Autor: “Comunizar”

La estrategia de autoconfinamiento del Estado y la economía

El establecimiento del encierro de la población me parece una respuesta económica -o más bien un intento de respuesta económica-para enfrentar la bancarrota de los mercados y su incapacidad para abordar la problemática planteada por la emergencia de la “crisis sanitaria” del coronavirus.


¿Ciencia?

Un lector apresurado de Marx puede formarse la impresión de que el último Marx es “científico” mientras que el primer Marx está inmerso en mistificaciones ampliamente hegelianas. Sostengo que semejante impresión es profundamente errónea.


En, en contra y más allá del coronavirus

Está más claro que nunca, que necesitamos una relación ecológica completamente diferente con el mundo en el que estamos, no dominante sino fraternal; no explotadora sino regenerativa; no mercenaria sino recíproca; no competitiva sino comunista; no promiscua sino enriquecedora; no agresiva e hiriente, sino mutuamente curativa y restaurativa.


La dialéctica negativa en el capitalismo avanzado: filosofía desde los límites

A la amenaza del colapso real del planeta al que nos conduce esta forma de organización social, se le suma la (amenaza) del fascismo que resucita los fantasmas de las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial, en la guerra y posguerra españolas, en Chile, Argentina, y tantos otros lugares.
¿Cómo entender lo anterior? ¿Por qué ha habido un aumento significativo del apoyo “popular” a este tipo de partidos políticos? ¿Por qué ahora?


Pensar el fin de la pesadilla policial

en vez de “te amo” di a la mierda la policía / en vez de
“los fuegos del cielo” di a la mierda la policía, no digas
“reclutamiento” no digas “trotsky” di que se joda la policía


El proletariado contra la clase obrera

La actividad social no podrá tener un objetivo abstracto, exterior de su propio contenido. Será, en palabras de John Holloway (2002: 90-91), el flujo social del hacer en su manera directa, un rechazo a la relación social en términos de la economía y la productividad. Esto, según Astarian (2011: 22), se puede pensar como una forma de producción sin productividad. Mientras, en la crisis, toda objetividad social en términos de producción de mercancías se perturba, un proceso revolucionario significaría estar en contra de todo tipo de contabilidad y planificación de la distribución de la riqueza producida. Mientras, en la crisis, las necesidades y la pobreza se vuelven cuestiones de vida o muerte, el proceso de lucha rechazaría las propuestas del “realismo económico” y de la igualdad salarial o ciudadana; mientras la violencia y la imposición del capital van a alcanzar un nivel feroz, la lucha se encaminaría contra las constituciones- instituciones proclamadas “democráticas”. Los lugares del trabajo existirían, entonces, solo como espacios de encuentro o de vida, la producción de cada tipo seguiría un ritmo diferente, propio no al resultado de la producción (producto) sino al ritmo de los que están involucrados en este proceso; la circulación de mercancías entre productores tomaría la forma de la circulación entre personas de una actividad a otra.


Una conversación con Gustavo Esteva

Aprender haciendo significa que, en lugar de tratar de referirse a la lectura y a la enseñanza de arriba hacia abajo, todo aprendizaje se basa en la práctica de aquello que uno quiere hacer, lo que uno quiere aprender, con alguien que lo está haciendo y que lo sabe hacer


Imperdible: Jornadas ¡La Comuna Vive!

Se han realizado encuentros y conversaciones los días 6, 7 y 8 de agosto recién pasados, en las que participamos para conversar y pensar sobre la vigencia de la Comuna de Paris en las luchas actuales.
Algunos participantes: Gustavo Esteva, John Holloway, Óscar Olivera y otros.


El derrape de Giorgio Agamben sobre el coronavirus

Las intervenciones del filósofo italiano son sintomáticas del colapso de la teoría en paranoia