Autor: “Onica”

Discurso de Mónica López Baltodano en la caravana de nicaragüenses en Costa Rica

Es gracias a ustedes y a nuestra gente en Nicaragua, que lo han dado todo en todas las trinchera de libertad y resistencia, defendidas por periodistas, luchadores populares, heroicas mujeres, feministas, defensores de derechos humanos, pequeños y medianos empresarios azul y blanco, sacerdotes que optaron por el pueblo, es gracias a todo ese empeño que se puso en jaque a la dictadura.


Daniel Ortega está condenado a perder el poder

Mónica Baltodano fue comandante guerrillera de la Revolución Popular Sandinista de 1979, ex miembro de la Dirección Nacional del FSLN y ex ministra del gobierno revolucionario. Dos veces fue diputada a la Asamblea Nacional. También es historiadora y autora de 4 volúmenes de Memorias de la Lucha Sandinista. Hoy integra la Articulación de Movimientos Sociales.


El futuro de los movimientos sociales en América Latina: Balance de la resistencia popular contra la dictadura de Ortega en Nicaragua

La comandante sandinista Mónica Baltodano participó activamente en el Foro Crítico de la socialdemocracia dirigente de Clacso y dijo lo suyo recibiendo grandes muestras de simpatía y cariño.
La autoridad de Baltodano Marcenaro surge de que se trata de persona que participó de manera destacada durante la etapa insurreccional de la ofensiva final de 1978-1979 contra la dictadura somocista. Guerrillera revolucionaria dirigió el Movimiento por el Rescate del Sandinismo (MRS) y diputada en el periodo 2007-2011 en la Asamblea Nacional de Nicaragua:
“Desde los movimientos sociales en lucha contra el vanguardismo, el caudillismo y el verticalismo habíamos proclamado la importancia de la horizontalidad. La Nicaragua sublevada vivió entonces la plenitud de esa horizontalidad. No había jefes, ni caudillos, ni partidos, dirigiendo el movimiento. La energía y creatividad parecían no tener límites. La memoria histórica de jornadas pasadas floreció en cantos y consignas. Poetas, escritores, cantores, multiplicaron sus obras animando la rebelión.
Pero esta misma amplitud del movimiento no fue capaz, en el momento crucial, de dotarse de una dirección colectiva que orientara y potenciara la fuerza arrolladora de las masas. Una vez más la crisis revolucionaria no se podía resolver por la ausencia de una conducción. La permanencia de esta problemática se mantiene sin duda como un desafío a los movimientos sociales.”
Está por discutirse su propuesta de dirección colectiva de la diversidad de las organizaciones sociales en los momentos cruciales, que algunos confunden con la necesidad de constituir partido y de la toma del poder, a diferencia de zapatistas y kurdos que muestran en los hechos como construir sociedad sobre la base de las formas comunitarias de vivir y compartir sin depender de la centralidad del partido y del estado, sino en base a los autogobiernos locales coordinados horizontalmente como plantean también las comunidades indígenas amazónicas y la Alianza Territorial Mapuche.


Mientras en Brasil Bolsonaro gana el gobierno patriarcal por arriba, Silvia Federici participa activamente en Argentina por abajo en el tejido feminista de los cuerpos y cuerpas

Silvia Federici, la célebre autora de El Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria, acaba de editar aquí ‘El patriarcado del salario’ (Tinta Limón) y vino tanto a ponerle el cuerpo a ese nuevo libro de crítica feminista al capitalismo como a entretejerse en las luchas de las que se siente parte y que son pura potencia en nuestro territorio.


Encuentro en México de dos mujeres gigantes: Marichuy, vocera indígena y Doña Francisca Ramírez dirigente campesina de Nicaragua

Hoy la Caravana de Solidaridad de la Articulación de Movimientos Sociales y OSC Nicaragua llegó hasta Chiapas en México, donde Marichuy y doña Chica estuvieron juntas, dos mujeres luchadoras, incansables y llenas de dignidad. Platicamos de la situación que atraviesa Nicaragua y las violaciones de derechos humanos que han cometido los Ortega Murillo.


Nicaragua: Ortega-Murillo, ¿los nuevos Somoza?

El sandinismo no orteguista está trabajando junto a las organizaciones sociales para buscar una salida progresista a la crisis actual, negando con firmeza que la única salida sea la que viene de la mano de la derecha con el apoyo de EEUU.


Nicaragua: Unidad de los más variados actores sociales para derrocar a la dictadura de Ortega

Mónica López Baltodano, abogada e integrante de la Articulación, explicó en una entrevista en el programa televisivo Esta Noche, que desde la AMS durante mes y medio han discutido internamente con representaciones campesinas, ambientalistas, defensores de derechos humanos, líderes territoriales de distintas partes del país, pueblos indígenas y afrodescendientes, y otros colectivos, la manera en cómo pueden contribuir a la construcción de una confluencia con muchos actores que principalmente han emergido producto de la insurrección ciudadana desde el 18 de abril.


Líderes sandinistas llaman a la unión contra la represiva dictadura orteguista

Desde nuestra raíz de luchadores contra la dictadura somocista llamamos a unirnos sin distingos políticos contra la represiva dictadura orteguista


Nicaragua: sublevación no es golpismo

La historia de las rebeliones populares confirma que no hay individuos, ni política de terror, que puedan detener el torrente popular en movimiento.

“Bendito momento aquel en que un pueblo se yergue.
Ya no es el rebaño de lomos tostados por el sol,
ya no es la muchedumbre sórdida de resignados y de sumisos,
sino la hueste de rebeldes que se lanza a la
conquista de la tierra ennoblecida
porque al fin la pisan hombres”
Ricardo Flores Magón.


Memorias de la lucha sandinista. Un texto necesario para las tareas de hoy contra la dictadura de Ortega

Esta obra trata de evitar que se construyan héroes de mentira y que la historia se privatice como se privatizó el Frente Sandinista.


Orteguismo no es igual a Sandinismo

Entrevista a la Comandante sandinista Mónica Baltodano, especial para La Tissa, Cuba.
Hay que recordar que el sandinismo se dividió en tendencias en 1975, en plena lucha contra la dictadura. La firma de la unidad en 1979 no significó que las diferencias desaparecieran. Siempre existió un sector más pragmático, más centrado en la lucha por el poder. Yo diría también con menos experiencia del trabajo de masas. Entre ellos estuvo Daniel Ortega.


Que pena que nos duela el dolor: Desde Uruguay promueven firmas para poner fin a la represión de Ortega en Nicaragua

¿Nos hacemos los distraídos?


Hoy 17 de julio hace 39 años de fue el dictador Somoza, hoy el nuevo dictador, Ortega, lo “conmemora” masacrando a los sujetos de aquella insurrección

Insurrección del pueblo que nos llevó a la victoria y a Ortega al poder. Aferrado a ese poder, ahora ha asesinado a mas de 300 nicaragüenses.


Nicaragua ante la represión desenfrenada

La explosión popular frente a la represión encontró al pueblo de Nicaragua desarticulado y desorganizado. El tejido social ha sido pulverizado por las políticas neoliberales y por la persecución abierta o solapada del orteguismo. Los partidos políticos están debilitados y desacreditados. Por lo tanto, reconstruir el tejido social es un desafío.
La delegación participante del Diálogo se ha agrupado como Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia pero también se ha venido construyendo la Articulación de Movimientos Sociales que aglutina a estudiantes autoconvocados, expresiones territoriales del Movimiento 19 de Abril, población movilizada en tranques y barricadas, movimientos de mujeres y feministas, movimientos campesinos, organizaciones de Derechos Humanos, pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes, ambientalistas, movimientos defensores de la diversidad sexual y medios de comunicación, entre otros. La Articulación ha planteado que toda ruta hacia la democratización deber partir de la salida inmediata de la pareja presidencial del poder y la instalación de un gobierno de transición que diseñe los pasos para elegir cuanto antes una Asamblea Constituyente y un nuevo gobierno.


Nicaragua: Todos en las calles! Manfestaciones a nivel mundial. Ya van 50 ciudades. Anote la suya

Anótes en el facebook de Mónica López o en los twits y muévase para que se vaya Ortega


Yo soy sandinista. De Sandino y Carlos Fonseca

Entrevista a la comandante que nos explica que Ortega no es sandinista, que es un dictador.
La vocación de poder estimula esas rutas autoritarias.


Mandato de Macapá. Conclusiones de la IV Cumbre Amazónica

Ejercer nuestros derechos para detener la crisis climática y salvar el mundo.
os derechos no se mendigan sino se ejercen, por lo cual la vigencia de nuestros derechos violados, depende de nosotros mismos, del ejercicio efectivo y en los hechos, mediante la unidad y fortaleza de las comunidades y organizaciones de nuestros pueblos, sin esperar o depender de las incoherencias políticos y legales de los estados amazónicos.


Nicaragua: este régimen no es ni progresistani de izquierda

Mónica Baltodano fue parte de la lucha contra la dictadura en la clandestinidad y ocupó diferentes cargos durante la revolución. Después de la derrota de 1990 el movimiento sandinista se dividió en varias agrupaciones y Baltodano se convirtió en dirigente del “Movimiento Rescate del Sandinismo.


Nicaragua: La bandera rojinegra

Sandino tomó esos colores de los obreros anarcosindicalistas con los que compartió en México cuando trabajó en las compañías petroleras de Tampico. De ahí también tomó algunas de las ideas presentes en sus planteamientos, como las casas de los obreros, y la potencialidad de la organización de las cooperativas.
Los guerrilleros del Frente Revolucionario Sandino, usaron esos colores en sus jornadas combativas de 1960 y los guerrilleros del FLN (luego FSLN) en 1963, en la guerrilla de Río Coco (Raití-Bocay). Quedó entonces instalada como el principal símbolo del sandinismo en la lucha contra la dictadura, junto al grito “Patria Libre o Morir!”.
En los años 80 el asunto se comenzó a distorsionar, cuando erróneamente dejamos que Sandino y el rojo y negro se convirtieran en bandera partidaria, limitándolos a una parte de la sociedad, cuando tanto el héroe como sus colores debieron haber quedado como símbolos nacionales de aquella lucha por la libertad y la justicia.


Memorias de la lucha sandinista (libro en cuatro tomos)

Presentar hoy aquella historia tiene -de nuevo- un claro propósito subversivo: apropiarnos enseñanzas y pistas para las apremiantes batallas en la Nicaragua y el mundo de hoy