia popular y formación de asambleas populares

Convertir los bloqueos en Asambleas Populares: Se ha venido planteando que esta forma de lucha (bloqueos) puede transformarse sobre la marcha en Asambleas Populares en barrios y comunas, veredas y corregimientos, municipios y departamentos, que tiendan a convertirse en expresiones de “poder popular”: Realizar en forma periódica masivas concentraciones en las ciudades que mantengan la presión sobre el gobierno sin afectar la movilidad y el abastecimiento de alimentos, medicinas, combustible, etc.
Constituir organismos populares de carácter “constituyente” o formas iniciales de un “contrapoder”. Darle continuidad al estallido social hacia el futuro como expresión organizada del encuentro entre los más diversos sectores. Proyectar hacia el futuro transformaciones de mayor calado que son necesarias para garantizar que los logros del “paro” nacional no se queden en el papel.


Black Lives Matter y Zapatismo: romper cercos

En estas últimas semanas, dos de los mayores movimientos sociales de América, emblemáticos por su radicalidad de raíz, por su coherencia, por su determinación moral y material y por su resistencia civil, han construido dos hechos sociales tremendamente originales y esperanzadores.
A su vez, al momento que este artículo está por salir acaba también de iniciar un proceso de levantamiento social de “resistencia civil pacífica y digna”, como nos señalan desde la universidad de la Amazonía colombiana.


Chile: política de alianzas, democracia secuestrada y democracia recuperada

La democracia secuestrada es aquella que irradia el poder desde las alturas patriarcales del verticalismo, jerarquización y autoritarismo del estado para producir la impresión de que es la misma población que prepara en las elecciones las hogueras en que será quemada la democracia real.


El arte de edificar fuerzas antisistémicas (r)

Las clases dominantes se han empeñado, a lo largo de más de un siglo, en dinamitar esos espacios donde los de abajo se relacionan porque suelen ser los espacios donde, en silencio, se ensayan las rebeliones.Sin embargo, los diferentes sectores y clases sociales tienen también distintas posibilidades para construir o abrir espacios.


Colombia: Descentralizar el poder

Los vecinos de los barrios tienen la capacidad de evidenciar las injusticias de la “vida normal” colombiana, la arbitrariedad de su “orden”, que desde su barrio tienen poder, que los campesinos desde fuera de las ciudades y los transportistas en las carreteras tienen poder.
A ver cómo logramos que el poder permanezca más en el barrio, en el campo, en las carreteras.


Chile: Las elecciones y el parto de los montes. Cómo será el resultado

Las elecciones del 15 y 16 de mayo se anuncian como el parto de los montes, pero sólo saldrán de allí unos ratones de derecha, otros de izquierda y algunos sin color definido, todos amiguitos y apareándose entre ellos, mientras sus seguidores les rodean arrojando challa, serpentinas y guatapiques entonando la marcha nupcial y coreando “hasta que la muerte los separe”.
La cantidad de abstenciones, y de votos blancos y nulos nos dirá las condiciones reales del avance en la organización del pueblo para realizar los cambios necesarios en la multiplicación de la democracia y la autogestión en los barrios