Autor: “Servando Marín Lista”

Debate sobre el análisis de la izquierda venezolana

Para muchos, se jugó a la supervivencia del PSUV-Madurismo y no a la necesidad de crear una fuerza popular que logre alcanzar la democracia directa. Esta desconfianza tiene su raíz en la actitud de reincidir en el error de decretar la unidad desde arriba.


Venezuela: Qué hacemos ¿partido, frente de partidos o fuerza social?

Es importante decidir qué es lo que se quiere construir: ¿Un partido vertical?, ¿Una coordinación de grupos?, ¿Una coordinación de un movimiento de movimientos?, ¿Una red de redes?, ¿Un frente de organizaciones? …En principio se puede decir que cada una de estas opciones tiene ventajas y desventajas, según el grado actual de desarrollo del movimiento popular venezolano y las tendencias que puedan vislumbrarse o según el proyecto societario que se proponga.
El debate sobre la organización política ha sido un punto crucial para todas las revoluciones, pero también para los partidos, grupos, asociaciones, que de una manera u otra han estado involucrados en los procesos de cambio. Probablemente se requiera de la urgencia de crear una fuerza social, no solamente política, que contribuya a impulsar las transformaciones societarias. Ahora nos toca a los revolucionarios solucionar este asunto tan lleno de dilemas, de angustias futuristas, de esperanzas inminentes y seguramente de viejas obsesiones a sabiendas de la obligación de crear una fuerza social que contribuya a impulsar las transformaciones societarias.


Venezuela: sembrar de autogobiernos en todas partes. No más partidos políticos

Debemos inventar en el intento y en la vida de los colectivos nacionales, a fin de asumir la Vía Consejista autónoma y libre que fortalezca este intento, legitimando el autogobierno como ejercicio político de dirección interna colectiva, entre los entes soberanos y autónomos.
Organismos de autogobiernos en todos los ámbitos del territorio y de la institucionalidad del país, gobiernos populares en general.
Partidismo parasitario, influenciado por las “reglas matemáticas” de la institucionalidad, esto es, reparto de cargos burocráticos en la administración pública y posiciones en los cargos de elección popular.
Darle un vuelco rotundo a esa tendencia política a la que nos han habituado los partidos políticos de utilizar los votos y trabajo de la ciudadanía a nombre de una alternabilidad del poder dentro de una pugna eterna que insisten en llamar democracia.


Venezuela: Arquitectura de multitudes, comuna e insurrección popular

Desde la comuna y el espacio urbano, este arquitecto rebelde propone reflexiones y prácticas para no esperar sentados y mirar por la ventana la insurrección, he aquí tres artículos:
- La arquitectura de multitudes es una arquitectura en el Deber Ser.
- El diseño del espacio urbano vinculado a la lucha de clases por el espacio.
- Desde la ventana de nuestras casas. Esperando la insurrección popular…!