Autor: “Silvia Federici ”

El movimiento feminista puede ser una fuerza hegemónica porque pone el foco en la reproducción de la vida

¿En qué medida el movimiento feminista y las luchas de las mujeres han logrado erosionar la hegemonía patriarcal a nivel latinoamericano y a mundial?


Comunes contra y más allá del capitalismo

Los comunes anticapitalistas deberían ser percibidos tanto como espacios autónomos desde donde reclamar las prerrogativas sobre las condiciones de reproducción de la vida, así como el núcleo desde las cuales contrarrestar los procesos de cercamiento a la reproducción de la vida y de esta manera desarticular de forma sostenida nuestra existencia del Estado y del mercado.


La dictadura digital

La digitalización de nuestras vidas avanza a ritmo acelerado y “ataca” desde tantos ángulos que es difícil verla en toda su complejidad y más aún analizar críticamente la mega-infra-superestructura que conforma.


El único poder es el de abajo

A partir del desarrollo del capitalismo la mujer se ha convertido en una mercancía: de venderse en la calle y en el matrimonio, así que las mujeres en la historia del capitalismo ha sido muy difícil concebir el mismo tipo de explotación que los hombres asalariados. Las mujeres siempre han debido garantizar su sobrevivencia vendiendo su cuerpo.


?Se puede ser feminista y no estar en contra del capitalismo?

El feminismo no es solamente mejorar la situaci?n de las mujeres, es crear un mundo sin desigualdad, sin la explotaci?n del trabajo humano que, en el caso de las mujeres, se convierte en una doble explotaci?n.


Hoy las j?venes no quieren s?lo una mejora en la situaci?n de la mujer, quieren un cambio social

Hay un posicionamiento institucional que usa el feminismo para integrar a la mujer en la organizaci?n del trabajo capitalista.


La caza de brujas contribuy? a destruir el poder social de la mujer, a desvalorizarla como sujeto

Hoy tambi?n existe la caza de brujas, por ejemplo en ?frica, en India, en Pap?a Nueva Guinea. En Arabia Saud? est?n matando mujeres acus?ndolas de ser brujas: as?, en el mundo isl?mico, tambi?n se est? difundiendo esta idea de que existen las brujas. Se trata de procesos que se incrementan en la d?cada de los 80 y 90. Mano a mano con el proceso de globalizaci?n, con la privatizaci?n de la tierra, con un proceso brutal de despojo.


Comunes contra y m?s all? del capitalismo

Este ensayo contrasta la l?gica que subyace a la producci?n de los ?comunes? frente a la l?gica de las relaciones capitalistas y describe las condiciones bajo las cuales ?stos se convierten en las semillas de una sociedad que trasciende al mercado y al Estado. Tambi?n advierte sobre el peligro de que los ?comunes? queden cooptados por el capital para proveer formas de reproducci?n de bajo costo, y aborda el modo en que esta posible consecuencia puede ser prevenida.


El sexo para las mujeres ha sido siempre un trabajo

Federici es una de las firmantes del manifiesto “Nunca sin nosotras” que pide la retirada de la denuncia contra el sindicato de trabajadoras sexuales OTRAS. Hablamos con ella por videoconferencia para saber sus razones para firmar y para que comente cómo sus investigaciones pueden alumbrar el tema de la prostitución.


Organizar la reproducción, pensando en formas más colectivas, no solo el trabajo específico de la casa, sino pensando en conexiones entre la casa y el barrio

“una forma de vivir muy diferente, una forma de vivir que rompía los muros entre las mujeres, la casa y la calle, como espacio colectivo, donde se pueden cuidar los niños colectivamente”. Es la forma de liberar los tiempos, la creación de una politización necesaria en sociedades donde escasean los recursos.


Crisis y reproducción social. Claves para repenser lo común

En esta entrevista se exponen una serie de reflexiones en torno a la noción de crisis de reproducción social y a la idea de lo común. De acuerdo con Federici, la crisis actual del capitalismo implica, a su vez, una crisis de las formas de reproducción social, reflejada en la vida cotidiana de nuestras sociedades, cuyos signos más evidentes son la explotación y el despojo. Al mismo tiempo, esta pugna por la base material de la reproducción social abre las puertas para nuevas posibilidades de organización en la sociedad, basadas en la solidaridad y en la lucha por lo común que es, al mismo tiempo y en palabras de Federici, la lucha por la comunidad. Desde esta mirada se enfocan diversas experiencias en diferentes partes del mundo, resaltando el papel de las mujeres y de los pueblos indígenas.


Calibán y la bruja (I)

Omnia sunt communia! o “Todo es común” fue el grito colectivista de los campesinos anabaptistas, alzados de igual modo contra los príncipes protestantes y el emperador católico. Barridos de la faz de la tierra por sus enemigos, su historia fue la de un posible truncado, la de una alternativa a su tiempo que quedó encallada en la guerra y la derrota, pero que sin embargo en el principio de su exigencias permanece profundamente actual.

Agradecimientos
A las numerosas brujas que he conocido en el movimiento feminista y a otras brujas cuyas historias me han acompañado durante más de veinticinco años dejando, sin embargo, un deseo inagotable por contarlas, por hacer que se conozcan, por asegurar que no serán olvidadas.


Calibán y la bruja (II)

La investigación de la Edad Media que realizó la autora para mostrar como el origen del capital requirió acabar con las formas de vida comunitaria que tenían en la mujer su eje y matriz, de modo tal que la burguesía consiguió aliar y subordinar a la oligaqrquía para enttre ambos desatar la persecución de la cacería de brujas


Calibán y la bruja (III)

Tercera parte de la obra que lanzó a Silvia Federici en la cresta de la ola feminista que invade el mundo y nos ofrece la utopía del fin del patriarcado y del capitalismo.


Calibán y la bruja (IV)

Cuarta parte del libro magistral de Silvia Federici


Entrevista a Silvia Federici. Para un análisis de sexo, clase y raza

La globalización y la liberalización de la economía mundial han destruido los sistemas de reproducción de países de todo el mundo.


El feminismo debe dar una respuesta contundente a esta nueva caza de brujas que es parte del programa de las agencias internacionales

Es clara la inversión y la expansión de las sectas pentecostales en cualquier parte del mundo, en el marco de la política de la globalización. Es preocupante cómo la expansión de la relación capitalista, la utilización de las medidas de producción, el extractivismo y la política de la austeridad ha sido aplicada en diferentes partes del mundo, conjuntamente con la llegada de fundamentalistas; yo lo llamo una inversión, que nos recuerda los misioneros que acompañaron la primera conquista.


Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas I

Primera Parte: Teorizar y politizar el trabajo doméstico.
El factor decisivo en la historia es, a fin de cuentas, la producción y la reproducción de la vida inmediata.


Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas II

Segunda Parte: Globalización y reproducción social


Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas III

Tercera y Última Parte: la reproducción de lo común