Artículos de: 11 Julio 2017

Asamblea Mundial Amazigh pide liberar a su vicepresidente, detenido por terrorismo y expresa apoyo a la la rebelión del Rif en Marruecos

La Asamblea Mundial Amazigh ha pedido hoy la liberación de su vicepresidente y representante en Argelia, Khoudir Sekouti, detenido el pasado miércoles en Melilla acusado de supuesta pertenencia a una organización terrorista, hechos que esta ONG internacional ha negado.


Fiscal venezolana no aceptará destitución y seguirá en el cargo aunque la saque el Tribunal Supremo

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, quien se rebeló contra el presidente Nicolás Maduro, advirtió que se mantendrá en el cargo aun si la máxima corte la destituye como parte de un juicio planteado por el oficialismo.


Enviado especial de la ONU para Siria sostiene que los kurdos deben participar en la creación de la constitución.

Según él, los kurdos sirios son una importante y relevante comunidad.


Venezuela. Las guerras absurdas y los negociados de los golpes: notas de encrucijada para un pueblo bravío

Se unen elementos mucho menos coyunturales aunque ahora se manifiesten, donde la resquebrajadura luego de la reunificación sobre el propósito revolucionario que se dio entre el 2002 y el 2004 pasada a conspiración oligárquica de entonces, se fue debilitando, descomponiendo, en la medida en que se concentraba el poder sobre una megaburocracia cada vez más nefasta, y el plano material de una nación en los hechos iba convirtiendo un gran anhelo de transformación en una pura fantasía, y los hechos revelaban hasta qué punto una línea terriblemente conspirativa junto a los sujetos más corruptos del “gobierno revolucionario” iba bloqueando un país entero, todos sus flujos productivos y de nueva inversiones convertidas en chatarras, hasta llevarnos a la ruina actual militarizada.


Será posible el diálogo con la izquierda estatista que instaló el progresismo en alianza con el nacional-populismo?

No sabemos hasta dónde el giro conservador que hoy se opera en América Latina permitirá abrir una nueva conversación con aquellos otros colegas y activistas que hasta hace poco promovieron activamente a los progresismos realmente existentes, afirmando que ésta era ‘la única izquierda posible’. Si acaso ese diálogo fuera posible, la tarea que nos aguarda es sumamente compleja y difícil, pues se trata de pensar colectivamente una izquierda posprogresista, que conjugue a la vez justicia social y antipatriarcal, con justicia ecológica. Sin la intersección de esos tres ejes en un único horizonte, creo humilde y sinceramente que hay escasas posibilidades de reformular las izquierdas, en un sentido verdaderamente democrático, plural y emancipatorio.
Nota: Nosotros preguntamos si la izquierda debe avanzar con los estados o con los pueblos y hasta qué punto sirve a la izquierda la propuesta de Marta Harnecker de dirigir a los movimientos sociales contrariando su protagonismo autónomo. Pensamos que Svampa es delicada, pues se hace difícil dialogar con los que reprimen al pueblo y bloquean el protagonismo social por todos los medios posibles.


Condiciones de imposibilidad y círculo vicioso del poder

La experiencia social supone interacciones complejas entre las experiencias individuales, así como la memoria social supone esta complejidad de interacciones. Estos fenómenos sociales corresponden a efectos masivos y a condensaciones institucionales, como los culturales. Cuando la experiencia social y la memoria social son interpretadas estatalmente, se convierten en condensaciones del poder. Se trata de narrativas estatales, que son difundidas e inscritas en los cuerpos, buscando inducir comportamientos.
Cuando se inhiben las memorias sociales y con ellas también se desconocen las experiencias sociales, y se sustituyen por la memoria estatal – claro que no sustitución efectiva, sino imaginaria estatal e institucional -, se dan las condiciones de imposibilidad que obstaculizan el desenvolvimiento dinámico entre experiencia, memoria y acción. Las prácticas no responden al aprendizaje social constante; por eso, tan poco se modifican, adecuándose a los cambios de las circunstancias y contextos transformados. Los contextos efectivos, es decir reales, son acotados por las mallas institucionales e interpretados reductiva y esquemáticamente por las narrativas estatales.


La resistencia está en saber escuchar a la tierra.

El punto de referencia final no es táctico, es estratégico. El hecho de que los tiranos del mundo sean ex-territoriales explica la extensión de su poder de vigilancia, pero muestra también la inminencia de una debilidad. Operan en el ciberespacio y duermen en copropiedades aseguradas. No saben nada de la tierra que los rodea. Son incapaces de escuchar a la tierra. Ahí, son ciegos. Localmente, están perdidos.
La resistencia está en saber escuchar a la tierra. La libertad se descubre poco a poco, no por fuera, sino en las profundidades de la prisión.


Abya Yala, el verdadero nombre de este continente

La lucha por el territorio se configura como una de las más relevantes en el nuevo ciclo de luchas del movimiento de los pueblos originarios que se delinea a partir de los años ‘80 del siglo pasado (Myskitos en Nicaragua) y que logra su mayor expresión en los años ‘90 y a comienzos del nuevo siglo, revelando cambios profundos tanto del punto de vista epistémico como político.
Abya Yala se posiciona así como un atractor (Prigogine) en torno al que otro sistema puede configurarse. Eso es lo que los pueblos originarios están proponiendo con ese otro léxico político. No olvidemos que dar nombre propio es apropiarse.
Es hacer propio un espacio a través de los nombres que se atribuyen a ríos, montañas, bosques, lagos, animales y plantas; por ese medio, un grupo social se constituye como tal, constituyendo sus mundos de vida, sus mundos de significación y convirtiendo un espacio en su espacio: un territorio.
El lenguaje territorializa y, de esa manera, se revela una tensión de territorialidades entre América y ABYA YALA.


Los desafíos del mundo en que caben todos los mundos y la subversión del saber histórico de la lucha (Rep)

Ana Esther Ceceña Martorella es una economista de nacionalidad mexicana experta en geopolítica. Doctora en Relaciones Económicas Internacionales por la Universidad Paris I-Sorbona, es coordinadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica que se ocupa de estudiar, teorizar y cartografiar los procesos contemporáneos de dominación y resistencia.1​ ​Investigadora Nacional adscrita al Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM es profesora del Posgrado de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México. Su línea de trabajo se centra en el estudio de recursos naturales, movimientos sociales, militarización y hegemonía mundial. ​ Fue directora de la revista Chiapas de 1994 a 2004. Trabaja en la construcción del marco teórico del Buen Vivir


loa peligros del teléfono móvil

Actualmente vivimos en una sociedad en la que todos nos encontramos pegados a nuestros móviles las 24 horas del día. El móvil, en los últimos años ha sufrido una evolución vertiginosa y nosotros nos hemos vuelto dependientes a ellos. Nos hace la vida muchos más fácil, más cómoda, mucho más entretenida pero ¿Hasta que punto es bueno para nuestra salud vivir pegados a un teléfono?