Autor: “Amnistía”

Trabajadores resisten al gigante comunista-capitalista: detienen trabajadores por intentar crear sindicato

Desde mayo, los trabajadores de la empresa Jasic Technology, que cuenta con fábricas en las ciudades de Shenzhen y Chengdu con un total de 1.200 empleados, han estado reivindicando sus derechos después de que la empresa despidiera a los más críticos.
Los empleados también protestan para denunciar los bajos salarios, las malas condiciones de trabajo y otras prácticas de gestión abusivas por parte de la patronal.


Sembrando el terror. De la letalidad a la persecución en Nicaragua

Nuevo Informe de Amnistía sobre la represión de Ortega


Disparar a matar. Estrategias de represión de la protesta en Nicaragua

Nota de Jaime Yovanovic (Profesor J):
Muchos compañeros que estuvieron presos conmigo a raíz del golpe militar de Pinochet, o que fueron torturados, exiliados o perseguidos, aplaudieron y dieron crédito a las acciones y declaraciones de Amnistía Internacional que cuestionaban las acciones represivas de los militares,
Hoy día algunos no creen en Amnistía, que miente, que hace el juego al imperio, etc. O sea, Amnistía era buena y funcionaba cuando nos favorecía y ahora que cuestiona severamente la dictadura de Ortega es mala, manipuladora y contraria a nosotros.
Vergüenza y utilitarismo.
¿Dónde están los valores? ¿O todo vale en la pugna por el poder?


El Pinochet sirio Bashar Al Asad y sus actos de tortura y exterminio

El informe de la ONG, titulado “Matadero humano: ahorcamientos y exterminio en masa en la prisión de Saydnaya”, se basa en entrevistas con 84 testigos, incluyendo guardias, detenidos y jueces.
Según el informe, al menos una vez por semana entre 2011 y 2015, se sacaba a grupos de hasta 50 personas de sus celdas para procesos arbitrarios, se les propinaban palizas y luego eran ahorcados “en plena noche, en absoluto secreto”.
Nota previa de Jaime Yovanovic (Profesor J)


Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Declaración de Amnistía Internacional

La extracción de recursos, la explotación agrícola y maderera y otros proyectos de desarrollo en los territorios indígenas son a menudo impuestos sobre estos pueblos