Autor: “Silvia Federici”

El sexo para las mujeres ha sido siempre un trabajo

Federici es una de las firmantes del manifiesto “Nunca sin nosotras” que pide la retirada de la denuncia contra el sindicato de trabajadoras sexuales OTRAS. Hablamos con ella por videoconferencia para saber sus razones para firmar y para que comente cómo sus investigaciones pueden alumbrar el tema de la prostitución.


Organizar la reproducción, pensando en formas más colectivas, no solo el trabajo específico de la casa, sino pensando en conexiones entre la casa y el barrio

“una forma de vivir muy diferente, una forma de vivir que rompía los muros entre las mujeres, la casa y la calle, como espacio colectivo, donde se pueden cuidar los niños colectivamente”. Es la forma de liberar los tiempos, la creación de una politización necesaria en sociedades donde escasean los recursos.


Crisis y reproducción social. Claves para repenser lo común

En esta entrevista se exponen una serie de reflexiones en torno a la noción de crisis de reproducción social y a la idea de lo común. De acuerdo con Federici, la crisis actual del capitalismo implica, a su vez, una crisis de las formas de reproducción social, reflejada en la vida cotidiana de nuestras sociedades, cuyos signos más evidentes son la explotación y el despojo. Al mismo tiempo, esta pugna por la base material de la reproducción social abre las puertas para nuevas posibilidades de organización en la sociedad, basadas en la solidaridad y en la lucha por lo común que es, al mismo tiempo y en palabras de Federici, la lucha por la comunidad. Desde esta mirada se enfocan diversas experiencias en diferentes partes del mundo, resaltando el papel de las mujeres y de los pueblos indígenas.


Calibán y la bruja (I)

Omnia sunt communia! o “Todo es común” fue el grito colectivista de los campesinos anabaptistas, alzados de igual modo contra los príncipes protestantes y el emperador católico. Barridos de la faz de la tierra por sus enemigos, su historia fue la de un posible truncado, la de una alternativa a su tiempo que quedó encallada en la guerra y la derrota, pero que sin embargo en el principio de su exigencias permanece profundamente actual.

Agradecimientos
A las numerosas brujas que he conocido en el movimiento feminista y a otras brujas cuyas historias me han acompañado durante más de veinticinco años dejando, sin embargo, un deseo inagotable por contarlas, por hacer que se conozcan, por asegurar que no serán olvidadas.


Calibán y la bruja (II)

La investigación de la Edad Media que realizó la autora para mostrar como el origen del capital requirió acabar con las formas de vida comunitaria que tenían en la mujer su eje y matriz, de modo tal que la burguesía consiguió aliar y subordinar a la oligaqrquía para enttre ambos desatar la persecución de la cacería de brujas


Calibán y la bruja (III)

Tercera parte de la obra que lanzó a Silvia Federici en la cresta de la ola feminista que invade el mundo y nos ofrece la utopía del fin del patriarcado y del capitalismo.


Calibán y la bruja (IV)

Cuarta parte del libro magistral de Silvia Federici


Entrevista a Silvia Federici. Para un análisis de sexo, clase y raza

La globalización y la liberalización de la economía mundial han destruido los sistemas de reproducción de países de todo el mundo.


El feminismo debe dar una respuesta contundente a esta nueva caza de brujas que es parte del programa de las agencias internacionales

Es clara la inversión y la expansión de las sectas pentecostales en cualquier parte del mundo, en el marco de la política de la globalización. Es preocupante cómo la expansión de la relación capitalista, la utilización de las medidas de producción, el extractivismo y la política de la austeridad ha sido aplicada en diferentes partes del mundo, conjuntamente con la llegada de fundamentalistas; yo lo llamo una inversión, que nos recuerda los misioneros que acompañaron la primera conquista.


Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas I

Primera Parte: Teorizar y politizar el trabajo doméstico.
El factor decisivo en la historia es, a fin de cuentas, la producción y la reproducción de la vida inmediata.


Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas II

Segunda Parte: Globalización y reproducción social


Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas III

Tercera y Última Parte: la reproducción de lo común


La persecución de las brujas permitió el capitalismo

Hace unos siglos la hubieran quemado en la hoguera. Feminista incansable, la historiadora y autora de uno de los libros más descargados de la red, “Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria”, habla con Números Rojos y expone de forma rigurosa las razones políticas y económicas que se ocultaron tras la caza de brujas.


Notas sobre género en El Capital de Marx (r)(r)

Aunque Marx dedicó poco espacio a las teorías de género en su trabajo, y supuestamente cambió parte de su mirada en sus últimos años, es todavía importante discutirlas y enfatizar, como he intentado hacerlo en este trabajo, que sus silencios al respecto no son descuidos, sino el signo del límite que su trabajo teórico y político no pudo superar, pero que nosotros debemos hacerlo.


El patriarcado del salario. Críticas feministas al marxismo. Libro completo

A modo de introducción. Marxismo y feminismo: historia y conceptos 11
1. Contraatacando desde la cocina 25
Nos ofrecen «desarrollo» 27
Un nuevo campo de batalla 28
El trabajo invisibilizado 30
Nuestra falta de salario como disciplina 34
La glorificación de la familia 36
Diferentes mercados laborales 39
Demandas salariales 41
Que pague el capital 43
2. El capital y el género 47
Marx y el género en el taller industrial 49
El feminismo, el marxismo y la «reproducción» 63
3. La construcción del ama de casa a tiempo completo y del trabajo doméstico en la Inglaterra de los siglos XIX y XX 69
4. Marx, el feminismo y la construcción de los comunes 81
Introducción 81
De todas formas hay dos cosas que son seguras 83
El feminismo y el punto de vista de la reproducción social 84
Maquinaria, gran industria y reproducción 96
El mito de la progresividad del capitalismo 104
Del comunismo a los comunes.
Una perspectiva


Marxismo y feminismo: historia y conceptos

Introducción del libro ‘El patriarcado del salario’, donde se recoge la discusión entre estas dos vertientes políticas


El patriarcado del salario. Críticas feministas al marxismo

Lo que llaman amor, nosotras lo llamamos trabajo no pagado.
Todos los sistemas sociales que han explotado el trabajo humano, han explotado a las mujeres en una medida particular, porque las mujeres son las que producen trabajadores, cuando hay un sistema social que explota el trabajo humano, éste cerca e intenta controlar el cuerpo de las mujeres, porque el cuerpo de las mujeres genera riqueza, mano de obra, cocinan. El capitalismo es una forma de explotación específico que tiene relaciones diferentes.


Notas sobre género en El Capital de Marx (r)

Federici sigue investigando con acierto elementos de gran utilidad para las tareas del feminismo


Verdades que duelen: “Sería una pena si vamos a la calle todas contentas y después regresamos a casa”

Para eso sirve un día, se piensa que la crítica o el cambio está en el acto de homenaje, en la marcha donde todos muestran sus banderas y sus siglas, y no en hacer como se debe del feminismo y del cambio una cotidianeidad, un modo de ser y relacionarse, osea, el cambi y la revolución es un acto de relacionamiento permanente, ahí está el cambio no en esperar o luchar por la revolución, que a esta altura ya no pasa de ser un mito, lindo, pero mito al fin, y mientras tanto seguimos reproduciendo las relaciones individualistas y patriarcales. Duele? Que duela. Hay que cambiar el chip.


El Paro Internacional de Mujeres como momento de comprensión y transformación

No aceptemos más la violencia, potenciemos nuestra fuerza para multiplicar nuestro ya basta, organicemos encuentros, espacios y marchas que hagan temblar la tierra. Pero también nos repetimos una y otra vez: hagamos más denso el tejido del entre mujeres; potenciemos nuestra ayuda mutua, nuestro autocuidado y reciprocidad; estemos cada vez más movilizadas pero también robemos tiempo para sentir y pensar cómo seguimos, cómo nos auto organizamos cada vez más y qué desafíos está alumbrando la lucha.