Autor: “Efraín Jaramillo”

Definamos la diferencia: ¿Rebeldes o revolucionarios?

Son conceptos que en variadas situaciones son incompatibles, como lo ilustra, para el caso indígena, el rompimiento del líder Páez, Manuel Quintín Lame —el rebelde por antonomasia—, con su lugarteniente y secretario José Gonzalo Sánchez, cuando este adhirió al partido comunista. ¡Nos jodimos!, diría Quintín


Colombia: Un acuerdo de paz no convertirá de la noche a la mañana a todos los desmovilizados en ángeles

Entrevista a Efraín Jaramillo Jaramillo, antropólogo colombiano que durante cuatro décadas ha acompañado a las comunidades indígenas, afrocolombianas y campesinas en sus luchas por la defensa de sus territorios y culturas.


El Perú y la consulta previa a los pueblos indígenas: un viaje sin regreso a los tiempos del cólera

El notable antropólogo colombiano vuelve a las pistas de la pluma con este interesante análisis de las jugadas del gobierno peruano en contra de los pueblos indígenas


Colombia: ¿Las FARC representan a los indígenas en las negociaciones?

Una cosa es que las FARC y sus prosélitos presuman que representan los intereses de los pueblos indígenas y otra cosa que estos pueblos hayan depositado en las FARC esa representación, o se sientan representados por ellas.


De “la tierra pa’l que la trabaja” a la “tierra pa’l que la respeta, la cuida y la protege”

Aparece en el horizonte social una gente que nos ofrece una forma distinta de ver la tierra, los pueblos indígenas. Ven otra realidad que esta latente en el concepto tierra y que hace palidecer el viejo paradigma de que sólo tienen derecho a la tierra aquellos que la trabajan


FARC y pueblos indígenas: “Dos proyectos contrapuestos que no pueden convivir”

Ese proyecto indígena cobra vigor en febrero de 1985, cuando en el resguardo de Vitoncó, los cabildos indígenas (45 en ese entonces), resuelven unificar sus fuerzas y voluntades para defenderse de todos los intentos de menoscabar su autonomía


Los indígenas colombianos. ¿Rebeldes o revolucionarios?

Para el rompimiento del líder de la rebelión indígena, Quintín Lame (rebelde por antonomasia) con su lugarteniente y secretario José Gonzalo Sánchez, cuando este adhirió al partido comunista… ¡Nos jodimos!, diría Quintín