:: La Otra Economía y energía alternativa

Colombia: Como nos fue en la Marcha de la Comida

De como la caravana de productos alimenticios salió de los cultivos sanos en las fincas recuperadas del Cauca para llegar a barrios periféricos de Cali.
Tenemos que unir lo que el capitalismo a la fuerza quiere mantener separado.


Plata no hay, plátano sí hay: Caravana de alimentos de la Marcha de la Comida, llegó de las tierras recuperadas por indígenas a la periferia de Cali

Los indígenas nasa del proceso de Liberación de la Madre Tierra han llevado a los barrios más empobrecidos de Cali toneladas de comida cultivada en las fincas arrancadas a la caña a sus terratenientes.
La noche en que la caravana arribó con su fiesta y alegría hasta el Distrito de Aguablanca un pelotón de policías motorizados escoltó a las chivas y desvió el tráfico para impedir atascos. Varios de los participantes descubrieron que uno de los policías que iba en las motos era el mismo teniente del ESMAD que había comandado los violentos operativos de desalojo contra ellos en la hacienda La Emperatriz. Una vez las chivas llegaron a su destino en la Casa Cultural El Chontaduro, mientras los indígenas repartían plátanos y yucas entre la población que se agolpaba a montones a su alrededor, uno tomó un racimo, caminó derecho hasta donde aguardaban los policías y dijo al teniente. “Este plátano viene de La Emperatriz, tómelo, no nos reprima más”. El uniformado se puso pálido y quedó sin palabras. Al final nada más atinó a decir: “Yo sólo recibo órdenes, discúlpenme”.


Ecoaldeas, laboratorios para la transformación social

A nosotros nos gustan mucho las ecoaldeas y las redes de ecoaldeas, pero consideramos que no cambian el mundo, creemos que falta que cada ecoaldea conforme una red de vida y economía directa en cada lugar donde está inserta, para que se expanda y libere regiones de las relaciones capitalistas.


Panadería libertaria autogestionada se declara ecológica y social

El País    25.Ene.18

Para ellos La conquista del pan trata de unir por un lado la voluntad de hacer pan de calidad y respetuoso con el medio ambiente y el deseo de dar una dimensión social a un proyecto que normalmente se limita a ser sólo una «tienda de pan». Su panadería tiene tarifas de crisis, porque se dijeron que habría personas que no contarían con los medios para poder comprar el pan de calidad al precio ordinario de venta al público. Una baguette que cuesta 1 € se rebaja a 75 céntimos cuando el cliente solicita que se le aplique la tarifa social. No solicitan comprobante o justificante de nada. Simplemente confían en la palabra del cliente.
Ricos y pobres, por lo tanto, no pagan lo mismo. Y es más, los pobres pueden agenciarse algunos productos totalmente gratis porque la panadería dispone de baguettes suspendidas. Es decir, ofrecen al cliente la posibilidad de comprar 2 panes y llevarse sólo uno. El otro queda en la panadería a la espera que alguien, sin recursos económicos, lo solicite. El café, que han bautizado como zapatista, es por el contrario gratis para todo el mundo sin excepciones. Y todo el producto invendido al final del día es distribuido entre los vecinos con menos recursos.


Un loco visionario o una odisea sustentable

La idea de Pangal es cambiarse a más tardar en mayo y tiene un plan diseñado para que la casa sea completamente autosuficiente. “Si queda la embarrada, quiero ser cien por ciento sustentable e independiente”.
El lector no puede dejar pasar la idea de “si queda la embarrada”, que refleja conciencia del nivel de destrucción al que están llevando el planeta. Podemos imaginar la cantidad de alimentos que se podría producir en los cerros de Valparaíso y la utilización y reciclaje de recursos, en caso de esa “embarrada”, que pueden ser incendios enormes, terremotos o diferentes manifestaciones de la crisis económica y climática.
La familia Astorga es conocida por su lucha para proteger el Cajón del Maipo. A mediados de los 90 se convirtieron en uno de los protagonistas de la “guerra del gaseoducto” y en los últimos años han sido parte del movimiento que se opone al proyecto hidroeléctrico Alto Maipo.


Ecuador: Bono asistencialista o bono productivo. Potenciación de la economía comunitaria.

Entre bonos y salarios mínimos.
De tumbo en tumbo, ¿una política sin rumbo?


Comunidades indígenas y campesinas de Perú inician proceso de construcción de red propia de economía

Para fortalecer, promover y asegurar el sostenimiento de las actividades económicas desarrolladas por los pueblos indígenas andinos y amazónicos, representantes de las organizaciones nacionales como AIDESEP, CCP, CNA, CONAP, ONAMIAP, FEMUCARINAP y UNCA se reunieron el pasado 29 y 30 de noviembre, para construir de manera participativa un plan de economía indígena desde la cosmovisión y experiencia de las comunidades.


Cortaron la luz y el barrio completo optó por energía alternativa

Sábado, 3 de junio. Más de 10.000 personas avanzan bajo la lluvia en una de las manifestaciones más concurridas que Vitoria-Gazteiz recuerda. Entre las naves industriales de Uritiasolo y los campos que rodean la ciudad asoma una antigua barriada fruto del desarrollismo franquista de finales de los 50 y construida para alojar a los miles de jornaleros que emigraron a la capital vasca.
Tras más de cuatro horas la manifestación entra en Errekaleor (río seco en euskera). Diez personas encaramadas a los tejados encienden, una a una, bengalas rojas. “Bienvenidas y gracias” parecen decir… El silencio de la manifestación se rompe al grito de ”Errekaleor, bizirik!” (Errekaleor, vivo, vive).
Se trata de la experiencia de autogestión más grande del Estado español,


¿Economía alternativa subsidiaria del mercado u otra economía? FuoriMercato: Autodeterminación alimentaria y ayuda mutua

Hace tres años, el encuentro entre las experiencias creativas y desafiantes de la fábrica recuperada Rimaflow en el norte de Italia y de la Asociación SOS Rosarno, que combate las condiciones de semiesclavitud de los migrantes que trabajan en las plantaciones de naranjas en el sur de la península, dio vida a FuoriMercato.


Cooperativas y comunas: La tercera vía de Rojava en el conflicto en Siria

Tortuga    31.Mar.17

Estrategias de transición hacia una economía social. La multiplicación de los Komin (Común) y de las cooperativas, la experimentación de nuevos modelos de organización social, política y productiva


La autogestión sin solidaridad conduce al corporativismo

Una clara comprensión de que combatir el capitalismo no es “ir al choque”, sino hacer otras formas de relaciones económicas, productivas, comerciales y personales, sin quedarse en el gheto, sino sembrando nuevos hábitos y nuevas relaciones por todas partes. Muy buen artículo, que expone como trabajan esos compas. Bravo por ellos.


Pasar desde el cuidado de semillas y de la producción de huertas a la agricultura urbana

Aporrea    28.Sep.16

Hasta que el colectivo “Guardianes de semilla”, se organizó y decidió desmalezar, limpiar un área de este terreno, impulsando la titánica labor de convertir un solar improductivo en uno que produzca alimentos para la comunidad.


Alimentación rebelde

Nota de Jaime Yovanovic (Profesor J) al final


Ecotecnologías, defensa de territorios y poder social

A la lucha de clases la ha sucedido una lucha de especies: predadores y parásitos (que representan uno por ciento o menos), es decir, élites económicas y políticas de un lado, y el resto de la humanidad con la naturaleza y el planeta del otro. Los escenarios son los territorios no sólo rurales, sino urbanos; no sólo en México y Latinoamérica, sino en el resto del mundo.


Un hotel cooperativo, autogestionado y horizontal

Hotel Taselotzin: La cooperativa de cien mujeres indígenas


Comercio Autogestivo en la zonas urbanas de Guadalajara, una forma de renombrar nuestro hacer cotidiano, de resistencia y emancipación del trabajo

Este trabajo no pretende dar explicación sobre los procesos de ir construyendo comunidad que existen en la ciudad, entendemos que nosotros mismos somos parte de ellos y estos se mantienen siempre en camino, lo que proponemos es abrir el diálogo respecto a estas otras formas de ir creando maneras distintas de resolverse la vida desde lo común.


Democratizar construyendo sostenibilidad alimentaria

Diagonal    11.Nov.15

Las instituciones básicas para una soberanía alimentaria vienen, han venido y vendrán de redes sociales y comunitarias que se deletrean, en mayúscula, a través de tres C: Cooperación desde abajo –democratización– y Cuidados frente a nuestras vulnerabilidades –ecosistemas, necesidades humanas– y desde Circuitos cortos alimentarios y energéticos –relocalización–


Comunidades tienen extraordinaria capacidad de innovación y gestión

El investigador David Barkin Rappaport fue reconocido con el premio internacional ambiental George Foster Award. El investigador, también es uno de los participantes en el Congreso Internacional de Comunalidad


Ante la escasez de productos en Venezuela, se extiende la modalidad del trueque

Aporrea    21.Ago.15

El trueque en Venezuela será poco común en la medida que el Gobierno adopte mejores medidas para mejorar el abastecimiento. Preguntamos: ¿Por qué no avanzar e instalar el ausostenimiento local y la masificación del trueque?


Economía comunitaria: banco común, economía solidaria, moneda propia y sustentabilidad local

Diagonal    17.Jul.15

El Banco Palmas es un banco comunitario ubicado en el Distrito Conjunto Palmeiras, cerca de Fortaleza, en Brasil. Es un caso emblemático de economía solidaria y desarrollo local, basado en su propia moneda, la Palma.