:: Análisis y Noticias

Noviembre caliente pone en cuestión el concepto de estado

Se trata de una coyuntura en la que las ideas de los de arriba ya no convencen a los de abajo y en la que la aspiración ciudadana ya no es sólo sustituir a los detentadores actuales del poder, sino una profunda y total subversión cultural que ponga en cuestión al concepto de Estado en sí mismo. El divorcio entre sociedad y política institucional en América Latina y gran parte del planeta es cada vez más evidente.


Asedio y persecución arrecian en Nicaragua tras la caida de Evo Morales en Bolivia y la derrota del Frente Amplio en Uruguay

Agencias    05.Dic.19

Ortega ha militarizado el campo donde se han mantenido algunos líderes. Ha entrado el ejército, la policía con muchos paramilitares. Como una cosa de intimidar al pueblo y amenazando a todo aquel que eleva su voz; el que dice algo lo trata de golpista y no permiten que nadie pueda protestar. Las calles de Managua están totalmente militarizadas


Desde Venezuela: De la rebelión de los saberes a la ruptura creadora

Aporrea    05.Dic.19

Si algo ha impedido nuestro propio adelanto como civilización en los países de América Latina, ha sido la estructura colonial impuesta a lo largo de tantos años, situación que nos ha hecho dependientes en todos los planos del componente socio-económico, dejando como saldo sociedades entrampadas, incapaces de salir y elaborar caminos propios que den al traste con el colonialismo, para poder reivindicarnos como naciones y como pueblos.
Es un colonialismo voraz que nos ha conducido a ser el patio trasero de los países más desarrollados del planeta y donde el capitalismo y el socialismo se dan la mano, para seguirse repartiendo el mundo y continuar sometiendo a nuestros pueblos en condiciones dóciles, manejables y todo a nombre de la democracia, la justicia y la libertad.


Soplan aires de cambio en Colombia

Estamos ante un movimiento social y ciudadano independiente de los partidos y de los dirigentes consagrados –Álvaro Uribe y Gustavo Petro incluidos–. Los ciudadanos se convocan a sí mismos directamente a través de las redes sociales, un medio fundamental y con un poder temible. La correa de transmisión entre el ciudadano y el poder está desgastada. Los políticos y la política de democracia representativa como la conocemos desde el establecimiento de los estados nacionales occidentales, están en una crisis de fondo ligada a la que a su vez viven los estados nacionales decimonónicos con los cuales y para los cuales nació esa forma de democracia.


Ecuador: el temor de las clases dominantes está en el desarrollo de las autonomías comunitarias y los autogobiernos locales

El influyente periódico El Universo, vocero de la oligarquía costera de Guayaquil, publica hoy el artículo “La Conaie y el Estado”, donde refinadamente y a la vez política y técnicamente se lanza contra los autogobiernos locales:
Estamos en el túnel del tiempo, presionados por la Conaie, sus pueblos y nacionalidades indígenas ancestrales integrantes, que basados en la Constitución interpretan los derechos logrados reclamando autonomía política para autogobernarse en sus territorios, con su justicia.


Bolivia. Lo que todos sabían y la izquerda burocrática negaba: Informe final de OEA evidencia “manipulación dolosa” de actas y procesamiento de resultados

Erbol    05.Dic.19

El levantamiento popular en Bolivia contra la maniobra de Evo Morales de ir de candidato siendo que había sido rechazado por la población en plebiscito constitucional, tuvo el agravante del fraude electoral que empezó a tomar forma ante los ojos de todos cuando el tribunal electoral suspende el recuento cuando Morales iba para perder y después de varias horas, recomienza el conteo dando por ganador al que iba perdiendo, con lo que la población en todos los rincones del país salió a la calle y fue allí que la derecha se montó intentando ponerse a la cabeza haciendo el juego a Morales que rápidamente acusa maniobras de esa derecha tras un golpe que nunca hubo.
La beatificación de Evo Morales por parte de las burocracias izquierdistas que sólo aspiran a ocupar el poder aún a costa de los pueblos, ha quedado como el rey desnudo mostrando la cola del diablo por debajo de la sotana.


Carta abierta a los que no entendieron

A raíz de mi Tercera carta a Andrés Manuel López Obrador (Proceso 2246) hubo un sinnúmero de ataques y de violencia verbal de parte de ustedes, incluyendo el presidente, hacia mi persona, las víctimas y la ciudadanía que las palabras de esa carta representan en su llamado a detener la violencia y fortalecer las regiones y las autonomías indígenas.


Colombia: ¿Qué es el precariado y por qué está protestando?

La mayoría de los actuales estudiantes universitarios serán mañana “proletarios con título o con micro-empresa”, o sea, Precariado.


Las protestas mantienen el pulso al Gobierno de Iván Duque en Colombia

El País    04.Dic.19

Decenas de miles de personas se movilizan en el tercer paro nacional en dos semanas. Mañana se reanuda el diálogo.


La constitución plurinacional de Ecuador sólo funciona si lo decide el poder. El conflicto Conaie-Estado se tensa más

La semana pasada, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) envió un documento en el que la Comunidad de Tigua, en Cotopaxi, se afirmaba como un gobierno autónomo de una circunscripción territorial indígena. De ahí que argüían que las autoridades del Gobierno Nacional deben coordinar la entrada a sus territorios.


La izquierda colonial

La intelectualidad de “izquierda” servil a gobiernos impostores, expresiones mayúsculas de la decadencia política, del derrumbe moral y ético, además de la depravación práctica del ejercicio del poder, aplauden y hacen apología de las formas de gubernamentalidad clientelar y del desborde de la demagogia del populismo del siglo XXI. Para esta intelectualidad, que ha perdido no solo la capacidad crítica, que es como el atributo del marxismo inicial, sino también la facultad del raciocinio, pues se niega a hacer un mínimo análisis de lo ocurrido en la historia reciente de los llamados “gobiernos progresistas”, incuestionablemente ha habido un “golpe de Estado en Bolivia”. No constatan lo que dicen con los hechos, no acuden a fuentes, no se toman el trabajo de averiguar lo que pasó, mucho menos atender al debate y a la discusión generada en los lapsos políticos del “progresismo”; solo atinan a repetir como voceros ensimismados lo que la propaganda política y la publicidad compulsiva gubernamental han difundido a través de los medios de comunicación. Se parecen a militantes enceguecidos y fanáticos, en realidad burócratas, de la aciaga época estalinista, que convirtió a la revolución socialista en la institucionalización de una monarquía “socialista”; un barroco histórico-político-jurídico tenebroso.


La potencia feminista. O el deseo de cambiarlo todo (I parte)

La potencia feminista se refiere, sin dudas, a una teoría alternativa del poder. Potencia feminista significa reivindicar la indeterminación de lo que se puede, de lo que podemos. Es decir, que no sabemos lo que podemos hasta que experimentamos el desplazamiento de los límites que nos hicieron creer y obedecer. No se trata de una teoría ingenua del poder. Es entender la potencia como despliegue de un contrapoder (incluso de un doble-poder). Y, finalmente, la afirmación de un poder de otro tipo: invención común contra la expropiación, disfrute colectivo contra la privatización y ampliación de lo que deseamos como posible aquí y ahora.


La potencia feminista o el deseo de cambiarlo todo (II parte)

Este libro es a la vez programático y un artificio de composición. Se divide en ocho capítulos por la simple arbitrariedad de tomar en serio el número con el que organizamos los puntos del documento colectivo para el Primer Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo de 2017


La potencia feminista o el deseo de cambiarlo todo (III parte y final)

Potencia feminista quiere decir que experimentamos una fuerza concreta que desplaza y modifica los límites de lo que creemos que podemos y somos capaces de hacer, de transformar y de desear.


Bolivia: la profunda convulsión que lleva al desastre

La cúpula del MAS que hoy renunció, dejó un país incendiado e hirviendo la caldera del odio. Ellos no sufrirán las consecuencias de lo que venga. Cómodamente podrán continuar contando su historia del “golpe-cívico”, negando su responsabilidad y regodeándose en su papel de víctimas, soñando que algún día volverán otra vez como redentores. Las consecuencias de lo que venga, las peleará y las sufrirá la población trabajadora y comunitaria de Bolivia; las sentirán en sus cuerpos las mujeres y las disidencias.
Implosionó un régimen político que se nutrió hace años de una heterogénea y plural fuerza colectiva; energía creativa que después, el propio MAS desconoció y disciplinó subordinándola como clientela. Eso colapsó hoy. Los gobiernos se van, los pueblos quedan. Conviene no olvidarlo.


Bolivia: el invento del golpe de estado como coartada

La “teoría” del golpe de Estado para todos los que vivimos en Bolivia y hemos luchado en las calles para recuperar la libertad y la democracia de manera pacífica, siempre ha significado una invención fantasiosa pero esperable de quién permanentemente ha optado por victimizarse e indilgar a otros sus propios despropósitos.


Chile: Nadar contra la corriente, pero ¿a dónde van estas aguas?

¿Es posible avanzar desde la explosión social a la multiplicación de los cabildos autónomos por barrio?
¿Si la partidocracia de los partidos legales e ilegales que disputan el poder consiguen imponer su nueva constitución, cuáles son las condiciones que permiten la continuidad y expansión de los cabildos autónomos sin ser sometidos por esa nueva constitución y sin caer en actos señalados como ilegales?
De ser así ¿es posible que varios cabildos por comuna puedan autoconstituirse como municipio autónomo sin chocar con los municipios oficiales?


Clase magistral: La crisis múltiple que asola al sistema-mundo moderno

La forma de Estado moderno, la forma del Estado-nación, ya no puede sostener la institucionalidad de una legitimidad jurídico-política. Se trata pues de la crisis múltiple del Estado-nación, ya se presente en las formas de gubernamentalidad neopopulista o neoliberales. Las formas de gubernamentalidad “socialista” y liberales ya tocaron sus propios límites durante los desenvolvimientos histórico-políticos del siglo XX. En otras palabras, las formas de gobierno ingresan en lo que Jürgen Habermas denominó la crisis de legitimidad en el capitalismo tardío, es decir, se trata de una crisis ideológica, ahora decimos, también institucional. Pero, en el fondo, en el substrato de las genealogías del poder, se trata de la crisis de la civilización moderna.
convocatoria a los pueblos y sociedades a un cambio radical de comportamientos y conductas sociales. No se puede seguir por los caminos recorridos dramáticamente durante la modernidad. Hay que detener esta marcha macabra de la muerte. Desandar los caminos recorridos y abrir otros senderos y orientaciones, que inventen mundos alternativos, incluso alterativos.


Uruguay, la derrota sin atenuantes del “partido del Gobierno”

La cúpula dirigente del Frente Amplio y su tropa de funcionarios y parlamentarios, luego del resultado del 27 de octubre, había tirado la toalla, dando por perdida la pelea. Por eso, fue tanto más indecoroso, su festejo la noche del 24 de noviembre. No hubo una “casi victoria”, sino al revés: una derrota política, sin atenuantes, del FA como “partido de gobierno”; administrador de los asuntos de Estado, de sus instituciones “representativas” y de sus aparatos coercitivos, en el cuadro “infranqueable” del orden del capital. Durante 15 años, esa cúpula dirigente funcionó como trituradora de las ideas revolucionarias, anticapitalistas. Como cerrojo de las luchas sociales radicales y de cualquier horizonte emancipatorio.


Tiempos de revuelta

Hay quienes buscan cambios dentro del sistema dominante: sustituir funcionarios, modificar leyes, restructurar instituciones…
Abajo prevalece otra actitud. “¡La calle para siempre!”, dicen en Colombia. Se concentran en consejos y asambleas, aunque de paso ganen algunas alcaldías y se enfrenten a la policía. Han perdido toda confianza en el régimen político. No creen que sustituir funcionarios o partidos o reformar leyes o instituciones puedan remediar lo que ocurre. Probaron ya ese camino