Autor: “Giorgio Agamben”

La tercera guerra mundial aún no ha terminado

«Vivimos en una crisis epocal. Creo que aún no hemos tocado fondo, ni siquiera hemos llegado a la mitad de esta crisis. Cada vez lo pienso más. Estoy convencido de que el escenario cultural, intelectual y político aún no ha desarrollado todo su potencial. Debemos considerarnos al final de la tercera guerra mundial». La guerra de la que habló Dossetti en esta entrevista de 1993 ha sido más devastadora.


¿A quién se dirige la palabra?

Traducción de la intervención de Giorgio Agamben publicada el 23 de agosto de 2022 en su columna «Una voce» en el sitio de la editorial italiana Quodlibet.


Ángeles y demonios

En los últimos dos años hemos visto con una claridad sin precedentes a los demonios feroces en acción en la historia y a los endemoniados seguirlos ciegamente en su vano intento de expulsar de ella a los ángeles para siempre — esos ángeles que, después de todo, antes de su caída infinita en la historia, ellos mismos eran.


Sobre el derecho de resistencia

En las condiciones actuales la resistencia no puede ser una actividad separada: sólo puede convertirse en una forma de vida.


La medicina como religión

Agamben intenta establecer las características esenciales de esta fe con la cual comenzamos a lidiar de manera creciente: la ciencia, y en particular la medicina, que hoy más que nunca se ha erigido por sobre las otras dos religiones modernas: el cristianismo y el capitalismo.


Estado de excepción y guerra civil

El siguiente texto es la intervención que Giorgio Agamben preparó para la Commissione Dubbio e Precauzione el 9 de abril de 2022. Una versión revisada fue publicada el 13 de abril de 2022 en el sitio web de la editorial italiana Quodlibet.


Dos discursos de Agamben

«En Italia se ha dado un verdadero golpe de Estado». Participación de Agamben en el IV Congreso de la Associazione Radicale Diritti alla Follia (Asociación Radical Derecho a la Locura)
«Italia se está deslizando hacia una barbarie que no tiene precedentes en su historia»Discurso de Agamben ante la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado de Italia.


Intervención en las jornadas de estudiantes venecianos contra el «green pass» el 21 de noviembre de 2021 en Ca’ Sagredo

La siguiente es la intervención de Giorgio Agamben en el encuentro titulado «Necesidades colectivas y libertades individuales. ¿Qué equilibrio?», que tuvo lugar en Venecia, Italia, el 21 de noviembre de 2021 durante un acto organizado por estudiantes venecianos contra el green pass.


Ante un gobierno que ignora la ley es inútil invocar derechos

No me parece que sea el momento de las conferencias. No creo que podamos organizar conferencias para la resistencia: ¿te imaginas que bajo Hitler se hubiera organizado una conferencia para resistir? No, hay que pasar a otras formas de acción, más concretas, y la concreción no se opone a la teoría, ya que «concreto», etimológicamente, significa «que crece junto» y es inseparable de su objeto.


Hölderlin y la vida habitante

¿Qué es una «vida habitante»? Ciertamente, una vida que vive según hábitos y habitudes. El verbo alemán wohnen deriva de la raíz i. e. *ven, que significa «amar, desear», y está relacionado tanto con los términos alemanes Wahn, «esperanza, ilusión», y Wonne, «alegría», como con el lat. venus. Esto significa que en la lengua alemana la adquisición de una habitud (Gewohnheit) o de un hábito se asocia con el placer y la alegría; y, aunque los lingüistas tienden a dividir los dos términos, con la ilusión (Wahn) y la locura (Wahnsinn).


«El green pass es una monstruosidad jurídica»

Agamben habla a la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento italiano


Una comunidad en la sociedad

Sin dejar de lado todos los instrumentos posibles de resistencia inmediata, los disidentes deben pensar en crear algo así como una sociedad en la sociedad, una comunidad de amigos y vecinos dentro de la sociedad de la enemistad y la distancia. Las formas de esta nueva clandestinidad, que deberá ser lo más autónoma posible de las instituciones.


Ciencia y política, cuidado con esas dos

Para justificar los decretos emitidos por el gobierno sobre el green pass, pero también toda la forma en que se ha gobernado políticamente la pandemia, se suelen mencionar razones científicas en las que se basan estos decretos. Merece la pena reflexionar un poco sobre el vínculo entre ciencia y política que se está estableciendo imprudentemente de esta manera, sin considerar si las consecuencias que implica son aceptables o no.


No discutimos las vacunas, sino el uso político del «green pass»

Una vez más, todas estas medidas, para quienes tengan un mínimo de imaginación política, deben situarse en el contexto de la Gran Transformación que los gobiernos de las sociedades parecen tener en mente — suponiendo que no se trate más bien, como de hecho es posible, del avance ciego de una máquina tecnológica que ya ha escapado a todo control.


Humanos y lemmings

Los lemmings son pequeños roedores de unos 15 centímetros que emprenden migraciones colectivas que terminan en un suicidio masivo en las aguas del mar. Damos por sentado que todos los seres vivos desean seguir viviendo: en los lemmings, por alguna razón, esta voluntad ha desaparecido y el instinto que les impulsaba a vivir se ha invertido en un instinto de muerte. Creo que algo parecido le ocurre hoy a otra especie de seres vivos, la que llamamos homo sapiens.


A propósito del decreto sobre el «green pass»

La discriminación de una categoría de personas, que se convierten automáticamente en ciudadanos de segunda clase, es en sí misma una cuestión muy grave, cuyas consecuencias pueden ser dramáticas para la vida democrática. Esto se enfrenta con el llamado green pass, con una ligereza inconsciente. Todos los regímenes despóticos han actuado siempre mediante prácticas de discriminación, que pueden haber sido moderadas al principio pero que luego se han generalizado.


Ciudadanos de segunda clase

Quienes se atengan a su libre y fundada convicción y se nieguen a vacunarse serán excluidos de la vida social. El hecho de que la vacuna se convierta así en una especie de símbolo político-religioso destinado a establecer una discriminación entre los ciudadanos queda patente en la irresponsable declaración de un político que, refiriéndose a quienes no se vacunan, dijo, sin darse cuenta de que estaba utilizando una jerga fascista: «los vamos a purgar con el green pass». El «pase verde» convierte a quienes no lo tienen en portadores virtuales de una estrella amarilla.


Potencia destituyente y crítica de la realización

Un concepto del que cada vez se habla y se oye más, pero casi siempre sin rigor ni lucidez, es el concepto de potencia destituyente (potencia, no poder).


El rostro y la muerte

Sólo el hombre hace del rostro el lugar de su reconocimiento y su verdad, el hombre es el animal que reconoce su rostro en el espejo y se refleja y reconoce en el rostro del otro.
El hombre, el animal que se reconoce en su propio rostro, es también el único que celebra el culto a los muertos. No es de extrañar, pues, que los muertos también tengan un rostro y que la cancelación del rostro vaya de la mano de la eliminación de la muerte.


La nuda vida y la vacuna

La única identidad de esta vida que fluctúa entre la enfermedad y la salud es la de ser receptor del hisopo nasal y la vacuna, que, como el bautismo de una nueva religión, definen la figura invertida de lo que antes se llamaba ciudadanía. Un bautismo ya no indeleble, sino necesariamente provisional y renovable, porque el neo-ciudadano, que siempre tendrá que exhibir su certificado, ya no tiene derechos inalienables e indecidibles, sino sólo obligaciones que deben ser incesantemente decididas y actualizadas.