Autor: “Profesor J ”

La estrategia de las ollas comunes es la construcción solidaria y comunitaria por abajo de otra sociedad no patriarcal

Ahora nuestra preocupación principal está en las Ollas Comunes que no sólo son un medio de paliar el hambre, sino un modo de resolver situaciones entre los propios vecinos y se está transformando en una verdadera escuela de multiplicación masiva de autogestión, por lo que hay que llegar a los vecinos de cada barrio, ampliar la divulgación en cada barrio y está visto que vienen muchos y resulta interesante ver como vienen también los que no participan en las chuchucas, las batallas o barricadas.


Chile: Importancia de la red de comunicaciones del barrio

La tecnología moderna está al servicio de los estados y de las empresas, además que incrementan las redes de vigilancia con cámaras e identificación automática de rostros, así como los estudios y observaciones que hacen en las redes sociales como Facebook y Guatsáp.
Nosotros los vecinos estamos a merced de los dueños empresarios de esas redes y de los milicos, pues cuando tiraron el golpe de estado de 1973 cortaron de inmediato todos los teléfonos, o sea, golpearnos en las comunicaciones.


Chile: Los cuatro ejes principales de las ollas comunes

La olla común reúne y sintetiza cuatro grandes principios del cambio civilizatorio: lo primero es eliminar la diferencia entre lo público y lo privado, lo segundo es acercar la naturaleza y la ecología a lo cotidiano, lo tercero es reunir a los vecinos a interactuar, a conocerse, a confiar y sentar las bases de la gran familia del barrio, el común, la comunidad, y lo cuarto es aprender que es allí donde está la administración barrial y el autogobierno del pueblo.


Chile: Análisis de la Asamblea Territorial de Tierras Blancas, Coquimbo. Iniciativas autogobernantes de administración propia

La Asamblea emitió un texto mediante uno de sus tres voceros rotativos que hoy analizamos como parte de las funciones de la UnLibre que sostiene que los maestros son las comunidades autónomas, los lof mapuche, especialmente los articulados horizontalmente en la Alianza Territorial Mapuche Pulof Mapu Xawün, que recoge las formas tradicionales continuadas en 1881 por la resistencia contra la anexión chilena del Wallmapu, y por las formas de autoorganización de vecinos que aprenden a administrar sus barrios y poblaciones desde abajo, hoy día multiplicando las ollas comunes, las huertas y otras iniciativas que muestran y demuestran la potencia del protagonismo social sin partido.


La crisis también es personal: La pugna entre el individualismo y el común

Tuvieron que ser lxs feministas y lxs ecologistas los que retiraran el utilitarismo y el individualismo de las propuestas de nuevas relaciones, lxs feministas para recuperar las formas comunitarias, compartidas, horizontales, no jerárquicas de la vida cotidiana, y lxs ecologistas para hacerlo en común con la madre tierra, con lo que las dinámicas sociales se aproximarían al Buen Vivir de los pueblos originarios superando las formas religiosas de mirar el mundo para recuperar las formas espirituales, superando las formas estatales y partidarias de organización, y superando las formas económicas capitalistas mercantiles basadas en la propiedad para recuperar la libertad y el autogobierno desde abajo.
Por eso las ollas comunes, huertas y demás formas de expresión de la iniciativa autónoma del pueblo que despliega su potencia desde abajo representan una manera de ponernos a prueba y de forjarnos como seres no individualistas entendiendo que quienes comen y quienes cocinan somos los mismos aunque estemos en una u otra función alternadamente. No es limosna, sino la autopiesis.


Chile: Crónicas Semanales de las Ollas Comunes y Huertas

Jueves 9 julio sale el Primer Número. Ponga lo suyo.


Chile y la forja de la unidad del pueblo: la unión se realiza entre vecinos del barrio y la población, y no entre las cúpulas de los partidos y sindicatos.

Durante el gobierno popular de Salvador Allende los militares, empresarios y los partidos de derecha tendieron un cerco legal, material y económico a las tareas de gobierno, lo que llevó a los partidos de la Unidad Popular a disminuir enormemente el programa de reforma agraria y de estatización de industrias, dividiendo así al pueblo que salía por todas partes a realizar el programa sin permitir que los propietarios y los milicos definieran los límites a donde se podía llegar.


Crónicas de la revuelta a nivel mundial

La acción de los estados y la alta tecnología para asegurar su posición de dominio incluso utilizando al personal de salud como infantería de ocupación con el pretexto de salvar vidas desde el poder, mientras militariza la sociedad y nos obliga a todos a caminar cabeza gacha y boca tapada. Al mismo tiempo vea que los pueblos no se quedan quietos y se organizan por todos lados como hormiga guerreras o plaga de langostas para cuidarse y alimentarse en conjunto codo a codo mediante grupos del pueblo ayuda al pueblo, ollas comunes, huertas y emprendimientos que avanzan hacia la administración vecinal de los barrios.


Protestar o construir. Las experiencias de resistencia en Chile

En Chile hay dos tipos de experiencias de lucha social: las de protestar y las de construir, que a veces se juntan, otras se oponen y en otras marchan por separado. Las luchas de protesta y de construcción se juntaron y chocaron durante el gobierno popular de Salvador Allende.


Chile: Desplegar la potencia popular constituyente y autogobernante como hicimos en la explosión social y hoy hacemos con cientos de ollas comunes

La fuerza del pueblo deriva de su potencia, que queda anulada cuando se usa solamente como aparato de fuerza, pues la potencia es capacidad y energía, con lo que se pueden además imaginar, crear y ejecutar muchas cosas, incluyendo un mundo nuevo, y para el desarrollo y despliegue de la potencia social hace falta el protagonismo social, es decir, que el pueblo se asuma como sujeto histórico transformador, no como masa seguidora de un líder o un profeta.


Chile: la multiplicación de las ollas comunes

De la explosión social chilena nacieron las asambleas vecinales y luego con la cuarentena de la pandemia surgen centenares de ollas comunes, una verdadera escuela de encuentro, cooperación y apoyo mutuo de gran utilidad para saciar el hambre y enfrentar la brusca baja de ingresos, para practicar nuevos comportamientos de participación en las labores domésticas en casa, para relacionarse y comunicarse con los vecinos, para aprender que en realidad es un martirio vivir atrapados por las relaciones comerciales y nos demostramos que podemos hacer y crear muchas cosas de forma voluntaria y afectiva, y finalmente, lo más importante es que estamos aprendiendo masivamente a administrar el barrio entre nosotros mismos y los vecinos.


La lucha día a día de la salud y la vida contra la pandemia en el hogar y el barrio, resistiendo los embates del estado y del mercado

Dos cambios fundamentales permiten estrechar filas en nuestra resistencia de la vida contra la enfermedad y la muerte: El primero es el cambio en el hogar superando el autoritarismo y estructura vertical-jerárquica del patriarcado por la democratización interna, decisiones entre todos por consenso y distribución igualitaria de las tareas domésticas, y el segundo cambio es la relación más cercana con los vecinos y sus familias en la huerta, olla común, reciclaje, cooperación y apoyo mutuo, mingas y grupos de apoyo “Sólo el pueblo ayuda al pueblo” para avanzar hacia las formas de vida comunitaria que permitan administrar el barrio y la población entre nosotros mismos los vecinos.


La salud no es un servicio, sino parte de la vida que ha sido expropiada por el estado y el mercado: El cuerpo, la salud y el cambio de las relaciones sociales (r)

Iván Illich, el cura austríaco que renunció a los altos cargos que le ofrecía la diplomacia vaticana para irse a vivir en pueblitos próximos a la frontera México-USA, una vez a salvo del correaje estructural de esa organización político-religiosa, dedicó su vida al estudio detallado de los problemas de la educación y la salud, llegando a comprender y argumentar la necesidad de la desescolarización por una parte y por la otra la noción de que el sistema de salud no cura ni cuida a la gente, sino que la mata, lo que sistematizó en su libro “Némesis Médica”


Carta abierta a Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico de Chile

Te han metido en el baile electoral que en vez de orquesta tiene un gobierno que no puede organizar un ministerio de salud salvo recurriendo a la cabeza de tus adversarios políticos dentro del propio Colegio Médico, pudiendo haber colocado allí una gran cantidad de profesionales de reconocida sapiencia, por lo que ha quedado claro para la población que la elección del actual ministro de Salud obedece más a la necesidad estatal de subordinar a los médicos para que sus acciones de salud aparezcan como gestión benefactora, populista y clientelar del estado.


Los pasos que llevaron al actual estado de explosión social y efervescencia en diferentes países

Un recuento que muestra la progresión que han seguido los movimientos sociales y las autonomías en resistencia frente a las modificaciones del estado para apoyar el proceso de acumulación de ganancias en base a la tecnología de vigilancia, el despojo territorial, la destrucción extractivista de la naturaleza y la centralización y autoritarismo estatal aprovechando la pandemia y las cuarentenas


Los tres ejércitos del estado son subordinados al capital

Nos referimos al ejército militar, al ejército de la salud y al ejército del trabajo, que son regulados constitucionalmente bajo el mando del poder y del salario asegurándose que no puedan tener medios de acceso a los alimentos y la energía a no ser por medio de una paga regular con la cual podrán acceder a la satisfacción de sus necesidades únicamente ingresando al mercado, es decir a la circulación mercantil controlada por los grandes propietarios de los medios de producción


Las tres condiciones y las tres tareas fundamentales del cambio

Las estrategias del cambio desde arriba por medio del estado han fracasado rotundamente, en cambio las estrategias por abajo demuestran solidez y son reproducidas en todas partes.


Chile: Resistencia en Valparaíso musicaliza sus cerros, balcones y techos este domingo

COMPARTIR ES EL VERBO - Salir a los balcones y a los techos


¡Cambiemos! Las luchas de abajo no están consiguiendo detener los cambios que nos meten los de arriba.

Las batallas de abajo sólo obtuvieron el blindaje y reforzamiento de los estados. Estamos en el momento de cambio de la estrategia popular.


Chile: los actores populares que confluyen en el proceso de convergencia del pueblo unido

-Pueblos originarios
-Feminismo
-Experiencias y organizaciones rebeldes, miristas, anarquistas, libertarios, autónomos, ex militantes y partidos de la izquierda de abajo que entienden que el protagonismo social debe decidir los caminos del cambio
-Ecologistas, ambientalistas, huerteros, semilleros, hippies y naturistas
-Espirituales o espiritualistas
-Sindicalistas de abajo, no las burocracias sindicales tipo Cut o Cct
-Trabajadores de salud
-Profesores