Autor: “Raquel Gutiérrez”

Bolivia: la profunda convulsión que lleva al desastre

La cúpula del MAS que hoy renunció, dejó un país incendiado e hirviendo la caldera del odio. Ellos no sufrirán las consecuencias de lo que venga. Cómodamente podrán continuar contando su historia del “golpe-cívico”, negando su responsabilidad y regodeándose en su papel de víctimas, soñando que algún día volverán otra vez como redentores. Las consecuencias de lo que venga, las peleará y las sufrirá la población trabajadora y comunitaria de Bolivia; las sentirán en sus cuerpos las mujeres y las disidencias.
Implosionó un régimen político que se nutrió hace años de una heterogénea y plural fuerza colectiva; energía creativa que después, el propio MAS desconoció y disciplinó subordinándola como clientela. Eso colapsó hoy. Los gobiernos se van, los pueblos quedan. Conviene no olvidarlo.


Pistas reflexivas para orientarnos en una turbulenta época de peligro (r)

¿Qué época estamos atravesando? ¿Qué sentido y contenido tiene -y qué horizontes puede abrir- el conjunto de protestas y levantamientos que está sacudiendo muy diversos lugares del mapa mundial?


Las luchas de las mujeres: un torrente específico y autónomo con horizontes subversivos propios

Hay diversas maneras para acercarse a la reflexión sobre las muy variadas y heterogéneas luchas que las mujeres hemos dado a lo largo de la historia: desde la empecinada lucha de resistencia que desplegaron las llamadas brujas durante los siglos xvI y xvII en una Europa donde a sangre y fuego el capitalismo se abría paso, despojando de bienes y saberes a las comunidades rurales me-dioevales; hasta los sistemáticos esfuerzos de las obreras que durante el siglo xIx se levantaron, una y otra vez, a veces junto a sus hermanos, a veces ellas solas, buscando limitar la jornada de trabajo y exigiendo cierta garantía para la subsistencia a partir de condiciones laborales un poco menos duras para ellas mismas, para sus hijos y para sus hombres


Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar. Pistas para entender algunos contenidos del levantamiento en marcha de las mujeres de América Latina.

Habitamos un momento extraordinario y ambiguo en América Latina. Ambiguo porque cuando en diversos países se profundiza y recompone el “régimen extractivista” -que incluye un sinnúmero de actividades criminales y un régimen político específico con el que coexisten y combinan- simultáneamente se ha despertado una corriente magmática, radical y masiva, de insubordinación y luchas de mujeres muy diversas que recorre los territorios y las ciudades expandiéndose de un país tras otro.


Colocar la reproducción material y simbólica de la vida social y la capacidad humana de producir lo común como punto de partida para la reflexión crítica y la práctica política. A propósito del trabajo de Silvia Federici

Deshilvanar para fines analíticos, en pocas páginas, algunos de los hilos más coloridos, enérgicos y resistentes del pensamiento de Silvia Federici ha sido el desafío que me han lanzado los editores del primer número de El Apantle. ¡Difícil tarea la que me han encomendado! Lo complicado del encargo no reside en la enumeración de los argumentos de la querida Maestra Federici, cuya diáfana claridad a la hora de desplegarse asombra y seduce, simultáneamente, a la razón y a la emoción. La dificultad está en brindar una plataforma que haga justicia a la enorme cantidad de asuntos que Silvia critica e ilumina, al tiempo que sugiere pistas al pensamiento crítico y guía los pasos de quienes tratamos de seguir su febril ritmo creativo.


Reproducción comunitaria de la vida. Pensando la trans-formación social en el presente

Acercándonos críticamente a la pregunta ¿Es posible la transformación social?, argumentamos que el punto de partida para responderla está en el conjunto de actividades concretas colectivas y/o comunitarias destinadas a garantizar la reproducción material y simbólica de la vida social. Sostenemos que el asunto de la transformación no consiste, ni principal ni únicamente, en el bosquejo de un horizonte abstracto a futuro sino que es un flujo sistemático de acciones de resistencia y luchas en el presente que defienden y amplían las posibilidades concretas de reproducción de la vida ‒humana y no humana‒ en su conjunto.


Batalla campal en México contra violación de una menor por cuatro policías. Furia feminista: desprecio y ausencia de justicia

Una amplia movilización feminista se autoconvoca y se despliega en varias ciudades, reptitiendo una y otra vez que a cada una de nosotras nos cuidan las amigas y que la policía nos viola, nos roba, nos agrede. La brillantina es la marca distintiva del 16 de agosto. Muchas mujeres feministas comienzan a movilizarse en diversas ciudades de la República. En la Ciudad de México, donde están atrincherados los policías violadores -o, con más precisión, estos policías violadores que esta vez fueron denunciados de inmediato; aclaro porque hay mas- se produce una movilización grande y muy muy furiosa. Hay acuerpamiento de mujeres en lucha y también pintas y cosas rotas. Hay hombres golpeadores entre mujeres encapuchadas y, sobre todo hay confusión. Mucha confusión.


Producir lo común para sostener la vida

Vivimos tiempos de crisis de la reproducción social de la vida colectiva. Esto se manifiesta, sobre todo, en la innumerable cantidad de luchas ‘en defensa de la vida’. Estas, como constelación, se han vuelto a desplegar por todo el continente y sacuden a regímenes abiertamente proneoliberales, con tendencias incluso fascistas, y también a los gobiernos que quedan en pie del llamado ‘ciclo progresista’.


Repensar lo político, pensar lo común.

¿En qué medida el valor de uso de la vida que nos impone la modernidad capitalista es
el único valor de uso imaginable? ¿Es posible pensar en otras formas de producción de
la riqueza concreta que no estén plenamente sujetas a los dictámenes del capital? ¿Son
posibles otras formas de organización y reproducción de la vida social más
satisfactorias respecto a los modos de existencia impuestos por el mundo moderno y
capitalista? ¿Es posible recuperar nuestra capacidad de autodeterminar los fines, los
ritmos y las formas de nuestra vida práctica? ¿Dónde descansa esa posibilidad? ¿Cómo
se produce y cultiva tal capacidad?


(Re)Producir la vida en común. Entrevista

¿Cuáles son los problemas centrales en los procesos de autonomía social? ¿Por qué organizar y sostener la vida van juntos? ¿Cómo coproducir un «nosotros» no identitario? ¿Qué son las tramas comunitarias? ¿Cómo oponerse al conocimiento objetivo sin ceder al relativismo? ¿Es posible transformar las instituciones desde la racionalidad del Estado? ¿Qué vínculos existen entre los gobiernos progresistas y la lógica masculina? Son algunas de las importantes cuestiones que Raquel despliega en esta conversación con la precisión y sensibilidad tan enormes que la caracterizan.


Pistas reflexivas para orientarnos en una turbulenta época de peligro (III)

Capítulo del libro “Palabras para tejernos…”


Recuperemos una autonomía de pensamiento que es la única garantía para una autonomía política.

La socióloga y pensadora de izquierda mexicana llegó a Bolivia y participó de un encuentro de intelectuales latinoamericanos. Tiene una mirada crítica al proceso político boliviano igual que al resto de América Latina


Horizontes comunitario-populares. Producción de lo común más allá de las políticas estado-céntricas (r)

Insubordinación, antagonismo y lucha en América Latina.
Índice y Capítulo Primero de su libro


Los ritmos del Pachakuti. Breves reflexiones en torno a cómo conocemos las luchas emancipatorias y a su relación con la política de la autonomía.

Capítulo 2 de su libro.


Políticas en femenino: transformaciones y subversiones no centradas en el estado

Capítulo 3 de su libro


¿Puede ser fértil la noción de “(re)formismo desde abajo”? Reflexiones desde algunas experiencias de lucha en Venezuela

Capítulo 4 de su libro.


El difícil camino de la producción y la reproducción de lo común.

Penúltimo capítulo, número 5 de su libro


Pachakuti, libertad y autogobierno

Último capítulo del libro Horizontes comunitario-populares.


Horizonte comunitario-popular. Antagonismo y producción de lo común en América Latina

ÍNDICE
Introducción
1. Insubordinación, antagonismo y lucha en América Latina.
2. Los ritmos del Pachakuti. Breves reflexiones en torno a cómo conocemos las luchas emancipativas.
3. Entramados comunitarios indígenas y populares en América Latina contra el “extractivismo institucionalista”.
4. Políticas en femenino: transformaciones y subversiones no centradas en el Estado.
5. Más allá de la “capacidad de veto”: el difícil camino de la producción y reproducción de lo común.
6. Pachakuti, libertad y autogobierno.


Reconstruir el sentido común disidente

Necesitamos reconstruir el sentido común disidente y de lucha, pues casi todo lo que alcanzamos a aclarar en la anterior ola de movilizaciones y levantamientos ha sido “recodificado” en términos estatales; primero ocurrió una “captura” semántica de nuestras palabras, que ya no designaban con claridad aquello a lo que nosotros aludíamos en los tiempos de mayor crisis política; a esto le sigue una “captura” política y luego, “organizativa”, de los contenidos políticos más filosos de nuestras luchas. Por eso conviene volver a centrar la discusión no tanto en lo que actualmente hacen los Estados y los distintos gobiernos, sino en lo que han sido nuestros aprendizajes.