Autor: “Alberto Acosta”

Tribulaciones con el progresismo / Retos y preguntas para las izquierdas desde Ecuador

En décadas recientes, América Latina despertó ilusiones de cambio desde múltiples procesos políticos que comúnmente se agrupan bajo el nombre de progresismos. Mucho se ha planteado sobre esos procesos, tanto desde dentro como desde fuera de Latinoamérica; asimismo, son todavía muchos sus seguidores –aunque quizá en número descendente– dentro y fuera de la región. Tal ha sido el éxito mediático progresista que, en varias partes del mundo, se los reconoce como la versión oficial de la izquierda latinoamericana… posible.


El Agua, fuerza motriz de la Naturaleza

“Bajo el dominio de la propiedad privada y el dinero, la actitud frente a la Naturaleza es su desprecio real, su violación de hecho”. -Karl Marx-


Ecuador: Al borde del naufragio… Entre la pandemia sanitaria y el pandemonio neoliberal

Entender la economía ecuatoriana siempre es un reto. Su condición de pequeña y de gran apertura al mercado mundial hace que el Ecuador se comporte cual barquito de papel en el mar del capitalismo global. Por ende —explícita o implícitamente—, toda lectura de la frágil economía del país debe tomar en cuenta este hecho, en especial cuando el mar en el que vivimos sufre de grandes turbulencias.


Naturaleza, economía y subversión epistémica para la transición

El avance del pensamiento económico terminó creando una concepción donde la Naturaleza adquiere un papel pasivo y donde su mercantilización es plenamente aceptable. Alimentada por los orígenes mismos de la noción de progreso (cuyo alcance requeriría la dominación al mundo natural según varios enfoques filosóficos), la vieja economía política fisiócrata-clásica vería a la Naturaleza desde varias perspectivas problemáticas como, por ejemplo: un agente justificador de un orden natural aristocrático (François Quesnay); un pasivo proveedor de insumos para la producción (Adam Smith, David Ricardo); un ente en permanente oposición al ser humano (Roberto Malthus); una entidad malévola (Nassau Senior) y hasta irracional (John Stuart Mill). En oposición a tales enfoques, dentro la crítica a la vieja economía política planteada por Karl Marx es posible encontrar el concepto de “metabolismo social-natural” que puede servir de base para comprender la “ruptura metabólica” provocada por la acumulación capitalista.


El Buen Vivir o una salida del laberinto unidimensional del desarrollo

La Humanidad se encuentra en una encrucijada. La promesa hecha hace más de cinco siglos, en nombre del “progreso”, y “reciclada” hace más de siete décadas, en nombre del “desarrollo”, no se ha cumplido. Y no se cumplirá. De modo que, tarde o temprano,el surgimiento de las críticas al “desarrollo”, era algo inevitable.Lo que destacamos entonces es que quedan atrás aquellas promesas del desarrollo, nutridas de la idea del progreso que emergió con la Modernidad.


Ecuador 2020: crisis socioeconómica y urgencias de transformación

“Para la codicia nada es sagrado. Si el Ave Fénix cayera en sus manos, se la comería o la vendería.” -Juan Montalvo
“No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados” -Adam Smith


Wall Street líquido y sociedades sedientas: Aberraciones del capital

Al inicio de la pandemia del coronavirus se llegó a pensar –hasta ingenuamente – que la cruel pedagogía del Covid-19 dejaría enseñanzas a la Humanidad que motivarían al surgimiento de cambios significativos, sobre todo en las lógicas de la economía mundial (responsables de transformar la pandemia en una sindemia). Incluso se dijo en algún momento que, con la pandemia, la Naturaleza podría tomarse “un respiro”. Pero no. Con o sin pandemia, la reproducción del capital continúa ampliando la mercantilización de toda dimensión de la vida. Uno de los ejemplos más explícitos al respecto es el inicio de la cotización del agua en los mercados de futuros de Wall Street, tal como ocurre con el petróleo, los minerales, el trigo u otros productos primarios.


¿Minería legal o minería ilegal? Una falsa disyuntiva

“Las empresas mineras, en vez de reponer el capital invertido en ellas, junto con los beneficios corrientes, generalmente absorben tanto el capital como los beneficios. En consecuencia, son unas empresas que el legislador prudente que desea incrementar el capital de su país nunca seleccionará para concederles ningún estímulo extraordinario” -Adam Smith, La riqueza de las naciones, 1776


Es hora de poner a la economía internacional en su lugar

El pueblo de Suiza votará este domingo a favor o en contra de que las multinacionales con sede en el país europeo cumplan con estándares sociales y ambientales más altos. El articulista Alberto Acosta considera que un sí en la Consulta Popular es una obligación histórica de l@s ciudadan@s que viven en sociedades privilegiadas, cuyo bienestar se sostiene en gran medida gracias a que están sofocando la vida de seres humanos y de la naturaleza de otras regiones del planeta.


Enfrentando las deudas eternas desde el sur (r)

La historia de la Modernidad tiene dos caras: por un lado, es una historia de revoluciones y luchas por los derechos. Pero a la vez está plagada de violencias, de injusticias y de abusos. Muchos de los filósofos políticos ilustrados e incluso héroes de la Independencia eran esclavistas en su época


Enfrentando las deudas eternas desde el Sur

Muchos de los filósofos políticos ilustrados e incluso héroes de la Independencia eran esclavistas en su época. Las declaraciones de derechos -en línea liberal de derechos- excluían a mujeres y hombres no-blancos, pueblos indígenas y pueblos afros La misma noción de la Europa conquistadora potenció la masacre, el saqueo y la explotación de trabajo gratuito. En tanto que se fue expandiendo la voracidad por acumular valores abstractos, se fueron marginando otros horizontes civilizatorios en las comunidades humanas y también las relaciones de armonía con la Madre Tierra. Las Diversas relaciones de dominación subyugaron a las mujeres, a la Naturaleza, a los pueblos en cuyos territorios habían “recursos” acumulables.


Cuenca por el agua, Cuenca por la vida

Aunque el discurso oficial distingue entre minería legal e ilegal, en los hechos gran parte -por no decir toda- la minería realmente existente es ilegal: casi todos los proyectos han incumplido normas legales como la consulta previa, libre e informada o la publicación de catastros mineros, irrespetando la prohibición de minería en páramos y fuentes de agua.


La democracia en cuarentena a la sombra de recientes rebeliones populares

Nos toca construir un mundo donde quepan otros mundos, sin que ninguno de ellos sea marginado ni explotado, y en donde todas y todos vivamos con dignidad y en armonía con la Naturaleza y con nosotros mismos.
Esa tarea demanda conjugar la democracia en todas sus formas. Bloqueos y levantamientos son indispensables cuantas veces el poder actúe de forma vándala contra los pueblos y la Naturaleza. Consultas populares deben nutrir cada vez más las decisiones que afecten la vida de comunidades y su entorno. Asambleas constituyentes para construir proyectos de vida en común son también poderosas herramientas democratizadoras.

Pero sobre todo, procesos sociales -económicos y políticos- con profunda pedagogía democratizadora, deben ir construyendo los poderes contrahegemónicos necesarios para transformar la civilización del capital.


La Amazonía entre “cisnes negros” y “rinocerontes grises”

Enfrentando la negligencia de Petroecuador y OCP


Ecuador copia a Venezuela: fracasado el petróleo gira sus cañones hacia la megaminería… Sigue siendo capitalismo extractivista. El mismo perro con diferente collar

Hemos puesto nuestro título al artículo de Alberto Acosta, John Cajas-Guijarro, Francisco Hurtado Caicedo, William Sacher llamado NO CUADRAN NI LAS CUENTAS ECONÓMICAS publicado en Ecuador Today


Sepultando el mito megaminero con sus propias cifras

Se acaba el petróleo, y la minería tampoco nos salvará. Aunque el futuro es incierto —más aún en tiempos de una pandemia y una crisis económica sin igual— la era petrolera ecuatoriana podría estar cerca de su ocaso, mas aún en un contexto de precios muy bajos (ilustrado por el reciente colapso del precio del crudo en abril de 2020). En respuesta, tanto a ese desplome, los defensores de la megaminería promueven un boom minero en el que, según ellos, está “el futuro del desarrollo económico para el país”: pero lejos de ser una salvación, será una condena social, ambiental y económica.


De la pandemia sanitaria al pandemonio económico

La crisis provocada por el coronavirus (Covid-19), que forma parte de la crisis multifacética global, es mayúscula. La pandemia, sin duda alguna, constituye una prueba mayor para la sociedad humana globalizada. Nunca antes tantos países han estado envueltos con tanta intensidad, en tan poco tiempo y con tanta brutalidad, en un reto que casi paraliza toda la economía y la misma sociedad. Una cuestión que no se puede olvidar es que muchos problemas ya estaban larvados o incluso ya habían aflorado antes de que aparezca esta pandemia: en la lista caben la recesión económica global y más aún el colapso climático.


De las teorías de la dependencia al Buen Vivir

Reflexionando para salir de la trampa de “el desarrollo”.


Paradojas de la democracia en cuarentena

Otro mundo democratizado desde las comunidades y los barrios.


Del coronavirus a la gran transformación | Repensando la institucionalidad económica global

Nosotros pensamos que es buena idea pensar de forma global los mecanismos económicos internacionales siempre en forma de transición, es decir en dirección al cambio civilizatorio, pero ello será asegurado desde abajo por los sujetos autogobernantes, que bien pueden acoger algunas de estas propuestas o no. Será el desarrollo de las capacidades por abajo y las formas de relacionamiento federado horizontal entre ellas las que irán configurando sus formas económicas-ecológicas, así como las formas de relaciones con las modalidades capitalistas que aún subsistan. Sin el comando del protagonismo autogobernante de las formas comunitarias y comunales del buen vivir, siempre estará el riesgo de que sectores burocráticos puedan retomar la voluntad de regresar al estado y al capital.