Autor: “El Salto”

El día después de los estallidos sociales: Los indignados del 15M español, el estallido de Chile, las primaveras árabes y la rebelión de Colombia

El estallido argentino de 2001 nos dejó la gran lección de cientos de asambleas vecinales que luego fueron destruidas por los partidos que luchan por el poder.
Slavoj Žižek tras pasarse por Occupy Wall Street, que es relativamente fácil participar en una revuelta, pero que lo importante es el día después: “Lo único que me atemoriza ―dijo― es que un día nos vayamos simplemente a casa y después nos reunamos una vez al año, tomando una cerveza y recordando nostálgicamente el buen rato que pasamos aquí”.
¿Qué pasará con las revueltas chilena y colombiana acosadas por los partidos que desean montarse en la cresta del protagonismo social para la toma del poder? Sobre Chile lo sabremos este fin de semana y sobre Colombia veremos.


Madrid: los de arriba se reparten cargos del poder y los de abajo recuperan edificio de 120 habitaciones

Un viejo hotel abandonado con más de 120 habitaciones en un barrio sin vecinos y en una ciudad gentrificada que expulsa a su gente. Ante esas lógicas, resurgen las Oficinas de Derechos Sociales de la mano de La Ingobernable.


El zapatismo pone rumbo a Europa

El Salto    05.May.21    Zapatismo

Las Zapatistas ponen rumbo a Europa para dar comienzo a su ‘Gira por la Vida’, que les llevará a recorrer diversos territorios del continente para encontrarse con colectivos y luchas afines. Desde el País Valencià se presenta la Xarxa (red) de Solidaritat Gira per la Vida para hacer posible este viaje y acoger a las zapatistas en los territorios.


Sobre los orígenes comunitarios del sindicalismo

A partir de la década de 1940 se consolidó un “modelo representacional” que separaba nítidamente el ámbito del sindicato (laboral) y el resto de ámbitos que serían representados por los partidos de izquierda. Este modelo, que a la postre ponía peso en el diálogo social frente a la movilización en los sindicatos, venía a despojar al movimiento obrero de toda su dimensión comunitaria, de la que emanaba originalmente el poder sindical.
Hoy han aparecido organizaciones comunitarias, como los centros de trabajadores, que también incluyen la reivindicación laboral entre sus fines diversos; pero también que numerosas organizaciones sindicales hayan experimentado un “giro comunitario”, incluyendo entre sus actuaciones actividades no estrictamente laborales y desarrollando alianzas con movimientos sociales. Se trata de una especie de vuelta a los orígenes comunitarios del sindicalismo.


Portugal: La Revolución de los Claveles del 25 de Abril, todavía

Una evocación de la Revolución de los Claveles desde su vigencia presente, desde la vecindad extremeña, desde la frontera, la radicalidad y la ruptura.


La bandera como excusa: alianzas entre el neoliberalismo y el nacionalismo

Con el auge de ideologías de extrema derecha parece que en Europa resurgen temas que traen malos recuerdos, como el de nacionalismo. Se ha visto proliferar en los balcones banderas como defensa ante un peligro que parece casi un fantasma, un peligro que no es del covid, sino que señala como enemigo a otras personas y siembra el odio hacia lo foráneo. Bajo la bandera y esos discursos de exaltación de la patria se esconden al final una política que se sirve del miedo para controlar a las masas.


Emma Goldman y la Revolución (rusa)

Aprendió a diferenciar entre bolcheviques y Revolución. Se dio cuenta que ambos aspectos eran opuestos y antagónicos en cuanto a su objetivo y propósito y que los bolcheviques eran los sepultureros de la Revolución.


El rechazo al trabajo como cántico a la vida

“La consideración del trabajo como vocación [calling] ha llegado a ser una característica del obrero moderno tanto como la inclinación a la acumulación es parte del empresario”
-Max Weber-


Aunque somos diferentes vivimos los mismos dolores

El Tercer Encuentro de Mujeres del Congreso Nacional Indígena de Méxio reunió a 96 mujeres indígenas y mestizas integrantes provenientes de diversos pueblos originarios de México. La activista Alejandra Jiménez, delegada por el pueblo Totonaco de Totonacapan, reflexiona sobre este espacio de discusión y lucha.


Kosovo: superar una guerra recordando el pasado y mirando al futuro

Un tsunami de banderas rojas albanesas dominan las fachadas de las casas. “Nosotros somos albaneses pero nos identificamos en otra dirección que es Kosovo. Hemos trabajo por este estado político que es Kosovo, y hemos pagado un precio de ello. Yo no voy a eliminar nada de eso, ni de mi personalidad ni de mi nacionalidad. Ser albano-kosovar significa tener esa maleta completa en tu espalda. Esta es la historia de vivir aquí”


La guerra del municipio de Madrid contra las casas okupas

Aún no ha llegado la hora de superar la construcción de espacios liberados entre afines por el trabajo de hormiga de cambiar las formas de vida entre vecinos. ¿O si?


El Museo Kropotkin: una aldea anarquista en el epicentro del comunismo

El 8 de febrero de 1921 murió Piotr Kropotkin, teórico anarquista y científico. El afán por conservar su legado intelectual llevó a la creación del Museo Kropotkin en Moscú. Esta es su historia.


Celebrando el poder de las ideas: tributo a Murray Bookchin

En celebración del centenario del nacimiento de Murray Bookchin, varios de sus antiguos amigos, estudiantes y compañeros de viaje se unen a su hija Debbie para honrar su memoria y reflexionar sobre su legado revolucionario.


Las contradicciones de Occidente y el peligroso camino del sultán Erdogan

La ambigua relación de Occidente con Turquía afianza la deriva autoritaria de su presidente, que busca consolidar aún más su poder endureciendo la censura en las redes sociales.


Barcelona: Vecinos autoorganizados del Raval recaudan alimentos contra la crisis: “Nos necesitamos para superar esto”

La iniciativa XAPA (Xarxa (red) d’Aliments Popular del Raval) surgió en la primera ola de la pandemia y hoy abastece a unas 700 personas.


Dos gigantes: David Graeber sobre el movimiento kurdo y el pensamiento de Öcalan (Parte I)

Su producción ha sido muy prolífica, sobre todo desde que ingresó en prisión, donde ha compuesto un corpus teórico que no encaja en ninguna categoría intelectual clara, oscilando entre ensayos sobre los mecanismos de la democracia directa, la posibilidad de una sociología basada en la física cuántica y una historia mundial en varios volúmenes centrada en el Oriente Medio. La variedad y sofisticación de su obra son asombrosas, especialmente si consideramos que redactó casi todos estos escritos sin acceso alguno a internet, empleando como únicos materiales de investigación los tres libros que sus carceleros permitieron a sus abogados llevarle.


El procomún como forma de entender la vida

En definitiva, el procomún abre una miríada de portales a un pluriverso de cosmovisiones, cambiando el rumbo para alejarse de la enfermiza lógica de mercado y proponer una transición más justa, más libre y más viva. Esperamos no sólo ampliar los horizontes de aquellos que ya conocen las virtudes del procomún sino acompañar a todos aquellos que aún no están familiarizados con esta ontología y forma de entender la vida. No hay comunes sin comunidad, ni comunidad sin comunes.


Egipto: Estamos viviendo en la república del miedo

A pesar de su tenebroso curriculum en materia de derechos humanos, el presidente egipcio Abdel Fatah El-Sisi goza de una buena relación con los países europeos. Diez años después de la primavera árabe, miles de presos políticos soportan la represión del Estado. Hablamos con uno de ellos.


La distopía de la sexualidad hegemónica

El porno es tremendamente violento y que el porno que es menos violento, no llega ni al 10% de lo que actualmente es producido por esta industria. Sin embargo, no deja de ser un reflejo de lo que como sociedad estamos sosteniendo y hemos sostenido desde hace décadas.
Estamos creando en conjunto, como sociedad, un modelo de relaciones poco reflexivo, poco comunicativo, poco empático y, por lo tanto, violento


Israel se atrinchera en el territorio sirio de los Altos del Golán con la excusa de las renovables

Si la empresa energética israelí Energix se sale con la suya, un invasivo proyecto de parque eólico podría cubrir hasta un cuarto de los terrenos de cultivo pertenecientes a los residentes sirios de los Altos del Golán.