:: Análisis y Noticias

Los hacendados de la pandemia

En este contexto, también surgen formas de solidaridad desde abajo. Junto a ellas es necesario enraízar un cuestionamiento profundo a todo el sistema alimentario agro-industrial, y una valoración profunda y solidaria de todas y todos los que desde sus milpas, huertas y comunidades nos alimentan y previenen las epidemias.


La política anticapitalista en la época del COVID-19

Creo que este modelo debe inscribirse en un contexto más amplio de reproducción social (en los hogares y las comunidades), en una relación metabólica permanente y en constante evolución con la naturaleza (incluida la «segunda naturaleza» de la urbanización y el entorno construido)


Contra la pandemia ¿militarizar o comunizar?

En Argentina es impensable que desde el gobierno haya impulso a la participación de un pueblo al que se relega al rol de receptor pasivo y aplaudidor de políticas ajenas. ¿sabremos construir el protagonismo popular con nuestras propias manos en las nuevas condiciones? ¿Podremos unirnos todxs, nuestrx todxs, no el de ellos y hacer como lxs zapatistas, que en sus territorios llamaron “a no perder el contacto humano, sino a cambiar temporalmente las formas para sabernos compañeras, compañeros, compañeroas, hermanas, hermanos, hermanoas?”.
Los de arriba intervienen para que las subjetividades emergentes de la crisis sean las del individualismo y consumismo sobre las que se sostiene el capitalismo. Nuestra pelea es por la de construirnos subjetiva y comunitariamente en lazos indestructibles e impenetrables para las lógicas del capital.


A las puertas de un nuevo orden mundial

El hecho de que las “democracias” europeas hayan copiado los modos chinos de abordar la epidemia de coronavirus es una muestra de que el dragón ya es referente y ejemplo en cuanto al control social de la población.


No debemos volver a la normalidad, porque la normalidad es el problema

Cambio climático y Pandemia: 7 lecciones que podemos aprender.
Se puede aprender mucho de la primera pandemia del siglo XXI. Sobre cómo ha reaccionado el Perú y cómo ha reaccionado el mundo. También se pueden establecer paralelos entre cómo venimos actuando frente al coronavirus y cómo actuamos frente al cambio climático. Acá 7 puntos, a mi juicio, claves que deberíamos asimilar


La pandemia viral como principio del “panóptico global”

La esperanza siempre estará del lado de aquellos que puedan producir comunidad como forma de vida. Así como los países que no estén tan globalizados podrán tener márgenes de sobrevivencia positiva en medio de la pandemia global, así también quienes reproducen comunidad podrán sobrevivir humanamente a una reclusión obligada. Para la subjetividad social, o sea moderna, o sea burguesa, después del capitalismo no hay nada; por eso su existencia no es capaz de vislumbrar algo más que no sea el eterno retorno de lo mismo. Sólo quienes se puedan imaginar, a sí mismos, en otro mundo, más allá de todo lo que signifique este sistema-mundo-moderno-occidental, tendrán la posibilidad utópica de trascender existencialmente los límites hasta espirituales del reino de este mundo.
Una cosa es recluirse y otra, muy distinta, encontrarse. Sólo retornando a la esencia comunitaria de la vida misma es que se podrá superar el encierro y transformarlo en apertura y trascendencia. Todo radica en la intencionalidad de lo que uno se propone. Sólo la mentalidad individualista se recluye y se encierra. Una subjetividad comunitaria se encuentra y se reconoce como pueblo. Ser pueblo es entonces una experiencia trascendental, una epifanía, que se manifiesta en una situación límite, como es la que estamos viviendo como humanidad en plena crisis civilizatoria.


Comprender la masculinidad es un acto político

La escritora, antropóloga y activista feminista argentina Rita Segato trazó vínculos entre los conceptos de masculinidad, poder y prestigio y advirtió que “el orden patriarcal es un orden político”.


España vive su peor día con 514 fallecimientos con coronavirus en las últimas 24 horas

El Salto    24.Mar.20

Diversas noticias del país ibérico


Reconstruirnos desde la vida, no desde el capital

En respuesta a tan duro momento, quizá ya es hora de repensar nuestro mundo. Pues, la barbarie no está en el coronavirus, sino en las sociedades donde el poder del dinero puede mercantilizar hasta a la vida. Quizá es hora de revolucionar y abolir, de una vez por todas, las pretensiones de la acumulación permanente de dinero y poder propias del capitalismo. Quizá es hora de sobrevivir y reconstruir nuestras sociedades desde el humanismo, la solidaridad, la abolición de toda clase social; reconstruirlas desde la vida, no desde el capital.


¿Estamos en guerra?

Se ha impuesto con inquietante espontaneidad la metáfora de la “guerra” como imagen y justificación de las radicales medidas tomadas contra el virus.
No es una guerra, es una catástrofe. Para esta batalla no se necesitan soldados sino ciudadanos; y esos aún están por hacer. La catástrofe es una oportunidad para ‘fabricarlos’.


La grave crisis en Italia por la expansión de la pandemia

Agencias    23.Mar.20

A un mes del primer contagio por Covid-19, Italia vive su peor crisis desde la II Guerra Mundial El país europeo se ha convertido en el centro de la atención mundial, al registrar más de 5.000 muertes, superando China, nación donde se originó el virus.


Comunicado del Ejército Zapatista de Liberación Mundial EZLM

Como primer paso hacia la Revolución Internacional por la Vida, Nosotros, Nosotras del Ejército Zapatista de Liberación Mundial (EZLM) en un acto de solidaridad con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y con todos los Pueblos del Mundo que luchan por la Vida y la Madre Tierra, presentamos el siguiente documento de trabajo previsto para los próximos años:
Primer Programa Mundial para la Vida de la Madre Tierra y el Buen Vivir de la Humanidad


Usos del miedo

Muchas y muchos, abajo, nos preparamos para lo peor, aunque sigamos esperando lo mejor. Combatiremos el aislamiento y la individualización. Sabemos que sólo de la mano de otras y otros podremos enfrentar el desastre, pero nos enlazaremos con imaginación y sin amontonamientos. Confiaremos en el flamante liderazgo femenino, que llegó en buen momento. No se unirán individuos homogéneos en torno a banderas deshilachadas y vacías. Será el tejido fuerte de los nosotros forjados en el lazo cotidiano, en pequeños grupos de amigas y amigos o en el seno de barrios o comunidades; habrán nacido apenas ayer… o hace siglos. Buscaremos lo que no haga daño al planeta ni al tejido social. Regresaremos al presente, a construirlo con ánimo renovado.


Los piratas de la tierra

En 2006, cuando asumió como el primer presidente indígena de Bolivia, Evo Morales anunció una Revolución Agraria, que “beneficiaría a los campesinos e indígenas del país que necesitaran tierras para trabajar” y que “aseguraría la soberanía alimentaria”. Catorce años después, el presidente de la Pachamama, quien juraba que su programa de gobierno favorecería a los pueblos indígenas, preservaría y fortalecería su relación con la madre tierra, no solo les quedó debiendo, sino que los utilizó para fortalecer su proyecto político. Se cuestiona que se entregaron tierras a personas de zonas como Cochabamba y no así a campesinos e indígenas locales, como manda la ley. Esto se ve agravado por decenas de testimonios que aseguran que los dirigentes sindicales y las exautoridades se llenaron los bolsillos con cobros ilegales a costa del sueño de que la tierra sería para quien la trabajara.
Luego de ocho años de fallidos arranques, esta revolución explotó en 2014.


Ecuador: [Coronavirus] Es la hora de cambiar de rumbo

Hoy, a pesar de la catástrofe sanitaria que afronta el planeta entero, tenemos la gran oportunidad de cambiar de rumbo: No más extractivismo, no más neoliberalismo. Es el tiempo de la fraternidad universal y caminar hacia un modo de vida en armonía con la naturaleza.


La emergencia viral y el mundo de mañana

El filósofo coreano nos dice desde Berlín que los países asiáticos están gestionando mejor esta crisis que Occidente. Mientras allí se trabaja con datos y mascarillas, aquí se llega tarde y se levantan fronteras.
China podrá vender ahora su Estado policial digital como un modelo de éxito contra la pandemia. China exhibirá la superioridad de su sistema aún con más orgullo. Y tras la pandemia, el capitalismo continuará aún con más pujanza.


El Coronavirus más allá del Coronavirus: umbrales, biopolítica y emergencias

La actual pandemia podría causar más daño, o bien podría ser superada. No lo sabemos hasta el momento. Pero parece que todo esto que está ocurriendo, nos dice muchas cosas más. Por eso también necesitamos tratar de interpretar qué expresa esta pandemia, más allá de ella misma; qué significado tiene en este preciso tiempo (geo)político; qué nos dice del particular mundo que hoy enfrentamos.
El confinamiento social de la cuarentena, pero también las calles vacías o semi-desiertas, los mercados truncados, el confinamiento de los más pobres a una extraña precarización socio-económica ralentizada, nos abren el camino hacia otras temporalidades, otros ritmos, otras sociabilidades, otras apreciaciones y sensibilidades. Nunca parecía estar tan a la mano una oportunidad de despliegue de la otredad de esas lógicas y ritmos diferentes a los del sistema capitalista. La centralidad, ante los desafíos que representa esta paradoja colapso/oportunidad, parece estar en una política de lo común, del cuidado, de la reproducción de la vida, ante este capitalismo que se va quedando al desnudo.
Hay que convertir la emergencia global en la emergencia de otro sistema que tribute a la vida y a los pueblos.


Habitar la excepción: pensamientos sin cuarentena

Que aflore la autonomía de las voces afectadas, la autonomía del pensamiento y la acción, la autonomía de las redes y los saberes. No contra nadie, puede haber conflicto y cooperación desde la autonomía, pero tampoco sometida a nadie.


Reinventarnos para no volver a la normalidad

La Tinta    21.Mar.20

Encontrarnos desde el encierro.
Es irónico que, cuando más conciencia tomamos -a fuerza de pandemia- de que somos en esencia colectivo, de que indefectiblemente debemos pensarnos en y con otrxs, debamos aislarnos. ¿Será que podremos convertir esta situación en un despertar hacia lo comunitario en vez de deformarlo en una paranoia que nos segregue aún más?
En el encierro, creamos nuevos modos de establecer comunidad.
Mirar el mundo, mirarnos.
No volver a la normalidad.
Es tiempo de nuevas utopías hoy que la ciencia ficción se hizo realidad.


China llegó a Europa para quedarse

En los noticiarios de radio y televisión de España e Italia los diplomáticos chinos son las nuevas estrellas. Conforme la relación de China con EEUU se deteriora más y más, más cerca se sitúa Xi de Sánchez y Conte, con los que habla en línea directa y a los que garantiza una ayuda superior a la que se ha comprometido a dar a la UE en conjunto. Si hace un año constatábamos como Europa se había convertido en un bocado en disputa entre China y EEUU, ahora la situación comienza a decantars